12.170 cursos gratis
8.777.169 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

El liderazgo centrado en principios

Autor: Eduardo Ortega
Curso:
8/10 (4 opiniones) |6327 alumnos|Fecha publicaciýn: 09/02/2006
Envýa un mensaje al autor

Capýtulo 6:

 La grandeza primaria

Covey define dos tipos de grandeza: la grandeza secundaria, relacionada con los rasgos positivos de la personalidad, y la grandeza primaria, relacionada con el carácter. Dentro de los elementos de la ética de la personalidad están las habilidades para la comunicación, estrategias de influencia y pensamiento positivo. Si bien estos elementos son beneficiosos y en algunos casos esenciales para el éxito, no dejan de ser secundarios. Pueden dar resultados a corto plazo, pero no se puede lograr éxito en las relaciones a largo plazo sin desarrollar la bondad, la integridad y la fuerza del carácter. Sería como construir paredes sin poner los cimientos. Si bien "lo que haces grita tan fuerte que no puedo escuchar lo que dices", lo que somos es mucho más elocuente que cualquier cosa que decimos o hacemos. Nuestra idea de lo que somos está condicionada por nuestros paradigmas.

El poder de un paradigma

La palabra paradigma proviene del griego y se la emplea con el sentido de modelo, teoría o marco de referencia. En el sentido más general es el modo en que percibimos, comprendemos e interpretamos el mundo. Podemos pensar los paradigmas como mapas. Los mapas son simplemente una representación del territorio, pero no son el territorio. Supongamos que queremos llegar a un lugar de la ciudad de Buenos Aires, pero por error tenemos un mapa de la ciudad de Rosario. Podemos trabajar sobre la propia conducta: poner más empeño, duplicar la velocidad, pero solo lograremos llegar más rápido al lugar equivocado. También podemos trabajar sobre la actitud: pensar positivamente tal vez nos haga sentirnos feliz en cualquier parte, pero no nos ayudará a llegar al lugar correcto. El problema fundamental no tiene nada que ver con la actitud o la conducta, sino con el hecho de que el nuestro es un mapa equivocado. Si contamos con el plano correcto, la actitud y la conducta pueden determinar una diferencia real, pero el primero y más importante requerimiento es la precisión del mapa.

Todos tenemos muchos mapas en la cabeza que son básicamente de dos tipos: del modo en que son las cosas (realidad), y del modo en que deberían ser (valores). Con esos mapas mentales interpretamos todo lo que experimentamos. Pocas veces cuestionamos su exactitud, porque ni siquiera tenemos conciencia de que existen. Estos supuestos dan origen a nuestras actitudes y nuestra conducta.

El poder de un cambio de paradigma

Tanto Copérnico como Einsten y muchos otros que produjeron avances significativos en las ciencias, tuvieron que romper con la tradición, con los viejos modos de pensar, con los antiguos paradigmas. La democracia surgió de un cambio de paradigma, se cambió de "el derecho divino de los reyes", a "el gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo".

No todos los cambios de paradigmas son positivos. El paso de la ética del carácter a la ética de la personalidad, que se produjo a partir de la posguerra, nos alejó de las raíces que nutren el verdadero éxito y la verdadera felicidad.  Sin embargo ya sea que nos empujen en direcciones positivas o negativas, los cambios de paradigmas generan poderosas transformaciones. Covey cuenta un ejemplo de mini cambio de paradigma:

"Me sucedió en el metro de Nueva York. La gente estaba sentada, leyendo el periódico, perdida en sus pensamientos o descansando. De pronto entraron en el vagón un hombre y sus hijos. Los niños eran tan alborotadores que de  inmediato se modificó todo el clima. El hombre se sentó junto a mí y cerró los ojos como abstrayéndose de la situación. Los niños vociferaban de aquí para allá, arrojando objetos. Resultaba difícil no sentirse irritado.

El hombre no hacía nada. Con lo que me parecía una paciencia y contención inusuales, me volví hacia él y le dije: "Señor, sus hijos están molestando a muchas personas ¿no puede controlarlos un poco más?"

El hombre alzó los ojos como si recién tomara conciencia de la situación, y dijo con suavidad: "Oh, tiene razón. Supongo que tendría que hacer algo. Volvemos del hospital donde su madre ha muerto hace más o menos una hora. Todavía no sé cómo reaccionar, y supongo que ellos tampoco saben cómo hacerlo".

De pronto vi las cosas de otro modo y como las veía de otro modo pensé de otra manera, sentí de otra manera, me comporté de otra manera. Mi irritación se desvaneció. Ya no era necesario preocuparme por controlar mi actitud y mi conducta. Mi corazón se llenó por el dolor de aquel hombre. Libremente fluían mis sentimientos de simpatía y compasión".

Podemos pasar mucho tiempo trabajando con la ética de la personalidad para cambiar nuestra actitudes y conductas, sin siquiera aproximarnos al fenómeno del cambio que se produce espontáneamente cuando vemos las cosas de un modo diferente. Según decía Thoreau, "Mil cortes en las hojas del árbol del mal equivalen a uno solo en las raíces".  Los paradigmas son las raíces de las que fluyen la actitud y la conducta.

El paradigma basado en principios

Los principios son leyes naturales que no se pueden quebrantar. Solo podemos quebrantarnos a nosotros mismos al ir contra ellos. Gobiernan el desarrollo y la felicidad humanos, y están en las raíces de toda familia e institución que haya perdurado y prosperado. Estas leyes actúan con independencia de que nuestros mapas mentales concuerden con ellas. No corresponden a una religión o doctrina en particular. Son esencialmente indiscutibles porque son evidentes por si mismos . Para comprobarlos basta considerar el absurdo de que vivir una vida basada en sus opuestos (mala fe, engaño, bajeza, inutilidad, mediocridad o degeneración), pueda llevar a la felicidad y el éxito duraderos.

Los principios no son prácticas. Una práctica es una acción específica, que da resultado en cierta circunstancia pero no en otras, como pueden atestiguarlo padres que criaron varios hijos. Los principios son de aplicación universal. Se aplican a individuos, matrimonios, familias, organizaciones privadas y públicas.

Los principios no son valores. Una pandilla puede tener valores que violan los principios fundamentales. Los principios son el territorio y los valores son mapas. Cuando valoramos los principios correctos tenemos el conocimiento de las cosas tal como son.

Cómo nos vemos a nosotros mismos

La visión que tenemos de nosotros mismos afecta no solo nuestras actitudes y comportamientos, sino también la visión que tenemos de otras personas. De forma inconsciente proyectamos nuestras intenciones en su comportamiento, y sin embargo creemos que somos objetivos. Si la visión (o definición) que tenemos de nosotros mismos proviene del espejo social, será distorsionante. Y a menos que cambiemos será una grave desventaja para toda la vida.

Para afirmar el potencial de alguien, uno debe mirarlo con los ojos de la fe y tratarlo acorde con su potencial, no con su comportamiento. Esto significa que lo tratemos con respeto y confiemos en él condicionalmente. Si nuestros móviles, palabras y actos tienen su origen en las técnicas de la personalidad, mas que en la integridad de nuestro carácter, los demás percibirán esa inseguridad o ambigüedad.

La acción que tomemos modifica la visión de nosotros mismos. Si alguien hace una promesa y no la cumple, su autoestima tiende a disminuir, acaba forjando un retrato diferente de si mismo y adapta su comportamiento a él. Pero si nos enfrentamos adecuadamente a cada nuevo desafío y lo superamos gestaremos en nuestro interior un nuevo tipo de libertad, poder y capacidad.

Adentro-afuera vs. Afuera-adentro

Creo  que muchos de los problemas sociales endémicos de nuestro país se deben al paradigma social dominante de afuera hacia adentro. Todos están convencidos de que el problema está "allá afuera", y de que si "ellos" entraran en razones, o repentinamente desaparecieran, el problema se resolvería.

Adentro-afuera significa comenzar primero con nosotros mismos, con nuestros paradigmas, nuestro carácter y nuestros móviles. Si queremos tener un matrimonio feliz debemos ser el cónyuge comprensivo, empático y amante, que genera energía positiva. Si queremos tener más campo de acción en nuestro trabajo, debemos ser un empleado más responsable y colaborador. Si queremos que confíen en nosotros debemos ser dignos de confianza. Si queremos la grandeza secundaria del reconocimiento público, hemos de concentrarnos primero en la grandeza primaria del carácter.

En muchos matrimonios desdichados, cada uno de los cónyuges confiesa los pecados del otro y se concentra en cambiar y modelar al otro.

Cómo educar y obedecer la conciencia

La conciencia distingue la congruencia y la disparidad con los principios correctos y nos eleva hacia ellos. Exige vivir honestamente, leer buena literatura inspiradora y tener pensamientos nobles. Las cosas obscenas o groseras pueden originar una oscuridad interior que entorpezca nuestra más elevada sensibilidad y motive la conciencia social del "¿Seré descubierto?" en lugar de "¿Está bien o está mal?".

La educación de la conciencia comienza en la familia y continúa indefinidamente a través de los ejemplos y preceptos paternos. Luego uno mismo se hace cargo de la necesidad de educar la conciencia. Se debe buscar ser responsable en todo: en el tiempo, el dinero, las relaciones, la familia, su cuerpo.

Una persona con grandeza natural devuelve amabilidad por ofensa, y paciencia por impaciencia. Bendice a quienes lo maldicen, perdona, avanza por la vida con alegría, creyendo en la bondad potencial de la gente, y en el triunfo final de la verdad. Cuanto más bendecimos a los demás, más bendiciones recibimos y construimos la grandeza primaria dentro de nuestra personalidad y de nuestro carácter.

Capýtulo anterior - Tres resoluciones

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratarý tus datos para realizar acciones promocionales (výa email y/o telýfono).
En la polýtica de privacidad conocerýs tu derechos y gestionarýs la baja.

Cursos similares a El liderazgo centrado en principios



  • Výdeo
  • Alumnos
  • Valoraciýn
  • Cursos
1. El camino del liderazgo
Hoy en día se tiende a identificar gestor con líder. Sin embargo, y aunque ambos... [22/11/01]
52.549  
2. Liderazgo. Tipos de liderazgo
El tipo de liderazgo que ejecuta los planes dentro de una organización, determina... [09/10/08]
4.981  
3. Liderazgo. Teorías sobre el liderazgo
Curso de motivación para el liderazgo empresarial y humano. Conoce el concepto... [28/11/08]
7.098  

ýQuý es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail