12.170 cursos gratis
8.757.741 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

El noviazgo, argumentos

Autor: Jorge Díaz Echandía
Curso:
10/10 (1 opinión) |720 alumnos|Fecha publicación: 15/03/2011
Envía un mensaje al autor

Capítulo 18:

 La unidad. Relación

El mundo moderno, se basa en orientaciones consumistas y materialistas, que llevan a las personas a dejar de lado la importancia de la fe y sus creencias, para dar paso a prioridades como el dinero, trabajo, negocios, propiedades, diversiones y hasta vicios que cautivan el interés de multitudes.

Esto lleva a muchas parejas a perder de vista su verdadero compromiso sacramental y recomiendan la separación al primer desacuerdo. Para quienes tenemos fe y valoramos nuestra vocación, la solución es trabajar a diario con el propósito de fortalecer la relación de pareja, dando todos los días el Sí” como renovación de nuestro compromiso sacramental, que nos invita a acrecentar y vivir la unidad en pareja.

Cuando optamos por el matrimonio sacramento, este tiene por testigo a Dios, quien nos llama a luchar por nuestra unidad.

Por la fe sabemos que nosotros somos signo del amor de Dios, ese amor que dé Él recibimos y todos estamos llamados a dar a los demás. Nuestro matrimonio por ser un sacramento, se convierte en signo importante para el mundo de ese amor de Dios por nosotros, por esto, estamos llamados a ser signos de este amor para el mundo.

La mayoría de nosotros llegamos al matrimonio convencidos de alcanzar la felicidad, consideramos ésta como una meta, pero la felicidad es algo transitorio, no permanente, por eso la verdadera meta del matrimonio es la unidad, porque no se basa sólo en un sentimiento como la felicidad, sino en lograr la integridad de mente, corazón y espíritu entre los miembros de la pareja.

La unidad es el resultado de darnos con todo nuestro amor al otro, despojados del egoísmo, el orgullo y todos aquellos sentimientos que se oponen a conseguir la aceptación, a sentirnos satisfechos de compartir nuestra vida junto a nuestra pareja, es sentirnos a gusto por la paz interior que experimentamos, es el resultado de donarnos sin esperar a cambio, propiciándonos una aceptación mutua. Abrirnos a la comunicación porque queremos ser uno, como nos lo pide Dios.

La felicidad es muy efímera y puede desaparecer fácilmente. La felicidad a menudo acompaña la Unidad, pero no siempre. La diferencia la estable el momento de unidad que experimenta una pareja en situaciones difíciles o críticas, como la muerte de un ser querido, la enfermedad grave de uno de la pareja, una crisis económica u otras circunstancias, dónde la felicidad está muy lejos, pero a pesar de ello la pareja se apoya y ayuda hasta superar la crisis, gracias a que están viviendo la unidad como meta en su matrimonio.

Vivimos la unidad cuando soy consciente que nuestra pareja es el regalo más valioso que he recibido de Dios, entendiéndolo así debo esforzarme por ser también un regalo muy especial para ella.

La unidad nos llama a poner todo nuestro interés en el otro, estar pendientes de su desarrollo, apoyarlo y animarlo, propiciar su crecimiento personal aportando a la relación lo nuestro, con cualidades y valores que contribuyan al logro de los objetivos de pareja.

La unidad es el resultado de una relación dadora de vida, como también es el resultado de la libertad de pensar y obrar por nosotros mismos. No es hacer lo que se nos venga en gana o presionar al otro para que haga lo que nosotros queremos, pues con esto estaríamos negándole su personalidad.

En síntesis es respetar al otro en su manera de ser y obrar. Pero cuidando de que no abuse de nuestra generosidad.

Cuando vivimos intensamente nuestra unidad, nos sentimos más libres para ser nosotros mismos y más abiertos para aceptar al otro. La unidad sirve para amortiguar los celos, la envidia y todo aquello que el mundo moderno nos presenta y que hace que la relación se deteriore cuando no encuentra unidad en la pareja.

El resultado de la unidad es que cada día estemos más compenetrados el uno con el otro, hasta conseguir ser uno solo, pues ese es el plan de Dios para la pareja.

Tarea Personal: Es posible que muchos aspectos de este tema estén enlazados con la apertura en la comunicación y que al elaborar el resumen sea muy similar al anterior, pero sugerimos centrarse en la parte importante de cómo van a vivir su vocación si la tienen, y como seria su trabajo encaminado a buscar su unidad de pareja. Si no la tienen a qué punto pretenden llegar como casados sin ese don.

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratará tus datos para realizar acciones promocionales (vía email y/o teléfono).
En la política de privacidad conocerás tu derechos y gestionarás la baja.

Cursos similares a El noviazgo, argumentos



  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. Visión sobre el noviazgo
Aprende acerca del noviazgo y las diferencias que existen entre las relaciones de... [24/02/09]
1.270  
2. La espiritualidad en un noviazgo
La base de una vida feliz y completa es la espiritualidad en todos los sentidos,... [27/09/05]
1.817  
3. Ingeniería del amor (I): el amor es fiel
El amor , tanto en el noviazgo como en el matrimonio , no es cosa fácil y... [01/10/02]
29.749  

¿Qué es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail