12.176 cursos gratis
8.741.385 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Capítulo 9:

 Literatura española. Siglos XII y XIII. Poesía (1/2)

 4.2. Los siglos XII y XIII

4.2.1. Poesía

En el Cantar de Mio Cid, poema épico que se data a fines del siglo XII o a comienzos del siguiente y que, como se ha visto un poco más arriba, trata un tema ya aparecido en latín dentro de España, no parece haber ninguna influencia clásica directa y explícita, sino sólo la indirecta que puede atribuirse a la formación culta de su autor (o autores). Es el caso, por ejemplo, de la descripción del robledal de Corpes, donde no cabe duda de que incide una convención retórica antigua, el llamado locus amoenus. Por otra parte, algunos paralelismos de motivos y circunstancias con la mitología grecorromana no son más que, como se ha dicho, coincidencias derivadas de su carácter de obra de ficción y que son visibles en la literatura universal, por lo que muchas veces su mera traída a colación resulta algo claramente forzado: por ejemplo, no tiene mucho sentido relacionar la deshonra que sufre el Cid por el maltrato y abandono de sus hijas con la de Menelao al llevarse Paris a su esposa.

El mester de clerecía, aparecido en el siglo XIII, supone la incorporación de los clérigos (no necesariamente sacerdotes) a la literatura castellana y, en consecuencia, la transmisión de su cultura, de tradición clásica y encerrada hasta entonces en los monasterios, al vulgo. Su móvil, pues, es fundamentalmente pedagógico. Así, Gonzalo de Berceo (fines del siglo XII-aún vivo en 1252), clérigo culto, tiene conciencia clara de que lo que se propone sobre todo es pasar a una lengua que todos entiendan y en un estilo atractivo una serie de textos que se hallaban en una lengua sabia. Por ello, no es, ni mucho menos, un puro traductor: recrea los originales e introduce cosas de su cosecha, para lo cual se sirve especialmente del procedimiento retórico de la amplificatio, pero siempre sintiendo un gran respeto por el texto erudito seguido, al que tiene voluntad firme de no añadir datos fundamentales.

Ahora bien, los textos latinos seguidos por Berceo no son antiguos, sino medievales, por lo que tampoco aquí, como en el caso del Cantar de Mio Cid, tenemos influencia clásica directa (sólo en algún caso excepcional se puede ver alguna influencia muy desdibujada de la mitología grecorromana). Así, si consideramos los tres poemas hagiográficos escritos por él, para la Vida de San Millán el autor parte de la Vida de San Emiliano, en prosa, de Braulio de Zaragoza (s. VII) y de material procedente de las tradiciones del monasterio (en concreto, de Fernando, monje contemporáneo suyo), para la Vida de Santo Domingo sigue la Vida de Santo Domingo del abad Grimaldo, discípulo del santo, y, en fin, para la Vida de Santa Oria no conservamos la fuente latina, pero sabemos, por el mismo Berceo, que éste se basa en un texto de Munio, confesor de la santa.

También la obra más importante de Gonzalo de Berceo, los Milagros de Nuestra Señora, procede en su mayor parte de un texto latino medieval anterior. Las colecciones de leyendas de milagros de la Virgen María en latín aparecen ya en el siglo XI y aumentan y se difunden con gran rapidez. Su período más importante va del siglo XII al XIV y en él pasan de la lengua latina a las vernáculas y tienen una gran extensión geográfica, que va incluso más allá de Europa. Hay leyendas que parten de tradiciones no marianas e incluso no cristianas. La fuente de la obra de Berceo que nos ocupa, es una colección de veintiocho leyendas en prosa contenidas en el manuscrito latino Thott 128 de la Biblioteca de Copenhague, de las que el autor español omite cuatro y añade una nueva y una introducción de tipo alegórico (frente a la original con el locus amoenus propio de la práctica retórica latina).

Dentro de la épica que se puede incluir en el mester de clerecía, el Poema de Fernán González, escrito por un autor desconocido en la segunda mitad del XIII (se ha querido datar exactamente entre los años 1250 y 1252), parece tener diversas reminiscencias homéricas. Así, por ejemplo, se ha hecho observar que las arengas del poema castellano no están lejos de las de la Ilíada. Pero, dejadas aparte coincidencias o reminiscencias más o menos claras como las ya señaladas, el mester de clerecía nos interesa aquí fundamentalmente porque produjo dos importantes poemas (en cuaderna vía, metro característico del movimiento) de tema antiguo y, por tanto, de clara tradición clásica. No son exactamente lo mismo que los romans franceses de asunto clásico, pero vienen a desempeñar la misma función de mediar entre las fuentes antiguas y las realidades contemporáneas.

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratará tus datos para realizar acciones promocionales (vía email y/o teléfono).
En la política de privacidad conocerás tu derechos y gestionarás la baja.

Cursos similares a Literatura clásica. Recepción en las vernáculas occidentales



  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. Literatura española del siglo XVIII
Literatura española del siglo XVIII , esta literatura se desarrolla en España... [02/10/09]
914  
2. Literatura. Creación literaria
Con este curso aprenderemos redacción y creación literaria . La palabra... [14/12/10]
1.330  
3. Publicar trabajo. Literatura
En este nuevo curso podrás ver algunos consejos y guías para lograr que tu novela... [12/07/11]
109  

¿Qué es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail