12.170 cursos gratis
8.769.822 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Un hogar saludable

Autor: Ruth del Valle Ulloa
Curso:
9,15/10 (27 opiniones) |22130 alumnos|Fecha publicaciýn: 18/08/2006
Envýa un mensaje al autor

Capýtulo 1:

 Introducción

Mi interés principal era una inquietud más bien científica de buscar productos naturales para nuestra belleza exterior. Simplemente, volver a usar esos productos que usaban nuestras madres y abuelas. Algo me molestaba acerca de todos los productos que están entre nuestros cosméticos, y limpiadores, algunas veces por años, y permanecían inalterables. "Algo huele a podrido en Dinamarca" diría Hamlet.  

Mi tarea principal era procurarme de recetas de jabones que hacía mi abuela, y olían maravilloso, y los usaba desde lavar la ropa, hasta nuestro cabello, todo quedaba reluciente (ver curso ya publicado). Sin olvidar los olores que salían de la cocina, canela, clavos de olor, limón, naranja, o de los antiguos roperos. Siempre dentro de los cajones, una bolsita de muselina, con flores de lavanda ("para el aroma"), me decía sin mayores explicaciones, (ahora sé que repele insectos), y cortezas de quillay un árbol nativo muy cotizado internacionalmente (puede conseguir su extracto fácilmente), tanto entre la ropa, como lavando nuestros chalecos de lana, o el pelo de más de alguien. Que además de ser repelente de polillas (lanas, pieles naturales), posee una sustancia que actúa cono el jabón (saponinas).

Crecí en una generación donde el plástico era inexistente en nuestros juguetes (baquelita, era lo máximo), eran de madera,  algodón, lana, de goma, si teníamos suerte, hierro en las cadenas de los columpios o bicicletas. Las pelotas eran de cuero y la ropa se hervía en un enorme tiesto, con el infaltable jabón, (esta vez más rústico) para blanquearlas y se almidonaban con ALMIDÓN. Adivinaron, hace muchos años atrás, es cierto, ya que ahora yo soy abuela.

Sin darme mucho cuenta, el plástico se apoderó de nuestras vidas, las bolsas de cáñamo, o hilo de algodón, se usaba  tejidas hábilmente por artesanas, o de simple papel café, fueron desplazadas por plásticas. Mi casa ahora relucía con sus pisos brillantes con cera, derivada del petróleo, los vidrios pulcros y transparentes, limpiados hábilmente con parafina líquida (o kerosene), o un producto especializado y en vez del trapo tejido con pitilla, o hilo de algodón puro, hojas de periódico, que en ese entonces su tinta contenía plomo. (Ahora incluso lo han retirado de las gasolinas).

Sobrevino lo terrible para mí, como de muy pequeña fui al colegio, el sol y el polvo del patio, suponía, me trajeron un dolor de cabeza crónico, algunas veces las migrañas eran insoportables. A pesar que me hicieron todos los exámenes existentes, nada malo había en mi organismo. Debo añadir que ahora han disminuido considerablemente.

Hasta que ahora, a mis 51 años descubro la razón. Los derivados del petróleo no son compatibles con nuestra salud.

Capýtulo siguiente - Buena dueña de casa

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratarý tus datos para realizar acciones promocionales (výa email y/o telýfono).
En la polýtica de privacidad conocerýs tu derechos y gestionarýs la baja.

Cursos similares a Un hogar saludable



  • Výdeo
  • Alumnos
  • Valoraciýn
  • Cursos
1. Tareas del hogar. Planchar una camisa
¿Alguna vez te preguntaste porqué es tan dificl planchar una camisa ? La mayoría... [21/09/11]
404  
2. Reduce la humedad de tu hogar
La humedad puede ser un problema más grande de lo que parece. No es algo que... [24/11/11]
59  
3. Proteger a los niños. Riesgos en el hogar
Parecería ilógico decir que en el hogar existen riegos, cuando la mayor parte de... [28/12/11]
13  

ýQuý es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail