12.176 cursos gratis
8.740.559 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Perder peso y aprendizaje. Relación

Autor: Felix Larocca
Curso:
10/10 (1 opinión) |117 alumnos|Fecha publicación: 03/08/2011
Envía un mensaje al autor

Capítulo 3:

 Obestatina. Hormona

Obestatina, la nueva hormona de moda

Casi todos los procesos que codifican el funcionamiento del organismo están regulados por hormonas. La leptina, descubierta en 1994 y con propiedades supresoras del hambre, fue la primera. Cinco años después fue descrita la ghrelina, una hormona con efectos opuestos que aumentaba el apetito y la ganancia de peso. Los trabajos más recientes se estaban centrando en la melanocortina, cuya función es similar a la acción de la leptina.

Todos estos trabajos han sido hechos en el laboratorio, en animales experimentales, especialmente en ratas.

Recuerden que, aunque nuestras estrategias de comer son idénticas a las de otros animales, principalmente las de las ratas que nosotros, no somos ratas aunque muchos lo disputen exitosamente.

Un estudio que publica recientemente la revista Science revela la existencia de una nueva hormona denominada obestatina que viene a completar este ‘póquer molecular’ implicado en el control del peso y de la ingesta de alimentos.

La investigación, realizada en la Universidad de Stamford en Palo Alto CA, ha aprovechado la información contenida en el genoma humano y en el de otras especies para, mediante técnicas de análisis bio-informático, descubrir casi simultáneamente la existencia de esta nueva molécula, describir sus efectos y el receptor sobre el que, supuestamente, actúa.

Una ambición muy exagerada…

Según el endocrinólogo Aaron Hsueh, autor del estudio, la obestatina puede tener potencial como fármaco supresor del apetito y por tratarse de un pequeño péptido podría ser administrada, potencialmente, a los gordos, mediante inyecciones o incluso ‘por inhalación nasal’ (la clave aquí, es que el potencial es virtual, porque aun no se ha corroborado). De todos modos, Hsueh ha advertido que la hormona aún no ha sido estudiada en personas y que sólo se ha investigado en ratones (Recuerden aquí mi artículo: Of Mice and Men…Cuando habláramos del Nuevo Gen de la Gordura).

Siguiendo los pasos de Darwin

Los investigadores concentraron sus desvelos y entusiasmos científicos en las hormonas peptídicas, caracterizadas por ser proteínas de pequeño tamaño, fáciles de fabricar en el laboratorio y de administrar a los futuros ‘pacientes’ que planean reclutar. Este grupo de hormonas trasmite sus mensajes a las células a través de un tipo de receptor conocido genéricamente como receptor acoplado a la proteína G (RAPG).

De los 300 RAPG que existen en el genoma humano se seleccionaron aquellos para los que no se conocía ninguna hormona y de entre ellos los 30 que, de acuerdo a los investigadores, tuviesen más probabilidades de corresponder a una hormona peptídica, basándose en el análisis evolutivo de diferentes especies, excluyendo la nuestra.

Repetimos, nuestra especie no estaba incluida.                             

El siguiente paso fue identificar la hormona correspondiente a cada secuencia genética. Para ello de nuevo recurrieron a las teorías evolucionistas centrándose sólo en secuencias del genoma que hubiesen perdurado sin modificación durante millones de años. Es decir, presentes en animales simples de crías mamíferas. El razonamiento detrás de esta estrategia es que las zonas del genoma que permanecen invariables corresponden a moléculas con gran importancia y actividad biológica.

Pues bien, en la misma secuencia genética de la hormona ghrelina encontraron otra porción de ADN que codificaba la producción de la proteína que los investigadores denominaron obestatina. El siguiente paso fue demostrar si, más allá de la investigación sobre el genoma, efectivamente existía esta proteína en animales cautivos.

Los investigadores aislaron efectivamente la presencia de obestatina en el estómago y cerebro de ratas. Para evaluar los efectos de esta nueva hormona la inyectaron en el abdomen y en el sistema nervioso de estos roedores. En ambos casos se comprobó que la administración de obestatina era capaz de suprimir la ingesta de alimento, sin cuantificar si el hecho de haber recibido una inyección intraperitoneal era relevante a este hallazgo así se hace ‘ciencia’.

Capítulo siguiente - Eje ghrelina-obestatina
Capítulo anterior - Sistemas. Bajar de peso

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratará tus datos para realizar acciones promocionales (vía email y/o teléfono).
En la política de privacidad conocerás tu derechos y gestionarás la baja.

Cursos similares a Perder peso y aprendizaje. Relación



  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. Perder peso. Salud y bienestar
Bajar de peso no es una tarea fácil para ninguna persona que se lo proponga, es... [05/08/11]
101  
2. Perder peso. Problema constante
En esta oportunidad les presentamos un nuevo curso en el cual hablaremos sobre la... [25/08/11]
68  
3. Perder peso y adelgazar estimulando la mente y el cuerpo
Cómo perder peso , cómo adelgazar , cómo quitarse esos kilos de más... En este... [14/12/09]
6.607  

¿Qué es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail