12.176 cursos gratis
8.741.382 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Capýtulo 4:

 Literatura francesa. Epopeya heroica nacional. Roman clásico (1/2)

3. Literatura francesa

3.1. Epopeya heroica nacional

La literatura francesa comienza en el siglo XI con relatos religiosos en verso, de los que la Vida de San Alejo es considerado el mejor: data de ca. 1050 y fue escrita sin duda por un poeta culto que conocía la Retórica y había leído a Virgilio. Pero poco después aparece la epopeya heroica nacional, cuya primera obra es la Canción (o Cantar) de Roldán. Escrita entre 1087 y 1095, hay para quienes en ella tiene poca importancia el mundo clásico: se trataría de algo escaso, lejano, débil y falseado (por ejemplo, son muchos los casos en los que se demuestra un mal conocimiento de los dioses grecorromanos). Pero también existen estudiosos que ven en hechos estilísticos de la obra el conocimiento de Virgilio y de sus comentaristas durante la Antigüedad tardía y asimismo el de la cultura clerical de la Edad Media.

3.2. El roman de asunto clásico

En los inicios del siglo XII aparece un nuevo género literario: el roman cortesano en verso, prolífico precedente de la novela moderna. Como ya se ha apuntado más arriba, su tema puede ser francés o céltico (esto es, artúrico), pero también antiguo. Este último parte de Virgilio, Estacio o Dictis y Dares y es el llamado roman antique por su matière antique o matière de Rome. Esta materia de Roma, a su vez, se presenta en cuatro formas concretas: guerra de Troya, Eneas, asedio de Tebas y, en fin, Alejandro Magno. Los relatos de este tipo tienen un carácter didáctico, y su técnica retórica y su casuística amorosa son de inspiración ovidiana. Una novedad suya es la conjunción de armas y amor. Su denominación de roman se debe a que, en principio, la palabra romanz hizo referencia a la lengua vulgar y a lo escrito en una lengua vernácula, y se terminó utilizando prácticamente en el sentido de “traducción”, esto es, obra latina pasada al romance; después el mismo término designó toda narración en verso francés, fuese traducida u original. Para referirse a este tipo de obras (y a la ficción medieval en general), la crítica inglesa viene utilizando últimamente el término de “romance” y, de manera similar, en la española hay quien es partidario de servirse del castellano “romance”, si bien, ante la coincidencia con el poema octosílabo del mismo nombre, hay asimismo quien prefiere otra designación como “libro”, de clara tradición medieval (se ha visto que, de hecho, también lo es “romance”), aun reconociendo que no se está ante términos claramente equivalentes. Nosotros nos inclinaremos aquí por esto último.

Hay una trilogía de romans de tema clásico que fue sentida como tal ya por la Edad Media (los manuscritos que los conservan suelen contener dos de ellos o incluso los tres) y que parece obedecer a un común fin didáctico y político: las tres obras, vinculadas a la corte de Enrique II de Plantagenet y de Leonor de Aquitania, debieron de buscar prestigiar la monarquía inglesa mediante su relación con los héroes de la Antigüedad. Se trata del Libro de Troya (Roman de Troie), el Libro de Eneas (Roman d´Enéas) y el Libro de Tebas (Roman de Thèbes). Todos están escritos en el dialecto normando o anglonormando. El más extenso es el citado en primer lugar: alcanza los 30.000 octosílabos pareados. Escrito entre 1160 y 1170 por un poeta del norte de Francia, cronista de Enrique II, Benoît de Sainte-Maure (fl. 1150-1180), altera el relato tradicional: los troyanos son inocentes y los griegos, culpables, y Troya sólo cae cuando el troyano Anténor hace un pacto con los griegos y facilita a un grupo de asaltantes la entrada en su ciudad. El autor manifiesta que ha tomado la historia de un testigo ocular, que sabía más que Homero y que no hizo luchar a los dioses. Con ello, se inserta en una tradición antihomérica que arranca ya de Jenófanes y Platón en la Antigüedad. Benoît se inspira, concretamente, en dos obras. En su mayor parte sigue La historia de la destrucción de Troya de Dares Frigio, obra tardía (entre los siglos IV y VI) en prosa latina de mala calidad, que, en realidad, es una traducción de un original griego hoy perdido (del siglo II o del III).

Por otro lado, para los 6000 últimos versos el autor sigue el Diario de la guerra de Troya de Dictis Cretense, que pretende ser el historiador oficial de la parte griega, a diferencia de Dares, que se mostraba como el de la troyana. Se trata asimismo de una versión en latín y de estilo rudo (mejor, no obstante, que el de la obra anterior), posiblemente del siglo IV, de un original griego (procedente, a su vez, de una versión en caracteres fenicios, según se nos dice en una carta introductoria a la obra) de la época de Nerón, del que hoy conservamos restos papiráceos. Si Benoît partió precisamente de estas obras, fue sin duda porque empezaban por resultar más asequibles a su deficiente educación clásica, recibida en el monasterio benedictino de Sainte-Maure, que Virgilio, quien además no narraba toda la guerra de Troya.

Por otra parte, el Homero griego era desconocido en la Europa occidental. Es cierto que había una traducción (más bien resumen o incluso especie de antología) de la Ilíada homérica, la llamada Ilíada latina, en 1070 hexámetros latinos, del siglo I d. C. y de autor discutido (se ha hablado de un tal Bebio Itálico), muy lejana ya del original homérico y de la epopeya en general, aunque tuvo cierta importancia durante la Edad Media occidental. Pero, en todo caso, Dictis y Dares, por la gran cantidad de incidentes, por poner el acento en el amor romántico y por eliminar las luchas entre dioses, eran más atractivos para cualquier poeta medieval. La obra de Benoît, si bien está lejos de la perfección, fue muy popular y tuvo gran repercusión: lo más importante para nosotros es que, con ella, la leyenda clásica sale del mundo de los letrados y se pone en conexión con la época coetánea. Fueron muchas las traducciones e imitaciones del Libro de Troya. Entre las últimas merece ser citada la Historia de la destrucción de Troya, obra en latín a la que el italiano Guido delle Colonne puso fin en 1287 y que, a su vez, tuvo varias versiones francesas en los siglos XIV y XV.

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratarý tus datos para realizar acciones promocionales (výa email y/o telýfono).
En la polýtica de privacidad conocerýs tu derechos y gestionarýs la baja.

Cursos similares a Literatura clásica. Recepción en las vernáculas occidentales



  • Výdeo
  • Alumnos
  • Valoraciýn
  • Cursos
1. Literatura española del siglo XVIII
Literatura española del siglo XVIII , esta literatura se desarrolla en España... [02/10/09]
914  
2. Literatura. Creación literaria
Con este curso aprenderemos redacción y creación literaria . La palabra... [14/12/10]
1.330  
3. Publicar trabajo. Literatura
En este nuevo curso podrás ver algunos consejos y guías para lograr que tu novela... [12/07/11]
109  

ýQuý es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail