12.176 cursos gratis
8.741.989 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Lengua española. Gramática

Autor: brian livinton
Curso:
9,80/10 (5 opiniones) |7914 alumnos|Fecha publicación: 04/03/2009
Envía un mensaje al autor

Capítulo 7:

 Abreviatura

La representación escrita de una o varias palabras puede hacerse mediante una o varias de sus letras, a fin de que la palabra o las palabras en cuestión resulten más cortas en el texto. Las abreviaturas se crean eliminando algunas de las letras o sílabas finales o centrales y, según la RAE, siempre se cierran con un punto (aunque hay algunos ejemplos aceptados por la propia RAE, como la abreviatura convencional de "c/c", que no siguen esta norma).

Cualquier escritor puede crear una abreviatura para su uso particular. No obstante, muchas abreviaturas tienen una forma convencional de uso general. Debido a esta facultad del escritor, suele ser una norma de estilo que las abreviaturas particulares o las de uso específico sean recogidas en un glosario al principio o el final de la obra (especialmente cuando ésta es extensa y tiene formato de libro).

Métodos para abreviar

Habitualmente se consideran dos formas normales de abreviación: truncamiento y contracción. La primera implica la eliminación de la parte final de la palabra (por ejemplo, "av." por `avenida´ o "c." por `calle´). Las abreviaturas obtenidas por truncamiento nunca pueden terminar en vocal (por ejemplo, aunque en inglés es muy habitual, la abreviación "ave." por `avenida´ es incorrecta en castellano). En la construcción de abreviaturas por contracción, se eliminan las letras centrales de la palabra y se dejan sólo las letras más representativas (por ejemplo, "avda." por `avenida´ o "cl." por `calle´). En este segundo método, es habitual el uso de una letra o letras finales voladas (por ejemplo, "adm.or" por `administrador´ o "n.º" por `número´). Estas letras voladas pueden escribirse subrayadas o sin subrayar (por ejemplo, "n.º" o "n.o" son igualmente válidas).

Como se indica más arriba, la norma de la RAE es que las abreviaturas siempre finalizan en un punto, excepción hecha de los símbolos (no son abreviaturas) y los acrónimos. También se exceptúan a esta regla aquellas abreviaturas en las que el punto se sustituye por una barra inclinada "/", como en los casos de `calle´ ("c/"), `cuenta corriente´ ("c/c") o `cada uno´ ("c/u"). Como se observa en el anterior ejemplo, cuando la abreviatura se compone de dos palabras, el segundo punto y el espacio que separa a ambas palabras también se eliminan. Otro caso de excepción a la regla del punto es el de las abreviaturas que se escriben entre paréntesis (por ejemplo "(a)" por `alias´). Por el contrario, sí se debe escribir el punto antes de las letras voladas (por ejemplo, "Sr.ª" por `señora´ o "art.º" por `artículo´), y esto incluye el uso del mismo en abreviaturas con numerales (por ejemplo, "3.º" por `tercero´ o "1.er" por `primer´). Por otra parte, cuando la abreviatura sea la última palabra de la oración, el punto que señala el final de la misma sustituye al correspondiente punto de la abreviatura (por ejemplo en "trajo escoplo, martillo, llaves, etc."). No obstante, si la oración terminase con algún otro signo de puntuación (típicamente, el signo de interrogación o los puntos suspensivos), el uso del punto sí se considera necesario.

Otra cuestión interesante es que las abreviaturas mantienen las tildes de sus palabras de origen (por ejemplo, "pág." por `página´ o "admón." por `administración´). Incluso en sus formas voladas (por ejemplo en "C.ía").

Por lo general, el uso de mayúsculas en las abreviaturas corresponden al contexto en el que aparecen. Por ejemplo, "a. C." (no "A. C.") por `antes de Cristo´ o "a. D. g." por `a Dios gracias´. Sin embargo, hay situaciones en las que esta regla no se sigue. Por ejemplo: los tratamientos ("D.", "Sr.", "S. A. R.") siempre se escriben con mayúsculas, y algunas abreviaturas muy comunes (como "P. V. P." o "D. E. P.") siempre se escriben en mayúsculas.

Las formas plurales de las abreviaturas dependen de su forma de construcción. Si la abreviatura se obtuvo por el procedimiento de truncamiento, la forma normal de usarla en plural es mediante la adición de una -s al final (por ejemplo, "págs."). Si el truncamiento sólo dejó una letra (truncamiento máximo), el plural se expresa duplicando dicha letra (por ejemplo "EE. UU." por `Estados Unidos´). En las abreviaturas obtenidas por contracción, las reglas habituales de formación de plurales en español son aplicables: -s si la abreviatura termina en vocal y -es si termina en consonante. Hay, no obstante, algunas excepciones, como la forma habitual abreviada del plural de la palabra usted, que es "Uds." o "Vds.", y la forma habitual abreviada del plural de la palabra `peseta´ que es "pts." (y no "ptas"). Las letras voladas utilizadas en la formación de plurales también deben representar concordancia de número, de modo tal que la forma correcta abreviada del plural de `número´ es "n.os".

Cuando la abreviatura se ha construido por el procedimiento de contracción, el género de las abreviaturas (en las palabras con doble terminación) puede reflejarse añadiendo una "o" o una "a", según sea masculino o femenino (por ejemplo, "Abg.do" por `abogado´ y "Abg.da" por `abogada´). En el caso de las palabras cuya forma en género masculino termina en consonante y que son obtenidas por truncamiento, la forma normal de escribirlas es añadiendo una "a" volada al final de la abreviatura (por ejemplo, la forma recomendada por la RAE de la abreviatura para `profesora´ es "Prof.ª"), aunque no es infrecuente detectar casos en los que la "a" agregada no tiene forma volada (derivados de la dificultad en el uso de caracteres volados que había en las máquinas de escribir antiguas). Las palabras que terminan en consonante y se obtienen por contracción pueden utilizar cualquiera de las posibilidades anteriores.

El uso de abreviaturas está fuertemente ligado a la presentación impresa del escrito. Así, debe evitarse el uso de una abreviatura cuando sea la única palabra que aparece en una línea del texto (en cuyo caso debe sustituirse por la palabra no abreviada), y no se admite su uso para expresiones que abrevian varias palabras cuando la abreviatura completa no puede escribirse en la misma línea del texto. Por supuesto, esto ya deja entrever que no se permite la división de una abreviatura al final de una línea.

Abreviaturas convencionales

Muchas abreviaturas tienen una forma convencional tan extendida que su uso es casi universal. En este tipo de abreviaturas, es importante fijarse en las letras de las que constan (por ejemplo, "Av." o "Avda.") y en la forma en que se escriben (en mayúsculas o en minúsculas; singular o plural; con o sin punto).

Estos son algunos ejemplos de abreviaturas convencionales:)

antes de Cristo: a. C. Anno Dómini: A. D. administración: admón. etcétera: etc.

En realidad sería demasiado prolijo detallar en este artículo todas las abreviaturas convencionales (la lista ofrecida por la RAE contiene casi 350 abreviaturas de este tipo). De hecho, hay muchas más. Muchas se usan a diario y acaban incorporadas incluso en el lenguaje hablado y en el diccionario normativo de la RAE como palabras de derecho (como el caso de facsímile, cuya forma abreviada fax se incorporó al diccionario en la edición de 1992).

Las abreviaturas de los ordinales también siguen un convenio normalizado: se escribe el numeral correspondiente y luego se añade la terminación en forma volada (en función de que la palabra termine en "-er" o "-a" o "-o").

primero: 1.º segunda: 2.ª tercer: 3.er vigésimo quinto: 25.º

Uso de las abreviaturas

Según la RAE, su uso no debe ser indiscriminado y debe ser eficaz. Por ejemplo, cualquier abreviatura debe suprimir al menos dos letras de la palabra abreviada, aunque hay algunas abreviaturas de uso general que no cumplen esta norma. Tampoco es adecuado utilizarlas con cantidades cuando éstas están expresadas en letra. Por ejemplo, es incorrecto escribir "cincuenta eur.", siendo más adecuado utilizar la palabra completa: "cincuenta euros". Otra norma de estilo consiste en no utilizar abreviaturas de tratamiento cuando la palabra abreviada no precede al nombre propio. Por ejemplo, es incorrecto su uso en "...un Sr. estaba...", siendo en este caso necesario el uso de la forma no abreviada. Esta norma también es aplicable al uso de abreviaturas que se refieren al tipo de vía.

Símbolos, siglas y acrónimos

Como antes se indicaba, existen algunas abreviaturas y abreviaciones que siguen unas reglas propias de uso, como son los símbolos, las siglas y los acrónimos.

Los símbolos son abreviaciones de carácter científico técnico. No llevan punto al final ni pueden cambiarse por mayúsculas ni se pluralizan las siguientes:

Los símbolos de las magnitudes del sistema métrico decimal, como el de kilogramo (kg), siendo incorrectas las formas: kg., Kg o kgs. Los símbolos de los puntos cardinales: N, S, E, O, SO, etc., siendo incorrecta la forma E. terminada en punto. Los símbolos monetarios como el del euro (euros), del dólar (US$) o el del peso ($) Los símbolos del sistema periódico: He, Fe, Cu. Los símbolos ISO para el nombrado de países y monedas. Constan de tres letras mayúsculas, en el caso de los países (ESP=España; USA=Estados Unidos de América; ARG=Argentina; GRB=Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte), o de dos letras y un signo para las monedas (EUR=euro; US$=dólar estadounidense; AU$=dólar australiano).

Un ejemplo evidente de lo que ocurre cuando utilizamos mayúsculas en un símbolo es el cambio de significado que puede darse al símbolo: la diferencia que existe entre el milímetro (mm) y el megámetro (Mm). Aunque no es una unidad habitual, un Mm es equivalente a un millón de metros (mil kilómetros).

Los acrónimos son abreviaciones formadas por la concatenación de elementos de dos o más palabras. Por ejemplo, "teleserie" o "Imserso". También son acrónimos las siglas que se pueden pronunciar como una palabra, como "OTAN", "talgo" u "ovni". Muchos acrónimos de otras lenguas son incorporados como palabras al castellano, como: radar o láser, y algunos se han formado de la traducción de los correspondientes acrónimos de dichas lenguas, como sida.

Capítulo siguiente - Epónimos
Capítulo anterior - Siglas

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratará tus datos para realizar acciones promocionales (vía email y/o teléfono).
En la política de privacidad conocerás tu derechos y gestionarás la baja.

Cursos similares a Lengua española. Gramática



  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. Gramática española
La gramática, junto con la ortografía, son la base de cualquier lengua, sin ellas... [13/04/04]
143.993  
2. Ortografía española
Si quieres mejorar to ortografía o repasar algunas reglas que se te están... [04/03/05]
306.073  
3. Nociones de métrica española
La métrica es el arte que trata de la medida o estructura de los versos, de sus... [02/03/07]
12.948  

Capítulos del curso


¿Qué es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail