12.176 cursos gratis
8.741.989 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

La paz y el nuevo orden mundial

Autor: Jesús González García
Curso:
10/10 (1 opinión) |435 alumnos|Fecha publicación: 27/02/2008
Envía un mensaje al autor

Capítulo 7:

 Selección de cartas escritas de parte de Shoghi Effendi sobre la paz.

El mundo se halla envuelto en una gran confusión y lo más patético es que ha aprendido a mantenerse apartado de Dios, el único que lo puede salvar y aliviar de sus sufrimientos. Nosotros, a quienes se nos ha confiado la tarea de aplicar el remedio divino dado por Bahá'u'lláh, tenemos el deber de concentrar nuestra atención sobre la consumación de esta tarea y no descansar hasta que la paz predicha por los Profetas de Dios esté permanentemente establecida.54

Shoghi Effendi escribió su reciente carta general (La Meta de un Nuevo Orden Mundial) a los amigos de Occidente porque creía que se debe hacer comprender al público la actitud que la Fe Bahá'í mantiene hacia los problemas económicos y políticos actuales. Debemos dar a conocer al mundo lo que fue el propósito de Bahá'u'lláh. Hasta ahora la Unidad de la Humanidad tenía sólo importancia académica. Ahora se está convirtiendo cada vez más en tema a ser planteado por estadistas internacionales. Está llegando al campo de la política práctica. En consecuencia, es una oportunidad maravillosa para que salgamos y expongamos la enseñanza al frente que es la meta y propósito de los preceptos sociales de Bahá'u'lláh. Shoghi Effendi espera que los amigos hagan resonar esta llamada a una unidad orgánica de la humanidad hasta que forme parte de la fe consciente de cada hombre vivo en el mundo. Sin embargo, es necesario tener gran prudencia, no sea que seamos malentendidos y clasifiquen a nuestra Fe entre los movimientos radicales.55

Shoghi Effendi desea que le acuse recibo de su carta con fecha del 26 de enero de 1932 que acompañaba a una copia impresa de su última carta general (La Meta de un Nuevo Orden Mundial)... Está profundamente agradecido al enterarse de que los amigos lo encuentran bastante interesante y digno de consideración como para hacer de su contenido el tema de su campaña de enseñanza. Sinceramente espera que esto también descubra a algunos amigos la importancia de esta enseñanza de la Causa y les estimule a hacer un estudio concienzudo y profundo de ella. Pues indudablemente forma la meta de los preceptos sociales de la Fe. No hay ninguna razón por la que los bahá'ís no deban tomar la delantera en abogar por tal Federación del mundo, hacia la cual el mundo está siendo conducido por fuerzas que no puede controlar.56

Las diferentes naciones del mundo nunca alcanzarán la paz excepto tras reconocer el significado de las enseñanzas y defenderlas con entusiasmo, pues a través de esos preceptos todos los problemas internacionales se resolverán y todo hombre conseguirá el ambiente espiritual en el que pueda evolucionar su alma y producir sus mejores frutos.57

El Guardián también leyó con profundo interés todos los papeles adjuntos. Está firmemente convencido de que mediante la perseverancia y la acción concertada, la causa de la Paz acabará triunfando sobre todas las oscuras fuerzas que amenazan el bienestar y el progreso del mundo actual. Pero tales intentos puramente humanos son sin duda ineficaces a menos que estén inspirados y guiados por el poder de la fe. Sin la asistencia de Dios, tal como mediante el mensaje de Bahá'u'lláh, la paz nunca se puede establecer adecuadamente y con seguridad. Pasar por alto la solución bahá'í para la paz mundial equivale a construir sobre cimientos de arena. Aceptarla y aplicarla es hacer que la paz sea no un mero sueño, ni un ideal, sino una realidad viva. Éste es el punto que el Guardián desea que usted desarrolle, que vuelva a subrayar una y otra vez y que apoye con argumentos convincentes. El programa bahá'í de paz es, de hecho, no sólo una manera de alcanzar esa meta. Ni siquiera es relativamente la mejor. Es, en última instancia, el único instrumento eficaz para el establecimiento del reino de paz en este mundo. Esta actitud no implica repudiar totalmente ninguna de las otras soluciones ofrecidas por diversos filántropos. Simplemente muestra que no son adecuados al compararlos con el Plan Divino para la unificación del mundo. No podemos evadir la verdad de que nada mundano puede, en última instancia, ser duradero, a menos que esté apoyado y sostenido por el poder de Dios.58

Cualesquiera que sean nuestros contratiempos y por formidables que sean las fuerzas de la oscuridad que hoy nos asedien, la unificación de la humanidad delineada y asegurada por el Orden Mundial de Bahá'u'lláh será establecida firme y permanentemente en la plenitud de los tiempos. Ésta es la promesa de Bahá'u'lláh y ningún poder de la tierra puede, a la larga, impedir su realización adecuada ni siquiera retrasarla. En consecuencia, los amigos no deben perder la esperanza, sino que, plenamente conscientes de su poder y su papel, deben perseverar en sus potentes esfuerzos por la extensión y la consolidación del dominio universal de Bahá'u'lláh en la tierra.59

En cuanto al Ejecutivo Internacional al que el Guardián hace referencia en su Meta de un Nuevo Orden Mundial, se debe observar que esto no se refiere de ninguna manera a la Mancomunidad Bahá'í del futuro, sino simplemente a ese Gobierno mundial que precederá al advenimiento y conducirá al establecimiento final del Orden Mundial de Bahá'u'lláh. La formación de este Ejecutivo Mundial, que corresponde a la cabeza o cuerpo ejecutivo en los Gobiernos nacionales actuales, no es más que un paso que conduce al Gobierno mundial bahá'í del futuro y por ello no debe ser identificado con la institución de la Guardianía ni con la de la Casa Internacional de Justicia.60

Con relación a su trabajo de enseñanza: lo que el Guardián desea que usted subraye con énfasis en todas sus charlas es la suprema necesidad de que todos los individuos y naciones adopten hoy día en su integridad el programa social dado por Bahá'u'lláh para la reconstrucción de la vida religiosa, económica y política de la humanidad. Él desea que usted explique y analice los elementos que ayudan a levantar este Divino Orden Mundial a la luz de las condiciones y acontecimientos actuales del mundo. Él cree que se le debe dar especial énfasis a la inminente necesidad de establecer un Estado mundial súper nacional y soberano, como el que describió Bahá'u'lláh. Al ser progresivamente sometido el mundo a tumultos y convulsiones jamás experimentados anteriormente, la comprensión de tal necesidad está penetrando las conciencias no sólo de los sabios y los eruditos, sino también de la gente común. En consecuencia, los creyentes deben aprovechar esta oportunidad y hacer un esfuerzo supremo para presentar, en lenguaje convincente y elocuente, aquellas enseñanzas sociales y humanitarias de la Fe que nosotros creemos que constituyen la única panacea para los innumerables males que afligen a nuestro mundo actual.61

Con referencia a su pregunta sobre la referencia de 'Abdu'l-Bahá a la "unidad en el reino político": esta unidad se debe distinguir claramente de la "unidad de las naciones". La primera es una unidad que Estados soberanos y políticamente independientes alcanzan entre ellos, mientras que la segunda es una que se realiza entre naciones, siendo la diferencia entre un Estado y una nación que el primero, como usted sabe, es una entidad política sin ser necesariamente de raza homogénea, mientras que la segunda implica una homogeneidad nacional además de política.62

En cuanto a su trabajo de enseñanza: el Guardián ya le ha aconsejado que subraye en sus charlas la idea de súper estado mundial y el concepto de la Unidad de la Humanidad que constituye su base subyacente. Además él desea que usted también enfatice el hecho de que la humanidad, tomada como un todo, ha entrado en la etapa más crítica y trascendental de su evolución, la etapa de la madurez. La idea de la llegada a la edad de madurez de la humanidad constituye el núcleo central de las Enseñanzas Bahá'ís y es el aspecto más distintivo de la Revelación de Bahá'u'lláh. Una comprensión correcta de este concepto proporciona la clave para una apreciación adecuada de la tremenda declaración hecha por el Autor de la Fe, tanto con respecto a su propio rango como a la incomparable grandeza de su Dispensación.63

Con respecto a la pregunta que usted ha hecho sobre la fecha y la forma en que se establecerán la Paz Menor y la Mayor, referidas por Bahá'u'lláh, después de la próxima guerra mundial: opina que la Paz Menor se producirá mediante los esfuerzos políticos de los Estados y las naciones del mundo, independientemente de cualquier plan o esfuerzo directo bahá'í, y que la Paz Mayor se establecerá a través de los creyentes y mediante la operación directa de las leyes y principios revelados por Bahá'u'lláh y el funcionamiento de la Casa Universal de Justicia como el órgano supremo del súper estado Bahá'í; su punto de vista sobre este tema es muy correcto y está plenamente de acuerdo con los pronunciamientos del Guardián expresados en el Desenvolvimiento de la Civilización Mundial.64

Aunque es prematuro intentar y esforzarse en prever sobre qué base estarían representadas diversas naciones en cualquier Consejo internacional, o en cualquier forma internacional de Gobierno, está claro que desde el punto de vista bahá'í sólo se podría realizar sobre una base de verdadera justicia; y la justicia no implica que una raza tenga un voto preponderante sobre los representantes de otra raza, estando así en posición de dominarles.65

A lo que se refería 'Abdu'l-Bahá sobre el levantamiento de las mujeres para la paz, es que éste es un asunto que afecta vitalmente a las mujeres, y que cuando formen un conjunto abrumador y consciente de opinión pública contra la guerra, no puede haber guerra. Las mujeres bahá'ís ya están organizadas al ser miembros de la Fe y del Orden Administrativo. No es necesario que se organicen más. Pero, a través de la enseñanza y el apoyo moral activo que den a todo movimiento dirigido hacia la paz, deberían intentar ejercer una fuerte influencia sobre las conciencias de otras mujeres con respecto a este asunto esencial.66

Las Siete Luces de Unidad no aparecerán necesariamente en el orden dado. Un producto de la segunda puede bien ser la cultura universal.67

Las enseñanzas de Bahá'u'lláh establecerán una nueva forma de vida para la humanidad. Aquellos que son bahá'ís han de esforzarse por establecer esta forma de vida lo más rápido posible. Ahora que ha llegado la hora en que está ganando importancia la Fe Bahá'í y está siendo analizada y examinada por tantas personas, es necesario que los adherentes de la Fe vivan en conformidad con los elevados ideales de la Fe en todas las maneras. De esta forma pueden demostrar que la Fe Bahá'í sí crea una la Voluntad de Dios y en consecuencia el establecimiento de una sociedad pacífica y universal. Las ataduras que causan divisiones son de los hombres, mientras que el servicio universal es de Dios.
El Guardián está ahora ansioso de que todos los amigos obtengan una conciencia universal y una forma de vida universal.68

El Gobierno mundial llegará, pero no sabemos la fecha.69


Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratará tus datos para realizar acciones promocionales (vía email y/o teléfono).
En la política de privacidad conocerás tu derechos y gestionarás la baja.

Cursos similares a La paz y el nuevo orden mundial



  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. El cine y la segunda guerra mundial. Historia
En este curso, haremos mención al efecto negativo que provocó la segunda guerra... [11/01/12]
8  
2. Globalización y orden jurídico
El sistema global, afirma Giddens, no es solo un entorno dentro del cual,... [16/08/07]
963  
3. Cómo prepararse para el año nuevo
Recibir un nuevo año es una oportunidad única que nos brinda un mundo de nuevas... [24/12/10]
198  

¿Qué es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail