12.176 cursos gratis
8.741.397 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Capýtulo 14:

 Literatura italiana. Los inicios. Dante Alighieri

5. Literatura italiana

5.1. Los comienzos

En Italia, la gran implantación de la Iglesia, que nunca dejó de tener como lengua habitual el latín, la múltiple fragmentación política y la ausencia de instituciones estatales fuertes frenaron o impidieron el avance y el desarrollo de una lengua neolatina. De aquí que, dejados aparte algunos testimonios de lo que se puede calificar de “preliteratura” datados en el siglo XII, la aparición de una literatura propiamente dicha en vulgar dentro de la Península Itálica no se da hasta el siglo siguiente, época de importantes transformaciones económicas y políticas en esta zona geográfica. Es un momento de policentrismo administrativo y, en consecuencia, de un manifiesto plurilingüismo: cada ciudad-estado italiana tiene su propia “lengua”, esto es, su determinado dialecto neolatino. En este panorama, una de las primeras figuras que nos interesa en cuanto a tradición clásica se refiere es la de Bonvesin de la Riva, que, en el milanés del Ducento, divulga la cultura latina en textos de carácter moralizante y pedagógico. Por su parte, Guido Faba y Fray Guidotto difundieron en boloñés la Retórica latina. Pero la Florencia del siglo XIII empezó a ser una de las ciudades más ricas y poderosas y, en consecuencia, el florentino va a ir cobrando más importancia que otros dialectos italianos. Y así a él se tradujeron numerosos textos clásicos, como, por ejemplo, La invención de Cicerón, vertida por Brunetto Latini, maestro de Dante.

La tradición clásica del siglo XIII italiano tuvo, en un grado importante, un origen francés, y ello por dos grandes caminos, uno situado al norte y otro al sur de la Península Itálica. De una parte, la zona septentrional de la Italia de la época se sentía muy unida al francés, comprendía y leía la literatura gala de entonces y, frenada por ello en esta zona una literatura en un dialecto propiamente italiano, llegó a crear una “franco-véneta”. Así tenemos una primera forma de llegada de influencia clásica a Italia. Es el caso de la llamada Historieta troyana, resumen italiano del Libro de Troya de Benoît de Sainte-Maure. Por otro lado, la poesía italiana en lengua vulgar nació en la corte de Federico II de Sicilia y de aquí se extendió a Florencia y Bolonia y, de estas ciudades, al resto de Italia. Pues bien, todo esto supuso, de hecho, un nuevo camino de entrada de tradición clásica (más o menos importante) en Italia, dado que esa poesía inicial siciliana bebió en las cortes provenzales.

5.2. Dante

Considerado por muchos como el escritor más grande de la Edad Media, Dante Alighieri (1265-1321), iniciador propiamente dicho de la literatura italiana, pero también autor de obras en latín, quiso significar ante todo la unión más estrecha entre su mundo y el grecorromano: su obra viene a ser una síntesis de la Roma antigua y la Italia contemporánea de él. Así, en la medida en que la tradición grecorromana jugó un papel fundamental en su obra, se acerca al Renacimiento, pero, dado que comprendió dicha tradición un tanto imperfectamente e incluso la falseó en algunos aspectos, queda vinculado a la Edad Media. Es más, se ha llegado a pensar que la intención de Dante al escribir la Divina Comedia fue hacerlo a imitación de la Sagrada Escritura.

Considerada en conjunto la obra de Dante, su influencia clásica, en la que están ausentes los escritores tardíos y los primeros poetas cristianos, estriba, fundamentalmente, en los siguientes autores: Aristóteles, que el italiano conoció sólo en traducción latina; Virgilio, sobre todo la Eneida; Ovidio, principalmente las Metamorfosis, fuente mayoritaria de su conocimiento de la mitología clásica; Cicerón y Boecio, sus principales influencias filosóficas; Lucano y, en fin, Estacio, al que Dante no conoció mucho. Si nos referimos concretamente a la Divina Comedia, en la que su autor trabajó, al parecer, desde poco después del comienzo de su destierro (1306) hasta algo antes de morir (1320), las dos influencias clásicas fundamentales son Aristóteles en lo que se refiere al sistema ético y físico, y Virgilio en diversos aspectos que analizaremos a continuación.

En primer lugar hablaremos de Virgilio como personaje de la gran obra de Dante. En el Infierno y en el Purgatorio, el poeta italiano es guiado por el poeta romano; en el Purgatorio, por Beatriz, que simboliza el amor romántico y los ideales cristianos. De aquí parece deducirse que, si Dante llega a poder ver y describir el Paraíso, es gracias a la poesía latina de Virgilio. En un análisis más preciso, un autor como Highet ha visto las siguientes razones para que Dante eligiese como guía a Virgilio. Primero, éste era el pagano que, más que ninguno, suponía un puente entre el paganismo y el cristianismo (ello se ve en su Bucólica IV). Después, Virgilio mostraba en su obra que, con excepción de la revelación de Jesucristo, tenía un “alma cristiana”. Además, el poeta mantuano había sido el portavoz del Imperio romano, que, para Dante, era continuado por el Sacro Imperio Romano al que él pertenecía. Por otro lado, el gran poeta italiano amaba a Virgilio porque éste había amado a Italia. En fin, Dante consideraba a Virgilio como el poeta más grande del mundo y, por ello, tomó su poesía como modelo.

Refiriéndonos ya a esto último, lo primero que es necesario observar es que Dante no imitó el estilo verbal virgiliano (el llamado dolce stil novo es una profundización del estilo de la poesía amorosa provenzal) y que la métrica y la división tripartita de la Divina Comedia no tienen nada que ver con lo clásico. Son la grandeza imaginativa y la nobleza de pensamiento lo que buscó Dante en Virgilio. Por otra parte, un aspecto de la obra de Virgilio que es fundamental para la de Dante es el viaje a través del mundo subterráneo que aparece en libro VI de la Eneida. No obstante, el poeta italiano hace una descripción de este mundo más realista y en detalle, en la que los aspectos morales se alimentan de Aristóteles y de Santo Tomás y en la que conserva muchos elementos virgilianos pero los medievaliza. Además, para la configuración de este mundo, aparte de Virgilio, en la Divina Comedia también influyeron sin duda el Sueño de Escipión de Cicerón, la Biblia y las alusiones de San Pablo a sus propias visiones celestiales. Y, en general, la tradición clásica de la obra considerada de Dante está muy lejos de reducirse a Virgilio: para empezar, en el Limbo, donde el italiano sitúa a los grandes escritores clásicos, junto al mantuano se hallan también Homero, Horacio (el satírico), Ovidio y Lucano, y en el Purgatorio está Estacio; y el texto mismo acusa huellas de otras obras clásicas como la Consolación de la Filosofía de Boecio. En fin, quizás también merece recordar que, si Dante tituló Comedia (sin “divina”) a su obra, fue precisamente para diferenciarla de la misma Eneida, que el italiano consideraba una tragedia.

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratarý tus datos para realizar acciones promocionales (výa email y/o telýfono).
En la polýtica de privacidad conocerýs tu derechos y gestionarýs la baja.

Cursos similares a Literatura clásica. Recepción en las vernáculas occidentales



  • Výdeo
  • Alumnos
  • Valoraciýn
  • Cursos
1. Literatura española del siglo XVIII
Literatura española del siglo XVIII , esta literatura se desarrolla en España... [02/10/09]
914  
2. Literatura. Creación literaria
Con este curso aprenderemos redacción y creación literaria . La palabra... [14/12/10]
1.330  
3. Publicar trabajo. Literatura
En este nuevo curso podrás ver algunos consejos y guías para lograr que tu novela... [12/07/11]
109  

ýQuý es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail