12.170 cursos gratis
8.755.068 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Logopedia

Autor: Patricia Castanon
Curso:
9,67/10 (6 opiniones) |9938 alumnos|Fecha publicación: 26/02/2009
Envía un mensaje al autor

Capítulo 7:

 Lenguaje oral: retraso simple

La existencia de problemas o alteraciones del lenguaje engloba a un grupo muy amplio de patologías con características y etiologías muy diferentes. De forma general podemos definir los trastornos del lenguaje como aquellos que producen una ausencia del lenguaje, alteración o disfunción en su desarrollo estructural.

A nivel oral podemos encontrar básicamente cuatro tipos de alteraciones: retraso simple del lenguaje, disfasia, afasia y mutismo.

Con retraso simple del lenguaje englobamos a aquellos niños y niñas (en adelante usaremos el género masculino para referirnos a ambos sexos) que manifiestan, tanto en su expresión como en su comprensión, un cierto desfase cronológico en el desarrollo del lenguaje, sin que se adviertan alteraciones mentales, sensoriales, motrices y relacionales.

Respecto a los diferentes parámetros del lenguaje podemos indicar que:

A nivel fonológico: existe una tendencia a simplificar la articulación de los grupos consonánticos (CCV) y de los diptongos vocálicos., A nivel morfosintáctico: hay cierta normalidad en las emisiones, pues las formas verbales, la concordancia, las preposiciones, conjunciones, adverbios y el tipo de estructuración de la frase no presentan excesivas alteraciones. Existen dificultades como: aparición tardía de las primeras palabras (alrededor de los dos años), las uniones de dos palabras no se producen hasta los tres años y hay una abundante presencia de emisiones telegráficas. Dificultades en comprensión y expresión aunque la comprensión en un principio puede aparecer como normal. A nivel semántico: su comprensión semántica parece normal. Vocabulario escaso. A nivel pragmático: se puede admitir la presencia de un lenguaje útil y funcional, sin distorsión ni dificultades especiales. Escasa función lúdica del lenguaje, prioridad de la función instrumental.

Como características generales de este trastorno podemos señalar:

Afectación generalmente poco duradera, transitoria. Responde eficazmente a la intervención. Centrado especialmente en el aspecto expresivo del lenguaje, mantenimiento de la comprensión o leve afectación. No necesariamente la percepción, la memoria y la atención están afectados. De pronóstico favorable y evolución positiva. Disfunciones centrales, fundamentalmente en el componente fonético-fonológico.

Rondal (1984) considera que los signos de alerta son básicos, a la hora de detectar los retrasos de lenguaje, la aparición tardía o inferior para la edad del niño de los siguientes aspectos:

Adquisición de las primeras palabras. Primeras combinaciones de palabras. Longitud de los enunciados. Aparición de las primeras palabras función.

Siguiendo estas recomendaciones, se considerarían signos de alerta las siguientes señales que pueden afectar al lenguaje o a otros aspectos relacionados con él:

La manifestación de las primeras palabras más tarde de lo habitual (alrededor de los 2 años, ya que normalmente esto ocurre entre los 12 y 18 meses). Uso habitual del gesto indicativo en sustitución de la palabra (a partir de los 2 años, ya que esto es propio de los 18 meses). Léxico inferior a la edad evolutiva correspondiente al niño. Repetición escasa o nula. Las primeras combinaciones de palabra aparecen a los 3 años (lo que es habitual a los 2 años). No obedecer a órdenes sencillas a partir de los 3 años. Escasa o nula utilización de palabras función más allá de los 3 años. Comprensión superior a expresión, aunque aquella es inferior a la media estándar correspondiente a su edad. Gran número de simplificaciones fonológicas impropias para su edad evolutiva. Patrones de juego estáticos y ritualizados impropios de su edad. Juego propio de un niño menor de edad; el juego simbólico aparece de forma tardía. El lenguaje no acompaña a la acción o al juego (contrariamente de lo esperado a su edad). No le gustan los cambios, ni situaciones nuevas o desconocidas. Dificultades en el desarrollo de habilidades sociales o proceso de socialización.

Dependiendo de la edad, estos signos de alerta pueden llegar a convertirse en auténticas manifestaciones de un déficit, es decir, la variable edad evolutiva y cronológica estará directamente relacionada con las señales de alarma.

Como se puede apreciar, la mayoría de los rasgos expuestos suelen aparecer con anterioridad a la enseñanza obligatoria, por esto pensamos que es muy importante en la detección precoz, la información y formación que puedan tener la familia y los profesionales del ámbito educativo en relación con la adquisición, el desarrollo y la evolución del lenguaje.

Por un lado están aquellos alumnos que presentan retraso, en mayor o menor grado, en la adquisición del lenguaje, pero que tienen su origen a nivel neurológico. Y por otro los trastornos del lenguaje que se producen por un ritmo y velocidad de adquisición alterado.

Retraso del lenguaje Trastornos específicos del lenguaje
El núcleo del problema se centra, fundamentalmente en el aspecto expresivo. El retraso en el desarrollo lingüístico es homogéneo en todos los componentes. La comparación entre diferentes niños con el mismo trastorno ofrece poca variabilidad. El acceso al lenguaje oral como forma de comunicación se produce un año o un año y medio más tarde de lo que es habitual. A pesar del retraso temporal se observa una evolución paralela a la normalizada. Muchos alumnos pueden compensar por sí solos este desajuste temporal si cuentan con un entorno estimulador y buenas capacidades intelectuales. Suelen responder muy bien a la intervención, mejorando en poco tiempo su competencia lingüística. Los problemas se extienden tanto al plano expresivo como al comprensivo. Se observan diferentes ritmos de desarrollo en los componentes del lenguaje, coexistiendo habilidades propias de su edad con la ausencia o formulación errónea de otras más simples y primitivas. La comparación entre diferentes niños que presentan las mismas alteraciones ofrece perfiles diferentes y lingüísticamente poco uniformes. Presentan alteraciones poco usuales en los procesos de adquisición del lenguaje y desarrollo de la comunicación.

Los elementos más utilizados para la evaluación del lenguaje en la evaluación inicial son:

Registros y análisis conversacionales y descriptivos. Pruebas estandarizadas y no estandarizadas. Escalas de desarrollo o evolutivas. Observación sistematizada, semi-estructurada o no sistematizada.

Todos estos instrumentos y procedimientos de evaluación no son excluyentes entre sí, sino complementarios, ya que unos u otros nos ofrecen aspectos diferentes del lenguaje de tal manera que obtendremos datos cuantitativos (con las pruebas estandarizadas e inducidas) y cualitativos necesarios para nuestra intervención.

De una manera más detallada podemos hablar de diferentes pruebas o instrumentos que se utilizan en la valoración del lenguaje oral (con baremación española):

FONETICA Y FONOLOGIA

Valoración de la percepción auditiva. Gotzen y Marro. De 3 años y 6 meses a 7 años. PAF Prueba de Articulación de Fonemas. Vallés Arándiga. De 5 a 8 años. Registro Fonológico Inducido. Marc Monfort y Adoración Juárez. De 3 años a 6 años y 6 meses. Prueba de evaluación del desarrollo infantil. Laura Bosch. De 3 años a 7 años y 3 meses. Evaluación de Discriminación Auditiva y Fonológica. Brancal y Cols. De 2 a 8 años.

MORFOLOGIA Y SINTAXIS TSA Desarrollo de la Morfosintáxis en el niño. Gerardo Aguado. De 3 a 7 años. VOCABULARIO Peabody. Test de vocabulario en imágenes. Dunn. De 2 años y 6 meses a 18 años. CONCEPTOS Test de conceptos básicos de Boehm. De 4 a 7 años. ESCALAS DE DESARROLLO LINGUISTICO Reynell. Escala de desarrollo linguístico. De 1 año y 6 meses a 7 años. LENGUAJE EN GENERAL

BLOC. Batería del Lenguaje Objetival y Criterial. Puyuelo y Cols. De 5 a 14 años. Muy recomendable. PLON. Prueba del Lenguaje Oral de Navarra. Aguinaga y Cols. De 4 a 6 años. ELCE. Exploración del Lenguaje Comprensivo y Expresivo. López y Cols. De 4 a 7 años. ITPA. Test de Habilidades Psicolinguísticas de Illinois. Kira y Cols. De 2 años y 5 meses a 10 años y 5 meses.

PRUEBAS DE DESARROLLO Batelle. De 0 a 8 años. TEST DE INTELIGENCIA CON FACTOR VERBAL

WIPPSI. Escala de inteligencia para preescolar. Wechsler. De 4 años a 6 años y 6 meses. WISC. Escala de inteligencia para niños. Wechsler. De 6 a 15 años. Escalas de Mc Carthy de aptitudes y psicomotricidad para niños. Mc Carthy. De 2 años y 6 meses a 8 años y 6 meses.

Seguidamente pasamos a ver la identificación de las NEE en los distintos casos.

Aunque cada autor sigue unos métodos para evaluar el lenguaje, vamos a seguir a Aguado (1988) que establece los siguientes aspectos de evaluación en el caso de alumnos/as con retraso del lenguaje:

Aparato fonador externo. Se observa la presencia o ausencia de alteración orgánica periférica de labios, lengua, paladar, mandíbula, dientes y fosa nasal. Se realiza una descripción de las características: tono, oclusión, mordida, simetría,... Respiración. Se observa la capacidad y la coordinación respiratoria funcional y el control de soplo así como las diferentes formas en que el aire inspirado se concentra en la cavidad torácica y/o abdominal, también se detalla si existe o no ascenso forzado de los hombros y las clavículas y si existe o no contracción muscular del cuello. Práxias orolinguofaciales. Se observa la habilidad para ejecutar y articular movimientos aprendidos con los labios, lengua y gestos faciales, necesarios para la articulación de los fonemas y para la producción de la palabra hablada. Se pide al niño que ejecute, por imitación y ante un espejo, todo tipo de movimientos de esta zona presentes en el habla. Fonética. Se explora con diferentes pruebas la fonética productiva, reproductiva y la habilidad rítmica. Observando el habla espontánea del niño para valorar su habilidad articulatoria, teniendo en cuenta a su vez el habla imitativa del niño para valorar la capacidad discriminativa en la distinción de los diferentes sonidos que percibe y su habilidad articulatoria. Mediante la prueba de tipo de fluidez del habla, se observará la entonación y la melodía de las producciones verbales en función de la intención del mensaje. Fonología. Evaluar la presencia, omisión, sustitución, asimilación o disimilación de los fonemas en palabras cortas y en conversación espontánea. Semántica. Mediante pruebas de denominación en diversas áreas de la realidad (propio cuerpo, familia cuentos, colegio, calle,...) Morfosintáxis. Mediante formulación de diferentes preguntas se analizará la coherencia y estructura de las frases así como también se puede calcular la longitud media del enunciado. Pragmática. Se intentará detectar la utilización del lenguaje en las distintas situaciones sociales, demandando, pidiendo o expresando sentimientos. Aptitudes intelectuales y psicolinguísticas. Debe obtenerse información de la relación o influencia que tengan en cada caso el retraso del lenguaje en el desarrollo intelectual y psicolinguístico del alumno.

Las NEE que presentan los alumnos con retraso del lenguaje las podemos establecer, con carácter general, en:

Incrementar sus contenidos cognitivos o bagaje linguístico. Aumentar su vocabulario expresivo. Desarrollar su nivel morfosintáctico. Aumentar sus habilidades conversacionales de seguimiento/escucha, participación, inicio y mantenimiento de conversaciones. Entrenamiento específico de la memoria y la atención. Colaboración con la familia.

La intervención en el retraso del lenguaje, que presenta un triple aspecto educativo que abarca tres ámbitos: la intervención familiar, la escolar y la específica con el alumno.

Respecto a la familia, nuestro objetivo será modificar las conductas verbales y no verbales que interfieren en el desarrollo normal del lenguaje del niño.

Fundamentalmente nuestra función será de informar y formar a los padres, dándoles una información adecuada de la situación en la que se encuentra su hijo respecto al desarrollo del lenguaje, y analizando las conductas no deseadas y que conviene modificar, tanto en los padres como en los niños, enseñando las técnicas correspondientes.

Modificaremos conductas no linguísticas como la de sobreprotección, rechazo, miedo, estrés, ansiedad. Y conductas linguísticas como:

No reforzar el lenguaje infantilizado. Dar patrones linguísticos correctos. No corregir excesivamente. Evitar hacer repetir al niño. Dialogar más con el niño. Daremos pautas para juegos con libros sin palabras, juegos verbales, canciones, retahílas, trabalenguas,...

En la intervención escolar, aparte de la trabajada por el MAL, se darán pautas al tutor con el objetivo de favorecer la integración del niño en el aula. El tutor deberá trabajar el autoconcepto, la autoestima y contribuir a estimular el lenguaje.

Por último en la intervención específica con el niño nuestro objetivo será organizar el lenguaje del niño, siempre de forma lúdica. Los criterios en los que nos basaremos serán: la flexibilidad, el juego, la espontaneidad y la motivación.

Los ámbitos de trabajo son:

Atención, a través de: Establecimiento de un buen entendimiento con el niño. Actividades de asociación. Por ejemplo con asociaciones sonido acción con juegos musicales asociados a movimiento. Discriminación auditiva: con juegos de sonidos diversos, y discriminación de fonemas y sílabas. Organización fonológica, a través de actividades como: Todo tipo de práxias orolinguofaciales: con movimientos de lengua, mandíbula, paladar, etc. Actividades articulatorias: insertando el fonema corregido en diversas sílabas y palabras. Denominación: diciendo el nombre de objetos a partir de imágenes o juegos. Organización semántica, partiendo de las vivencias del niño en trabajos de: Denominación. Juegos de diferencias y semejanzas. Campos semánticos, a través de familias de palabras, sinónimos y antónimos,... Organización morfosintáctica, mediante técnicas de: Concordancia género-número. Instrucción de frases. Imitación de frases a partir de material gráfico. Desarrollo pragmático, mediante dramatizaciones de cuentos o situaciones de la vida real.

Algunos métodos concretos para trabajar con estos niños pueden ser: El de Bereiler y Engelman: basados en un modelo cognitivista que dice que según la calidad del pensamiento así será el lenguaje.

Estos autores se basan en la estimulación del pensamiento en un entorno lúdico con canciones y cuentos, graduando la intensidad de forma progresiva con refuerzo positivo e incluyendo el ritmo.

Sus objetivos van en dos direcciones: la estimulación del lenguaje y la del pensamiento.

Estimulación del lenguaje: Conocer y usar palabras sobre los útiles que emplean. Interpretar frases sencillas. Ampliar el vocabulario y la estructura de la frase.

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratará tus datos para realizar acciones promocionales (vía email y/o teléfono).
En la política de privacidad conocerás tu derechos y gestionarás la baja.

Cursos similares a Logopedia



  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. Cómo tratar a personas difíciles
Todo el mundo ha tenido que tratar en alguna ocasión con ellos: entorpecen el... [13/11/01]
264.474  
2. Cómo superar el miedo a volar
¿Le dan pánico los aviones? ¿Siente un sudor frío cada vez que pisa un aeropuerto?... [04/03/02]
13.248  
3. El arte de dirigir tu propia vida
El "liderazgo personal" es el rol que adoptamos todos para dirigir nuestra vida y... [14/01/03]
46.387  

¿Qué es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail