12.212 cursos gratis
8.342.883 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Microbios. Virus y otros microorganismos

Autor: Josué Chaves Herrera
Curso:
10/10 (1 opinión) |3307 alumnos|Fecha publicación: 27/04/2009
Envía un mensaje al autor

Capítulo 1:

 Virus, viroides y priones

Los microorganismos se clasifican en tres dominios: Archaea, Bacteria y Eukarya. Archaea y Bacteria se componen de células eucarióticas pequeñísimas que carecen de organelos como núcleos, mitocondrias y cloroplastos. Eukarya contiene organismos con células eucarióticas que poseen la colección completa de organelos y se asemejan a las células de los organismos multicelulares. Dentro de Eukarya, un conjunto variado de especies unicelulares constituye el reino Protista. Sin las capacidades de fotosíntesis, captación de nitrógeno y descomposición de los procariotas, y sin las actividades fotosintéticas de los protistas, la vida como la conocemos cesaría de existir.

¿Qué son los virus, los viroides y los priones?

Los virus carecen de membranas propias, de ribosomas sobre los cuales elaborar proteínas, de citoplasma y de fuente de energía. No se mueven ni crecen por sí solos y se reproducen únicamente en el interior de una célula huésped: la célula infectad por el virus u otro agente infeccioso. La simplicidad de los virus hace imposible considerarlos como células y, de hecho, parece situarlos fuera de la esfera de los seres vivos. Un virus consiste en una molécula de ADN o ARN, envuelta en una cubierta proteínica. Un virus consta de dos partes: una molécula de material hereditario y una capa de proteína que envuelve esa molécula. La capa de proteína puede estar rodeada de una envoltura formada a partir de la membrana plasmática de la célula huésped. La cubierta proteínica de los virus, esta especializada para permitir al virus penetrar en las células de un huésped específico. Una vez que el virus ha entrado en la célula huésped, el material genético viral toma el mando. La célula secuestrada es obligada a "leer" los genes virales y a utilizar las instrucciones ahí codificadas para producir los componentes de nuevos virus. Las piezas se ensamblan rápidamente, y un ejército de nuevos virus brota dispuesto a invadir y conquistar las células vecinas.

Las infecciones virales causan enfermedades difíciles de tratar. Cada tipo de virus se especializa en atacar a las células específicas del huésped. Hasta donde se sabe, ningún organismo es inmune a algunos virus, incluso las bacterias sucumben víctimas de los invasores virales; los virus que infectan bacterias se llaman bacteriófagos. Debido a que los virus son agentes infecciosos intracelulares que necesitan de la maquinaria celular de su huésped, las enfermedades que causan son de difícil tratamiento: los agentes antivirales pueden destruir las células huéspedes junto con los virus. Los antibióticos, que son tan eficaces contra muchas infecciones bacterianas, resultan inútiles contra los virus. No obstante la dificultad para atacar los virus que se "esconden" dentro de las células, se han perfeccionado varios fármacos antivirales, muchos de éstos destruyen o bloquean el funcionamiento de las enzimas que el virus en cuestión necesita para replicarse. Sin embargo las virtudes de los fármacos antivirales son limitadas, porque los virus prono adquieren resistencia a los fármacos, debido a las altas tazas de mutación en los virus. Los virus resistentes terminan por predominar y un fármaco antiviral que solía dar buenos resultados pierde su eficacia.

Los virus son parásitos compuestos de una capa de proteína que envuelve el material genético. No poseen células y son unicelulares e incapaces de moverse, crecer ni reproducirse fuera de una célula viva. Los virus invaden las células de un huésped específico y utilizan la energía, las enzimas y los ribosomas de la célula huésped para producir más partículas virales, que son liberadas cuando la célula se rompe. Muchos virus son patógenos para los seres humanos, entre ellos los causantes del resfriado y la gripe, el SIDA y ciertas formas de cáncer.

Algunos agentes infecciosos son aún más simples que los virus. En 1971, se descubrió que ciertas enfermedades de las plantas son causadas por partículas de tamaño diez veces menor que el de los virus normales de plantas. Estas partículas se llaman viroides, que son simples cadenas cortas de ARN que carecen incluso de cubierta proteínica. Al parecer los viroides penetran en el núcleo de la célula infectada, donde dirigen la síntesis de más viroides. Los viroides son cadenas cortadas de ARN que invaden el núcleo de una célula huésped y dirigen la síntesis de más viroides. Hasta la fecha, se sabe que los viroides originan sólo ciertas enfermedades en las plantas.

Los priones son aún más enigmáticos que los viroides. Los priones consisten en una única proteína que es producida por las células nerviosas normales. Algunas copias de esta molécula proteínica normal, por razones que aún se desconocen o no se comprenden bien, se pliegan de una forma errónea y de este modo se transforman en priones infecciosos.. un a vez que están presentes, al parecer los priones pueden inducir la transformación de otras copias normales de la molécula proteínica en priones. Con el tiempo, la concentración de priones en el tejido nervioso pueden llegar a ser lo suficientemente grande para provocar daño y degeneración celulares. Otra peculiaridad de las enfermedades priónicas es que pueden heredarse además de transmitirse por infección.

Los priones han sido relacionados con enfermedades del sistema nervioso, como el kuru, la enfermedad de Creutzfeld-Jakob y el scrapie. Los priones tienen la singular característica de carecer de material genético: se componen exclusivamente de proteína priónica mutante, que actúa como una enzima que cataliza la formación de más priones a partir de proteína priónica normal.

Nadie sabe con certeza cómo se originaron estas partículas infecciosas. El origen de los virus, viroides y priones es incierto. Algunos científicos piensan que la enorme variedad de mecanismos de autorreprodución que se da entre estas partículas refleja su condición de vestigios evolutivas de las etapas más antiguas de la historia de la vida, antes que la ruta principal de la evolución se decidiese por las moléculas de doble cadena de ADN que no nos son más familiares. Otra posibilidad es que los virus, viroides y priones sean descendientes degenerados de células parasitarias. Estos antiguos parásitos (organismos que viven sobre o dentro de organismos huésped y que al actuar así causan daño a éstos) pudieron haber alcanzado tal éxito en la explotación de sus huéspedes, que con el tiempo perdieron la capacidad de sintetizar todas las moléculas necesarias para sobrevivir y terminaron dependiendo de la maquinaria bioquímica del huésped. Cualquiera que haya sido el origen de estas partículas infecciosas, su éxito plantea un desafío permanente a los seres vivos.

Capítulo siguiente - Bacteria y Archea (1/2)

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:

Al presionar "Recibir" estás dándote de alta y aceptas las condiciones legales de mailxmail

Cursos similares a Microbios. Virus y otros microorganismos


  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. Virus informáticos
Lamentablemente, los virus son una realidad de todos los días. Si usted aún no fue... [21/02/06]
6.741  
2. Las razas de perros
Los perros son las mascotas preferidas por todas las familias ya que son lo más... [01/04/03]
55.839  
3. Cuidados básicos de los perros
Los perros son los animales de compañía que más necesitan ser cuidados y atendidos.... [29/04/03]
47.739  

¿Qué es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail


¿Recibir novedades de Animales? ¡No te costará nada!