12.176 cursos gratis
8.742.123 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Capítulo 18:

 Regulaciones, normas ambientales, restricciones y requerimentos especiales

Leyes relacionadas con la importación de ciertas categorías de Productos

 

Ley de Sanidad de Alimentos

 

A fin de asegurar niveles mínimos de calidad sanitaria, Japón como otras naciones, ha concebido normas y requisitos adecuados a sus singulares hábitos alimenticios. La proporción de autosuficiencia alimenticia de Japón es sumamente baja y, en realidad, por lo menos el 40% de los alimentos consumidos en Japón son importados. La proporción de dependencia del Japón en los alimentos importados es elevada tanto para los productos primarios como para los alimentos procesados y la proporción de dependencia se incrementa aún más cuando se toman también en consideración los alimentos para animales.

Para exportar a Japón, el proveedor extranjero debe hacer frente a la tarea de entender la legislación y los complicados reglamentos relacionados con la sanidad de los alimentos en Japón. En algunos casos, los productos alimenticios que se han descargado en los muelles no han sido aceptados y se obliga al importador a regresarlos a su lugar de origen por no cumplir con los parámetros sanitarios, debido a que violan las normas sobre alimentos.

 

a) Administración de la Sanidad de los Alimentos

 

La Ley de Sanidad de Alimentos entró en vigor en 1947. Incluye todos los reglamentos relacionados con los alimentos, los aditivos para alimentos, los utensilios para comer, los recipientes de alimentos, la maquinaria para el empaque y procesamiento de los alimentos y juguetes infantiles. La ley confiere la autoridad de la administración de la salud pública al Ministerio de Salud y Bienestar. La Oficina de Salud Ambiental recae en el Ministerio de Salud y Bienestar y las Oficinas de Salud Pública  son responsables  de la inspección y ejecución de la administración de la sanidad de los alimentos y del otorgamiento de licencias para negocios.

El Ministerio de Salud y Bienestar se ocupa principalmente de coordinar las políticas y de la planeación administrativa general para la sanidad de los alimentos.

b) Perfil de la ley de Sanidad de Alimentos

 

La Ley de Sanidad de Alimentos se aplica a todos los alimentos y bebidas que se consumen en Japón. Los alimentos producidos en Japón y los alimentos importados reciben el mismo trato de acuerdo con las disposiciones de la ley, cuyo objeto es la prevención de todos los riesgos para la salud ocasionados por causas biológicas, químicas o físicas, tales como envenenamiento, uso de servicio de mesa, papel de envoltura, latas, botellas y otros empaques contenedores. La ley también se aplica a artículos tales como juguetes que pueden entrar en contacto con la boca de los niños y a agentes limpiadores y utensilios de mesa que pudieran ser dañinos para la salud de la misma manera que los aditivos de alimentos.

Se prohíbe generalmente, el ingreso de alimentos podridos, descoloridos, descompuestos o inmaduros. Naturalmente, los productos hechos con base en la fermentación de frijoles y granos, tales como el vinagre, el sake, el requesón o cuajada de fríjol, etc., no son dañinos para la salud humana y están exentos de la regla anterior. Están prohibidos los alimentos que contienen sustancias venenosas y dañinas, los alimentos que han estado en contacto con dichas sustancias, o que se sospecha que contienen dichas sustancias. Se prohíbe, el ingreso de alimentos contaminados con microorganismos patógenos, o que se sospeche que sufren de dicha contaminación. Los ejemplos de estos patógenos y las enfermedades que pueden ocasionar incluyen a la fiebre tifoidea, la disentería, la fiebre paratifoidea, el cólera, la salmonelosis, enfermedades ocasionadas por el estafilococo áureo y la intoxicación con bacilo del botulismo.

Por último, están prohibidos los alimentos que pudieran ser dañinos para la salud humana debido a la contaminación con suciedad o sustancias extrañas. Además de los lineamientos generales anteriores, hay algunas disposiciones especiales sobre la carne de los animales que sufren ciertas enfermedades, tales como la morriña, la fiebre aftosa, el cólera porcino, etc., o que se sospeche que se han contaminado con estas enfermedades. Por esta razón, están prohibidas las importaciones de carne, jamón, embutidos y tocino, a menos que vayan acompañadas de un certificado de salud expedido por la autoridad gubernamental del país exportador, que certifique la higiene de la carne y los productos cárnicos exportados.

Los adelantos en la ciencia han hecho posible desarrollar y comercializar alimentos y bebidas sin la adecuada garantía de seguridad. Por esta razón, el Ministerio de Salud y Bienestar está autorizado para prohibir la venta de ciertos productos alimenticios que no se ha comprobado todavía que son beneficiosos para la salud humana. El Ministerio prohibirá dichos productos alimenticios, de reciente surgimiento, cuando considere que los nuevos productos podrían representar un peligro, aunque los alimentos ya hayan sido llevados al mercado.

El Ministerio de Salud y Bienestar ha establecido normas con respecto al etiquetado de alimentos, aditivos alimenticios, aparatos y empaques. Todas las etiquetas y marcas requeridas deben estar naturalmente en idioma japonés.

En 1995, se revisaron los reglamentos para hacer valer la Ley de Sanidad de Alimentos a fin de dar cabida a la tendencia internacional en etiquetado con respecto a las fechas de expiración de los productos alimenticios. Como resultado, las fechas de “es mejor si se consume para” o “fresco hasta” se están utilizando en

Lugar de las fechas de fabricación (o fechas de importación para los productos importados.

c) Procedimiento de Importación de Alimentos

 

Aquellas personas que desean importar (para venta o uso comercial) alimentos, aditivos de alimentos, empaques, contenedores o aparatos que se usan de manera conjunta con los alimentos, o juguetes, deben presentar primero una "Forma de Notificación de Importación de Alimentos” al Ministerio de Salud y

Bienestar en cada ocasión.

La Forma de Notificación deberá presentarse a la Estación de Cuarentena del Ministerio de Salud y Bienestar en los 30 principales puertos marítimos y aeropuertos en todo Japón y deberá ser revisada por dicha estación.

La realización de pruebas o revisiones adicionales depende de los siguientes factores: violación o presunta violación a alguna de las normas, irregularidades en el historial de importación de un cargamento en particular e insuficiencia de la información sanitaria o de normas de origen. Los productos que no están en conformidad con las normas oficiales, se rechazan naturalmente en este momento. Se considera que los alimentos que se han determinado que no requieren revisión, han pasado los procedimientos de notificación de importación y pueden ahora proseguir para llevar a cabo el despacho aduanal.

Los cargamentos que violen la Ley de Sanidad de Alimentos se retienen en un almacén afianzado y, después de recibir el aviso, el importador los regresará al puerto de embarque, los destruirá o llevará a cabo los procedimientos necesarios en el almacén afianzado. De manera simultánea, se notifica a la oficina de Aduanas que el cargamento viola la Ley de Sanidad de Alimentos y que no puede admitirse su ingreso al país.

De acuerdo con la enmienda de la Ley de Sanidad de Alimentos en 1995, los importadores de productos alimenticios estipulados y productos relacionados sufragarán el costo de las pruebas y análisis ordenados por el Ministro de Salud y Bienestar en estaciones de inspección especialmente designadas. Se requiere que los importadores prueben que el producto no viola las disposiciones de la Ley de Sanidad de Alimentos. Otros productos alimenticios se inspeccionarán en estaciones de cuarentena con un método que garantiza la seguridad de los alimentos importados, sin trastornar los procedimientos de importación.

d) Simplificación de las Importaciones

 

Debido a una comprensión inadecuada de leyes tales como la Ley de Sanidad de Alimentos, los exportadores pueden encontrarse con que se prohíbe la entrada de sus productos al país. Lo anterior puede ocasionar una gran pérdida económica y dar origen a quejas de prácticas comerciales injustas. Por este motivo, se ofrecen las siguientes recomendaciones con la esperanza de que se eviten dichas dificultades.

Es absolutamente imperativo que se procesen los productos alimenticios en el país productor mediante métodos que se ajusten a la Ley de Sanidad de Alimentos de Japón. Por ejemplo, los refrescos, jamones, embutidos y tocino deben estar todos pasteurizados a temperaturas que se ajusten a las Normas de Fabricación japonesas.

Aquellos aditivos de alimentos, sintetizados químicamente, no designados bajo los artículos de la Ley de Sanidad de Alimentos, no pueden usarse en alimentos. Por ejemplo, el estéril lactato de sodio no puede usarse en los productos que desean ser exportados a Japón. La manera en que se emplean los aditivos de alimentos debe también ajustarse a los reglamentos japoneses.

Por ejemplo, el ácido benzoico del caviar no debe exceder de 2.5g/kg, de 0.6g/kg en la salsa de soya y de 0.6 g/kg en los refrescos.

Los materiales de empaque y los juguetes deben estar hechos con materiales y por métodos que se ajusten a los requisitos de la Ley de Sanidad de Alimentos. Por ejemplo, la formalina es una sustancia prohibida, que no debe estar presente en el plástico de los juguetes o empaques.

Deben anexarse todos los certificados de salud expedidos por la autoridad reglamentadora del país de exportación. La carne, el jamón, los embutidos, el tocino y el pez globo son ejemplos de productos que deben contar con la documentación apropiada.

Además, los informes de los resultados de las inspecciones, expedidos por organizaciones de inspección oficiales de otros países, que están registradas ante el Ministerio de Salud y Asistencia japonés, se aceptan en las estaciones de cuarentena en Japón. Sin embargo, lo anterior no incluye a los certificados de inspección con respecto a los análisis para determinar la presencia de bacterias u otras sustancias, cuya condición sanitaria pueda haber cambiado con el transcurso del tiempo.

Después de que los productos importados llegan a Japón, el importador debe revisarlos una vez más para determinar si cumplen con los requisitos legales japoneses. Como preparación final, el importador debe confirmar que está en posesión de todas las pruebas y documentación necesarias que indiquen que sus productos cumplen con los requisitos anteriores, de manera que los procedimientos de importación puedan expeditarse de manera significativa.

Cuando se importan productos alimenticios a Japón, hay varias maneras de simplificar y acelerar los procedimientos de importación. Primero, debe presentarse la notificación con anterioridad a cada importación. El anterior recibe el nombre de sistema de "notificación previa“. El segundo método se emplea con relación a los productos que cumplen con ciertas condiciones y que se transportan a Japón en un plan de importación. En principio, cuando se incluye la declaración de la importación como parte de la forma de notificación de importación presentada en el momento de la primera importación, pueden omitirse las formas de notificación de importación para importaciones futuras del mismo producto, durante el período de importación planeada. Lo anterior se denomina sistema de "importación planeada”.

Por último, debido a que la Ley de Sanidad de Alimentos se aplica tanto a los alimentos locales como a los importados, es necesaria la debida comprensión de los sistemas administrativos de la sanidad de alimentos para llevar a cabo, actividades comerciales con éxito en Japón. Los reglamentos que cubren a la sanidad de los alimentos son numerosos y complicados. Incluyen a leyes, así como a disposiciones legales de los gabinetes y ministerios, con base en las cuales se expiden también notificaciones y directivas adicionales. Sería difícil entender todos los reglamentos relacionados con los productos alimenticios.

Sin embargo, los exportadores deben familiarizarse con todos los requisitos pertinentes que se refieren a los productos alimenticios en particular que tienen la intención de exportar a Japón.

A partir de marzo de 1994, se puso en práctica el sistema de "confirmación previa para los alimentos importados” para simplificar los procedimientos de inspección en el momento de la importación, mediante la obtención de la confirmación previa de que el producto cumple con reglamentos japoneses y registrar a dicho producto y a la planta manufacturera o procesadora.

Ley para la Prevención de Enfermedades Infecciosas en Animales Domésticos.

 

a) La Condición de Salud de los Animales Domésticos en Japón.

 

Japón es uno de los pocos países libres de enfermedades animales infecciosas virulentas. Como estas enfermedades infecciosas, una vez que se introdujeran y diseminaran en el país, afectarían gravemente al sector pecuario de la nación, el gobierno japonés somete a cuarentena a los animales y productos animales que se importan del extranjero, de acuerdo con la Ley de Control de Enfermedades Infecciosas en Animales Domésticos.

Japón se encuentra también entre los pocos países no afectados por la rabia, otra enfermedad virulenta sumamente difundida en diversas partes del mundo, con inclusión de Europa y los Estados Unidos. La rabia es una enfermedad mortal que afecta tanto a humanos como animales y da por resultado la muerte de casi todas

Las víctimas a las que ataca. De acuerdo con la Ley de Prevención de la Rabia, el gobierno japonés somete a cuarentena a todos los perros que se importan al país.

b) Finalidad.

 

La cuarentena animal está concebida para impedir que las enfermedades infecciosas, que afectan a los animales domésticos, entren a Japón por medio de animales y productos de origen animal importados del extranjero y para restringir la invasión de rabia a Japón por medio de perros importados.

Las Estaciones de Cuarentena Animal, Ministerio de Agricultura, Silvicultura y Pesca, someten a los animales y a los productos de origen animal a cuarentena de acuerdo con la Ley para la Prevención de Enfermedades Infecciosas en Animales Domésticos y a los perros de acuerdo con la Ley de Prevención de la Rabia.

c) Prohibición de Importaciones.

Entre las enfermedades infecciosas de los animales domésticos, la glosopedia, la rinderpest y la fiebre porcina africana, que una vez que se difundieran en Japón, dañarían gravemente al sector pecuario de la nación, están designadas por las autoridades japonesas como enfermedades específicas para prohibir las importaciones. Está prohibida la importación de animales de pezuña hendida provenientes de ciertas regiones, que es probable que difundan estas enfermedades infecciosas virulentas. Está también prohibida la carne y las vísceras de los animales, así como jamones, embutidos y tocino hechos con la carne y/o las vísceras.

Sin embargo, la carne, las vísceras, los jamones, los embutidos o el tocino sujetos a la prohibición de importación, pueden quedar exentos de dicha prohibición en el caso en que se procese el producto de acuerdo con la norma de procesamiento con calor prescrita por el Ministerio de Agricultura, Silvicultura y Pesca (que en lo sucesivo se denominará el Ministerio) en los establecimientos designados por dependencias gubernamentales apropiadas de los países exportadores como instalaciones que se ajustan a las normas aplicables establecidas por el Ministerio, o en aquellos otros establecimientos designados directamente por el Ministerio.

Los agentes causantes de las enfermedades infecciosas en los animales, también incluidos entre los artículos bajo prohibición de importaciones, pueden importarse a Japón para fines de investigación científica, con sujeción a la aprobación del Ministerio de Agricultura, Silvicultura y Pesca.

Para el caso de Colombia, las frutas frescas son de prohibida importación en Japón a excepción de cuatro casos que son los bananos, la piña, los cocos y la pitaya. Todas las frutas frescas colombianas se encuentran prohibidas debido a plagas como lo es la mosca del mediterráneo. Otro producto de prohibida importación que aplica para Colombia y otros países del mundo son los cárnicos debido a la aftosa.

En general son pocos, casi nada, los productos alimenticios colombianos de prohibida importación en Japón, pero las exigencias del mercado hacen muy complicada su exportación. Hay que tener en cuenta que existen productos agrícolas que cuentan con restricciones cuantitativas (cuotas) que ya se encuentran repartidas, por decirlo así, entre socios comerciales como lo es el caso del arroz, lo que impide también el ingreso de este tipo de productos al país, y además de eso, representan costos muy elevados.

 

e) Requisitos para importación

 

Informe previo sobre la importación de animales Se requiere que cualquier persona, cuando importe animales a Japón, informe a la

Estación de Cuarentena Animal (en la oficina central en Yokohama) la categoría y el número de animales que se importarán y la fecha y lugar de su importación, dentro del período específico de tiempo antes de la fecha de importación.

No se requiere ningún informe previo para la importación de productos de origen animal. Sin embargo, para la inspección en los puertos marítimos y los aeropuertos, es aconsejable que los importadores soliciten la inspección de importación a más tardar un día antes de que se desee la inspección, de manera de que pueda efectuarse en el día deseado.

No puede permitirse ninguna importación de los artículos designados sometidos a cuarentena sin un certificado de inspección expedido por la dependencia gubernamental apropiada del país exportador, en que se declare que se halló que los artículos, mediante inspección en el país exportador, se encontraban libres de cualquier agente causante que pueda difundir enfermedades infecciosas que afecten a los animales domésticos.

f) Inspección de Importación

 

Los artículos sujetos a cuarentena pueden importarse solamente en puertos o aeropuertos especialmente designados.

g) Inspección para la Importación de Animales

 

Los importadores de animales que están designados como artículos sujetos a cuarentena, deben presentar una solicitud en la estación de cuarentena de animales para la inspección de importación y un certificado de inspección expedido por la dependencia gubernamental apropiada del país exportador.

El animal se mantendrá en las instalaciones de cuarentena de la estación de cuarentena de animales para fines de inspección, durante el período de tiempo especificado.

En caso de que la inspección determine que no hay ninguna posibilidad de difundir algún agente causante de enfermedades infecciosas que afecten a animales domésticos, el funcionario de cuarentena animal expide un certificado de cuarentena de importación. Posteriormente, el (los) artículo(s) pasará el despacho Aduanal y podrá entrar a Japón.

Ley de Cuarentena Vegetal

 

a) Finalidad

 

Debido a que Japón es un país insular, no comparte ninguna frontera común. Su topografía y pasado político han significado que estuvo protegido contra la entrada de enfermedades y plagas dañinas a las plantas.

Nuevos productos agrícolas importados del extranjero han traído consigo numerosas plagas dañinas para las plantas, lo que representa una grave amenaza para los productos agrícolas locales.

b) Artículos Prohibidos para Importación

 

Las plantas prohibidas para importación incluyen a aquellas plantas que, en caso de que entraran al país y se difundieran, sería probable que ocasionaran graves daños a los productos agrícolas locales.

Se prohíbe también la importación de plantas  que son huéspedes de enfermedades y plagas que no han ocurrido todavía en Japón y cuya presencia es sumamente difícil de detectar durante las inspecciones de importación. Se prohíbe la importación de plantas provenientes de regiones afectadas por brotes de dichas enfermedades y plagas y plantas que recorren dichas regiones.

Las principales enfermedades y plagas que dan Lugar a la Prohibición para la Importación son: Mosca mediterránea de la fruta; mosca oriental de la fruta; mosca de Queensland de la fruta; palomilla de la manzana; gorgojo del camote; minador de la enredadera del camote; gorgojo del camote de las Indias Occidentales; verruga de la papa; catarinita de la papa; nemátodo cístico de la papa; nematodo barrenador de los cítricos; Rodopholus citrophilus; mosca nociva para el trigo; Trichochonis caudata; y Bakansia oryzae.

c) Artículos Sujetos a Inspección de Importación

 

Todas las plantas y productos vegetales, árboles jóvenes, plantas decorativas, flores cortadas, bulbos, semillas, frutos, verduras, granos, frijoles, plantas o productos vegetales para uso como forraje de animales, cosechas de especias, plantas o productos vegetales para uso en medicina china, madera y otros productos están sujetos a cuarentena.

d) Los productos siguientes, no están sujetos a cuarentena:

 

• Productos de madera, madera preservada, productos de bambú y productos manufacturados tales como muebles y utensilios.

• Ratán y corcho.

• Bolsas de yute, algodón, tela de algodón, productos de calabaza, papel, productos textiles tales como cordón y redes, materias primas para textiles, con inclusión de algodón en rama y los artículos anteriores cuando no se hayan usado como empaque para plantas.

• Té procesado, flores de lúpulo desecadas y brotes de bambú.

• Vainas de vainilla fermentadas.

• Plantas conservadas en ácido sulfuroso, alcohol, ácido acético, azúcar y sal.

• Chabacanos, higos, pérsimos, kiwis, ciruelas, peras, dátiles, piña, plátano, papaya, uvas, mangos, duraznos y frambuesa americana deshidratada.

• Coco granulado.

• Especias deshidratadas en paquetes herméticamente sellados para venta al menudeo.

e) Solicitud de Inspección de Importación

 

Las solicitudes de inspección de importación deben ir acompañadas de un certificado de inspección vegetal (certificado fitosanitario), expedido por el gobierno del país exportador, o una copia de dicho certificado. El certificado debe contener el resultado de las inspecciones efectuadas por el gobierno del país exportador, en que se especifique que las plantas no están afectadas por enfermedades o plagas.

Como no es posible obtener un certificado fitosanitario en aquellos países exportadores que no tienen instalaciones de cuarentena vegetal gubernamentales, los productos de estos países estarán sujetos a una inspección especialmente cuidadosa.

f) Inspección de Importación

 

La inspección se llevará a cabo en un sitio designado por el funcionario de cuarentena vegetal con autoridad en el aeropuerto o puerto marítimo, a través del cual el cargamento entró a Japón. La inspección de plantas que entran al país por correo se lleva a cabo en aquellas oficinas postales que ponen en práctica procedimientos aduaneros.

Como las semillas y árboles jóvenes pueden estar contaminados con virus que no pueden detectarse durante la inspección de importación normal, se envían a un vivero de aislamiento gubernamental o a un vivero privado que se ajusta a los requisitos gubernamentales, después de la inspección en el momento de la importación. En las instalaciones, se permite que las plantas crezcan durante un período de tiempo fijo, durante el cual están sujetas a una inspección minuciosa. Se desinfectarán las plantas importadas que se encuentren afectadas por enfermedades o plagas, ya sea en el momento de la inspección de importación o durante el período de aislamiento. Cuando no haya ningún método disponible para destruir completamente la enfermedad o la plaga, se dispondrá de la planta (incluye la reexportación).

Otras Leyes y Reglamentos Relacionados con las Importaciones.

 

a) Ley de Plántulas Forestales

 

El objeto de esta ley es evitar problemas en la reforestación debido a la importación de plántulas inferiores provenientes de otros países. La importación de semillas y plántulas de cedros, cipreses, pinos, alerces, abetos, abetos blancos y ryukyumatsu, puede estar restringida o prohibida con base en una Disposición Legal del Gabinete cuando las autoridades administrativas lo consideren necesario.

 

b) Ley de Animales de Caza y de preservación de los Animales Silvestres

 

En caso de que cualquier persona intente importar aves y bestias especificadas por esta ley, productos procesados o huevos de las mismas, se requiere que dicha persona anexe un certificado expedido por el organismo gubernamental responsable del país exportador, que demuestre que dichas aves y bestias, productos procesados o huevos de las mismas han sido capturados o recolectados de acuerdo con las leyes y los reglamentos aplicables. Sin embargo, no se requiere anexar dicho certificado cuando la importación de dichos productos proviene de un país en que no existe un organismo gubernamental de esta naturaleza, para expedir dicho certificado.

c) Ley de Control de Fertilizantes

 

Cualquier persona que se dedique al comercio de la importación de fertilizantes comunes, para los que se hayan establecido normas autorizadas, debe registrar cada marca del fertilizante común en cuestión ante el Ministerio de Agricultura, Silvicultura y Pesca. Además, los importadores de fertilizantes comunes para losque no se hayan previsto normas autorizadas, deben registrar provisionalmente cada marca del fertilizante en cuestión ante el Ministerio de Agricultura, Silvicultura y Pesca. Por otra parte, un importador de ciertos fertilizantes especialmente designados está obligado a declarar su intención de importar, con dos semanas de anticipación, al Ministerio de Agricultura, Silvicultura y Pesca.

d) Ley de Fármacos, Cosméticos e instrumentos Médicos

 

El objeto de esta ley es el control y la reglamentación de fármacos medicinales y no medicinales, cosméticos, dispositivos médicos y asuntos relacionados con los mismos.

e) Ley de Control de Alimentos Básicos

 

Esta ley tiene por objeto regular la oferta y la demanda locales de alimentos y estabilizar los precios.

La importación de arroz, cebada, trigo y cebada sin cáscara puede ser efectuada solamente por aquellas personas con licencia expedida por el Ministro de Agricultura, Silvicultura y Pesca.

f) Ley del monopolio del Alcohol

 

La importación de alcohol está prohibida, excepto por el gobierno o personas a las que el gobierno ordena especialmente hacerlo.

El alcohol que se considera sujeto a la venta de monopolio, de acuerdo con la Ley del Monopolio del Alcohol es aquel que tiene un contenido alcohólico igual a 90 proof (graduación) o más. El contenido alcohólico prescrito de acuerdo con esta Ley es el volumen de alcohol que tiene una gravedad específica de 0.7947 en 100% del volumen original, a una temperatura de 15 grados centígrados.

g) Ley Relacionada con la Reglamentación de la Fabricación de Sustancias Químicas, Revisión de Sustancias Químicas y Asuntos Conexos.

 

Esta ley tiene como finalidad establecer sistemas para revisar nuevos productos químicos por anticipado a su fabricación o su importación con objeto de averiguar si son seguros y biodegradables, de manera de que pueda evitarse la contaminación ambiental con dichas sustancias. Además, la ley tiene por objeto ejercer el control necesario sobre la fabricación, importación, uso, etc., de productos químicos que tengan estas propiedades.

 

Requisitos de Etiquetado

 

Aunque no se requiere por ley que los fabricantes muestren etiquetas JAS o JIS de manera efectiva en los productos que han recibido las aprobaciones, algunos productos deben (para protección del consumidor) llevar etiquetas relacionadas con el contenido y la calidad. Los artículos que deben llevar etiquetas pueden dividirse en cuatro categorías: productos textiles; productos manufacturados de plástico; aparatos eléctricos; y una amplia categoría de artículos diversos, que incluyen paraguas y anteojos para el sol. En la actualidad, hay aproximadamente 100 artículos que deben llevar etiquetas especificadas por ley. Los productos textiles incluyen a los tejidos de punto, pantalones, faldas, suéteres, camisas, impermeables, corbatas y manteles. Los aparatos eléctricos incluyen a máquinas lavadoras, ollas para cocer arroz, aspiradoras, ventiladores y aparatos de televisión. Los productos de plástico incluidos son platos y palanganas. En la categoría de productos diversos, los detergentes, los guantes de cuero y los cepillos de dientes se encuentran entre los productos que deben llevar etiquetas que indiquen el contenido y/o la calidad.

Las etiquetas que se ponen en los productos para el hogar sirven para que los consumidores se percaten de la calidad del producto, así como de la información y precauciones con respecto al uso del producto. El etiquetado de los productos para el hogar se rige por la Ley de Etiquetado de Productos para el Hogar, promulgada en 1962. Desde esa época, se han mejorado la gama de productoscubierta por la ley y el grado de detalle en las etiquetas.

 

 

Canales de Distribución

Desde un punto de vista funcional, el sistema de distribución japonés no es diferente de los existentes en otros países. Facilita el movimiento de los bienes entre los productores y los consumidores y hace las veces tanto de un canal de ventas para los productores como de un canal de compras para los consumidores.

Consta ordinariamente de dos niveles: un nivel mayorista y un nivel detallista. En el nivel mayorista, se reciben los productos provenientes de diversos fabricantes o importadores y se entregan a los detallistas después de dividirse en lotes más pequeños que se ajustan a las necesidades de los detallistas.

Por otra parte, las actividades y funciones de las compañías comercializadoras ocupan un lugar importante entre las corporaciones extranjeras en sus exportaciones a Japón. Las compañías comercializadoras tienen una doble misión: Primero, deben facilitar el flujo de comercio en su carácter de intermediarias. En segundo lugar, a fin de facilitar el flujo de comercio, desempeñan una variedad de labores que incluyen el financiamiento, la asunción del riesgo, el desarrollo de recursos, el comercio, la organización y la inversión. Después del período inmediato a la posguerra, el sistema de distribución de Japón se desarrolló a fin de hacer frente al sistema de producción en masa que se basaba en la innovación tecnológica. Japón requería un sistema de distribución que pudiera surtir las enormes cantidades de productos que se estaban fabricando en masa. Estos acontecimientos proveyeron los antecedentes para las innovaciones de la distribución en la década de 1960, que condujeron al rápido crecimiento de los supermercados de autoservicio. Los supermercados hicieron posible adquirir productos en cantidades voluminosas, que se vendían a continuación a los consumidores a precios bajos. Los supermercados y las tiendas de departamentos continuaron creciendo y se les unieron posteriormente nuevos tipos de vendedores al menudeo, tales como tiendas de abarrotes, a una escala menor que los supermercados, pero que tenían horas de operación más prolongadas y se basaban en el concepto de la comodidad; las tiendas de descuento que aplicaron el concepto del atractivo del precio; y los centros para el hogar que vendían productos de ferretería cotidianos para hacerlos uno mismo.

Desde principios de la década de los 80’s los distribuidores han aplicado sus energías a la diferenciación de productos e imágenes y su enfoque se ha desplazado de la satisfacción de las necesidades materiales de los consumidores a la satisfacción de sus deseos psicológicos, a fin de responder a los niveles de vida ascendentes en Japón y la diversificación de los estilos de vida, que provocaron la diversificación y la individualización adicionales de la demanda del consumidor. Además, ha habido cambios importantes en la estructura demográfica a medida que la población concentrada en áreas urbanas se ha desplazado de las grandes ciudades propiamente dichas a las ciudades satélites de las principales áreas metropolitanas. El mercado de consumo se ha difundido a los suburbios con la proliferación de los automóviles de pasajeros y la construcción de casas en los suburbios y los mercados suburbanos se han hecho tan importantes como los mercados urbanos.

 

Hábitos de consumo de los japoneses

Inmediatamente después del fin de la Segunda Guerra Mundial, Japón se vio afectado por la escasez de toda clase de bienes materiales, entre ellos alimentos.

La mayoría de los japoneses soñaba con la opulencia material de los estilos de vida norteamericanos y europeo y adoraba a los productos europeos y norteamericanos, que eran de más alta calidad que los productos japoneses. Los productos europeos y norteamericanos eran costosos y el ciudadano promedio no podía darse el lujo de adquirirlos, por lo que la posesión de productos europeos o norteamericanos se convirtió en un símbolo de condición social y los japoneses comenzaron a preferir los productos importados.

En la década de 1960, la industria japonesa se recuperó del caos del periodo de posguerra y el ingreso personal comenzó a aumentar. A medida que se suministraron bienes materiales al mercado en abundancia, la calidad de los productos locales mejoró notablemente. Como resultado, los consumidores comenzaron a favorecer los productos locales que podían adquirirse a precios razonables con respecto a los productos extranjeros costosos. Las compras de productos locales estimularon a la demanda local y, en consecuencia, aumentaron el ingreso de los consumidores.

Para la década de 1980, a medida que comenzaron a gozar de un ingreso más elevado y una vida confortable, el pueblo japonés comenzó a reconsiderar sus estilos de vida unidimensionales de trabajar únicamente para mantener sus normas de vida y a prestar mayor atención a disfrutar de la vida y de buscar un estilo de vida individualista. Cantidades en masa de diversos tipos de productos inundaban el mercado y los consumidores podían seleccionar productos y servicios que se ajustaran a sus gustos y objetivos. Hubo una transición de una época de consumo en masa de productos de bajo precio a una época de consumo de alta calidad, aunque el precio fuera alto.

En la actualidad, los consumidores japoneses son muy exigentes en lo que se refiere a su selección de productos. Se están importando productos de buena calidad y bajo costo en grandes volúmenes, provenientes de países en desarrollo, y se pueden conseguir con facilidad y la internacionalización continúa, dado que mucha gente viaja al extranjero. Por lo tanto, los consumidores se han acostumbrado a comprar buenos productos a precios más bajos, sin considerar el país de producción. Por otra parte, las necesidades de los consumidores se están haciendo más individualistas y diversificadas; y los consumidores están comenzando a buscar productos con precios que se correlacionen con su calidad.

Capítulo siguiente - Transporte

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratará tus datos para realizar acciones promocionales (vía email y/o teléfono).
En la política de privacidad conocerás tu derechos y gestionarás la baja.

Cursos similares a Japón. Importación de la pitaya amarilla desde Colombia.



  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. Trabajo infantil en Colombia
El trabajo infantil es una realidad social de gran impacto a nivel mundial, y con... [22/03/11]
247  
2. La proactividad desde el "Prisma Espiritual"
Ser proactivo desde el "Prisma Espiritual de las Cosas" significa, principalmente,... [11/11/05]
1.362  
3. Claves de la historia de la Biología
La Biología se ha desarrollado a lo largo del tiempo gracias a las aportaciones de... [23/12/02]
31.448  

Capítulos del curso