12.176 cursos gratis
8.742.297 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Iglesia católica. Renovación carismática

Autor: Agustín Fabra
Curso:
9/10 (2 opiniones) |309 alumnos|Fecha publicación: 18/04/2011
Envía un mensaje al autor

Capítulo 6:

 La oración. Carisma

La renovación en el Espíritu debe ser una fuente corriente de oración personal y no sólo de oración comunitaria. Esta es una de las grandes puertas que se abre en la Renovación hacia el mundo cristiano. Muchos han descubierto una gran fuente de riqueza espiritual en la oración, la cual nunca practicaban antes de ingresar en la Renovación. Esto ha abierto grandes y hermosos horizontes.

La lectura de la Palabra de Dios debe llevarnos a la oración. Como decía San Ambrosio, después de escuchar o leer la Palabra, dialoguemos con El. Hay mucho también de oración contemplativa en la oración personal de los miembros de la Renovación Carismática. Es aquel orar en el Espíritu Santo del que nos habla la Escritura (Judas 1:20). La oración de alabanza y de acción de gracias es alimento diario y casi continuo en la Renovación del Espíritu. Se siente que el Señor escucha la oración y por eso se ora con una gran esperanza, con una santa expectativa y con la confianza de que el Señor no es sorda a nuestra oración de hijos. Por eso suele ser tan poderosa la oración de petición y la oración de intercesión entre los miembros de la Renovación.

Muchas veces hemos oído a personas sencillas hablar con gran naturalidad que Dios siempre escucha sus plegarias, de que Dios siempre cumple con lo que le piden. Hay en ellos esa fe sencilla y confiada de la que habla el Señor en el Evangelio cuando se refiere a poder mover montañas por medio de la fe.

La Renovación en el Espíritu constituye un pueblo que ora, un pueblo que no se cansa de orar, que vive siempre en una atmósfera de oración. Por eso brota tan espontánea, tan fresca y entusiasta la oración de alabanza y de acción de gracias en los grupos de oración y en las asambleas carismáticas, y por ello también es tan poderosa la intercesión.

Dios escucha a su pueblo y se hace presente en medio de él. Algo que llama la atención es con qué facilidad un pequeño grupo de carismáticos entra en oración en cualquier momento, lugar y circunstancia. Claro que también este don de oración puede convertirse en algo insustancial si se cierran las puertas a las necesidades y al amor servicial en lo que respecta a la comunidad. La oración que no desemboca en el amor puede ser un engaño. Hay que recordar siempre el consejo de San Pablo: Por tanto, ya comáis, ya bebáis o hagáis cualquier otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios (1 Corintios 10:31).

Reuniones de oración

Son las reuniones de oración, a las que comúnmente se les denomina Grupos de Oración o Círculos de Oración, las células base de la Renovación Carismática. Siguen las pautas de aquellas primeras reuniones de la primitiva comunidad cristiana de la que habla el libro de los Hechos de los Apóstoles: Se mantenían constantes en la enseñanza de los Apóstoles, en la comunión, en la fracción del pan y en las oraciones (Hechos 2:42).

Los grupos de oración suelen reunirse semanalmente. Es la oración de alabanza y de acción de gracias lo que suele predominar en ellos; no deben ser rígidos y uniformes y debe haber una gran variedad y libertad espiritual, dentro de un orden organizado.

Para orientar a los que no conocen la Renovación, viene aquí un pequeño esquema de lo que acostumbra a hacerse en un grupo de oración. Conviene, sin embargo, variar el esquema, ampliar algún punto y dejar que el Espíritu Santo guíe la oración. Hay que procurar, con todo, que no se convierta ni en un grupo de estudio bíblico, ni de discusión, ni de sólo enseñanza: siempre deberá ser un grupo de oración de alabanza, meditación y acción de gracias.

El siguiente es el esquema:

* Siempre se comenzará con un saludo cristiano, en un ambiente de fraternidad y alegría cristiana. Los cánticos de alabanza y de acción de gracias crearán un propicio ambiente de oración y de paz.

* En muchos grupos se reza el Santo Rosario, aunque ello no es aconsejable hacerlo a modo de obligación o de rutina. Y si se reza, debe hacerse con profunda devoción; de lo contrario nunca será válido.

* En todos ellos se cantan cantos de alabanza y se hace una prolongada oración de alabanza con gran libertad espiritual.

* Se hace una lectura de la Santa Biblia, previamente preparada, la cual servirá como introducción a una enseñanza o prédica.

* Se dan testimonios personales del poder del Señor en la propia vida. Deben evitarse las rutinas y las particularidades excesivas ya que sólo se dan gracias al Señor por su poder.

* En la oración de intercesión se ora por las intenciones particulares, por los enfermos, por los pobres y por las intenciones de la Iglesia en el mundo.

* Es conveniente también incluir, al principio de la sesión, una oración comunitaria en la cual participen todos los asistentes conjuntamente con el que dirige este tipo de oración, en el cual puede incluirse una invocación al Espíritu Santo, para que sea Él quien dirija la sesión e inunde los corazones con su poder. No es oportuno en este caso hacer una oración predeterminada, ya que siempre es preferible dejar que sea el propio Espíritu quien dirija las palabras de quien efectúa la oración. De esta manera esta invocación se convertirá en una oración, en lugar de un rezo.

* Suele acabarse la reunión con el rezo común del Padrenuestro, el Ave María y el abrazo de paz. En muchos grupos al final del programa se ora por las personas necesitadas de oración personal, a las cuales se les imponen las manos en un ambiente de paz y oración, aislados del resto de los asistentes al grupo de oración.

Es conveniente que en cada grupo de oración exista un ministerio de intercesión para la imposición de manos, y que siempre esté debidamente preparado espiritualmente y en oración constante para tal labor. No deben aceptarse a personas que impongan las manos que no pertenezcan a dicho ministerio, ya que no están preparadas para ello.

Aún cuando en un grupo de oración se invoca con frecuencia al Espíritu Santo, siempre el centro debe ser Cristo Jesús resucitado.

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratará tus datos para realizar acciones promocionales (vía email y/o teléfono).
En la política de privacidad conocerás tu derechos y gestionarás la baja.

Cursos similares a Iglesia católica. Renovación carismática



  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. Doctrina Social de la Iglesia
Reflexión de la Iglesia sobre temas sociales [13/09/05]
2.747  
2. La Iglesia. Administración de las finanzas
En una congregación, en una Iglesia , lo ideal es que la persona que administra... [01/06/10]
722  
3. La Iglesia. El trabajo Infantil
La Iglesia. Trabajo Infantil es un curso dedicado a la enseñanza y al trabajo... [17/06/10]
338  

¿Qué es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail