12.170 cursos gratis
8.784.405 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Machismo. Agresividad en el hombre

Autor: Jorge Díaz Echandía
Curso:
9,50/10 (2 opiniones) |3137 alumnos|Fecha publicación: 03/09/2009
Envía un mensaje al autor

Capítulo 2:

 Actitud agresiva

Actitud agresiva -, incluso se da  al restarle importancia a la mujer como ser humano.  Corrobora lo anterior el trato que algunos hombres proporcionan a sus mujeres - no siempre en las clases menos cultas - y la manera como estas actitudes les producen sentimientos de frustración, alienación e indignación, al no ser respetadas o valoradas como personas.

Tradicionalmente se ha convivido con la figura del machista, se ha escrito mucho sobre el tema y se han realizado estudios basados en la sicología del sexo masculino, principalmente del hombre hispano parlante quien encarna de forma tácita tales características; no obstante,  muchos aun las defienden.   Otros que se las dan de mas modernos, se muestran en desacuerdo en frente de las mujeres para no ser tildados de trogloditas, pero en algunas situaciones en que deben actuar, de manera inconsciente, asumen el rol machista  unos con mayor ímpetu que otros. Aun en otras culturas milenarias.

Aun sosteniendo que el machismo ha sido un error cultural heredado, su arraigo no podemos atribuírselo sólo a los hombres, si bien es cierto, desde el hogar la madre ha tenido mucha influencia en la transmisión de la información y el refuerzo de tales inclinaciones en  sus hijos varones; de paso también se les ha expresado permisivamente a sus  hijas mujeres, dándoles a entender que esta práctica es aceptable.  Así presentada la situación es comprensible la permanencia de este hábito machista, contradictoriamente afectando a la mujer, en menoscabo propio.

Es inexplicable como las mujeres han permitido este sometimiento por tanto tiempo, por qué razón han dejado humillarse y ultrajarse de hombres sicológicamente afectados por la desconfianza, el egoísmo, la brutalidad - entiéndase violencia - los bajos instintos, la pereza, el despotismo, la codicia y muchos otros aspectos negativos que esgrimen para vilipendiar a la mujer.

Hace falta que la colectividad femenina entienda que no puede ni debe continuar colaborando en reforzar el machismo, que todo cuanto haga en tal sentido, se le devolverá - el efecto bumerán - y jamás  podrá llegar a la convivencia en igualdad de derechos con el hombre, principalmente, sintiéndose valorada y respetada como la persona que es.

Como pretender terminar la discriminación machista de la mujer... si cuenta con el inconsciente apoyo femenino, que por tradición ha heredado, - arraigado de crianza -  pero que reconoce lesivo, no obstante, continúa fortalecido por falta de acción femenina, por supuesto,  está bien claro que muchos hombres se sienten estupendo conviviendo bajo los patrones y costumbres del enraizado y poco notable  estilo machista.

Para el bien de las buenas relaciones de pareja, es imprescindible que el hombre cambie sus costumbres machistas de imposición para hacer la convivencia con armonía, ahora se viene dando con mayor frecuencia un cambio en algunos hombres que han entendido que la mujer no es una esclava o  miembro de una clase inferior del universo,  Por tanto la ven con altura, la aceptan como persona en igualdad de derechos y condiciones. Como mujer la ven competente y capaz de realizarse en cualquier plano  junto a él. Que honestamente están en condiciones síquicas y naturales de colaborar a su lado. Que como pareja están llamados a crecer, ayudarse para luchar por planes y metas  conjuntas en equipo. Estos hombres han venido  cediendo con respecto al mal entendido papel masculino, de los que engendran el machismo como posición y no están dispuestos a compartir sus derechos con la mujer, aunque conformen el grupo de los mal vistos y criticados detractores del género femenino,.

Actualmente se está tomando mayor conciencia por parte del hombre de modificar su conducta, aceptando que la mujer ni es inferior ni superior, sino que, es otra persona con una naturaleza similar, pero cuyas características sexuales femeninas establecen la diferencia con el hombre; mas no la desigualdad o inferioridad, como equivocadamente se ha entendido por parte de los varones.

Luego de este preámbulo, vamos a pasar revista a los diferentes métodos de agresión machista, encarnadas en sus distintas imágenes por el sexo masculino, que si bien es cierto, no siempre son asumidas conscientemente, consiguen resultados avasalladores para la mujer.  Pero cuando se asumen conscientemente, es decir, con el propósito de someter a obediencia, llegan al extremo del maltrato físico, psicológico con ultrajes, infundiendo temor y malas palabras.

Nos referiremos básicamente a las conductas expresadas dentro de la convivencia o relación de pareja, quizá porque tienen la mayor afectación respecto del manejo de las relaciones interpersonales entre ambos sexos, connotaciones similares en las relaciones hombre-mujer; se presentan en actividades laborales, estudiantiles, sociales, -guardadas las proporciones -.

Siempre serán actitudes del género masculino, pero calificadas como conductas machistas  desde el punto de vista de las mujeres.  Sin embargo. Todas estas expresiones que las mujeres usan para calificar tales conductas, la mayoría de los varones suelen pasarlas por alto, menospreciarlas  y rechazarlas de plano por considerar sin valor la opinión femenina y además porque creen que las mujeres no tienen ningún derecho igual al  del hombre en el medio en que comparten su vida.

Iniciaremos quizá con el más aborrecido, criticado y torpedeado de todos los roles asumidos por el machista declarado, el cual no es propio sólo de hombres con escasa preparación cultural, este prototipo es propio en todas las clases sociales, se posesiona de  ricos y pobres, incultos o profesionales, basta sólo que el rol esté asumido por un hombre - "machista" -, frente a una mujer, para producir reacciones insospechadas.

Capítulo siguiente - El hombre 'supermacho'
Capítulo anterior - El agresivo machista

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratará tus datos para realizar acciones promocionales (vía email y/o teléfono).
En la política de privacidad conocerás tu derechos y gestionarás la baja.

Cursos similares a Machismo. Agresividad en el hombre



  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. La mujer y el hombre en el ámbito familiar
La familia es una  protección en nuestro desarrollo integral como personas humanas.... [20/01/12]
18  
2. Agresividad en instituciones psiquiátricas
Agresividad en instituciones psiquiátricas , este curso describe el uso de las... [27/05/10]
155  
3. Éxito real de un hombre real
¿Eres de aquellos qué ha sufrido desprecios, engaños, amenazas y traiciones? Aquí... [14/11/07]
1.261  

¿Qué es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail