12.176 cursos gratis
8.741.981 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Historia política de Chile

Autor: Ricardo Aguilar Cubillos
Curso:
2/10 (1 opiniýn) |1171 alumnos|Fecha publicaciýn: 20/04/2006
Envýa un mensaje al autor

Capýtulo 4:

 Desde La Democracia Polarizada a la Nueva Democracia (1952-Actualidad)

República Democrática y la Polarización

Entre los años 1952 y 1973, nuestro país atravesó por uno de los períodos más conflictivos de su historia. La causa de esto, fue la existencia de posiciones políticas y socioeconómicas incompatibles. Cada una de éstas contaba con el decidido respaldo de importantes sectores de nuestra sociedad. Los partidos políticos de izquierda, derecha y centro, impulsaban proyectos disímiles, en el contexto de una insólita politización de la sociedad chilena. A partir de la década del sesenta, la polarización de las fuerzas políticas y sociales engendró un clima de violencia, cuyo análisis histórico hoy resulta indispensable. Impulsados por la Revolución Cubana de 1959, el socialismo en Chile y en toda Latinoamérica comenzó a vivir un período revolucionario, con la intención de llegar al poder por esta vía. Sin embargo en Chile se prefirió la vía democrática, que llevó al gobierno a Salvador Allende en 1970, quien gobernó con la entonces Unidad Popular (partidos de ultraizquierda), pero la intención de perpetuar este gobierno por medio de la vía revolucionaria, habiendo planteado un Plan Z, para un autogolpe de estado, que dejaría en el poder a la cúpula del Partido Socialista, les hizo fracasar, llevándolos a su caída con un Pronunciamiento Militar el día 11 de septiembre de1973, dirigido por todas las ramas de las Fuerzas Armadas, él que fue solicitado previamente por el Congreso Pleno encabezado por don Eduardo Frei Montalva (Presidente del Senado) y don Luis Pareto González (Presidente de la Cámara de Diputados). Terminado así el largo proceso democrático que Chile había logrado llevar desde 1932, posponiendo la constitucionalidad y la democracia nacional.

Los Gobiernos de Centro e Independientes

En 1952, el general Carlos Ibáñez del Campo, es llevado al poder por las fuerzas radicales no alienadas, democráticos, agrario-laboristas y el movimiento femenino de Chile, obteniendo un 46,8% frente al 27,8% del candidato liberal-conservador Arturo Matte Larraín; el radical Pedro Enrique Alfonso (20%) y el socialista Salvador Allende (5,4%). Como no obtuvo la mayoría absoluta, el Congreso debió votar entre las dos primeras mayorías, donde Ibáñez venció 132 votos contra 12 de Matte, 30 Blancos y 18 parlamentarios ausentes. Su primera medida fue derogar la Ley de Defensa de la Democracia, que dejaba en la ilegalidad al Partido Comunista; promulgó además una Ley de Probidad Administrativa, para evitar el enriquecimiento ilícito de funcionarios del Estado. En 1958 le sucedió el independiente Jorge Alessandri Rodríguez (hijo del ex Presidente Alessandri Palma), apoyado por el Partido Nacional, Agrario-Laboristas y liberales-conservadores. Obtuvo solo un 31,6%, mientras el socialista-comunista Salvador Allende logró esta vez el 28,9%, le seguían el demócrata-cristiano Eduardo Frei Montalva (20,7%), el radical Luis Bossay Leiva (15,4%) y el comunista Antonio Zamorano (3,3%). Al no tener ninguno la mayoría absoluta, el Congreso decidió 147 votos contra 26, por Alessandri ante Allende, habiendo 14 blancos y 5 parlamentarios ausentes. Su gobierno se vio lleno de reformas económicas, planes sociales, relaciones internacionales, y su obra de mayor relevancia fue la Reforma Agraria. Hacia 1964 la Falange Nacional, o Democracia Cristiana había alcanzado un protagonismo importante en la política chilena. Eduardo Frei Montalva, el candidato de la DC, obtuvo un 56,09%, venciendo a Salvador Allende (PS, 39,93%) y Julio Durán (PR, 4,99%), siendo esta, la primera ocasión que un solo partido triunfa con su candidato presidencial. Sus obras incluyeron mejoras materiales, de infraestructura, carreteas, puentes, etc., y una Reforma Educacional, además del inicio de la Nacionalización del Cobre.

La Oposición

El Partido Comunista estuvo en oposición hasta 1970. Sólo a partir de 1952 (al derogarse la Ley de Defensa de la Democracia), se reorganizó esta colectividad, con figuras ilustres como el poeta Pablo Neruda, quien llegó al senado en 1945 (aunque desaforado en 1948, acusado falsamente de traición a la patria). En 1968 se formó el FRAP o Frente de Acción Popular, que reunió al comunismo, socialismo y radicales, en torno a la figura de Salvador Allende, quien fue candidato tres veces entes de ganar en 1969, año en que ocupó el cupo al que Neruda postulaba. En 1957 la Falange Nacional se une al Partido Nacional Cristiano, formando lo que se conoció como Democracia Cristiana. El Partido Radical en tanto, llevó a Pedro E. Alfonso en 1952, quien obtuvo un 20%, comenzando a disminuir su presencia política, a la elección siguiente obtuvieron un 15% con Bossay Leiva, y en 1964 un 4,99% con Durán; luego de estas derrotas electorales, decidieron unirse a la Unidad Popular, y triunfaron con Salvador Allende en 1969.

Por otro lado están los conservadores y liberales, unidos en el Partido Nacional a partir de 1966. En 1952 llevaron a Arturo Matte, quien logró una buena segunda mayoría, en 1958 llegaron al poder con Alessandri, pero a la elección siguiente, pretendieron levantar la candidatura de Jorge Prat Echaurren, quien prefirió no ir a la contienda, donde triunfó la DC, sin apoyo de estos liberales-conservadores. En 1966 el Partido Liberal, Conservador, y Conservador Social-Cristiano formaron el Partido Nacional, o Alessandrista, que se unió en 1968 al movimiento gremialista que propiciaba el joven Jaime Guzmán, para hacer frente a la elección de Allende.

El Régimen de la Unidad Popular

Las reformas de la Democracia Cristiana y su independentismo en política exterior, serían rechazados por la derecha, y los sectores radicales de izquierda, en especial, el tema de la redistribución de los latifundios, se encontró con la oposición de la burguesía agraria, que forzó un descontento del campesinado. Para 1968 el FRAP (Frente de Acción Popular) pasaba a llamarse Unidad Popular, donde se conglomeraba al Partido Socialista, el Comunista, Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR), Movimiento de Acción Popular Unitaria (MAPU), además del Partido Radical Democrático. Todos ellos llevaron a la presidencia a Salvador Allende Gossens, médico, socialista de militancia, quien obtuvo un 36,3%, venciendo con mayoría relativa al candidato conservador-liberal-nacional, Jorge Alessandri Rodríguez (34,98%) y el demócrata-cristiano Radomiro Tomic (27,84%). Ante la situación que ningún candidato obtuvo la mayoría absoluta, el Congreso Pleno debía decidir. La Democracia Cristiana obligó a Allende a firmar un Estatuto de Garantías Constitucionales, donde contemplaba algunos puntos que no podía enmendar, como por ejemplo la redistribución de los latifundios, entre otros de carácter político, donde debía mantener siempre la libertad de la democracia. De esta forma, Allende aseguró los votos de la DC, que eran mayoría en el Congreso, logrando 153 votos, contra 37 de Alessandri y 7 votos blancos. Sin embargo, tras el intento frustrado de crear la ENU (Escuela Nacional Unificada) y el 100% de la nacionalización del cobre, el gobierno comenzó a violar el estatuto de garantías firmado en 1969. En 1972 la inflación llegaba al 300%, un desabastecimiento del 400%, los latifundios no eran redistribuidos, sino que tomados ilegalmente o expropiados, con amparo del gobierno. Todos estas violaciones a la legislación, sobreatribuciones del ejecutivo sobre el judicial, indultando a terroristas, van a ocasionar un estado de caos nacional, que culminará con los hechos del 11 de septiembre de 1973.

La Oposición a la Unidad Popular

La mayor oposición al régimen de la Unidad Popular la hizo el movimiento gremialista de la Universidad Católica, y de la Juventud Alessandrista, defendiendo la libertad de las instituciones intermedias. Apoyaron la candidatura de Jorge Alessandri Rodríguez en 1970, y formaron parte del Partido Nacional, en el cual estaban Sergio Onofre Jarpa, Raúl Lecaros, Tomás Irarrázaval, Hernán Larraín, Miguel Kast y Jaime Guzmán Errázuriz, líder máximo del movimiento gremial.

Su participación en los medios de comunicación social será, entonces, otra de las instancias usadas por Jaime Guzmán para denunciar los atropellos a las libertades públicas cometidos por la Unidad Popular y, además, una forma de aunar a las personas en torno a la doctrina gremialista [1].

En agosto de 1973, la FEUC, con Javier Leturia a la cabeza, pidió la renuncia de Allende, e inició una campaña de recolección de firmas destinadas a este propósito [2]. Lo mismo hizo el Colegio de Abogados y la mismísima Corte Suprema, dando a conocer informes sobre violación de garantías constitucionales. La Contraloría de igual forma, emitió informes similares sobre el actuar del gobierno. Todo esto, unido a las manifestaciones en contra del régimen allendista, llevará al Congreso Nacional a decidir firmar una Acta de Acuerdo donde se exponían los graves quebrantamientos de la democracia y la ley, en los cuales había incurrido el gobierno del Presidente Allende. Documento firmado por los presidentes de ambas cámaras, y que fue enviado al gobierno y a las fuerzas armadas. Esto provocó un quiebre en el ejército, y Carlos Prats debió renunciar. Finalmente las fuerzas armadas iniciaran la "defensa de la nación", y a causa de esto detentarán el poder en una férrea dictadura que se extenderá por 17 años.

El Pronunciamiento Militar de 1973 y el Régimen de las Fuerzas Armadas

El quebrantamiento constitucional, legal, judicial, y moral del país había alcanzado su límite luego de tres años de gobierno de la Unidad Popular. La formación de guerrillas, auspiciadas por el régimen allendista, y la creación de los llamados "cordones industriales", cuya finalidad no era más que propiciar un autogolpe de estado, consagrado en el Plan Z, obligó a los lamentables hechos del 11 de septiembre de 1973, y sus posteriores consecuencias. El plan del gobierno era tomar el poder por la via armada en la fecha del 18 de septiembre de aquel año, así se iniciaría la República Socialista. Carlos Altamirano, Secretario General del Partido Socialista dijo: "el enfrentamiento armado es inevitable", en el mes de abril de 1973. Todo esto, unido a la burla del ejecutivo a la fiscalización del Congreso; la desobediencia de las órdenes de la Contraloría General de la República, la indiferencia del gobierno antes las decisiones adoptadas por la Corte Suprema de Justicia, indultando frentistas, miristas, mapucistas, todos movimientos terroristas de izquierda; la violación al derecho de propiedad y la libertad de expresión, llevó al Congreso Nacional a firmar un acuerdo el 22 de agosto de 1973, donde demuestran su preocupación al Presidente Allende y sus ministros (miembros de las Fuerzas Armadas algunos), sobre el grave quebrantamiento del orden institucional y legal del país. Esta resolución la firmaron Eduardo Frei Montalva (Presidente del Senado), y Luis Pareto González (Presidente de la Cámara Baja), ambos militantes de la Democracia Cristiana. El 23 de agosto Carlos Prats, comandante en jefe del Ejército dimitió al cargo, asumiendo su puesto el general Augusto Pinochet Ugarte, designado por el gobierno de Allende, y llevando a cabo, el día 11 de septiembre la deposición del Presidente Allende, quien se suicidó en el Palacio de La Moneda, y asumió el gobierno una Junta Militar, que iniciará una profunda dictadura, o como algunos pretenden llamar la "segunda liberación nacional, esta vez del más formidable enemigo que haya enfrentado la patria: el marxismo; se iniciaba así la reconstrucción de Chile, la larga aventura de transformar la Patria en un país próspero y libre" [3]. Aunque el remedio fue más grave que la enfermedad, tres años de marxismo debieron ser pagados con diecisiete de cruel e implacable dictadura.

La Constitución de 1980

A penas asumió la Junta Militar de Gobierno en 1973, se encargó a un grupo de profesores de la Universidad Católica, dirigidos por Jaime Guzmán Errázuriz, la redacción de una nueva carta constitucional, presidencialista y ordenada. Esta incluye garantías constitucionales, equilibrio de poderes, descentralización y desconcentración administrativa. Fue aceptada en plebiscito nacional en 1980, y entró en vigencia al año siguiente, dejando como Presidente por ocho años al general Augusto Pinochet, quien iniciará la apertura democrática. Esta nueva carta fundamental de la Nación establecía: un país republicano, de religión católica, unitario y dividido en trece regiones; dirigido por un ejecutivo fuerte, con un Presidente de la República elegido cada ocho años  (en 1988 se reformó en cuatro años, y en 1992 se establecieron seis, para el año 2005 volver a instaurarlo en cuatro años), sin derecho a reelección inmediata. El poder legislativo, era el co-gobernante, era bicameral, con un Senado de 38 miembros, elegidos cada ocho años por mitades (regiones pares una vez y regiones impares en otra ocasión), siendo dos por cada circunscripción senatorial, nueve senadores designados como contemple la ley (de entre destacados miembros de la función del Estado, elegidos por el Presidente, como ex Ministros, ex Contralor, ex Rector de Universidad y ex Miembros de Fuerzas Armadas y de Orden), y los ex Presidentes de la República, por seis o más años consecutivos, tendrán derecho de ser Senadores con carácter vitalicio. La Cámara de Diputados se compone de 120 diputados, dos por cada distrito electoral (sesenta distritos), y son elegidos cada cuatro años, debiendo ser su labor la fiscalización del gobierno, y tomar las iniciativas legislativas. Ambas Cámaras tienen derecho a reelección inmediata. Esta carta constitucional también establecía la libertad de culto, los límites de la nación, como en las anteriores, y se agregaban los principios de ciudadanía y nacionalidad, libertades personales y otras disposiciones generales.

El Gobierno del General Augusto Pinochet

El general Augusto pinochet Ugarte, que dirigió las operaciones militares del pronunciamiento del 11 de septiembre de 1973 en contra del gobierno de la Unidad Popular, y Presidente de la Junta Militar de Gobierno, quedó dominando al país como único gobernante y con el cargo de Presidente de la República a partir de la aprobación en plebiscito de la Constitución de 1980, la cual comenzó a regir a partir del año siguiente. Su período presidencial se extendería por ocho años como decía entonces la constitución (1981-1989), iniciando con ello el lento proceso de retorno a la democracia. Al cabo de este período, se llamaría a elecciones presidenciales. La fuerte crisis económica que sufrió el país en 1982-1983 posibilitó la reorganización del movimiento obrero, liderado primero por Tucapel Jiménez (asesinado en 1982), y luego por Rodolfo Seguel; sin embargo, el gobierno del general Pinochet se mantuvo incólume ante el resurgimiento de la oposición.

En 1988, el régimen decidió convocar a un plebiscito, donde el gobierno proponía como candidato único, a Augusto Pinochet. La oposición vio en este hecho un intento deliberado por extender aún más la dictadura, sin embargo aceptaron el proceso e iniciaron la reestructuración de los partidos de izquierda. Finalmente, el 5 de octubre de 1988, la opción de No continuar el régimen militar obtuvo un 55% de los votos, mientras el 45% a favor de la dictadura. Como O´Higgins, Pinochet se comportaría por una sola vez a la altura de héroe, al reconocer su derrota y evitar mantener un régimen de facto que se extendía ya por 16 años. En 1989 se convocó a las elecciones presidenciales, donde el candidato del gobierno de Pinochet, el ex ministro Hernán Büchi obtendrá la segunda mayoría con 29,4% de los votos, traspasando el mando al Presidente democrático, Patricio Aylwin el día 11 de marzo de 1990, nuevo día que se estableció para el cambio de mando presidencial, y el inicio además de las funciones legislativas.

Grupos Políticos de Apoyo al Régimen de las Fuerzas Armadas

En 1983, Jaime Guzmán y un grupo de jóvenes entre quienes destacaron: Luis Cordero, Cristián Leay, Miguel kast, Andrés Chadwick, Juan A. Coloma y Pablo Longueira, fundaron la UDI (Unión Demócrata Independiente), fusionando al Frente Juvenil y el movimiento Nueva Democracia, con las bases del gremialismo por el que luchaba Guzmán tan fervientemente en los años de la Unidad Popular. Miguel Kast, fue importante colaborador del gobierno militar, encargado del proyecto de la regionalización del país, como Director de ODEPLAN, falleció con solo 33 años de edad, en 1986. El parido que Jaime Guzmán presidía, colaboró en la fundación de Renovación Nacional en 1987, donde se unificó a la Unión Nacional y el Frente Nacional del Trabajo, organización que liderada entonces Sergio Onofre Jarpa, uno de los personeros más relevantes del nuevo partido político, fundado junto a Alberto Cardemil (entonces subsecretario de Interior), Ricardo Rivadeneira y Juan De Dios Carmona (ex demócrata cristiano).

La Oposición al Régimen Militar

Tras la muerte de Tucapel Jimenez (1982), los partidos políticos de la oposición, en clandestinidad, se sumaron al movimiento obrero, y lideraron las protestas contra el régimen de facto que se desarrollaba en Chile desde 1973. Estudiantes de la Universidad de Chile, y de Santiago de Chile eran quienes causaban los principales desmanes del período. Los partidos políticos buscaron la caída del régimen mediante el itinerario establecido por la constitución de 1980 para la apertura democrática. En 1988 se formó la Alianza Democrática, liderada por Andrés Zaldívar (entonces Presidente de la DC), Gabriel Valdés Subercaseaux (militante DC), José Miguel Insulza (Socialista) y Sergio Bitar (representante del naciente PPD), entre otros líderes opositores. Muchos volvieron del exilio entre 1988 y 1989, entre ellos Juan Pablo Letelier, Isabel Allende Bussi y Camilo Escalona. Defendieron la opción de No continuar el régimen militar, obteniendo un triunfo con un 55% de los votos del plebiscito, iniciando con ello el último año de gobierno militar. Los comunistas, estuvieron exentos de participar en este plebiscito por temor a las persecuciones, y por ver mermado su poder político al interior de los movimientos obreros. Sin embargo, formaron parte en 1989 de la organización llamada PAIS (Partido Amplio de Izquierda Socialista).

El Retorno a la Democracia

Con el triunfo de la opción del No, con un 55% de la votación nacional, en 1988, se dio inicio al período de apertura y transición democrática. El posterior triunfo del demócrata-cristiano Patricio Aylwin, apoyado por la Concertación de Partidos Por la Democracia, significó la consolidación de este conglomerado político de gobierno. El eje de esta coalición ha sido el Partido Democracia Cristiana, lo que explica que nuestros dos primeros presidentes de la nación han sido de esta colectividad. El otro eje lo forma el Partido Socialista y el Partido Por la Democracia, del cual han salido los últimos dos presidentes del país. Por su parte, la oposición se reunió en la Unión para el Progreso, que luego pasó a llamarse Alianza por Chile, entre la Unión Demócrata Independiente y Renovación Nacional, que juntos desde la candidatura de Hernán Büchi en 1989, han logrado obtener una segunda mayoría bastante elevada en la política nacional. Cabe mencionar el empate virtual en la elección presidencial de 1999, que debió ser debatida en segunda vuelta. Hasta la actualidad, la Concertación Democrática, como se llamó a partir de la elección del 2005, ha mantenido el poder de la nación, con cuatro gobiernos consecutivos.

El principio de esta nueva etapa democrática no fue del todo fácil, pues la dictadura era un fantasma latente, y las instituciones que dejó el régimen militar custodiando el poder, hacía más difícil esta transición, sin embargo los gobiernos demócrata cristianos logaron no solo mejoras estructurales del país en cuanto a obras materiales, sino que crearon nuevos organismos de gobierno, descentralizados de las fuerzas armadas, se democratizó el Congreso Nacional, que a partir de 1990 se instaló en la ciudad de Valparaíso. Y para el año 2005, bajo el gobierno socialista de Ricardo Lagos, logramos tener una reforma constitucional, que bien podría llamarse "Constitución de 2005", donde se reformó el sistema de elección presidencial, disminuyendo el poder de seis a cuatro años, además de democratizar el 100% del Senado, eliminando a los senadores designados y vitalicios.

Gobiernos de la Concertación de Partidos Por la Democracia

En 1989 triunfó en las elecciones presidenciales el líder de la Concertación, don Patricio Aylwin Azócar (PDC), quien logró un amplio apoyo del 55,17%, venciendo al candidato oficialista Hernán Büchi (29,4%) y al independiente Francisco Javier Errázuriz Talavera (15,43%). Con este gobierno de centroizquierda se daba inicio a la Nueva Democracia, por un período de cuatro años, inició su gobierno de transición el 11 de marzo de 1990, ante la primera sesión del nuevo Congreso Nacional, instalado ahora en el puerto de Valparaíso. Realizó un par de reformas, creando el SERNAM (Servicio Nacional de la Mujer), INJ (Instituto Nacional de la Juventud), y aumento el período presidencial de cuatro a  seis años a partir del siguiente gobierno, que en las elecciones de 1993 fue vencedor otro Demócrata Cristiano, Eduardo Frei Ruiztagle, quien primero venció al socialista Ricardo Lagos en las elecciones primarias de la Concertación con un 64% de apoyo, y luego logró un abrumador 57,98%, frente al 24,41% del candidato RN-UDI, Arturo Alessandri Bessa, el 6,18% del independiente José Piñera Echeñique, el 5,55% de Manfred Max Neff, miembro de los liberales e independientes, el 4,7% del comunista Eugenio Pizarro Poblete y el 1,17% del independiente humanista, Cristián Reitze Campos. Sus obras en el plano legislativo serán favorables a la democratización nacional, y al progreso económico, entablando relaciones diplomáticas y comerciales con grandes potencias como el Nafta y el Mercorsur. En mayo de 1999 nuevamente se requirió de una elección primaria, Ricardo Lagos Escobar, socialista, venció con un 71,3% al demócrata cristiano Andrés Zaldívar (28,7%), de un total de 1.381.326 votos, en una primaria abierta a toda la ciudadanía militante de la Concertación e independientes. En diciembre del mismo año, Lagos obtuvo un 47,96%, frente al candidato UDI, Joaquín Lavín Infante que logró el mejor resultado para la derecha chilena, con un 47,51%. En tercer lugar quedó la candidata comunista Gladys Marín (3,19%), el humanista Tomás Hirsh (0,51%), la ecologista Sara Larraín (0,44%) y el independiente, liberal, UCC, Arturo Frei Bolívar (0,38%). Este ha sido el resultado más estrecho entre las dos coaliciones dominantes del país, obligando por primera vez a una segunda vuelta o ballotage establecido por la Constitución. Esta elección se llevó a cabo en enero del 2000, donde Lagos se impuso por un estrecho margen de 187.589 votos, del candidato Joaquín Lavín, obteniendo en definitiva el 51,31%. Durante su administración se llevó a cabo talvez la mayor reforma constitucional que favorezca la democracia. Eliminó los senadores vitalicios y designados, de esta forma el Congreso, en ambas cámaras, se elige democráticamente; y reformó el período presidencial de seis a cuatro años, sin derecho a reelección. El año 2005 una nueva contienda interna se presentará en la Concertación Democrática, y también un hecho histórico, al ser dos mujeres las precandidatas, estableciendo para el mes de junio una elección primaria entre la socialista Michelle Bachelet y la demócrata cristiana Soledad Alvear. Sin embargo, Alvear declinó su postulación antes de la primaria, así Bachelet pasó a ser la candidata única del oficialismo. La división en tanto surgió en la oposición, pues mientras Joaquín Lavín era el candidato único de la Alianza por Chile, apareció la candidatura del RN Sebastián Piñera que no aceptó una primaria, sino que llegó a una elección a tres bandas en diciembre de 2005. Cuatro bandas, en realidad, pues el Pacto Juntos Podemos Más (Humanistas y Comunistas), obtuvo una votación histórica desde 1990. Bachelet obtuvo entonces una votación menor que la de su predecesor en primera vuelta, logrando 45,95%, frente al 25,41% de Sebastián Piñera, 23,22% de Joaquín Lavín, y el 5,4% de Tomás Hirsh. Sin embargo, en segunda vuelta, la candidata oficialista superó la votación de Lagos, logrando un abrumador 53,49%, con una diferencia de 485.244 votos con el candidato que obtuvo la segunda mayoría, Sebastián Piñera. De esta forma, Michelle Bachelet se convierte en la cuarta Presidenta de la Concertación. Estableció un gabinete de fusión, con mayor presencia de la Democracia Cristiana, recibe el mando de la nación el 11 de marzo del 2006 de manos de Ricardo Lagos, quien sale del gobierno con una aprobación nacional del 66,2%, según sondeos de diciembre anterior, un porcentaje único entre los Presidentes, no sólo de Chile, sino que de la América Latina actual.

Los Partidos del Oficialismo

Con la apertura democrática en 1988, la inscripción de nuevos partidos políticos, y la reorganización de algunos que sobrevivieron en la clandestinidad, se hizo más fácil la conformación de un conglomerado fuerte. Los partidos opositores al régimen militar conformaron la entonces denominada Alianza Democrática, que más tarde pasaría a ser la Concertación de Partidos por la Democracia. Tiene dos ejes: la Democracia Cristiana y el eje PS-PPD-PRSD (Socialista, Por la Democracia y Radical Social Demócrata).

La Democracia Cristiana, responde a una filosofía política cristiana, como base ideológica; defensora de los intereses de la clase media. En candidaturas presidenciales han logrado dos triunfos, con Patricio Aylwin, en 1989, que obtuvo 55,17% [4]; y en 1993 con Eduardo Frei Ruiztagle, quien obtuvo el 57,98%. Apoyaron en 1999 la candidatura del PS Ricardo Lagos, siendo un eje importante de su gobierno, y con Michelle Bachelet, otra militante PS, lograran mantener su liderazgo al interior de La Moneda, con dos ministros destacados en el área política, Andrés Zaldívar (Interior) y Alejandro Foxley (Canciller y Relaciones Exteriores). En el año 2005 pretendieron levantar la candidatura presidencial de Soledad Alvear, sin embargo, tras largas negociaciones, bajaron su postulación en beneficio del triunfo de la Concertación. Su desarrollo en elecciones parlamentarias ha sido estable, aunque con tendencia a la baja. En 1989 obtuvieron mayoría con 25,9%, mayoría que mantuvieron en 1993 y 1997 (27,12% y 22,98% respectivamente), sin embargo el 18,92% logrado en el 2001 los desplazaría de la primera mayoría ante la UDI. En diciembre del 2005 se recuperó, pero mantiene la segunda mayoría, con un 20,78%.

El PPD, o Partido Por la Democracia, es una organización socialista moderada, creada en 1989, por líderes del socialismo como Jorge Schoulson y Ricardo Lagos. Tendencia al liberalismo, defensores de la clase obrera, trabajadora y media. Aún no han logrado llevar a uno de los suyos a la Presidencia, pero han apoyado lealmente a Patricio Aylwin en 1989 y Eduardo Frei en 1993. Ricardo Lagos, que si bien llegó al poder como PPD, su militancia en el partido es solo honoraria, ya que él posee militancia en el Partidos Socialista. Michelle Bachelet, otra socialista, también obtuvo el apoyo de este partido. En las elecciones parlamentarias han ido en constante aumento. De 11,45% en 1989, subieron al 11,84% en 1993, al 12,55% en 1997, al 12,73% en 2001, y el año 2005 logró posicionarse como el partido con la tercera mayoría parlamentaria, con un 15,44%, tras la UDI y la DC.

El Partido Socialista, una organización renovada, sentada en las bases democráticas del socialismo internacional post caída del bloque soviético, comenzarán a defender los intereses de las clases populares y media del país, olvidando el activismo revolucionario que caracterizó al socialismo previo al golpe de estado de 1973. En un comienzo no formaron parte de la Concertación, sino que se llamó Partido Socialista Chileno, dividido en diferentes fuerzas, como la socialdemocrática. En 1989 obtuvieron solo un 0,15% en las elecciones parlamentarias, hecho que revirtieron en 1993 con un 11,93%, luego han ido decreciendo lentamente, con un 11,05% en 1997, un 10% en 2001 y un 10,02% el 2005. Apoyaron la candidatura presidencial de Aylwin en 1989, y en 1993 llevaban a Ricardo Lagos, quien fue vencido en elecciones primarias contra Eduardo Frei R. En 1999 lograron llegar a la presidencia con Ricardo Lagos, quien logró un 47,96% en primera vuelta, para luego vencer por un 51,31% al líder de la Alianza por Chile, Joaquín Lavín. El año 2005 repitieron la hazaña, logrando primero un acuerdo para bajar a la candidata de la DC, Soledad Alvear, y luego obtener un 45,95% con Michelle Bachelet Jeria, quien finalmente vencería al candidato RN Sebastián Piñera, en segunda vuelta con el 53,49% de los votos, siendo la primera mujer presidenta en la historia de Chile, la primera por vías democráticas en Sudamérica, y el tercer miembro del Partido Socialista que llega al poder por la vía electoral en nuestro país.

Finalmente se encuentra el PRSD, o Partido Radical Social Demócrata, cuya presencia en la Concertación es escasa, pero cuenta con una historia y trayectoria, previa a 1973, que respalda su mantenimiento como partido. Su ideal doctrinario se basa en la defensa de la clase media agraria, de los principios de libertad e igualdad. En 1992 se adhirió a la facción socialdemócrata, siendo antes llamado Partido Radical de Chile, que obtuvo en 1989 un 3,94% en las elecciones parlamentarias. Ahora fusionado a los social demócratas, obtuvieron un 2,98% en las parlamentarias de 1993, un 3,13% en 1997, siendo su mejor año el 2001 con un 4,05%, situación de decayó el 2005 a un 3,51%. No han llevado jamás candidato presidencial, ni siquiera a una elección primaria, sin embargo, han apoyado lealmente las cuatro candidaturas oficiales de la Concertación. Su presencia en los gabinetes ha sido mínima, pero sus figuras nacionales, como Enrique Silva Cimma y José Antonio Gómez, consideran que dentro de los próximos años el partido debe tomar un rol más destacado, incluso se ha especulado el llevar al actual senador Gómez, Presidente del Partido, a una elección primaria a presidenciales en el 2009, situación que consideran solo para marcar presencia y no perderse en el olvido del conglomerado, pues es casi imposible, con la escasa militancia del partido, lograr vencer a un militante DC, PPD o PS en una elección primaria.

Otros Partidos Minoritarios

El Partido Comunista de Chile, de inspiración marxista-leninista renovada y democrática, tras la caída del bloque soviético, reaparece en 1989 con el nombre de PAIS (Partido Amplio de Izquierda Socialista), donde agrupaba a miembros comunistas, ex miristas, y algunos socialistas. Ese año lograron un 4,38% de los votos. En todas las elecciones parlamentarias han superado al PRSD. En 1993 obtuvieron el 4,99%, ya bajo el nombre de PC Chile. En 1997 fue su mejor año, con un 6,88%, luego disminuyeron al 5,22% en 2001 y al 5,14% el 2005, debido al pacto con los humanistas, que les hizo llevar menos candidatos. Dispersos en 1988 y 1989, apoyaron la candidatura de Aylwin, pero en 1993 decidieron llevar como candidato a Eugenio Pizarro Poblete, que obtuvo 327.402 votos (4,7%), y en 1999 el cupo correspondió a Gladys Marín Millié quien disminuyó la votación de su predecesor a 225.224 votos (3,19%). Situación que revirtió el candidato humanista del Juntos Podemos Más (coalición a la cual perteneció el 2005 el PC), Tomás Hirsh, con 372.609 votos (5,4%). A pesar de superar al PRSD en todas las elecciones parlamentarias, el sistema binominal no les favorece, y no han logrado desde 1990 llegar al Congreso con ninguno de sus representantes. Es por ello que han luchado contra el sistema binominal, que la Presidenta electa Michelle Bachelet se comprometió a renovar, obteniendo así el apoyo comunista en segunda vuelta. Lo mismo ocurrió el 2000, cuando Gladys Marín dio su apoyo a Ricardo Lagos. Años más tarde explicaría: "Los partidos de gobierno tuvieron una gran experiencia histórica con el Partido Comunista, que fue la Unidad Popular. Después de eso nos hemos separado, pero hay una historia compartida, que no niega las diferencias" [5]. De esta forma, en ambas segundas vueltas el partido comunista ha sido definitorio a favor de la Concertación.

La Unión de Centro Centro, UCC, formada en 1991 por el ex candidato presidencial Francisco Javier Errázuriz, quien en 1989 obtuvo el 15,43% de los votos, logró reunir a los independientes disidentes de la política contingente. Sin embargo, fue dominada por la centroderecha, que finalmente los absorbió tras la elección presidencial de 1999. Con el nombre de UCCP, una fusión con los Liberales, que habían obtenido el 0,69% en 1989, ahora, tras la fusión con la UCC, lograrían un 3,21% en 1993, año en que apoyarían también la candidatura presidencial de Manfred Max Neff, quien logró un 5,55%, y bajo el nombre de Pacto Chile 2000, obtendrán en 1997 un 2,14%. Finalmente los Liberales mantuvieron su vida hasta obtener un 0,06% el 2001, mientras la UCC se extinguía y se adhería a la Alianza por Chile, tras la segunda vuelta de la elección presidencial de 1999, en cuya primera instancia, su candidato, Arturo Frei Bolívar, obtenía solo el 0,38%.

La Alianza Por Chile: La Oposición

Este conglomerado agrupa a los partidos de centroderecha, que colaboraron con el gobierno del general Augusto Pinochet. Además han entrado en pactos con independientes (parlamentarias 1998), y prácticamente absorbieron a los miembros de la Unión de Centro Centro, cuyo deterioro político inició tras la elección presidencial de 1999, cuando obtuvieron menos del 1% con su candidato Arturo Frei, y debieron apoyar al candidato UDI, Joaquín Lavín, en segunda vuelta.

La UDI, o Unión Demócrata Independiente, fue fundada en 1983 como movimiento gremialista de la juventud conservadora. De sentimiento popular y cristiano, ha logrado crecer a pesar de la adversidad; siendo el año 2001 el partido con más parlamentarios en el Congreso Nacional. En 1989 llevaron como candidato presidencial a Hernán Büchi Bücc, pero obtuvo sólo el 29,4%. En 1993 Jovino Novoa, actual Presidente del partido, bajó su candidatura en apoyo al RN Arturo Alessandri Bessa. En 1999 lograron un 48% con Joaquín Lavín Infante, quien obligó a Ricardo Lagos a una segunda vuelta, donde Lavín sería finalmente derrotado. El año 2005, Joaquín Lavín, nuevamente en la contienda electoral, obtiene la tercera mayoría con solo un 23,22%, que lo dejó fuera de la carrera a La Moneda, debiendo apoyar en segunda vuelta al candidato RN Sebastián Piñera, quien en definitiva fue vencido por la candidata de la Concertación Michelle Bachelet. Su historia parlamentaria se puede resumir en un éxito a largo plazo. Partieron en 1989 con un 9,82%, aumentaron al 12,11% en 1993, y al 14,45% en 1997, para luego alzarse como el primer partido de derecha con mayoría parlamentaria, obteniendo el 2001 un 25,18%, lugar que mantuvieron en diciembre de 2005, pero con una leve baja al 22,34%.

Renovación Nacional, por su parte, nació en 1987 por iniciativa de Jaime Guzmán. Ligados al Partido Nacional, ex alessandrista. La política de centroderecha de RN ha llevado a la Alianza por Chile a conseguir el voto independiente. En alianza con la UDI desde 1988, apoyaron la candidatura presidencial de Büchi, cuando el partido era presidido por Andrés Allamand. En 1993 llevaron como candidato a Arturo Alessandri Bessa, quien obtuvo solo 24,4%. En 1999 apoyaron a Joaquín Lavín, y en el año 2005 tuvieron su mayor auge con la candidatura de Sebastián Piñera, quien obtuvo un 25,41% en la primera vuelta, obteniendo la segunda mayoría relativa, y en la segunda vuelta solo alcanzó el 46,5%, que le quitó la posibilidad a la Alianza de llegar a La Moneda. No han sido tan beneficiados en las elecciones parlamentarias como sus camaradas de Alianza. Desde 1989 han tenido una suerte de sube y baja, del 18,28% obtenido en 1989, al 16,31% para 1993, el 16,77% para 1997, bajando al 13,77% el 2001 y subiendo al 14,12% en diciembre de 2005, aumento otorgado por el valor agregado que le daba el ir acompañado de un candidato presidencial de sus filas.

Los liberales apoyaron a Büchi en 1989, pero en 1993 decidieron llevar a José Piñera Echeñique como candidato independiente a la Presidencia, logrando un 6,8%. En 1999 obtuvieron un 0,38% con el independiente Arturo Frei Bolívar, quien fue además apoyado por la UCC y los independientes de centroderecha. Finalmente el Partido Liberal se fusionó a los grupos que apoyaron a estos dos candidatos, y pasaron a formar parte de la Alianza por Chile, ingresando a la UDI y RN.

[1] Carlos Frontaura Rivera, Profesor de Universidad Católica y Andrés Bello. Artículo "La Oposición de Jaime Guzmán al Régimen de la Unidad Popular", Revista Realidad, Número 76/Septiembre 2003, página 5. 

[2] Clío Consultores (producción), Revista "UDI, más que un partido un camino para servir a Chile", Ediciones Trineo S.A., Santiago de Chile 1999

[3] Gonzalo Rojas Sánchez, Director Revista Realidad, "Párrafos", Revista Realidad, Número 76/Septiembre 2003, pág. 40.

[4] Todos los datos estadísticos de elecciones entre 1989 y 2005. Despliegue de Cómputos del Ministerio del Interior,  www.elecciones.gov.cl

[5] Entrevista a Gladys Marín, Presidenta del PC Chile. Diario "La Tercera", 14 de septiembre de 2003, página 9.

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratarý tus datos para realizar acciones promocionales (výa email y/o telýfono).
En la polýtica de privacidad conocerýs tu derechos y gestionarýs la baja.

Cursos similares a Historia política de Chile



  • Výdeo
  • Alumnos
  • Valoraciýn
  • Cursos
1. Juventudes comunistas de Chile
Con este curso podrás aprender la que son las jj.cc ; el porque de su accionar y... [02/09/05]
454  
2. Chile en la época colonial
Conoce parte de la historia de Chile en la época colonial a través de este resumen... [13/01/09]
311  
3. Presencia vasca en Chile
Presencia vasca en Chile , y en la formación de la nacionalidad chilena , es un... [28/06/10]
198  

ýQuý es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail