12.180 cursos gratis
8.736.584 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Capítulo 7:

 Arquitectura alpina. Construir (1/7)

La arquitectura alpina

En la primavera de 1918 Bruno Taut inició los dibujos de la Casa de Cristal en la montaña.38 Su mirada se había abierto y abarcaba horizontes extensos. La ciudad es sustituida por montañas altísimas. La geografía alpina le ofrece un punto de apoyo concreto y real, el trampolín para un viaje que llega a las estrellas. En efecto, la utopía urbana cede paso a una visión cosmogónica, en la que el hombre repite el acto constructor del creador, colaborando con él en la creación, al adornar las montañas con construcciones arquitectónicas. La corteza terrestre es ornamentada con la arquitectura de cristal. El acto de construir aparece como una respuesta a una llamada de las montañas y las rocas dentro de un diálogo entre una naturaleza que está viva, y el hombre. Un sentimiento postromántico39 parece invadir el proyecto de la arquitectura alpina de Bruno Taut. Manfred Speidel ha calificado este libro de Taut como de «manifiesto de paz» y «oración».40 Taut lo entendió como la necesaria superación de su obra anterior, Die Stadtkrone, y ello no sólo porque aquí se abandone la idea de la «coronación» –«el universo no puede ser coronado»– sino sobre todo porque en esta obra se trata de comprender en su carácter dinámico el proceso de creación, lo que desde la mística del Maestro Eckhart implica asimismo el proceso de descreación.41 Y, en efecto, la última página del libro de la Arquitectura Alpina es la que permite insertar esta obra visionaria en la que asistimos a la floración de las imágenes, dentro de la mística de la nada del maestro renano.

El libro consta de treinta páginas y se resuelve según una simbiosis entre texto y dibujo.42 Los textos de Taut penetran en las formas dibujadas para crear una totalidad. El libro está dividido en cinco partes, que proponen un movimiento continuado: se comienza con la ascensión a la montaña y con la presencia de la Casa de Cristal (primera parte), y continúa con el adorno arquitectónico de las montañas (segunda parte) y su situación en la concreta geografía alpina (tercera parte), para saltar de ahí a la corteza terrestre (cuarta parte) y de ésta a la construcción en las estrellas (quinta parte). La Casa de Cristal se mantiene como lo «supremo », lo «vacío», donde se oye el silencio, lo que se expone a partir de la cita de un pasaje de un relato de Paul Scheerbart, Münchhausen und Clarissa43 (fig. 5). El cristal continúa siendo el único material de construcción, que se confunde con el hielo y los glaciares.  Las rocas son talladas hasta que adquieren formas cristalinas y la blancura de las propias montañas junto a la transparencia del cristal se anima con el color rojo rubí de las columnas levantadas en el valle. Aparece en esta segunda parte una Catedral de Roca de la que se destaca su carencia de finalidad, sobre lo que se vuelve a insistir en la tercera parte. En la imaginación alpina de Taut predomina la noche, en la que las construcciones de cristal mezcladas con las rocas de hielo resplandecen bajo una iluminación artificial. Una sola frase  en la cuarta parte –«el amor es fantasía/ imaginación»– advierte acerca del origen de este mundo de arquitectura alpina, que, como la creación entera, no puede ser otro más que el amor. La construcción en las estrellas sucede como el último peldaño de esta escalera de ascensión, o como el último eslabón de una cadena, para utilizar una metáfora muy querida por Bruno Taut, y comprender así el orden del universo como más adelante veremos.
_________________________________________________________________________

38 En una carta a Hedwig Taut fechada el 2 de noviembre de 1917: «Gestern morgen wurde es mir ganz klar: Die Stadtkrone ist überwunden, Städte schön zu bauen und zu bekrönen, bringt die Menschen nicht allzuviel weiter -man muss ihnen das grosse einsame Hohe bringen und sie in so riesenhafte Aufgaben einspannen, dass alles sich nur diesen Aufgaben unterordnet. Die Schönheit obenan», citada en el epílogo de Manfred Speidel a Die Stadtkrone, op. cit., pp. 32-33.
39 Ian Boyd White, «Der Visionär Bruno Taut», en Bruno Taut 1880-1938, op. cit., pp. 68-89: «Alpine Architektur spiegelt auch die Überzeugung der deutschen Romantiker wider, dass die Natur in ihren extremsten Manifestationen moralische und metaphysische Einsichten in den menschlichen Geist biete», p. 74. Por su parte, Matthias Schirren, «Weltbild», advierte que el proyecto de B. T. nada tiene que ver con la megalomanía, sino con la disolución de las fronteras entre arte y naturaleza: «[...] war kein Aufruf zur megalomanen Überbauung der Alpen, als welche sie bis heute gerne missverstanden wird. Taut ging es vielmehr um das künstlerische Äquivalent einer Weltsicht, in der Subjekt und Objekt verschmelzen, in der es keinen Unterschied mehr gibt zwischen natürlich Gewachsenem und künstlich Geschaffenem», p. 92.
40 «Es war “Friedensmanifest”, indem es forderte, alle wissenschaftlichen und kulturellen Energien in die kristallene Überbauung der Alpen zu inves tieren, um weitere Kriege zu verhindern, und es war mit Kristallformen aus Glas, die auf Bergesspitzen leuchten und strahlen sollten, ein “Gruss an die Sterne”, sozusagen ein Sprungbrett von der Erde zu den Sternen oder umgekehrt der Glanz des Kosmos auf dieser Welt, ein grosses Gebet der Menschheit an den “Weltbaumeister”», p. 24 del prólogo de Manfred Speidel a su edición de Bruno Taut, Ich liebe die japanische Kultur. Kleine Schriften über Japan, Gebr. Berlín, Mann, 2003.
41 «[...] Dionisio dice: la carrera no es más que un retorno de todas las criaturas y un unirse en la descreación. Y cuando el alma llega a este punto, entonces pierde su nombre y Dios la atrae hacia sí, de manera que se anonada, así como el sol atrae hacia sí a la aurora para que se aniquile», p. 134 de El fruto..., op. cit.; en nota Amador Vega comenta así la ungeschaffenheit: «El término “descreación”, que adoptamos aquí, hace referencia al retorno que deshace (Entwerden-Entbilden) la obra de creación y alcanza el origen anterior a la misma; también es conocido como “expresión” en Simone Weil (1909-1943); “pierde su nombre” (verliuset si im namen). Por la “descreación”, el alma pierde su nombre para unirse con aquel que se halla más allá de todo nombre; pero en un contexto ontológico del lenguaje, perder el nombre es lo mismo que perder el ser (Entwerdung) para ganar el ser de Dios, que es idéntico a su nombre (Éx 3, 13-14)», p. 214. El tratado acerca «Del ser separado», «Von der Abgeschiedenheit », se encuentra parcialmente traducido en la antología de Gustav Landauer, Meister Eckharts mystische Schriften, op. cit., pp. 138-150, y este pasaje en concreto fue traducido así: «Dazu also sagt Dionysius: Der Lauf ist nichts anderes als ein Abwenden von allen Kreaturen und ein Vereinigen mit der Ungeschaffenheit. Und wenn die Seele dazu kommt, dann verliert sie ihren Namen und zieht Gott in sich, dass sie an sich selbst zunichte wird, wie die Sonne das Morgenrot anzieht, dass es zunichte wird. Dazu bringt den Menschen nichts als reine Abgeschiedenheit», p. 147.
42 Alpine Architektur, Hagen Folkwang 1919. He consultado el microfilm procedente de la Abteilung Historische Drücke, Staatsbibliothek, Berlín, cat. núm. 268. Cf. la traducción castellana en Bruno Taut, Escritos expresionistas, op. cit., pp. 85-161.
43 Paul Scheerbart, Münchhausen und Clarissa. Ein Berliner Roman von... Oesterheld und Co. Berlín 1906. El texto citado en la página 4 de Alpine Architektur dice lo siguiente: «En los templos no se puede hablar; entrar, en cambio, siempre se puede, incluso por la noche. Pero aquí no hay nada que se corresponda con nuestro oficio divino. Estos templos únicamente impresionan por su arquitectura grandiosa y por un gran silencio que sólo de vez en cuando es interrumpido por una delicada música de órgano y orquesta. En ocasiones pueden verse magníficas pinturas y esculturas cósmicas [...] pero lo visible debe mostrarse cada vez menos porque es incompatible con los sublimes sentimientos de veneración del mundo, sobre todo cuando alude a lo individual y concreto, como sucede con demasiado frecuencia».

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratará tus datos para realizar acciones promocionales (vía email y/o teléfono).
En la política de privacidad conocerás tu derechos y gestionarás la baja.

Cursos similares a Mística. El Maestro Eckhart y la arquitectura de Bruno Taut



  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. Inicios de la Teoría de la arquitectura.
Este curso se refiere al inicio de la arquitectura en el mundo, como fundamento... [06/12/11]
10  
2. Diseño Industrial. Bruno Munari
En este curso de teorías de diseño industrial te presentaremos un excelente... [26/10/11]
12
Curso con video
3. Cómo ver un cuadro
La pintura, además de ser un arte, es una forma de comunicar a través de un soporte... [20/06/03]
46.507  

¿Qué es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail