12.170 cursos gratis
8.760.514 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Literatura española del siglo XVIII

Autor: Esteban Conde Choya
Curso:
10/10 (2 opiniones) |914 alumnos|Fecha publicaciýn: 02/10/2009
Envýa un mensaje al autor

Capýtulo 6:

 Teatro del siglo XVIII

García de la Huerta, Ramón de la Cruz y Leandro F. de Moratín

A medida que avanza el siglo XVIII, el teatro seguidor de Calderón (caso de Antonio de Zamora) es sustituido por el llamado neoclásico, sujeto a las llamadas reglas de las tres unidades (acción, tiempo y lugar). Los subgéneros más cultivados son: la tragedia, cuyo máximo representante es García de la Huerta; el sainete, de Ramón de la Cruz, y, el más importante de todos, la comedia, que alcanza altura notable con Leandro Fernández de Moratín.

Vicente García de la Huerta (1734-1787), de familia acomodada, nació en Zafra (Badajoz). A los catorce años se trasladó a Salamanca, donde formó parte de su escuela poética. Más tarde se estableció en la Corte donde fue nombrado Oficial Primero de la Biblioteca Nacional. Por escribir unas coplas satirizando al Conde de Aranda sufrió cárcel durante diez años en el Peñón y más tarde en Orán Perteneció a la Academias Española, de la Historia y de Bellas Artes.

Su principal obra es La Raquel, cuyo asunto, el de los amores entre Alfonso VIII y la hermosa judía toledana Raquel, está inspirado en obras de Lope de Vega y Mira de Amescua, entre otros y para muchos la mejor tragedia del Neoclasicismo español. En la obra mezcla caracteres del teatro del Siglo de Oro español y del teatro clásico francés. Finalmente, en la tragedia de García de la Huerta destacan la versificación empleada (el romance endecasílabo) y la expresión de los sentimientos, en especial los relacionados con el amor y el honor de los personajes.

Ramón de la Cruz (1731-1794) nació en Madrid en el seno de una familia modesta. Estudió jurisprudencia y humanidades. Sin concluir ninguna carrera, ejerció de oficial en la Secretaría de Penas de Cámara. Fue protegido por varios nobles y en especial por la condesa de Benavente, en cuya casa, finalmente, murió.

Aunque escribió alguna tragedia, se entregó enseguida al cultivo del sainete, continuación del Paso de Lope de Rueda y del Entremés de Cervantes. Se le deben centenares de estas pequeñas piezas costumbristas en verso octosílabo y de diálogos graciosos, y en las cuales aparecían intercaladas canciones y tonadillas. En los sainetes se solían criticar ciertos oficios o se esbozaban pequeños cuadros costumbristas Destacan los siguientes títulos: El rastro por la mañana, Las castañeras picadas o La feria de los poetas.

Leandro Fernández de Moratín (1760-1828), el más importante dramaturgo del siglo XVIII, nació en Madrid; unas viruelas que le atacaron de niño marcaron para siempre su rostro y su carácter, carácter que fue tímido y desconfiado. Cabarrús lo hizo su secretario y lo llevó con él a París. De vuelta a casa, se ordenó de Menores y fue protegido por Godoy. Viajó por Francia y otros países europeos. Después fue designado miembro de la Junta de Teatros. Se hizo afrancesado y logró el cargo de bibliotecario mayor. Pero tras el regreso de los Borbones, se vio obligado a huir a Francia, donde murió.

Escribió poesía, un Epistolario, prosa crítica (La derrota de los pedantes), tradujo teatro de Molière, como en el caso de El médico a palos, y compuso sus propias comedias, definidas por él mismo como "Imitación en diálogo, escrito en prosa o verso, de un suceso ocurrido en un lugar y en pocas horas entre personas particulares, por medio de la cual, y de la oportuna expresión de afectos y caracteres, resultan puestos en ridículo los vicios y errores comunes en la sociedad y recomendadas, por consiguiente, la verdad y la virtud.

Entre las comedias más importantes de Leandro Fernández de Moratín destacan La comedia nueva o el café, donde el autor censura fuertemente los temas y el estilo recargado de los seguidores de Calderón y postula un nuevo ideario estético teatral, y El sí de las niñas, que es una denuncia de los matrimonios concertados sin el consentimiento de los contrayentes, educados en la obediencia ciega a los padres. Evidentemente, la comedia adquiere una intención didáctica: enseñar a las mujeres jóvenes a ser independientes y a elegir al hombre con quien desean casarse. En la acción dramática se ha querido ver una vivencia del propio Moratín que, enamorado de Paquita Muñoz (precisamente se llama Paquita la protagonista de la comedia), no se atrevió a casarse con ella, mientras la joven, obligada por su madre, contrajo matrimonio con un militar. En la obra pone en ridículo a los viejos y censura la educación de las mujeres de la época. Con palabras de Don Diego, el viejo de la comedia: "Esto resulta del abuso de la autoridad, de la opresión que la juventud padece; estas son las seguridades que dan los padres y los tutores, y esto es lo que debe fiar en el sí de las niñas.

Capýtulo anterior - José cadalso

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratarý tus datos para realizar acciones promocionales (výa email y/o telýfono).
En la polýtica de privacidad conocerýs tu derechos y gestionarýs la baja.

Cursos similares a Literatura española del siglo XVIII



  • Výdeo
  • Alumnos
  • Valoraciýn
  • Cursos
1. Literatura española del siglo XX y XXI
Literatura española del siglo XX y XXI , esta literatura se desarrolla en... [18/12/09]
1.383  
2. Literatura medieval española. Géneros y autores
La literatura medieval española tuvo que evolucionar en un periodo extenso y... [18/06/10]
499  
3. El siglo de las Luces y más
Todo aquello que aconteció en el tiempo en el que las luces, las ideas e... [03/10/05]
13.577  

ýQuý es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail