12.183 cursos gratis
8.735.487 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

El IMC. Sobrepeso y estrés

Autor: Felix Larocca
Curso:
6/10 (1 opinión) |31 alumnos|Fecha publicación: 15/08/2011
Envía un mensaje al autor

Capítulo 2:

 Comida. Mujer (1/2)

Comer como función

Para nuestra especie, la función de comer --- base de la supervivencia --- empieza con una vinculación de tres tipos:

* Primero física, durante la vida intrauterina, luego
* Afectiva, desde el momento del nacimiento y, finalmente
* Social, a medida que el desarrollo evolutivo del individuo progresa

Esa vinculación tripartita nunca cesa de existir durante toda la vida del ser humano, como se encuentra presente en toda circunstancia relacionada con el estrés y con la falta de --- o con --- la comida en exceso.

La mujer y su relación especial con la comida

Parece ser que los amanuenses que transcribieron las palabras de la Biblia lo hicieron teniendo conciencia de que el “pecado original” sólo podría emanar de tres fuentes: de una mujer audaz y curiosa, de una serpiente embaucadora y taimada --- símbolo femenino de la astucia diabólica --- y de un fruto a ser comido.

Como secuela de esta historia, la mujer como ‘alma mater’  --- madre nutricia o que nos alimenta, tanto física como emocionalmente --- siempre ha retenido el simbo­lismo que esta figura prístina comprende en nuestras mentes.

En algunos simios --- nuestros parientes cercanos --- la hembra, asimismo, goza del mismo rol que posee en nuestro género.

La fémina provee la comida, acicala a los bebés, y se acarician --- socialmente --- entre ellas, sin ser homosexuales, aunque lo último no importaría. Pregúntenles a los bonobos.

Además, de la cuida de los críos, las hembras mantienen a la distancia machos hostiles, y se aúnan en grupos para proteger sus tribus.

En nuestra especie, en particular, y en nuestra civilización en especial, la mujer mantiene una relación muy exclusiva con la comida, como ya hemos enfatizado en esta tesis.

No es sólo el hecho de que, comúnmente, la mujer es quien procura y compra la comida --- representando por un amplio margen la mayoría de las personas que frecuentan los supermercados --- sino que son ellas quienes la preparan, y quienes asimismo la sirven.

Además de esto existe un detalle de la mayor importancia y éste es que algunas de las más severas de las patologías de la hembra de nuestro género giran alrededor de la función misma del comer: Éstas son las disorexias (Véanse mis artículos al respecto).

Las hembras pesan más que los varones. Representan la mayoría de las personas quienes dietan, como asi­mismo su sexo predomina entre las anoréxicas y las bulímicas del mundo. Aunque sorprendentemente, no son ellas quienes van al quirófano con mayor frecuencia para perder de peso.

Prosiguiendo con la mujer y con la provisión de alimento

Las mujeres, en el pasado, exploraban el entorno en búsqueda de comida para sus descendientes y, a veces, para compartirla altruistamente con los ancianos y en­fermos de las tribus donde vivieran.

Al rayar el día, como no habían lugares para almacenar provisiones, la tarea de la hembra joven era la de recoger las frutas y los vegetales que encontrara para comenzar el acopio de la colación del día. Lo que hiciera intuitivamente y sin rechistar.

Lo que nadie entendiera, es que, lo hicieran para nutrir, especialmente, el cerebro del infante, un órgano muy hambriento…

El ser humano emerge del útero con una masa encefálica enorme, aunque no esté del todo desarrollada al nacer. Las demandas nutritivas de este órgano son formidables. Los nuevos retoños requieren atención, nutrición y vigilancia constante, por los primeros años de la vida, como toda madre bien sabe.

Expertos han estimado que se necesitan entre 5 y 10 millones de calorías para que un ser humano llegue a su madurez física. De éstas se estima que un 30% del to­tal son utilizados por el encéfalo.                                             

La mujer en su misión diplomática y mediadora

Para lograr su cometido, la mujer debió siempre de ser diestra en la creación de lazos sociales para compartir sus tareas con otras hembras. Ya que los sistemas sociales contri­buyen a lograr la disminución de todos los estreses. En esos principios, hoy, se basan las psicoterapias en general, y las dinámicas del poder de los grupos en particular.

Porque somos seres gregarios hay que entender que nuestra socialización co­mienza antes de la concepción y procede dentro de la vida intrauterina.

Este es un paquete que se origina en la afección dirigida, de antemano, al hombre, que, fertilizándola, produjo el feto que en ella vive. Lo que continúa con el cuidado que recibe durante los meses del embarazo, y que se mantiene con el soporte que le será ofrecido después que el bebé nace.

El mismo feto, antes de salir del útero, forma lazos emocionales con la madre, con quien comparte la misma sangre. Resultando, en que de la salud de ella depende la propia en su totalidad. Como se aprendiera de mujeres embarazadas durante el breve, aunque trágico interludio, de la Guerra de los Siete Días en el 1967 en Israel.

Capítulo siguiente - Comida. Mujer (2/2)
Capítulo anterior - Estrés. Miedo

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratará tus datos para realizar acciones promocionales (vía email y/o teléfono).
En la política de privacidad conocerás tu derechos y gestionarás la baja.

Cursos similares a El IMC. Sobrepeso y estrés



  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. Salud. Calcular IMC y calorías
Traemos un interesante tutorial de salud donde vamos a calcular la cintura en... [13/10/11]
525
Curso con video
2. Hamburguesa. Sobrepeso
La obesidad va en aumento cada día a causa de los malos hábitos alimenticios de... [22/07/11]
31  
3. Sobrepeso. Tamaño de la cintura
Según varios estudios actuales mucho incide el tamaño de la cintura con el estado... [01/08/11]
26  

¿Qué es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail