12.185 cursos gratis
8.725.613 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Capítulo 17:

 La pobreza del s. XIX


Hay un grupo que incluye a los pobres de solemnidad, sordomudos, y ciegos e imposibilitados. Son gentes que no trabajan y son destinatarios de la beneficencia pública. Eran "pobres oficiales", registrados en el censo. Podemos dividirlos en tres grupos:

- Viudas carentes de recursos económicos, con hijos pequeños que criar.
- Ancianos que ya no pueden trabajar, sin recursos.
- Enfermos, que podía ser una tragedia por llevar hasta la pobreza.

A éstos habría que añadir los incapacitados laborales: sordomudos, ciegos e impedidos. Todos ellos estaban perfectamente integrados en la sociedad liberal, como receptores de beneficencia. Son muy diferentes del vago o maleante, gente sin oficio que vive de los otros.

El higienista (médico) Pedro Felipe Monlau distinguía dos grupos de pobres:

a) Los que no pueden trabajar. Son parados forzosos a los que sí hay que socorrer desde el poder público.
b) Los que mendigan porque no quieren trabajar: vago, maleante, etc.

Esta distinción de Monlau estaba muy extendida en la España y la Europa del S. XIX. Se buscaba eliminar la caridad a los vagos, porque no incentivaba el trabajo, y además incrementaba los salarios porque era mano de obra ociosa.

Por eso la beneficencia se secularizó. Comenzaron en 1822, pero la más importante fue la Ley de Beneficencia Pública de 1849. Financiadas por el estado, la provincia o el municipio, se constituyeron Juntas de Beneficencia estatales, provinciales y municipales, gestores de la beneficencia pública.

El Estado apenas cumplió esta Ley de 1849. Debía encargarse de enfermedades permanentes: manicomios, hospitales de enfermedades incurables, establecimientos para ciegos y sordomudos. Como el Estado no cumplió con sus funciones, la beneficencia recayó en municipios y provincias. Pero por efecto de la desamortización civil, su capacidad financiera estaba muy mermada. En los años 1850's - 1860's todavía la beneficencia era muy limitada.

La Ley de vagos de 1845. Fue copiada de otros estados europeos para tratar de insertar al vago en el mercado laboral. Vago, en 1845, era aquel que careciendo de renta suficiente para subsistir, no tiene oficio o no lo ejerce. Serían penalizados con reclusión, en las Casas de reclusión, y hasta un tiempo entre 1 y 4 años si portaban armas, merodeaban, u otras circunstancias agravantes.

El Código Penal de 1848 y la Ley de Prisiones de 1849 cierran el modelo de régimen penitenciario para los delincuentes.

La pobreza vergonzante. El diccionario de autoridades la define como la de "aquellas personas que por su calidad y obligaciones no pueden pedir limosna de puerta en puerta y lo hacen con el mayor secreto posible". Eran gentes venidas a menos.

Los pobres de solemnidad llevaban su "cédula de pobreza", pero no así los vergonzantes. Su mentalidad era la del nivel social que ocupaban cuando tenían recursos. Estas gentes no salen nunca en el censo. A veces, por indiscreción del padre de familia que los mantiene, aparecen en los padrones municipales. Sí se mencionan en las fuentes literarias, donde se ve qué tipo de extracción social tenían:

- clérigos exclaustrados, como lo dice el mismo Mendizábal
- viudas de militares
- cesantes de la administración

La pobreza potencial. Según Pedro Carasa, son españoles pauperizables "aquellas gentes amenazadas por la pobreza, que con un pequeño cambio económico del país o de su coyuntura personal pueden caer fácilmente en la pobreza".

Según el censo de 1860, los jornaleros de fábrica, jornaleros de campo, mineros, muchos de los servidores domésticos (no los de las grandes casas), es decir, un total de unas 3,350.000 españoles, casi la mitad de la población ocupada de 1860, era pauperizable. Podríamos añadir algunos artesanos degradados, o propietarios ínfimos.

Se inicia un proceso de proletarización, tanto urbano (cambio del taller por la fábrica), como rural (paso de censatario a jornalero del campo, por causa de la desamortización). Este nuevo proletariado vive en unas condiciones que dependen de 3 factores:

1. El tipo de trabajo que desarrollan, ya que se pagan muy diferente unos trabajos de otros.
2. El lugar geográfico. En general, los salarios del norte eran mejores que de Madrid hacia el sur.
3. Sobre todo, la regularidad en el empleo.

Los contemporáneos del S. XIX entienden que, de entre todos los proletarios del momento, los que vivían en una situación más favorable eran los de la industria de Barcelona. Ildefonso Cerdá, en su estudio de las clases obreras en Barcelona del S. XIX, nos muestra que sólo el obrero soltero, del tipo medio de Barcelona y con trabajo regular, podía tener un pequeño remanente tras pagar sus necesidades básicas (vivienda, habitación y vestido). Un pequeño remanente para el ocio, e incluso para ahorrar un poco. En el caso del obrero casado, al final de año siempre tenía un déficit.
En definitiva:

- Este proletariado industrial, no sólo el de Barcelona, vive en condiciones miserables.
- Sus sueldos no cubren las necesidades básicas, y es necesario el trabajo de la mujer y el trabajo infantil.
- Es un trabajo inseguro, sin regularidad en el empleo.
- Las viviendas son pequeñas e insalubres, al igual que sus lugares de trabajo.
- Se produce entre ellos un progresivo alejamiento de la Iglesia.
- También un abandono de la moral burguesa tradicional.
- Y una desconfianza hacia el Estado. Arraiga el anarquismo, que será difundido en el Sexenio.
- No acuden a la escuela, porque tienen una consideración muy negativa de las escuelas públicas.

Estos trabajadores comienzan a tomar conciencia social, de pertenencia a una clase social diferente con que comparte unos objetivos propios y diferentes del resto. En el Sexenio será cuando el camino hacia ese "obrero consciente" se plasme en la Internacional Obrera de España.

Distribución de la población activa por sectores..

La adscripción de los trabajadores "por sectores" no es exacta. Hay variaciones dependiendo de quién realice la estimación, e incluso los propios censores de 1797 y 1860 advierten de ello. Conclusiones de Pérez Moreda según el censo de 1860:

- Sector primario. Un 63,5 % de la población activa. Es un rasgo de arcaísmo, en Gran Bretaña o Alemania este porcentaje es mucho menor. Está compuesto por un número creciente de propietarios, por efecto de la reforma agraria liberal, y paralelamente disminuyen los arrendatarios (o censatarios): porque se han hecho propietarios, o porque se han hecho jornaleros. Esta última parece ser la tendencia, ya que los jornaleros del campo son el 54% del sector primario. Es el proceso de proletarización del campo.

- Sector secundario. Hay un grupo artesanal llamado a desaparecer, pero que será la espina dorsal del sector secundario durante todo el S. XIX. El proletariado industrial es todavía pequeño.

- Sector terciario. Está muy diversificado, y se define mejor por exclusión de los dos anteriores. Lo forman:

o El clero, muy reducido desde 1800 (exclaustración)
o Incremento de los empleados públicos, algo lógico por la construcción del Estado liberal: más burócratas son necesarios para la nueva administración.
o Aumento de los profesionales liberales, aun así sólo son el 6% del sector servicios.
o Fuerzas armadas, un 15% del sector.
o Y sobre todo, el servicio doméstico. Suman el 60% del sector, con un total de unas 820.000 personas, en distribución equilibrada de sexos. Esta es otra señal de una sociedad muy arcaica, de rasgos tradicionales.

En conclusión, la sociedad de 1860 era preindustrial, en la que permanecían rasgos tradicionales de la sociedad del Antiguo Régimen, pero también se vislumbraban algunos atisbos de modernidad. En el censo de 1877, estos "atisbos" se acentúan ligeramente. Algunas cosas han cambiado entre 1860 y 1877. Cambios principales:

1. El orden de las rúbricas socio-profesionales es diferente, y esto es un cambio muy simbólico. En 1860 se comienza el censo con la Iglesia, luego los empleados públicos, militares, profesionales, actividades económicas y marginados. En 1877 se comienza el listado con las gentes de las actividades económicas (agricultura, industria, comercio), luego los transportes y profesionales (empezando por ingenieros y arquitectos), las gentes dedicadas al culto (no sólo católicos), militares, empleados públicos, artesanos, gentes sin profesión, y finalmente los pobres.

2. Disminución del porcentaje de población activa sobre el total. Aunque en 1877 la población activa aumentó un 2,3% respecto a 1860, la población total aumentó un 6%, lo que supone un 3% más de población dependiente en 1877. Cuando esto afecta a las clases populares, la situación se deteriora rápidamente.

3. Disminución muy notoria de servidores domésticos, a menos de la mitad. Además, la desproporción a favor de las mujeres ya es total en 1877: feminización del servicio doméstico.

4. Por profesiones. Casi se duplica la gente dedicada a comercio y transporte. También aumentan los empleados de la Administración (central, provincial y municipal). El resto se quedan estancados.

5. Por sectores. Los resultados para 1877 estimados por la Prof. Ruiz de Azúa no coinciden con los de Pérez Moreda. Son los siguientes:

o Para toda España: Sector I - 70,6% (Pérez Moreda 64,1%), Sector II - 12,8% (PM 15,3%), Sector III - 16,6% (PM 20,6%).
o Por provincias, en Madrid el Sector III = 46,8%, y en Barcelona el Sector II = 37,3%. En Vizcaya, el Sector I = 59,5%, pero si vemos los datos de provincias agrarias por excelencia: Galicia, Sector I = 84%, Santander, Sector I = 85,2%.

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:

Al presionar "Recibir" estás dándote de alta y aceptas las condiciones legales de mailxmail

Cursos similares a Historia de España. Siglo XIX (2/2)


  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. Historia de España. Siglo XIX (1/2)
La Historia de España en el siglo XIX está llena de matices y de hechos muy... [01/10/09]
1.702  
2. Historia de España
Descubre la historia de España en su totalidad, desde la época de los romanos hasta... [06/10/06]
27.107  
3. El crecimiento económico de España durante los siglos XIX y XX
La Revolución Industrial no afectó por igual a todas las economías, ya que algunas... [17/08/07]
3.264  

¿Qué es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail


Ponte al día de Historia con nuestros cursos gratis