12.176 cursos gratis
8.740.593 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

María de Magdala. Historia

Autor: Agustín Fabra
Curso:
10/10 (11 opiniones) |1015 alumnos|Fecha publicación: 12/07/2010
Envía un mensaje al autor

Capítulo 12:

 María de Magdala. Apéndice (4/4)

PAPA GREGORIO MAGNO

Gregorio I el Magno fue el sexagésimo cuarto Papa de la Iglesia Católica. Es uno de los cuatro Padres de la Iglesia latina y Doctor de la Iglesia. Fue el primer monje en alcanzar la dignidad pontificia, y probablemente la figura definitoria de la posición medieval del papado como poder separado del Imperio romano.

Gregorio nació en Roma en el año 540, en el seno de una rica familia patricia romana, la gens Anicia, que hacía mucho se había convertido al cristianismo: su bisabuelo era el papa Félix III (†492), su abuelo el papa Félix IV (†530) y dos de sus tías paternas eran monjas. Gregorio estaba destinado a una carrera secular, y recibió una sólida formación intelectual.

Se dedicó a la política de joven, y en 573 alcanzó el puesto de prefecto de Roma (præfectus urbis), la dignidad civil más grande a la que podía aspirarse. Pero, inquieto sobre cómo compatibilizar las dificultades de la vida pública con su vocación religiosa, renunció pronto a este cargo y se hizo monje.

Gregorio es autor de una Regula pastoralis, manual de moral y de predicación destinado a los obispos. Recopiló y contribuyó a la evolución del canto gregoriano, llamado el Antifonario de los cantos gregorianos en su honor. En el año 600 d. C. ordenó que se recopilaran los escritos de los cánticos o himnos cristianos primitivos, conocidos también como Antífonas, Salmos o Himnos. Dichas liturgias de alabanza a Dios eran celebradas en las antiguas catacumbas de Roma ya en el año 52 d. C., iniciadas por Simón Pedro al margen del gobierno romano que, por supuesto, celebraba sólo fiestas paganas.

 

Gregorio falleció el 12 de marzo del año 604. Fue declarado Doctor de la Iglesia por Bonifacio VIII, el 20 de septiembre de 1295, aunque el título aparece hacia 800. Es uno de los cuatro Grandes Padres de la Iglesia occidental.

                                

RABUNNI

En la época de Jesús los judíos distinguían entre tres títulos honoríficos. En orden ascendente RAB, maestro; RABBI, mi maestro y RABBONI o RABUNNI, mi señor.

SAN AGUSTIN

Nació el 13 de noviembre de 354 en Tagaste, pequeña ciudad de Numidia, en el África romana, y pertenecía a la raza bereber. Su padre, llamado Patricio, no era religioso cuando nació su hijo. Su madre, Santa Mónica es puesta por la Iglesia como ejemplo de mujer cristiana, de piedad y bondad probadas, madre abnegada y preocupada siempre por el bienestar de su familia, aún bajo las circunstancias más adversas. Mónica le enseñó a su hijo los principios básicos de la religión cristiana y al ver como el joven Agustín se separaba del camino del cristianismo, se entregó a la oración constante en medio de un gran sufrimiento. Años más tarde Agustín se llamará a sí mismo el hijo de las lágrimas de su madre.

A los diecinueve años, la lectura del Hortensius de Cicerón despertó en la mente de Agustín el espíritu de especulación y así se dedica de lleno al estudio de la filosofía. Además, será en esta época cuando el joven Agustín conocerá a una mujer con la que mantendrá una relación estable de catorce años y con la cual tendrá un hijo: Adeodato.

En su búsqueda incansable de respuesta al problema de la verdad, Agustín pasa de una escuela filosófica a otra sin que encuentre en ninguna una verdadera respuesta a sus inquietudes. Finalmente abraza el maniqueísmo creyendo que en este sistema encontraría un modelo según el cual podría orientar su vida. Varios años siguió esta doctrina y solamente la abandonó después de hablar con el obispo Fausto. Ante tal decepción, se convenció de la imposibilidad de llegar a alcanzar la plena verdad, y por ello se hizo escéptico.

Cuenta la tradición que un día San Agustin paseaba por la orilla del mar, dándole vueltas en su cabeza a muchas de las doctrinas sobre la realidad de Dios; una de ellas la doctrina de la Trinidad. De repente, alza la vista y ve a un hermoso niño, que está jugando en la arena, a la orilla del mar. Le observa más de cerca y ve que el niño corre hacia el mar, llena el cubo de agua del mar, vuelve donde estaba antes y vacía el agua en un hoyo. Así el niño lo hace una y otra vez. Hasta que ya San Agustín, sumido en gran curiosidad se acerca al niño y le pregunta: Oye, niño, ¿qué haces? Y el niño le responde: Estoy sacando todo el agua del mar y la voy a poner en este hoyo. Y San Agustín dice: Pero, eso es imposible. Y el niño responde: Más imposible es tratar de hacer lo que tú estás haciendo: tratar de comprender en tu mente pequeña el misterio de Dios.

Sumido en una gran frustración personal, decide en 383 partir para Roma, la capital del Imperio. Su madre le acompaña en este viaje. En Roma enferma de gravedad y gracias a su amigo y protector Simaco, prefecto de Roma, fue nombrado magister rhetoricae (Maestro en retórica) en Mediolanum (actual Milán).

Fue en Milán donde se produjo la última etapa antes de su conversión: empezó a asistir como catecúmeno a las celebraciones litúrgicas del obispo Ambrosio, quedando admirado de sus predicaciones y su corazón. Entonces decidió romper definitivamente con el maniqueísmo. Esta noticia llenó de gozo a su madre, que se encargó de buscarle un matrimonio acorde con su estado social y dirigirle hacia el bautismo. Se despidió de su compañera sentimental con gran dolor y en vez de optar por casarse con la mujer que Mónica le había buscado, decidió vivir en ascesis, o sea, bajo reglas y prácticas encaminadas a la liberación del espíritu y el logro de la virtud.

Estando en el jardín con su amigo Alipio, reflexionando sobre el ejemplo de Antonio, oyó la voz de un niño de una casa vecina que decía: toma y lee, y entendiéndolo como una invitación divina, tomó la Biblia, la abrió por las cartas de Pablo y leyó el pasaje Romanos 13:13-14, donde dice: Como en pleno día, procedamos con decoro. Nada de comilonas y borracheras; nada de lujurias y desenfrenos; nada de rivalidades y envidias. Revestíos más bien del Señor Jesucristo y no os preocupéis de la carne para satisfacer sus concupiscencias.Al llegar al final de esta frase se desvanecieron todas las sombras de duda.

En 386 se consagra al estudio formal y metódico de las ideas del cristianismo. Renuncia a su cátedra y se retira con su madre y unos compañeros a Casiciaco, cerca de Milán, para dedicarse por completo al estudio y a la meditación. El 23 de abril de 387, a los treinta y tres años de edad, es bautizado en Milán por el santo obispo Ambrosio. Ya bautizado, regresa a África, pero antes de embarcarse su madre Mónica muere en Ostia, el puerto cercano a Roma.

Entonces San Agustín comienza la búsqueda de la verdad de una manera casi desesperada. Poco a poco va descubriendo que la razón y la fe no se oponen, sino que su relación es de colaboración. Según él la fe y la razón son dos campos que necesitan ser equilibrados y complementados. San Agustin decía: Intellige ut credas, o sea, comprende para creer, pues es imposible creer sin razón. San Agustin quiere comprender el contenido de la fe, demostrar la credibilidad de la fe y profundizar en sus enseñanzas.

San Agustin falleció en Hippo Regius, 28 de agosto de 430. Junto con Jerónimo de Estridon, Gregorio Magno y Ambrosio de Milán, es uno de los cuatro más importantes Padres de la Iglesia.

 

SAN HIPOLITO

Hipólito de Romafue un escritor de la iglesia cristiana primitiva. Al parecer fue elegido como el primer antipapa en 217, pero murió reconciliado con la Iglesia el 236 como un mártir, por lo que ahora es honrado como  santo.

El misterio que envuelve a la persona y los escritos de Hipólito, uno de los más prolíficos escritores eclesiásticos de los primeros siglos, fue desvelado un poco por primera vez a mediados del siglo XIX por el descubrimiento de su Philosophumena.

Presbítero de la Iglesia de Roma en la época del Obispo Ceferino, Hipólito se distinguió por su cultura y elocuencia. Hipólito nació en el 170 en Roma y murió martirizado en Cerdeña en el año 236.

Su festividad se celebra en la Iglesia católica el 13 de agosto, mientras que la Iglesia Ortodoxa la celebra el 30 de enero de cada año.

SANTA TERESA DE AVILA

Teresa de Cepeda y Ahumada, más conocida por el nombre de Santa Teresa de Jesús o simplemente Santa Teresa de Ávila, nació en Ávila el 28 de marzo de 1515 y falleció en Alba de Tormes el 4 de octubre de 1582. Fue una religiosa, doctora de la Iglesia Católica, mística y escritora española Fundó la orden de las Carmelitas Descalzas, rama de la Orden de Nuestra Señora del Monte Carmelo (o carmelitas).

Santa Teresa se llamaba Teresa Sánchez de Cepeda Dávila y Ahumada, aunque generalmente usó el nombre de Teresa de Ahumada hasta que comenzó la reforma, cambiando entonces su nombre por Teresa de Jesús.

Según una tradición, su hermano Pedro Alonso Sánchez de Cepeda y Ahumada en 1562 llegó a lo que hoy día es Nicaragua, al puerto de El Realejo y de allí a El Viejo (actual departamento de Chinandega) con la imagen de la Virgen María en su advocación de la Inmaculada Concepción, para luego viajar al Perú. Los nativos se opusieron a que se llevara la imagen y ésta permanece hasta hoy en la Basílica Menor de El Viejo

En todas las páginas (del libro de su vida) se ven las huellas de una pasión viva, de una franqueza conmovedora, y de un iluminismo consagrado por la fe de fieles. Todas sus revelaciones atestiguan que creía firmemente en una unión espiritual entre ella y Jesucristo; veía a Dios, la Virgen, los santos y los ángeles en todo su esplendor, y de lo alto recibía inspiraciones que aprovechaba para la disciplina de su vida interior. En su juventud las aspiraciones que tuvo fueron raras y parecen confusas; sólo en plena edad madura se hicieron más distintas, más numerosas y también más extraordinarias.

Hasta exhalar el último suspiro Teresa gozó la dicha de conversar con las personas divinas, que la consolaban o revelaban ciertos secretos del cielo; la de ser transportada al infierno o al purgatorio, y aun la de presentir lo venidero.

En 1970 se convirtió, junto con Santa Catalina de Siena, en la primera mujer elevada por la Iglesia Católica a la condición de Doctora de la Iglesia, bajo el pontificado de Pablo VI. La Iglesia Católica celebra su fiesta el 15 de octubre.

SANTA TERESA DEL NIÑO JESUS

Nació en Alençon, Francia, el 2 de enero de 1873, la última de nueve hermanos. Sobrevivieron cinco. Una hermana fue Visitandina. Teresa y las otras tres fueron carmelitas en el convento de Lisieux. Sus padres, Luis y Celia, que desearon ser religiosos, no pudieron conseguirlo por enfermedad, pero transmitieron a sus hijas la vocación.

Iba a cumplir 14 años cuando la noche de Navidad le sucedió lo que ella llama la noche de mi conversión. Emplearía todo su empeño en entrar en el Carmelo, donde ya estaban sus hermanas mayores, a los 15 años de edad.

Fue una lucha titánica. No le permitían entrar tan joven. En una peregrinación a Roma se atrevió a pedirle a León XIII que le concediera esta gracia. El Papa le dio esperanzas. Entró a los 15 años y 3 meses de edad.

Teresa cargó valerosamente con la cruz: la enfermedad de su padre, incomprensiones en el convento, suavizadas luego con la entrada de su hermana Celia, dudas de fe, aridez espiritual, el terrible frío invernal de Normandía... Uno de los momentos cumbres de su vida es cuando descubre con gozo su enfermedad mortal. En aquel momento dijo: El Esposo divino vendrá pronto a buscarme, pero no le temo, al contrario..

La vida de Teresa fue una existencia teológica.  Sus últimas palabras fueron: Dios mío, os amo. Murió el 30 de septiembre de 1897 a los 24 años y 9 meses. Fue canonizada por Pío XI en el Año Santo de 1925.

 

SANTO TOMAS

No ha podido fijarse con exactitud la fecha de nacimiento de Tomás de Aquino, sin embargo es probable que su nacimiento sucediera en 1224 ó 1225. Igual problema presenta el lugar donde vio la luz, ya que distintos lugares se arrogan dicho privilegio. Sin embargo el lugar más aceptado es Roccasecca, un castillo situado en la cumbre de una montaña, cerca de Aquino, Italia. Su familia pertenecía a la nobleza napolitana.

Hijo del Conde Landolfo de Aquino, estudió en la Abadía de Montecasino y después en la Universidad de Nápoles. En el año 1244 tomó el hábito de la Orden de Predicadores y conoció a Alberto Magno, con quien estudiaría en Colonia. Se ha dicho que muy pocos filósofos o teólogos han logrado escribir esa cantidad de trabajos, de tan alta calidad, en el plazo que lo hizo Aquino; un poco menos de tres décadas.

Posteriormente se doctoró, y en 1252 ejerció como maestro de Teología en la Universidad de París y en otras ciudades europeas como Orvieto, Roma, Viterbo, Bolonia y Nápoles. Murió el 7 de marzo de 1274, en la Abadía de Fossanuova, cuando iba camino al segundo concilio de Lyon. Posteriormente, el 28 de enero de 1369, los restos mortales del gran filósofo y teólogo fueron trasladados a Tolosa de Languedoc, motivo por el cual la Iglesia católica celebra su memoria en esta fecha.

Después de su muerte, algunas tesis de Tomás de Aquino fueron condenadas por el obispo de París, Étienne Tempier, quien en 1277 lanzó una gran condena de 219 tesis. A pesar de esto Tomás de Aquino fue canonizado el 18 de enero de 1323. Las condenas de 1277 le fueron levantadas el 14 de febrero de 1325.

SUMA TEOLOGICA

La Suma Teológica, o Summa Theologiae, es un tratado de teología del siglo XIII, escrito en latín por Santo Tomás de Aquino durante los últimos años de su vida. La tercera parte quedó inconclusa, y fue completada por sus discípulos póstumamente, entre ellos por su secretario, fiel amigo y confesor, fray Reginaldo de Piperno.

Es la obra más famosa de la teología medieval, y su influencia sobre la filosofía posterior, sobre todo en el catolicismo, es inestimable. Concebida como un manual para la educación teológica, más que como obra apologética destinada a polemizar contra los no católicos, ejemplifica de manera acabada el estilo intelectual de la escolástica en la estructura de sus artículos. Deriva de una obra anterior, la Summa Contra Gentiles,  que había sido estructurado para refutar una a una las herejías conocidas o las otras religiones.

VEZELAY

Vézelay es una ciudad francesa situada en el departamento de Yonne en la región de Borgoña en Francia. Vézelay debe su origen a una abadía benedictina en la que supuestamente se conservaban las reliquias de Santa María Magdalena.

La colina y la Abadía de Vézelay están clasificadas por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad desde 1979. Comprendida en el camino de Santiago de Compostela, los peregrinos, de marzo a octubre, todavía pasan por ella.

La basílica de Santa María Magdalena de Vézelay, obra maestra de la arquitectura románica del siglo XII, reconstruida por Eugène Viollet-le-Duc en 1840; la basílica posee una nave románica acabada en 1140 bajo las órdenes del abad Ponce de Montboissier. Un crucero y un coro góticos se construyeron por orden del abad Girard d’Arcy tras el derrumbamiento del coro original. La iglesia figura en la primera lista de los monumentos históricos de 1840.

El 9 de septiembre de 1279 otras supuestas reliquias de María Magdalena son descubiertas, en Saint Maximim, Francia. Con ello empezó el declive de Vézelay.

Capítulo anterior - María de Magdala. Apéndice (3/4)

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratará tus datos para realizar acciones promocionales (vía email y/o teléfono).
En la política de privacidad conocerás tu derechos y gestionarás la baja.

Cursos similares a María de Magdala. Historia



  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. Numerología de Eva María Duarte
Numerología de María Eva Duarte de Perón ( Evita Perón ) es un curso para... [02/08/10]
408  
2. Reflexión cristiana. La virgen María
Este curso de reflexión cristiana tiene el objetivo de llegar a los corazones de... [08/12/10]
532  
3. María García Esperón. Aproximación a su obra
Conoce la biografía y la obra literaria de María García Esperón , una escritora... [12/07/10]
254  

¿Qué es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail