12.213 cursos gratis
8.308.240 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Capítulo 3:

 Mitos, leyendas y el cuento popular. Analogías y diferencias

1.2.  Analogías y diferencias del mito, la leyenda y el  cuento popular

Generalmente se tiende a confundir cuándo un relato es un mito y cuándo es una leyenda[1]. Lo sustancial es entender que la leyenda generalmente tiene una pequeña base histórica de apoyo.

De este modo, la mayoría de las veces entendemos intuitivamente cuando se nos dice que algo o alguien son legendarios. Pero casi nadie pasa de entenderlo como una vaga condición exótica, antigua y maravillosa. Por el contrario, la leyenda es algo definido concretamente: una narración tradicional, fantástica, que combina en sorprendente contraste unos hechos extraordinarios con una referencia concreta de lugar y de personas, bien sean reales o imaginarias.

La leyenda, como la poesía y el teatro, tiene su génesis en la religión. Nace de las creencias totémicas y animistas de los albores de las razas y de los pueblos primitivos. Por eso trata en tantas ocasiones de hechizos y talismanes o de virtudes y hechos extraordinarios que se refieren a ciertos animales, plantas y objetos. Así ocurre en las leyendas tan frecuentemente temas sobre encarnaciones de personas en bestias y de transformaciones de éstas, por obra del amor en príncipes llenos de gallardía, ternura y seductora firmeza.

Una gran mayoría de leyendas tiene sus orígenes en las mitologías paganas, en tal caso resulta difícil saber[2]dónde concluye el mito y dónde empieza la leyenda. Para Georges Dumézil la leyenda es una expresión de la creencia primitiva de la humanidad, por lo tanto, es necesario demostrar la importancia de los rituales en la formación de ella. Para entender esta interpretación es necesario situarse en la creencia de que los primitivos eran los “esclavos” de necesidades rudimentarias y que todos los cultos fueron pensados en favorecer temas como la fertilidad de los campos, por ejemplo; de las multitudes y de los seres humanos. De esta idea es posible deducir que toda la gente primitiva debe haber tenido creencias susceptibles de comparar. La leyenda, por lo tanto, aparecería solamente en la traducción de un panorama ritual. Los elementos rituales parecen haberse incorporado a la leyenda, incorrectamente, como acontecimientos verdaderos. Por supuesto, el análisis de Dumézil es más fino y más complejo que esta escueta presentación.

Por su parte, el problema de diferenciar el mito del cuento popular ha causado un poco de confusión, porque los mismos patrones narrativos pueden aparecer en historias usadas de modo distinto en sociedades diferentes.

Los mitos, como se discutió anteriormente, se interesan por el pasado muy lejano (pasado mítico). Las leyendas tratan del pasado más reciente. En ambos casos, dicho pasado se considera real y la ubicación puede ser identificada por las personas que cuentan el mito. En cambio, generalmente se definen los cuentos populares como narraciones consideradas por la sociedad como ficticias.

Los personajes y escenarios del cuento popular son genéricos, la acción puede situarse en un castillo o cerca de una montaña, pero no en un castillo o montaña concretos al que la gente del lugar pueda identificar; y la historia será de una muchacha, o un rey, o una viuda, pero no sobre alguna en concreto que la comunidad conozca. Además, los cuentos populares tratan de elementos fantásticos sin versar sobre su cosmología[3].

Hecha esta consideración podría pensarse que hay poco espacio para la discusión y diferenciar mito de cuento popular parecería sencillo. En la práctica, la diferenciación puede ser un trabajo arduo. Además, no todos los estudiosos han sido conscientes de las distinciones antes dichas o han estado de acuerdo en ellas. Resulta entonces más fácil de entender la confusión que se ha suscitado alrededor de la definición de mito versus cuento popular versus leyenda.

La confusión se refuerza cuando un tipo de historia se encuentra ampliamente extendido. De nuevo, la tradición narrativa de la Europa nórdica proporciona ejemplos importantes. El modelo del héroe que mata un dragón y a continuación muere aparece en un mito sobre el dios Thor que mata a la Serpiente del Mundo, en[4] lo que es claramente un mito. Sin embargo, el mismo modelo básico aparece en el poema épico “Beowulf”, donde el héroe mortal interactúa con elementos, tanto sobrenaturales como legendarios e históricos.

La habilidad de modelos narrativos similares para coexistir en géneros y regiones diferentes es un rasgo general del folclor, haciendo que un tipo de historia sea mito en una sociedad, leyenda en otra sociedad distinta y cuento popular en una tercera. Tales cambios son posibles porque las ideas folclóricas existen como un patrimonio general de conocimiento a través de las regiones y las sociedades individuales usan estas ideas para distintos propósitos no siempre coincidentes.

Estos cambios nos dicen que los géneros narrativos son fluidos: la forma que adopta una narración puede ser independiente de su contexto. No sólo la forma narrativa es importante, sino también qué hacen las personas con esa forma.

Esto no significa que el género no arrastre ningún significado; pero significa que el contexto social de una historia es, de hecho, crítico a la hora de analizar la forma y la función de una historia tradicional.

Cuando nosotros encontramos historias con patrones similares no debemos apresurarnos a etiquetarlas sin primero entregarnos a una reflexión cuidadosa sobre su uso y status en la sociedad que cuenta dicha historia.

La “verdad”[5] del mito reside en su relación con la historia y su función como un “modelo” divino que organiza la sociedad en el presente. Cuando un mito se actualiza en el ritual, tiene un aspecto de intemporalidad: las personas pueden volver a vivir realmente los acontecimientos del mito. En este sentido, el mito no solamente es una historia sobre la historia cosmológica de un pueblo, sino que también es su presente.

......................................................................................

[1] Leyenda viene del latín “legenda” (“lo que debe ser leído”) y es, en origen, una narración puesta por escrito para ser leída en voz alta y en público dentro de los monasterios durante las comidas en el refectorio, o dentro de las iglesias, para edificación de los fieles cuando se celebra la festividad de un santo. Ese es el significado que da a la palabra Gonzalo de Berceo. Su significado posterior se profaniza como lectura de algo no ajustado estrictamente a la historia y con valor poético. Es durante el Romanticismo cuando la leyenda se vuelve sinónima de lo conocido en el siglo XIX como “tradición popular”. En literatura una leyenda es una narración ficticia casi siempre de origen oral que hace apelación a lo maravilloso.

[2] (1898-1986), filólogo e historiador francés, conocido por sus importantes investigaciones dentro del campo de la mitología indoeuropea. Sus obras más importantes son: Los dioses de los indoeuropeos (1970), Del mito a la novela: La Saga de Hadingus, 1973), Mito y epopeya (1968-1973); Matrimonios indoeuropeos, seguidos de quince cuestiones romanas (1979).

[3] Disciplina filosófico-científica que se ocupa de la estructura general del universo y de las leyes que lo rigen.

[4] Es el más antiguo poema épico inglés conocido. Este poema contiene originalmente cerca de tres mil doscientos versos. El manuscrito data aproximadamente del año mil. La copia escrita que existe tiene una fecha de finales del siglo X. En su forma original debió ser tan antiguo o más que todo lo que no sea la primera invasión de Bretaña por los sajones. En cuanto al tema hay, como es frecuente en los poemas de su índole, una especie de prólogo genealógico. El poema contiene las enseñanzas cristianas aceptadas por el rey y su concejo, pero hay muchos más elementos de las creencias y del folclor de los primitivos habitantes escandinavos. Cuenta las tradiciones de un pueblo entero en las aventuras de su héroe. Beowulf es un héroe guerrero que pertenece a las Jutes, una tribu que vivió en lo que hoy es Suecia. Todas las aventuras ocurren en aquella región al sur de Den Mark (no Inglaterra). Beowulf lucha contra amenazantes monstruos y dragones, las aventuras también se dan contra grupos de brujas y contra el destino. Está dividido en dos partes.

[5] No hay claridad de lo que es y no es verdad en el mito. Ello se explicaría porque, a pesar de constituir una realidad antropológica de fundamental importancia, el concepto de mito no ha sido aún suficientemente precisado ni unánimemente establecido.

Capítulo anterior - El Mito, ¿qué es?

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:

Al presionar "Recibir" estás dándote de alta y aceptas las condiciones legales de mailxmail

Cursos similares a Mitología. Introducción a la historia del fenómeno mitológico


  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. La radio un fenómeno de comunicación
Desde finales del siglo XX el concepto comunicar asumió dimensiones diversas para... [07/11/07]
1.368  
2. Religión. Estigma un fenómeno sobrenatural
Estigma : son señales o marcas que aparecen en el cuerpo de algunas personas, casi... [08/11/10]
160  
3. Mitología griega
Todas las civilizaciones necesitan mitología, y muchas inventan las suyas propias.... [17/07/02]
50.771  

El blog de mailxmail|¿Qué es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail


¿Recibir novedades de Historia? ¡No te costará nada!