12.183 cursos gratis
8.734.109 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

El método Silva de control mental

Vilma Spalla

Autor: Vilma Spalla
Curso:
8,83/10 (74 opiniones) |103598 alumnos|Fecha publicación: 01/09/2006

Capítulo 12:

 Un ejercicio íntimo para enamorados

En el discurso que pronunció ante el grupo de Control Mental, la señora Simonton habló de las incontables tensiones de la vida que, si no se enfrentan en la forma adecuada, pue­den conducir a una enfermedad.

-Es muy poco común que nuestros pacientes tengan un buen matrimonio -dijo-. Cuando existe un buen matrimo­nio en el caso de un paciente de cáncer, este es uno de los ins­trumentos más maravillosos con los que contamos para traba­jar, una de las razones más importantes para que ellos quieran seguir viviendo.

¿Qué es lo que constituye un buen matrimonio? No tengo todas las respuestas. Mi propio matrimonio con Paula es un matrimonio extraordinariamente bueno... ha sido pleno e in­teresante a lo largo de treinta y seis años, pero no comprendo a ciencia cierta la razón. Quizá el hecho de no comprenderlo, sea en parte la razón por la que es bueno. Digo esto con obje­to de que se entienda que no tengo experiencia directa en asuntos de matrimonios infelices, y en consecuencia no soy un experto que sepa cómo rescatar uno (o si se debe o no rescatarlo) cuan­do se encuentra en serias dificultades.

No obstante, sí conozco algunos medios para enriquecer y mejorar un matrimonio cuando tanto el esposo como la esposa desean que esto suceda.

Podría ser que usted esperara que yo hablara primero de sexo, ya que un gran número de personas tiene la creencia de que esto constituye la base de un buen matrimonio. Yo veo esto más bien como el resultado de un buen matrimonio y hablaré más tarde sobre ello.

Creo que el fundamento óptimo para un matrimonio es la intimidad: pero no una intimidad que invada lo estrictamente personal, sino la clase de intimidad que surge de una compren­sión y una aceptación profundas.

Estoy a punto de sugerir algo un tanto extraño, pero es preciso que primero proporcione algunos antecedentes. Hemos hablado acerca del ambiente de jubilosa armonía que se percibe hacia el final del curso de Control Mental. También ocurre otra cosa. Es más sutil pero se siente intensamente. Los alum­nos, que están a punto de graduarse, sienten que están en con­tacto íntimo, casi afectuoso, unos con otros. Llegaron como extraños cuyos senderos jamás se habrían cruzado en otras cir­cunstancias, y pronto se separarán para vivir sus destinos indi­viduales. Sin embargo, esta sensación de relación entre unos y otros volverá a despertar con facilidad en caso de que se vuel­van a encontrar.

Se ha difundido la creencia de que este es el resultado de haber atravesado juntos por una experiencia intensa, que sola­mente se produce una vez en la vida. Los soldados con frecuen­cia sienten lo mismo después de que han compartido intensas experiencias en la guerra. También lo sentiría cualquier grupo de extraños que se encontrara atrapado durante una tarde en un elevador.

Esta es tan solo una parte de la explicación, y ni siquiera es la parte más importante. Es la parte que con mayor frecuen­cia se aduce por ser la más obvia.

Pero también sucede otra cosa que trataré de explicar. Durante la meditación intensa y prolongada se establecen contac­tos; las mentes son sensiblemente receptivas y reciben el suave contacto de otras mentes por medios que en otras circunstancias solo se producen entre aquellos que han pasado juntos toda una vida. La mayor parte de las familiaridades fugaces son superficiales y falsas, y nos dejan una sensación un tanto desagradable. Su duración es muy breve. Esto no sucede con esta experiencia, pues tiene lugar a un nivel psíquico perdurable.

Como es una sensación sutil más que arrolladora, no se sorprenda si no escucha comentario acerca de ella entre los graduados de Control Mental que acaso haya conocido y si la mencionan, es probable que esa persona diga:

-¡Ah, sí! Todos la sentimos. ¡Fue algo maravilloso!

Esta es una especie de resultado incidental del entrenamien­to de Control Mental. El curso no está diseñado específica­mente para lograr esto.

No obstante (esta es la extraña sugerencia que mencioné), es posible usar aquello que ustedes dos, como marido y mujer, han aprendido ya acerca de Control Mental para dar origen, en forma deliberada, a una intimidad muy grata que, en otras circunstancias, solamente habrían podido alcanzar después de  muchos años de vivir juntos. El resultado será más intenso y más profundo que el que experimentan nuestros alumnos en las clases.

Esto es lo que tienen que hacer:

1. Elijan mentalmente un sitio en el que los dos se sientan lo más a gusto y relajados. Podría ser un lugar en el que pasa­ron juntos unas vacaciones, cualquier sitio que evoque recuer­dos especialmente agradables que ustedes compartan. Incluso puede ser un sitio en el que ninguno de ustedes haya estado jamás... lo pueden crear juntos. Sin embargo, no escojan un lugar en el que solamente haya estado uno de ustedes. Esto tergiversará la simetría de la experiencia y reducirá la sensación de compartimiento.

2 Siéntese en posición confortable, cerca, de frente uno al otro. Relájense y cierren sus ojos.

3. Uno de ustedes dirá al otro algo parecido a esto:

-Voy a contar lentamente del diez al uno, y con cada número sentirás que entras cada vez más profundamente en un agradable nivel meditativo. Diez ... nueve ... entra más pro­fundamente ... ocho ... siete ... seis ... más y más profundo ... cinco ... cuatro ... todavía más profundo ... tres... dos... uno. Ahora te encuentras relajado, a un nivel mental agrada­ble y profundo. Con tu ayuda, me uniré a ti allá.

 4 El otro dirá:

 Ahora yo voy a contar lentamente del diez al uno, y con cada número nos acercaremos más en un profundo nivel mental. Diez ... nueve ... siente que entras cada vez más profundo con­migo ... ocho ... siete ... seis... juntos, más y más profunda­mente ... cinco ... cuatro ... todavía más profundo y más cerca tres ... dos ... uno. Ahora ambos estamos relajados, en un agradable nivel mental. Vamos a profundizarlo juntos.

5. La primera persona dirá:

-Está bien, vamos a penetrar juntos muy profundamente. Vamos a percibir juntos nuestro lugar de relajación. Mientras más lo experimentemos, más profundizaremos. Observa el cielo...

6 "Sí... está claro, con unas cuantas nubes a la deriva".(Cada uno de ustedes describirá, lenta y espontáneamente, la  escena  que están  experimentando juntos:   la   temperatura, los colores, los sonidos, todos los detalles agradables).

7 Cuando los dos se encuentren a un nivel profundo (no hay prisa para llegar a esto) y estén experimentando a plenitud su lugar de relajamiento, uno de ustedes le dirá al otro:

-Lo que más anhelo en la vida es hacerte feliz a ti en pri­mer lugar, y solo después de esto, en segundo lugar quiero buscar mi felicidad.

8. El otro dirá:

 - Y lo que yo más anhelo es hacerte feliz, y solo después de lograr esto quiero alcanzar mi felicidad.

9. Dejen que transcurra un periodo (tan prolongado como lo deseen) de comunión silenciosa, y después despierten. Para al­gunos este periodo de comunión silenciosa puede experimen­tarse todavía más intensamente si se miran los dos a los ojos sin afocar la mirada. Es enteramente posible para el meditador experimentado permanecer a nivel Alfa o Theta con los ojos abiertos sin afocarlos. Pero si no se siente confortable con esto, no hay que forzarlo.

Esto constituye una experiencia mucho más potente de lo que usted podría imaginarse con solo leerlo en este libro. La primera vez que lo ponga en práctica se convencerá de ello y, con algunas variaciones que usted mismo puede crear, es posible que ello se convierta en una parte permanente de la vida que comparten juntos. -.

Unas cuantas palabras de advertencia: la belleza de esta experiencia se perderá por completo si no se le usa en la forma adecuada. Si una de las dos personas que participa en ella no comprende el propósito que tiene ni está completamente de acuerdo con dicho propósito, la sensación de comunión íntima que se obtiene de todo esto puede resultar algo menos que una experiencia agradable. La recomiendo exclusivamente para un hombre y una mujer que buscan un acoplamiento mutuo más profundo, pleno y perdurable.

Cada  uno de nosotros tiene una aura que algunas personas pueden percibir como un campo de energía vagamente visible que rodea al cuerpo. Podemos entrenarnos para percibir esta aura. De hecho, como otra secuela del entrenamiento de Con­trol Mental, muchos de nuestros graduados informan que ven su propia aura y la de otras personas. Cada una es tan personal como las huellas dactilares?

Cuando las personas se encuentran en contacto físico, sus campos de energía se traslapan. Su forma, su intensidad, su co­lor y sus vibraciones se modifican. Esto sucede en los teatros y autobuses apiñados, así como en las camas en las que hay dos personas. Mientras más frecuente es el contacto, más per­durable es la modificación en las auras.

En el caso de marido y mujer esta modificación es buena, en virtud de que sus auras se vuelven más complementarias. La separación física prolongada invertirá el proceso, cosa que, huelga decir, no es favorable para la compatibilidad del matri­monio. La proximidad física es esencial. Yo recomiendo las camas matrimoniales.

Ahora hablemos acerca del sexo: (el sexo no es una experien­cia. Es una gama completa de posibilidades. No estoy hablando de técnicas ni de posiciones; me refiero a experiencias: cali­dades de experiencias en distintas profundidades e intensidades. Existe una gama tan extensa de posibilidades como la que existe entre la diversión y la alegría perdurable.

Un número perdurable de parejas lee manuales sexuales con todo tipo de instrucciones y, con un cierto perfeccionamiento de la técnica, creen que están viviendo una buena vida con­yugal. El pensar detenidamente cada paso, mismo que lógica­mente conduce al siguiente paso, mantiene lo que podría ser una intensa experiencia, en el nivel superficial y consciente de Beta. Es más importante dejarse llevar durante la experiencia, con la mente relajada, en un nivel meditativo.

El convertirse en una persona psíquicamente sensible puede enriquecer y mejorar un matrimonio inmensamente. Incluso sin entrenamiento, los matrimonios prolongados y felices pue­den alcanzar como resultado una profunda comprensión psíquica entre los integrantes de la pareja ¿Por qué esperar?

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratará tus datos para realizar acciones promocionales (vía email y/o teléfono).
En la política de privacidad conocerás tu derechos y gestionarás la baja.

Cursos similares a El método Silva de control mental



  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. Ciencia del control mental
Ciencia del control mental , manejo de las emociones y la paparición de las ondas... [22/04/09]
5.259  
2. Poder mental
Controlar la mente es muy importante para mejorar la calidad de vida en muchos... [19/10/05]
45.761  
3. Gimnasia mental
La Gimnasia Mental, con sus diversas técnicas, nos permite ejercitar nuestra mente... [18/09/06]
12.780  

¿Qué es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail| Cambiar configuración de privacidad


¿Quieres recibir más cursos de Psicología? ¡Son gratis!