12.176 cursos gratis
8.741.989 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Capítulo 1:

 Origen de la palabra competencia (1/2)

1.1. LAS COMPETENCIAS: SU ORIGEN

En la actualidad, «competencia» parece ser la palabra mágica que soluciona los problemas y cuestionamientos que el cambio de la tecnología y la globalización económica han impuesto a las antiguas maneras de vincular las calificaciones con la formación profesional.

Sin embargo, la historia y el academicismo, que todavía hoy prevalecen hegemónicamente, nos muestran que para decir que un estudiante ha alcanzado un conocimiento, domina un campo determinado, es experto en una materia, etc., se le hace entrega, desde los tiempos más remotos, de un diploma o certificado, que no es otra cosa que el símbolo de su historial escolar; es decir, se le acredita por esos estudios realizados.

Tradicionalmente el hecho educativo ponía su acento en la instrucción y en la concepción de que el alumno era sujeto pasivo de la recepción de los conocimientos que poseía el profesor, quien administraba la educación. Hoy el alumno es el centro del hecho educativo y debe aprender a ser persona, ciudadano, profesional y sujeto con derechos y deberes. DELORS (1996) nos recuerda que «la Educación debe facilitar a todos, lo antes posible, el pasaporte para la vida, lo que le permitirá comprenderse mejor a sí mismo, entender a los demás y participar así en la obra colectiva y la vida en sociedad». Asimismo, nos marca el punto de confluencia entre las competencias y el nuevo devenir de los sistemas educativos, todo esto considerando que el ámbito de aprendizaje y el entorno social han cambiado y que, por lo tanto, esta nueva interacción con su contexto exige y necesita de una nueva y diferente educación: la escuela no es un mundo separado de la sociedad.

El concepto de competencia es visto como un pivote fundamental en la educación de la sociedad del conocimiento, una educación muy apoyada y basada en ese modelo constructivista citado. No obstante, como veremos en el apartado de conceptualización, este concepto está demasiado circunscrito y enraizado al ámbito laboral y la formación en el mismo. No obstante y a pesar de todo, hoy, en el siglo XXI, todavía imperan los sistemas educativos con currícula cargados de contenidos puramente academicistas, donde la memoria es la estrategia por excelencia y la entrega de certificados académicos es un hito a destacar. Una vez instamos al cambio, hemos de tender a la comprensión de una nueva manera de enfocar el proceso de enseñanza y aprendizaje, no solo considerando la manera de llegar al conocimiento, sino teniendo en cuenta también las distintas situaciones y relaciones que se dan entre el individuo y su entorno: las características internas como persona, sus capacidades mentales, sus intereses, sus motivaciones, su estado emocional, etc.; el sujeto participa activamente en la adquisición del conocimiento de manera integral.

Las palabras de DELORS (1996), que tienen pleno significado en nuestros días, ponen de manifiesto que queda un claro camino por recorrer: «La educación a lo largo de la vida se basa en cuatro pilares: aprender a conocer, aprender a hacer, aprender a vivir juntos y aprender a ser. Aprender a conocer, combinando una cultura general suficientemente amplia con la posibilidad de profundizar los conocimientos en un pequeño número de materias.

Aprender a hacer, con el fin de adquirir no solo una calificación profesional, sino más generalmente, una competencia que capacite al individuo a hacer frente a un gran número de situaciones y a trabajar en equipo.

Aprender a vivir juntos, desarrollando la comprensión del otro y la percepción de las formas de interdependencia, respetando los valores del pluralismo, buscando la comprensión mutua y la paz. Aprender a ser, para que florezca mejor la propia personalidad y se esté en condiciones de obrar con creciente capacidad de autonomía, de juicio y de responsabilidad personal. Mientras los sistemas educativos formales propenden a dar prioridad a la adquisición de conocimientos en detrimento de otras formas de aprendizaje, importa concebir la educación como un todo. En esta concepción, las reformas educativas deben buscar inspiración y orientación tanto en la elaboración de los programas como en la definición de las nuevas políticas pedagógicas».

Nota:Este curso es un fragmento del libro: " Competencias para el uso de herramientas virtuales en la vida, trabajo y formación permanentes", de la autora María Luisa Sevillano García (ISBN: 9788483226100). Puedes descubrir y adquirir libros de Pearson en: www.jetlibros.com.

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratará tus datos para realizar acciones promocionales (vía email y/o teléfono).
En la política de privacidad conocerás tu derechos y gestionarás la baja.

Cursos similares a E-learning. Competencias de herramientas informáticas



  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. Competencias profesionales. Normación
En un proceso orientado a través de competencias juega un pepel esencial su... [16/11/09]
505  
2. Competencias, objetivos y docencia en educación superior
La Educación Superior ha sufrido muchos cambios en el siglo XXI debido a los... [26/05/10]
1.376  
3. Competencias conversacionales en la gerencia actual
Aprende a comunicarte efectivamente. En este curso virtual de comunicación... [11/04/11]
232  

¿Qué es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail