12.170 cursos gratis
8.786.646 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Capýtulo 17:

 Situación de la negociación colectiva tras la reforma del 1994

I-               Reducción del protagonismo legislativo.

La modificación llevada en el estatuto de los trabajadores, por la reforma de 1994, pone de manifiesto una reducción del grado de protagonismo del legislador en un doble sentido:

a.   Se realizan una serie de cambios cuantitativos dirigidos a aligerar el número de normas legales. En este sentido se lleva a cabo  una depuración normativa en determinadas materias relativas al contrato de trabajo. Allí donde la legislación era más antigua, lo que suponen una verdadera operación de limpieza o una especie de barrido de normas que estaban vigentes con anterioridad y a las que se las consideraba rígidas y desfasadas de la realidad productiva social y política de nuestros días. Ante esta supresión de normas el legislador no opta por sustituirlas por otras debidamente actualizadas sino que al contrario origina significativos vacíos legislativos que pueden o que deben ser ocupados por la negociación colectiva o por la autonomía individual.

b.   La reforma realiza significativas alteraciones de carácter cualitativo. Tendentes a reducir el rigor de muchas normas que con anterioridad se configuraban como fórmulas de derecho necesario, poniendo de esta forma fin a determinados umbrales de mínimos o en su caso máximos establecidos por la ley. Los cuales en el pasado eran de obligado cumplimiento por los empresarios y trabajadores y los cuales ahora estos sujetos ya no tiene que respetar de modo imperativo.

Estas novedades pretenden dejar un mayor margen para la disponibilidad por las partes, para lo cual se quiebra su cualidad de derecho necesario y se les confiere plena libertad para proceder a la regulación en un sentido u otro de determinadas materias. De esta forma se lleva a cabo una especie de dimisión del legislador o si se quiere de devaluación de su función en la tutela de determinados extremos de las condiciones laborales, reconocidas como mínimas a los trabajadores.

La reforma mantiene que el objetivo de permitir una adecuación flexible de la gestión de los recursos humanos en la empresa, tanto a la situación económica de la misma como a los cambios del mercado en los que opera de conseguirse no a través de mecanismos des reguladores, sino potenciando el desarrollo de la autonomía colectiva como elemento regulador de las relaciones laborales.

La negociación colectiva para la reforma, deber ser un instrumento fundamental para la deseable adaptabilidad por su capacidad de acercamiento a los diversos y cambiantes situaciones de los sectores de actividad y de las empresas.

Para ello lo que se hace es que espacios hasta el momento reservados a la regulación estatal pasan al terreno de la negociación colectiva.

En resumen la reforma fija como gran hilo conductor la potenciación de la negociación colectiva. Otorgando a su favor nuevas facultades susceptibles de enriquecer sus contenidos y reconociendo expresamente que la reforma supone un proceso de cesión de la norma estatal a favor del convenio colectivo. Por responder plenamente al contenido constitucional del derecho de la negociación.

II-           El nuevo alcance de la negociación colectiva

La reforma del estatuto pretende dotar de una mayor envergadura a la negociación colectiva. El punto de partida sería la necesidad de que ha de ser la autonomía colectiva quien ha de regular numerosas cuestiones de las relaciones laborales. Que hasta la fecha había sido objeto de desarrollo por normas legales. El propósito de la reforma consiste en la pretensión de que la ley sea más flexible, menos uniforme y menos garantista, para que a través de una figura tan versátil como la negociación colectiva, se pueda alcanzar una más aceptada adaptabilidad de las condiciones de trabajo en los diferentes sectores y empresas. Se pretende por esta vía diversificar los niveles de protección abriendo su abanico con el fin de conseguir la pérdida de la homogeneidad legal, es decir su busca reducir la intensidad de la tutela estatal. Dotándose a continuación de un mayor espacio a la negociación colectiva.

La reforma también opta por una potenciación de la autonomía colectiva a través de una tutela colectiva abierta, que condicione el ejercicio de los poderes empresariales. Art. 41 en el que la intervención de la representación colectiva supone un condicionamiento, aunque no llegue a ser un poder de veto en el ejercicio por parte del empresario de modificar sustancialmente las condiciones de trabajo. La reforma mantiene e incluso amplia estos mecanismos de tutela colectiva al extender considerablemente el ámbito de operatividad del art. 41. permitiendo incluso que en algunas materias si concurren las causas legalmente establecidos para ello la regulación del convenio pueda ser alterado por una iniciativa del empresario aceptado o incluso pactado con los representantes de los trabajadores.

En la misma línea se debe hablar de las cláusulas de descuelgue en la negociación colectiva. Como un procedimiento de inaplicación del régimen salarial, cuando esta en peligro la estabilidad económica de la empresa y se requiere una intervención del acuerdo a nivel de empresa.

En resumen, el diseño legal de la reforma implica no sólo una diversidad de funciones en e papel normativo del convenio, ya sea en relación con la ley o en relación con otros convenios sino también una diversidad de actos o negocios de tutela colectiva.

III-       Tipo de relaciones entre la Ley y Convenio Colectivo.

Con carácter general puede establecerse varios tipos básicos de relaciones entre ley y convenio.

1) La relación de suplementariedad se vincula con la función clásica de la norma estatal en el campo laboral. Que consiste en la fijación de normas mínimas o condiciones mínimas de trabajo respecto de aquellas que tiene un rango inferior. Por ello operan como suelo o base de la negociación en dicha materia. Esta función determina que la norma estatal tiene la condición de norma mínima respecto al convenio colectivo. Lo que supone que el convenio no puede contradecirlo. Ahora bien, la imperatividad de la norma no impide introducir mejoras respecto de la norma estatal.

En resumen, la relación de suplementariedad es aquella conforme a la cual la ley fija unos mínimos que pueden ser mejorados por el convenio razón por la que también podemos hablar de relación de mejorabilidad.

Se trata de una fórmula mediante la cual la ley se auto límite al dar permanencia a lo que los sujetos negociadores deciden libremente. De esta manera los límites legales son puramente indicativos al ser de aplicación residual en los casos de inexistencia de pacto sobre el particular.

En esta relación la ley se sitúa en un segundo plano a la espera de lo que hagan las partes, y sólo ante su pasividad se decide actuar supliendo su falta de voluntad.

2) En otros casos la norma estatal asumen la típica función de orden público absoluto configurándose como una norma de derecho necesario absoluto. Se produce así, un efecto de exclusión de la negociación colectiva de todo poder de modificación o de mejora.

Neutralizando una eventual función de adaptación o concreción o de mejora o de suplementariedad de la norma estatal por parte del convenio colectivo. En este caso, la norma estatal no pide colaboración alguna a la autonomía colectiva si no que la prohíbe. La norma estatal no se configura aquí, como una norma mínima mediante esta relación de exclusión la ley impone unos límites a la actuación de la autonomía colectiva. Límites que no pueden ser quebrantados por ella.

3) La relación de complementariedad entre la ley y convenio colectivo. En este caso la norma estatal suele delimitar los criterios, pautas o líneas generales o básicas para la regulación de determinadas materias laborales. Procediendo a remitir o reenviar al convenio colectivo para que complete o desarrolle lo previsto en la ley. Ahora bien, también puede remitir o reenviar sin más, sin pautas o criterios a la negociación colectiva la regulación de determinadas cuestiones. En base a este tipo de relación se produce un doble fenómeno jurídico. Por una parte los límites de la norma estatal para regular la diversidad de situaciones laborales se presentan teniendo que buscar el auxilio de otras fuentes que permitan complementarla o integrarla. Por otro lado, la opinión legislativa de potenciar el papel del convenio como mecanismo de regulación de las relaciones laborales en coherencia con el modelo pluralista diseñado por la Constitución.

4) Las relaciones entre la ley y el convenio pueden asentarse sobre la base de la atribución de una naturaleza dispositivas o  supletoria a la norma estatal, respecto al convenio colectivo. De tal modo, el convenio puede disponer libremente del contenido de la regulación legal teniendo preferencia en su aplicación. Y en el caso de que no se haga uso de esta facultad, será entonces cuando se aplique con carácter supletorio lo dispuesto en la norma estatal.

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratarý tus datos para realizar acciones promocionales (výa email y/o telýfono).
En la polýtica de privacidad conocerýs tu derechos y gestionarýs la baja.

Cursos similares a Negociación colectiva. Marco normativo en España (1/2)



  • Výdeo
  • Alumnos
  • Valoraciýn
  • Cursos
1. Negociación colectiva. Marco normativo en España (2/2)
Negociación colectiva , convenio colectivo , convenio estatutario y... [09/09/09]
2.333  
2. Comercio. Marco jurídico (España)
Fundamentos teóricos del comercio y el marco jurídico en España . En el... [25/08/10]
600  
3. Siniestralidad laboral: comparación España - Alemania
Este curso hace un exhaustivo análisis comparativo de las mutuas patronales... [25/07/06]
279  

ýQuý es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail