12.170 cursos gratis
8.777.169 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Capýtulo 12:

 Brujería Clásica

 

Las personas primitivas trataban de someter a los espíritus por medio de rituales mágicos y encantamientos. De esta manera buscaron alcanzar el control total de sus vidas y de su entorno. Cuando se dieron cuenta de que sus rituales y sortilegios no siempre eran exitosos y por lo tanto que su magia era limitada, intentaron encontrar los dioses de la naturaleza a través de actos de adoración y sacrificio. La diferencia entre el control directo y el interés por seres superiores marca la distinción entre magia y religión.

Los escritores griegos y latinos identificaron alguna magia con las brujas, si bien los escritores posteriores tendieron a exagerar la idea, las describían como mujeres que empleaban la magia con fines amatorios, como por ejemplo, la celestina.

Estos autores clásicos describen los encantamientos que estas brujas llevaban a cabo; sus elaboraciones y modo de proporcionar pócimas amorosas. También hay encantamientos de vaticinios como los que se atribuirán más tarde a las brujas. La mayoría de ellos se recitaban a forma de conjuro y están compuestos en forma de verso, con el desenlace, ritmo y equilibrio que conferían a su recitado una claridad emocionada.

Los escritores romanos hacen referencia a las brujas, pero nada se dice acerca de si se tomaban medidas contra éstas, ni siquiera durante la Roma cristiana.

El culto, en cuanto a actividad religiosa independiente, no existía aún, ya que era un aspecto de las viejas religiones importadas a Roma y que se practicaban abiertamente.

En Roma no se perseguían a las brujas, salvo que practicasen magia negra a diferencia de los cristianos que fueron perseguidos y torturados durante cuatro siglos, dando lugar a mártires y santos, conocidos de esta religión.

Los romanos veían con malos ojos el rito de la comunión en la que el practicante toma, simbólicamente, el cuerpo y la sangre de su Dios (a diferencia de los fieles romanos que idolatraban a sus innumerables dioses y les ofrecían sacrificios), de ahí que creyeran que los cristianos eran malignos y practicaban el canibalismo.

 

 

Magia negra

 

La magia negra es considerada magia baja y tiene disciplinas muy típicas como las invocaciones, conjuros, hechicería, satanismo, necromancia, maldiciones, etc.

Si la práctica de la magia es creativa, beneficiosa, que levanta el espíritu, podría llamársela magia blanca; pero si es destructiva, magia negra. Pero, no es suficiente decir que la maldad es destrucción o negativismo. Es más que eso, es el exceso. Las maldiciones, hechizos demoníacos y filtros homicidas de la magia negra son el resultado de cierto tipo de exceso. El orgullo, la codicia, el odio, el temor (todos en exceso) son los verdaderos ingredientes usados por la bruja negra en sus oscuros ritos.

Lo cierto es que cada ser humano tiene dos personalidades inmanentes: la divina y la demoníaca. La bruja tiene acceso a ambas.

La magia negra está revestida de materia; su propósito es tener poder sobre el mundo material sin importar las consecuencias.

Las brujas negras son a menudo llamadas hechiceras, pero también son clasificados en esta categoría las satanistas y las demonologistas. Sin embargo, la hechicera puede ser clasificada como maga o bruja.

Hay una diferencia importante entre la hechicera y la bruja negra. La hechicera, por lo general, es una persona “honesta” que trata de desarrollar sus dones naturales para ayudar a los demás. Cuando causa daño trata siempre de encontrar una excusa para sus trabajos negativos. La bruja negra no necesita excusas. Su propósito es el poder personal y podría no importarle pisotear a alguien con tal de obtener lo que quiere. Por consiguiente, la magia negra puede definirse como un esfuerzo de la bruja por hacer su voluntad a través de su conocimiento de las leyes naturales sin importar las consecuencias. Es también un intento por ejercer su voluntad sobre la naturaleza y el cosmos y establecerse como una diosa en la tierra.

 

 

La magia procedente de la brujería

 Puede dividirse en tres categorías:

 

1) Magia efectiva: Protegía a las brujas de quienes las perseguían o se volvían contra ellas, magia que sólo existía en la imaginación de las brujas. Este primer tipo de magia, consistía en artes curativas; fueran estas con fines beneficiosos o no.

2) Magia de la imagen: Posesión diabólica, mal de ojo, conjuros, hechizos, encantamientos, filtros amorosos, amuletos. Esta magia se sostenía gracias a la capacidad de la bruja para sugestionar al sujeto. En cuanto a la primera acepción, es decir la posesión del cuerpo y mente de un sujeto por el demonio, dependía del poder de la bruja para sugestionar al individuo de tal forma que este se lo creyera y presentara los síntomas debidos a tal posesión, como la de vomitar objetos extraños, hablar con una voz más grave, retorcerse, blasfemar. Estos ataques de posesión no eran continuos, sino que seguían un extraño ritmo. Casi siempre los individuos afectados eran las niñas y vírgenes, monjas y niños, lo que hizo que proliferaran los exorcistas, que solían formar parte del clero. Posteriormente la medicina ha demostrado la semejanza de estos síntomas con las de los ataques histéricos, de pánico y la epilepsia.

3) La transvección: Volar, metamorfosis (dar al sujeto una figura animal), provocar la lluvia, tempestades. Una magia relacionada con la capacidad de tener dominio sobre las fuerzas de la naturaleza. Volar era una práctica que se atribuía mucho a las brujas, que eran ayudadas por el demonio a tal fin.

La figura de la escoba es algo posterior y se debe a que las brujas acudían a los aquelarres (o reuniones de éstas) llevando el palo de una escoba para ayudarse en el camino, aunque en confesiones realizadas en la época de la Inquisición, hay alusiones acerca de determinados ungüentos (estramonio, la grasa de un niño lactante, la belladona, la cicuta) o sustancias para llevar a cabo la transvección.

Se temía a las brujas porque podían trasformarse en animales. Esta es una de las primeras formas de magias contenidas en la religión primitiva. Una característica de esta creencia es que tanto si el animal era real o fingido, cualquier daño que se le ocasionara provocaría un daño paralelo en el cuerpo de la bruja cuando ésta recobrara su forma primitiva.

El caso más importante de metamorfosis es la “licantropía”(la transformación en lobo) que dio lugar a la leyenda del hombre-lobo.

Cuando se estableció al diablo como señor y dios de las brujas, un miembro de la reunión se disfrazaba para emularle.

Un psicólogo moderno sostendría una hipótesis, en cuanto a que el hecho de disfrazarse de animales implica una simbología sobre la potencia sexual, de ahí que en muchas tribus cazan felinos y se visten con sus pieles para que estas el traspasen el poder y virilidad del animal.

Los cristianos sostenían que las brujas eran paganas, pues la brujería europea era esencialmente una religión rural a diferencia de la primitiva religión cristiana que era esencialmente urbana.

El Papa Gregorio I, al ver que la vieja tradición estaba tan arraigada que era difícil eliminarla , ordenó que se convirtieran en prácticas de la religión cristiana, de ahí que muchos dioses fueran convertidos en santos como es el caso de la diosa irlandesa llamada Brígida, que se convirtió en santa.

 

 

Iniciación

 

Los distintos tipos de iniciaciones tienen en común el sentimiento del miedo y la exigencia implícita de valor del iniciado. Una vez cumplido dicho requerimiento, la terrible experiencia finaliza y la puerta de los misterios se abre para el nuevo brujo.

Una de las primeras cosas que el iniciado debe hacer antes de la ceremonia es escoger un nombre nuevo que lo identificará en su nueva personalidad mágica. Este nombre es elegido de acuerdo a las aspiraciones mágicas del iniciado, o como una representación de sus mejores características. El nombre puede ser simbólico o tomado de los antiguos dioses.

En la hechicería, nombres mágicos como Circe y Selene son comunes, al igual que nombres alegóricos como Alba y Serena. La magia trascendental, el más grande sistema de esta disciplina, prefiere nombres inspirados en latín.

El nombre mágico es uno de los secretos del brujo; la mayoría de sus poderes pueden ser afectados si su nombre mágico es conocido.

El significado de un nombre nuevo durante una iniciación mágica está relacionado con el renacimiento de la personalidad que se cree ocurre después de la iniciación.

El vendaje de los ojos y la atadura de las manos y los pies, que se involucra en muchos ritos de iniciación, simboliza la ignorancia del iniciado acerca de los misterios y el sometimiento a su cuerpo material impuro.

Cuando finaliza la iniciación las manos y los pies son desatados y la venda es removida; el iniciado está cara a cara con su dios personal, su inconsciente profundo y ahora puede empezar su nuevo camino hacia el conocimiento y la sabiduría.

Una personalidad trascendental y los poderes que forman parte de ella, marcan la transición en la nueva vida del iniciado y reemplazan sus cualidades meramente humanas.

La muerte mística que el mago resiste durante su iniciación es necesaria, pues la nueva vida no puede comenzar si la anterior no ha finalizado. Es en cierto sentido, rebautizado en los fuegos del espíritu en lugar de las aguas del cuerpo.

Entonces, la iniciación era el ritual por el cual los nuevos miembros del culto entraban a formar parte de él. Se basaba en publicar abiertamente la renuncia a Cristo y un bautizo posterior. La mayoría de los que se convertían eran del sexo femenino, pues este culto tenía en mayor consideración a las mujeres que el culto cristiano. En la Europa Medieval el papel de la mujer era casi tan bajo como lo había sido en la sociedad cazadora del paleolítico. La Iglesia la consideraba moralmente débil y potencialmente pecaminosa. En rebelión contra este subyugamiento, las mujeres se convirtieron a un culto en el que eran tan importantes como el varón y en muchos tipos de magia eran incluso más audaces.

 

 

La sacerdotisa de la luna

 

La mujer que es considerada “sacerdotisa de la luna” es un tipo de bruja iniciada en los grandes misterios de muchos sistemas mágicos.

Ella puede practicar hechicería, la Cábala y magia primitiva, con la misma facilidad. Está consagrada al servicio de los dioses de la naturaleza y el único dios es visto en el aspecto femenino de la luna, siendo quien guarda y transmite los misterios, rinde culto y a la vez es adorada por los dioses. Efectivamente, es considerada por dios y los hombres como la personificación de la diosa en el plano material. Tiene un nombre mágico que no puede ser revelado, pero puede ser llamada con cualquiera de los nombres dados a los dioses. De este modo, ella es Selene, Isis, Diana, Artemio, Ishtar y, en sus más oscuros aspectos, es Binah o Hécate con todos sus poderes saturnianos de muerte y destrucción.

La mortal cobra que reluce en su frente es un símbolo doble de sabiduría y muerte. Cabalísticamente la sacerdotisa es Isis descubierta. y sus poderes pueden ser percibidos en las cartas del tarot en la Sacerdotisa y en la Emperatriz.

Se creía que Hitler era un hechicero negro inclinado a la astrología. Una de las razones por la cual persiguió a los judíos con tanto odio fue, de acuerdo a la magia, debido a que sabía que los judíos tenían los secretos de la Cábala, lo que los hacía guardianes de los misterios y poseedores de poderes inimaginables; y ya que la Cábala o tora esotérica es esencialmente una fuerza positiva y creativa, Hitler, dedicado a la práctica de la magia negra, quiso  destruir a los judíos para terminar con el poder del bien. En cierto modo intentó otorgar  los poderes de la Cábala a su propia raza, para asegurar su dominio sobre el mundo entero.

 

 

Símbolos, actos y objetos de magia

 

La magia en su connotación ocultista es la que representa a la magia como cualquier acto o voluntad que trae cambios significativos en el entorno de una persona.

De acuerdo con esta teoría, todos nosotros hemos en un momento u otro de nuestras vidas, desarrollado un acto o actos de magia. Esencialmente la magia tiene que ver con el control de nuestras vidas y destinos. Cuando se sobrepasan los límites de los derechos humanos y se intenta controlar la vida de otros, se está inclinando peligrosamente hacia la magia negra.

En este sentido los dos tipos de magia más conocidas son dos categorías denominadas como “magia de imitación u homeopática” y “magia contagiosa”. La magia homeopática establece que un efecto se parece a su causa. Un ejemplo de magia homeopática es el de quemar la imagen de una persona o pincharla con alfileres. La idea que hay detrás de esta acción es que las cosas que le están pasando a la imagen también le están sucediendo a la persona que ella representa. Asimismo, los objetos que llevan el nombre de una condición o estado deseado pueden utilizarse para producir tal condición. Por otro lado, la magia contagiosa afirma que las cosas que han estado en contacto con otras continuarán actuando como ellas mucho después de que se ha roto el contacto. De acuerdo con este concepto, es posible afectar a alguien, ya sea positivamente o negativamente, si se consigue algún objeto que le pertenezca. Igualmente, las cosas que han sido parte de una criatura viviente, conservan sus características esenciales.

Aunque los rituales pueden ser distintos en los diversos conventículos, hay algunas cosas que son idénticas en todo culto. Una de ellas es el círculo. Todos los ritos se ejecutan dentro de un círculo, que puede estar dibujado en el suelo con tiza, trazado con un cordel, o marcado mediante un grupo de objetos que formen un anillo, los llamados “anillos de hadas” de Europa y de las islas Británicas, que se supone que eran antiguos lugares de culto.

El antiguo hechicero empezaba a hacer su magia trazando un círculo a su alrededor para protegerse de los malos espíritus que invocaba; los espíritus no podían entrar en el círculo, y el mago no salía nunca de él. El círculo de la bruja tiene una doble finalidad. Después de consagrado, se convierte en una zona intermedia entre el mundo espiritual y el material: un territorio común en que las brujas pueden unirse con su diosa. Hay determinados objetos sagrados que son usados en todos los conventículos, aunque pueden diferir en detalle.

Normalmente, las brujas deben confeccionar o adaptar sus propios instrumentos; utilizan cuchillos de mango negro con signos mágicos en el puño; cada bruja debe llevar un collar mientras permanece en el interior del círculo. Las brujas rara vez llevan oro, pero sí llevan brazaletes de plata con su nombre y su rango grabados en él. Cada conventículo posee una espada, que se utiliza para consagrar el círculo mientras se recita la invocación adecuada. Estos conventículos también poseen un incensario. Los participantes en ellos van totalmente desnudos mientras se ejecutan los ritos pues la ropa impide la liberación de la fuerza que reside en el cuerpo.

Por tradición, la desnudez se asocia con el culto a la fecundidad de las religiones primitivas, que originaron el culto. La desnudez en las ceremonias del culto no tiene connotaciones sexuales alguna. La iniciación de las nuevas brujas en el culto cumple el mismo objeto que el bautismo y la confirmación en la Iglesia Católica, pero los ritos son muy distintos. Todos estos actos proceden de las antiguas iniciaciones tribales, que tenían una significación tanto social como religiosa.

La nueva bruja, una vez admitida en el culto, elige su nombre de bruja, que debe mantener en secreto salvo ante los demás miembros. Aunque la brujería ya no es ilegal, las brujas conceden mucha importancia al secreto. Esto se debe porque en muchos lugares, una bruja que sea conocida como tal encontrará dificultades en su vida cotidiana.

Otra es la creencia que las brujas tienen de que el conocimiento público de su ritual o del nombre de la diosa debilitará su poder.

También es preciso mencionar la importancia de la hexología (hechicería). El término “hex” derivó de la palabra alemana “hexea”, la cual significa “utilizar la brujería”. La hexología son combinaciones de símbolos cósmicos que tienen un poder parecido a los cabalísticos. Se dice que algunos diseños de hechicería, tales como el diseño “petschaft” o “wunder-siegle”, el cual es utilizado para curar enfermedades o para la estimulación sexual, están basados en influencias planetarias.

Tradicionalmente, se dice que los diseños de hechicería son los restos de los cultos que los mesopotámicos hacían al sol. Algunos de estos, tales como corazones, tulipanes y otros están dentro de los símbolos más conocidos en los diseños de hechicería tradicionales. Y verdaderamente, se cree que toda la ciencia de la hexología o hexografía se ha desarrollado en Alemania y el norte de Europa.

Los diseños de hechicería se utilizan por ejemplo para proteger a una persona o propiedad contra la magia negra y el mal de ojo.  Cada símbolo en un diseño de hechicería tiene un significado especial, el cual es idéntico a los significados atribuidos a los mismos símbolos por parte de otras tradiciones. Esto tiende a destacar la cualidad universal de la simbología y su unión directa con la inconsciencia humana.

 Para un “hexenmeister” o hechicero maestro, el corazón simboliza el amor, al igual que para una bruja mejicana o una chamana africana. Un tulipán representa fertilidad; un círculo, eternidad; una serpiente, la sabiduría y los poderes sexuales, mientras que las granadas significan fertilidad y prosperidad. Todos estos símbolos tienen el mismo significado en diferentes culturas y reiteran la conexión espiritual entre los seres humanos.

Debido a que cada símbolo significa lo mismo para cada inconsciente humano, un diseño de hechicería trabajará con el mismo poder para todas las personas, independiente de su raza o estatus socioeconómico.

 

 

Pentáculos y pentagramas

 

La palabra “pentáculo” se originó del latín “pentaculum”, que quiere decir “una pequeña pintura”. Usualmente se refiere a una pintura o dibujo talismánico dedicado a una de las fuerzas planetarias. Los términos “pentáculo” y “pentagrama” se identifican el uno con el otro debido a que la estrella de cinco puntas o pentagrama se utilizó a menudo en la preparación de pentáculos y durante la invocación de espíritus. Hoy se utilizan ambos términos para denotar la estrella de cinco puntas.

El pentagrama es una estrella que también se usa comúnmente en la preparación de amuletos. Mágicamente, el pentagrama representa un hombre con las piernas y los brazos extendidos. Cuando la punta sola, o cabeza, se apunta hacia arriba, es un símbolo de la luz y la paz. Cuando hay dos puntas en lo más alto, el pentagrama representa a Satán y los poderes del mal.

 Pero aunque la Estrella de David y el pentagrama se utilizaron ampliamente por los judíos en la preparación de sus amuletos y en la mayoría de sus rituales mágicos, estos dos símbolos datan de tiempos anteriores a ellos. Nadie sabe el verdadero origen de las dos estrellas, pero también fueron muy populares con los egipcios, asirios y babilonios.

Dichos símbolos también se encontraron en las ruinas de India, China, Perú y México.

 

Talismanes

 

La palabra “talismán” se deriva de la raiz griega “teleo”, la cual quiere decir “consagrar”. Es precisamente el acto de la consagración lo que confiere al talismán sus supuestos poderes mágicos. Contrario al amuleto, que por lo general es un objeto que posee sus propios poderes naturales, el talismán debe ser “cargado” con poder mágico por la persona que lo prepara.

De todos los antiguos grimorios o libros sagrados que enseñaron el arte de los talismanes, los dos más famosos son  “La gran clavícula de Salomón” (“The Greater Key of Salomón”) y “La pequeña clavícula de Salomón” (“The Lesser Key os Salomón”). Aunque se dice que estos dos tratados fueron escritos por el legendario rey Salomón, la mayoría de los científicos ocultistas dudan esta afirmación.

“La pequeña clavícula…” conocida como Goetia, es un tratado sobre la invocación de malos espíritus, mientras que “La gran clavícula…”, que es el más popular e interesante de los dos, es una verdadera mina de oro para obtener información sobre la preparación de tentáculos o talismanes planetarios.

Los idiomas utilizados en la mayoría de los viejos talismanes son el hebreo y el latín y algunas simbologías empleadas son tan antiguas que su significado se ha perdido con el paso de los siglos.


Capýtulo siguiente - Amuletos humanos

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratarý tus datos para realizar acciones promocionales (výa email y/o telýfono).
En la polýtica de privacidad conocerýs tu derechos y gestionarýs la baja.

Cursos similares a La mitología. Ciencia y espiritualidad (2/2)



  • Výdeo
  • Alumnos
  • Valoraciýn
  • Cursos
1. Mitología. Ciencia y espiritualidad (1/2)
En este curso de mitología aprenderemos el concepto literario e histórico de... [19/01/11]
486  
2. Leyendas de la mitología griega
Con este curso aprenderás a indagar en un área del conocimiento donde trataré de... [11/04/06]
6.256  
3. Introducción a la Ciencia de los Materiales
Miremos donde miremos los materiales forman parte de nuestro mundo. Este curso... [14/10/04]
74.655  

ýQuý es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail