12.170 cursos gratis
8.782.633 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Capýtulo 5:

 Expela por la fuerza si no sirven las amonestaciones

Al advertir la inutilidad de sus reclamaciones, el Gobierno español adoptó una actitud más firme para hacerse respetar en las Malvinas. Carlos III por medio del ministro Arriaga, el 25 de febrero de 1768, ordenó a Francisco de Paula Bucarelli, gobernador de Buenos Aires, que si comprobaba el establecimiento de ingleses en aquellos parajes "los expela por la fuerza si no sirven las amonestaciones, arregladas a las leyes y sin necesitar más orden".

Envió en 1770 unos pocos barcos de guerra al mando del capitán Juan Ignacio de Madariaga, quien al llegar a las Malvinas comunicó al capitán inglés Hunt que debía retirarse y ante la negativa de éste, las unidades españolas lo atacaron a cañonazos. Al día siguiente, Hunt se rindió.

En enero de 1771, Masserano declaró, en nombre del monarca español, que desaprobaba la empresa violenta de Bucarelli y se comprometía a reestablecer Port Egmont, pero afirmaba que ese compromiso "no puede ni debe en manera alguna afectar la cuestión de derecho previo de soberanía sobre las islas Malvinas, denominadas islas Falkland".

En 1774, los británicos abandonaron Port Egmont, y en contra de todo lo pactado dejaron una inscripción en la que afirmaban los supuestos derechos de su soberano sobre las Falkland. Los españoles se llevaron esa lápida a Buenos Aires.

El silencio inglés desde 1774 (en que abandonaron la isla) hasta 1829 demuestra el desinterés británico por las islas y Puerto Egmont .

En 1783, después de la guerra de independencia de los Estados Unidos, se firmó la paz en Versalles ratificándose los tratados anteriores de 1670 y 1713, que prohibían a los ingleses navegar por el Atlántico Sur.

Desde antes de la ocupación inglesa en 1774, las autoridades de Buenos Aires enviaban una inspección de vigilancia hacia las costas patagónicas, Tierra de Fuego, cabo de Hornos y Malvinas, que a partir de aquel año se hizo anualmente. Fue rechazado todo intento extranjero para acercarse a las Malvinas y cuando en 1779 se descubrió que los ingleses pernoctaban en Port Egmont, el virrey de Buenos Aires, Juan José de Vértiz, ordenó la destrucción completa de las instalaciones, 1780.

Los españoles llevaron a las Malvinas animales, plantas, tierra buena y construyeron edificios civiles, cuarteles, puentes y muelles. Repetimos: Inglaterra sólo estuvo en Port Egmont durante el período 1765-70 y 1771-74. Pero mientras tanto y en todo el resto de las dos Malvinas, España ejerció de hecho su soberanía y administración desde 1967 hasta 1811, en cuyo lapso se sucedieron ininterrumpidamente veinte gobernadores españoles.

En 1790 se realiza un tratado entre Gran Bretaña y España. El artículo cuarto de este respeta las posesiones españoles en los mares del sur. A las pocas semanas del pronunciamiento del 25 de mayo de 1810, el primer gobierno argentino, encabezado por el Brigadier Cornelio Saavedra, ya  tomaba su primera resolución relacionada con las Malvinas. Entre 1767-1811 hubo 20 Gobernadores en las Islas, de los cuales dependían primero de los gobernadores y luego de los virreyes del Río de la Plata a través del Apostadero de Montevideo.

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratarý tus datos para realizar acciones promocionales (výa email y/o telýfono).
En la polýtica de privacidad conocerýs tu derechos y gestionarýs la baja.

Cursos similares a Islas Malvinas. Historia de la soberanía



  • Výdeo
  • Alumnos
  • Valoraciýn
  • Cursos
1. Guerra de Malvinas
Conoce la historia, las tácticas, intereses y todos los secretos de la Guerra de... [03/08/05]
2.680  
2. Historiografía argentina acerca del conflicto de las Malvinas
Este curso de historia no es una síntesis de la guerra en las islas Malvinas ,... [31/12/10]
123  
3. Guerra Malvinas. Visión del Partido Comunista Argentino
Guerra Malvinas . Visión del Partido Comunista Argentino , las islas Malvinas,... [09/09/09]
316  

ýQuý es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail