12.170 cursos gratis
8.769.866 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Capýtulo 5:

 Lección IV

OSCAR BRINGAS ARROYO

 Escritor de origen chileno, nacido en la ciudad de Chillán, en la octava región del país. Sus primeros años se marcaron por un ir y venir entre las diferentes ciudades del sur de Chile y el golpe de estado comandado por el general Augusto Pinochet y la CIA estadounidense (ocurrido a los 3 años de edad), dicho acontecimiento no influyó en el autor, sin embargo si lo hicieron los siguientes 15 años de feroz dictadura, por eso algunos de sus trabajos especialmente los de corte poético son claramente contestatarios.

Durante su crecimiento habitualmente visitaba a amigos y conocidos en el campo de la zona centro sur y realizaba excursiones a la cordillera de los Andes, otro aspecto que lo marcó debido a la inigualable belleza del paisaje chileno.

Sus estudios universitarios los cursó en la Universidad de Concepción (Chile), titulándose como Médico Veterinario el año 95, luego de una prolongada pero interesante tesis de grado.

Desde finales de 1997 reside en México en la ciudad de Cuernavaca donde vive con  su esposa mexicana María del Carmen Alvillo Martínez y sus dos hijos: Alondra y Leonardo Alonso.

Escritor de varios cuentos existencialistas, condimentados de realismo mágico, siempre enmarcados en un contexto aparentemente cotidiano, que se suceden entre los paisajes cordilleranos y ciudades de la provincia de Ñuble en  Chile y las calurosas comarcas de Morelos en México. Sus poesías le han ganado la reputación de ser el poeta irreverente de Cuernavaca, debido a su corte contestatario, pero especialmente irónico. Además de haber escrito algunos ensayos que más bien son burla de los realizados por aquellos académicos que pretenden iluminarnos con su inmensa "sapiencia".

Ha incursionado también en la crónica, género con el que no ha tenido mucho contacto realmente.

Los invitamos a conocer mas de este autor leyendo los trabajos que ha continuación se anexan. Si es de su interés contactarlo, escriba a:

Oscar Bringas Arroyo. el_homochilensis@hotmail.com

COMPAÑERO.                      

 (Con cariño para algunos representantes sindicales)

Vas en la lucha,
con tu barba de candado,
pantalón elegante,
zapatos brillosos,
mirar despectivo,
anillos macizos,
de oro,
con emblemas,
de oro,
con piedras rojas,
compañero la virgen de Guadalupe
en tu camisa de seda,
cadenas,
tu cuello canino,
bigote fornido,
espeso en la sopa, que escurre,

¡Compañero!
candidato de pobres,
galán, novio de la miseria,
zángano del vulgo,
todo para uno
y un bolsillo para todo,

¡Compañero!
dirigente,
tus dientes brillan,
camioneta de narco,
búnker con ruedas,
blindada,
altar para las limosnas,

¡Compañero!,
se te cayó un chequecito,
te pisaron los dedos,
sóplalo que es nuevecito,
papel sin fondos.
a la hora del recreo,
policías y ladrones,
zapatos de charol,
tu corbata negra,
de seda brillante,
tus chones con estampas,
tu cabello teñido.

"Lentes oscuros,
pa que no sepa que esta mirando"
un arma corta de 7 tiros,
acariciando,
se ensuciaron tus zapatos,
al limpiar caca, tus intenciones,
dirigente,

¡Compañero!,
dirigente,
todo un trago de aguardiente.

¡Compañero!
por que en la lucha,
los represento,
sindicato
pínchele aquí,
rásquele acá,
su voto conmigo está seguro,

¡Compañero!,
voy en la lucha,
habitación N° 5,
voy con la Lucha,
habitación N° 5,
estoy bajo la Lucha,
porque la Lucha es móvil compañeros,

¿No tendrá con yacusi?

Por que en la Lucha,
yo me entrego,
soy del pueblo,
de Timácuaro,
soy del pueblo,
de Timácuaro,

¡Compañero!,
frente en alto,
los represento,
y los transaré,
por un futuro mas digno, porque,
si cae águila gano yo,
si cae cruz pierden ustedes,
así es compañeros,
yo seré su candidato,
yo seré su candidedo,
en la boca, compañeros,
en la boca les pondré,
lo que merecen,
¡el pan compañeros!

Por que yo tengo muchos
huevos...camaradas,
sí, muchos huevos,
para repartir entre los pobres,
para hacer pasteles.

Gracias a su confianza,
yo la pagaré con traición,
con tradición democrática,

¡Compañeros!,
su sindicato está primero,
mis viáticos,
pase a la caja 3...
mis viáticos,
pase a la caja 3...
los donaré a mi causa,
que es la de ustedes,
yo les daré atole con el dedo,
con el dedo, limpiaré sus lágrimas,
soy suyo,
soy Juan Pueblo,

¡Compañeros!,
¡Hasta la victoria siempre!
Patria o muerte!
la de ustedes,
que serán honrados,
como mártires del pueblo,

¡Compañeros!
¡Tened sed de Victoria,!
¡Bebamos de la Victoria siempre!
por que las Coronitas me dan gases,
¡Pan, trabajo, justicia y libertad,¡
¡Pan, trabajo, justicia y libertad!

Y recuerde,
este programa de gobierno
puede contener escenas de alto contenido erótico,
por lo que recomendamos, la supervisión de un adulto.

LA VISITA

Mi barrio era uno de esos barrios tranquilos, reposados, siempre en su siesta, un barrio de día de domingo a eso de las tres de la tarde un verano caluroso, sin ruidos, sin accidentes, solo algún robo a domicilio ocasional que diera rienda a los chismes entre viejas de ojos aburridos con tanto mirar tras las mismas ventanas. De esos robos con tarjeta de invitación, que son mas una casualidad que un verdadero suceso. De muchos amigos, de reunirse por las tardes con la guitarra, todos muy unidos. Un día llegó ella o quizá lo correcto sería decir, apareció, por que ahí estaba entre nosotros, sin ninguna invitación, nadie la censuró, caminaba como una suplica de abrazos, leve como la niebla, en silencio, ella jamás decía nada salvo que fuera estrictamente necesario, el cuerpo mas firme y elástico que he conocido y unos ojillos pequeñuelos, fríos, impertinentes, que se adueñaban de ti con la primera mirada. Solo se sentó y como si nadie la notara comenzó a llorar en murmullos, con un llanto mágico, misterioso. Se diría una sirena triste, pero estábamos muy lejos del mar, todos mis amigos dejaron de serlo, las mujeres la tacharon de malévola y los hombres como la más negra flor. Jamás supe si era nueva en el barrio, si venía de visita o una aparición al fin y al cabo, de esas con cola o alas, con olor a vainilla y sabor espeso a chocolate amargo (del más amargo). Vi a Claudio, el de los dientes blancos y el cabello tieso, sus ojos bailarines y pestañas de abanico, hablándole con su mejor sonrisa de galán, con cara de cómplice, con cara de culpable, de escondite perfecto. Transcurría la noche en este veraniego barrio y Claudio también bajaba la mirada como pensativo, como clavado al suelo de tierra y hierba húmeda, perforando sus zapatos con los ojos, como herido por el enemigo, se veía viejo, por primera vez lo vi viejo, cansado, sin vida, con el ánimo entre las piernas y el corazón apretado, ¿de que hablaron esa noche?, jamás llegué a saberlo.

Las siguientes noches no volvimos a ver a esa tan extraña y negra musa, ni a Claudio, se diría que ambos encontraron su rincón de dulce idilio para ocultar sus juegos amorosos. Que se amaban decían algunos, para aplacar el aburrimiento vespertino, que se encontraban desnudos bajo un sauce decían las amigas envidiosas que se habían quedado en el camino donde Claudio caminaba mas rápido. Nunca volvimos a ver a esa visita pálida y fría como la Luna, nunca nadie me supo decir donde vivía. Solo caminaba de noche me decían, en silencio, tampoco supe su nombre, mis amigos se fueron todos, el barrio quedó casi desierto a no ser por los gatos y gorriones, por los viejos y las calles. Todos se fueron con el corazón oprimido, temeroso, con el rosario en una mano y mirando atrás a cada paso.

De Claudio solo se encontró un zapato, jamás volvimos a verlo, la gente  hablaba en voz alta con el miedo en la mirada. Un solo zapato y se le dio por desaparecido, nunca encontraron su cadáver, como si hubiese sido devorado por el viento.

Murió el sauce en que se decía se encontraban, murió mas de lo común, se pudrieron sus raíces y saltaron reventadas desde la tierra.

Una histeria se apoderó de los vecinos que como gatos espantados cerraban puertas y ventanas. Todo adquirió ese olor a rancio que vive en las casonas antiguas, una mezcla de discos viejos, naftalina y vestidos de otra época.

Fue un funeral simbólico, porque no había un muerto oficial, igual sus hermanas lloraron cuando el enterrador, cigarrillo en la boca, lanzó el primer puñado de tierra sobre el rostro de aquel único zapato donde aún se alcanzaba a leer... new balance.

Todo se hizo sombra, algunos olvidaron y se fueron, otros nunca comprendieron lo pasado. Los más inventaban cuentos de tragedias morbosas y fantásticas.

Pero yo jamás olvido, la sonrisa triste que este me dio cuando se alejaba, la decisión firme cuando caminaba hacia donde ella lo esperaba y las ganas que yo tenía de ir en lugar de mi buen amigo Claudio.

Capýtulo siguiente - Lección V
Capýtulo anterior - Lección III

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratarý tus datos para realizar acciones promocionales (výa email y/o telýfono).
En la polýtica de privacidad conocerýs tu derechos y gestionarýs la baja.

Cursos similares a La literatura erótica en la cuernavaca contemporánea



  • Výdeo
  • Alumnos
  • Valoraciýn
  • Cursos
1. Latinoamérica en la edad contemporánea
Conoce la realidad de Latinoamérica de los últimos 40 años. Más de 30 países... [13/10/10]
173  
2. Curso de escritura creativa
Aprender a escribir es algo fácil y sencillo que se complica en el momento en el... [21/04/04]
4.291  
3. Literaturas del mundo
La literatura, junto a la pintura y la arquitectura, son las muestras de la cultura... [23/04/04]
27.556  

ýQuý es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail