12.176 cursos gratis
8.741.385 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Capýtulo 5:

 Literatura francesa. Epopeya heroica nacional. Roman clásico (2/2)

El Libro de Eneas, para el que hoy se defiende una cronología anterior a la del Libro de Troya (entre 1155 y 1160), es una refundición anónima (se ha llegado a hablar incluso de la autoría de una especie de equipo de escritores) de la Eneida de Virgilio, a la que convierte en una verdadera novela de aventuras y amores. Pero en ella también se utilizan en contaminatio las obras de Ovidio para describir los estados psicológicos de la pasión amorosa de sus protagonistas. Por otra parte, tiene una clara ambición retórica, que la lleva a alterar la disposición del original virgiliano y a practicar acá y allá tanto la amplificatio como la abbreviatio. Así, por ejemplo, mientras se reducen los episodios mitológicos y las costumbres paganas, se introducen hechos novelescos o detalles tomados de libros sobre las llamadas siete maravillas del mundo.

En fin, el Libro de Tebas, datado ca. 1150 (por lo que es el iniciador del roman medieval) y asimismo de autor anónimo (al parecer un clérigo de la región de Poitou), contiene la historia del desdichado Edipo y sus consecuencias, con lo que permitió al Occidente europeo de la época conocer un tema importante en la tragedia griega y al que no podía acercarse de manera directa. Este roman, del que conservamos varias versiones (reducidas, fundamentalmente, a una más corta y a otra más larga), es, en principio, una adaptación de la Tebaida de Estacio, pero, de hecho, dista mucho de ella: hay amplificaciones y abreviaciones intencionadas y acomodación a la mentalidad cristiana. Además, también aquí hay algún pasaje tomado de Ovidio.

La historia de Alejandro Magno ya en la Antigüedad se plasmó en diversas obras. En primer lugar, conservamos la Vida y hazañas de Alejandro de Macedonia (llamada corrientemente Novela de Alejandro), que se atribuye a un autor griego del siglo III conocido como Pseudo-Calístenes porque algunos manuscritos y algún erudito bizantino la consideraron escrita por el sobrino de Aristóteles que acompañó a Alejandro como cronista de sus campañas. Esta obra, basada sobre todo en un relato histórico helenístico y en una colección de cartas en forma de novela epistolar, se tradujo a muchas lenguas. Al latín la vertió Julio Valerio Polemio (para unos entre el 310 y el 330 y para otros, algo antes, a fines del siglo III). Por otro lado, Quinto Curcio Rufo, autor latino de datación dudosa, escribió una novelesca Historia de Alejandro Magno. Ya en la Edad Media latina, la historia de Alejandro Magno tiene una primera aparición en el siglo X: la hoy perdida Historia de preliis (Historia de los combates) del arcipreste León de Nápoles, derivada de una recensión del Pseudo-Calístenes y fuente de un gran número de traducciones vernáculas. Después hay una muy importante versión en el último tercio del siglo XII: la Alejandreida del poeta francés Gautier (frecuentemente llamado Walter) de Châtillon, conocida en España como el “Gualterio de las escuelas”, que sigue a Quinto Curcio, pero mezclándolo con el Pseudo-Calístenes. Y, dentro de las lenguas vernáculas, el tema considerado se configura como roman francés en una primera versión que se halla en octosílabos y parece datable en el primer tercio del siglo XII: conservada fragmentariamente (tenemos asimismo una adaptación alemana: véase más abajo), se atribuye a Alberico de Briançon, presenta rasgos de dialecto franco-provenzal y su fuente principal es Julio Valerio. Después, entre 1160 y 1165, un autor anglonormando sin identificar claramente (se ha hablado de Tomás de Kent) hace una refundición en decasílabos de la obra de Alberico, que, al igual que ella, se ha transmitido sólo parcialmente: se trata del ya citado más arriba Libro de toda caballería (Roman de toute chevalerie).

Más tarde, hubo otros libros franceses sobre el tema que se nos han perdido (concretamente, tenemos referencias de tres por versiones derivadas), hasta llegar a la que se considera la vulgata medieval sobre Alejandro y que conserva toda la historia de éste: el Libro de Alejandro de Alejandro de París (o de Bernay, ciudad de Normandía) y Lambert le Tort (hay quienes consideran que éste es sólo la fuente de la segunda parte), relato extenso y descabellado compuesto entre 1180 y 1190 (en el verso que por el poema mismo se va a denominar “alejandrino” desde el siglo XV), que consta de cuatro partes y presenta diversos aspectos propios de la épica medieval.

También esta versión de la vida de Alejandro tuvo continuaciones, en las que, por ejemplo, el héroe macedonio reclamaba venganza contra sus asesinos o se ponía el acento en sus amores. Hacia 1312, Jacques de Longuyon escribió los Votos del pavón (Voeux du paon), donde Alejandro es uno de los nueve personajes famosos (neuf preux) que encarnan el ideal caballeresco: tres antiguos paganos (además de Alejandro, Héctor y César), tres bíblicos (Josué, David y Judas Macabeo) y tres cristianos medievales (Arturo, Carlomagno y Godofredo de Bouillon). Esta obra fue traducida al castellano y es citada por el Marqués de Santillana. Por otra parte, Jean Wauquelin, con 1448 como terminus ante quem, hizo una recopilación en prosa de distintos romans de Alejandro como trabajo previo a una novela histórica que pretendía escribir: se conoce como Crónicas de Alejandro (Chroniques d´Alexandre).

De otro género distinto al roman pero no bien definible (discutiblemente se ha incluido a veces entre los llamados fabliaux) es el Lai de Aristóteles, datado en la primera mitad del siglo XIII y en el que una muchacha de la India monta a un Aristóteles ensillado y embridado como un caballo, y ello para lección del joven Alejandro de Macedonia. Es un tema inventado que ilustra el del hombre víctima de la astucia de la mujer y que tuvo mucho éxito durante la Edad Media, no sólo en la literatura sino también en las artes plásticas (p. ej., está esculpido en un banco de madera de la sala de juntas del Ayuntamiento de Tallinn).

Tampoco es un roman, sino un “cantar de argumento clásico” (parece que fue realmente cantado), el poema en octosílabos al que se le da el nombre de Héctor y Hércules, datado ya a comienzos del siglo XIV. Pertenece a un género del que, a lo largo del mismo siglo, se tienen diversos testimonios en Italia. Ya de la segunda mitad del siglo XV, con aspectos propios de la canción de gesta y destinado a ser recitado, es el Libro del compendio del sitio de Troya (Le rommant del abbregement du siege de Troyes), que se basa en la obra de Benoît de Saint-Maure y consta de unos 4700 octosílabos.

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratarý tus datos para realizar acciones promocionales (výa email y/o telýfono).
En la polýtica de privacidad conocerýs tu derechos y gestionarýs la baja.

Cursos similares a Literatura clásica. Recepción en las vernáculas occidentales



  • Výdeo
  • Alumnos
  • Valoraciýn
  • Cursos
1. Literatura española del siglo XVIII
Literatura española del siglo XVIII , esta literatura se desarrolla en España... [02/10/09]
914  
2. Literatura. Creación literaria
Con este curso aprenderemos redacción y creación literaria . La palabra... [14/12/10]
1.330  
3. Publicar trabajo. Literatura
En este nuevo curso podrás ver algunos consejos y guías para lograr que tu novela... [12/07/11]
109  

ýQuý es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail