12.185 cursos gratis
8.725.686 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Capítulo 9:

 El Partido Progresista


Se organizan como partido en los años 30. Está basado en las relaciones clientelares.

Jorge Vilches destaca tres elementos que van a favorecer el nacimiento de este partido:

1. Regreso de los liberales exiliados gracias a Mª Cristina. No hay entre ellos absolutistas.

2. Nace en Madrid también en 1834, en un periódico que divulga el pensamiento liberal progresista: "Eco del Comercio" con Fernando Caballero como director.

3. La constitución en el Parlamento de un grupo de oposición al gobierno. Funciona en torno a personalidades muy destacadas como el Conde de las Navas, Joaquín María López...
Ellos reivindican una tabla de derechos, y piden el abandono del Estatuto Real y la creación de una auténtica constitución liberal.

Pero también en esos años 30-40 ocurren dos circunstancias dice Vilches, que acompañan siempre al partido Progresista:

1. El recurso a la revolución como vía de acceso al poder.
2. La fragmentación del partido. La falta de un líder.

De hecho Mendizábal, Calatrava, Espartero acceden al poder tras movilizaciones urbanas. En el caso de Espartero, en el 40 se propaga desde el Ayuntamiento de Madrid por toda España.

Por eso los moderados presentaban al Partido Progresista como el de la revolución permanente. Para la Corona, para muchos burgueses y para los moderados, el Partido Progresista es casi el partido de la desestabilización.

Dice también Jorge Vilches que esa vinculación con el recurso a la revolución, vinculaba al Partido Progresista con esas demandas populares, y de ahí la radicalidad que estos progresistas tomaron.
Esta radicalidad llevó a que algunos progresistas se pasaran al bando moderado en el gobierno Mendizábal, por la radicalización de este gobierno.

La medida que toma Mendizábal el 11 de octubre de 1835 es radical (El documento de Balmes se refiere a esto) Suprime mediante Real Decreto los conventos que no tuviesen 12 monjes profesos. Esto significa la desaparición de más de 900 conventos.

Pero además, Mendizábal, con ese decreto, sancionó algo que ya habían hecho las juntas revolucionarias en esa revolución urbana previa.

Era llevar a la ley lo que ya habían hecho las juntas revolucionarias.

El segundo problema es la fragmentación del partido. En tiempos de Espartero muchos progresistas hacen un frente anti-esparterista para derrocarle por las formas casi dictatoriales de Mendizábal y Espartero.

Larra critica a Mendizábal en un conocido artículo: " ¡ Dios nos asista! "

En 1840 el Partido Progresista se va a dividir en 3 fracciones:

* Fracción Derecha: progresistas legales

Eran militares como Evaristo San Miguel, como Prim, hombres de negocios, abogados como Manuel Cortina que lleva a esta fracción de la derecha a ser conocida desde 1840 como progresistas legales. Son llamados así en el sentido que rechazan la vía revolucionaria, que defienden la vía legal para llegar al poder. Rechazan también la Milicia Nacional, que había dejado de ser ese cuerpo burgués para ser cuerpo armado de las clases populares, convirtiéndose en el armamento de las masas.

Era muy difícil según ellos arraigar el Estado Liberal. Para ello defienden una política de reformas graduales que buscan ensanchar las bases sociales de ese sistema liberal.

"La Nación" que nace en 1849 es el periódico de estas gentes.

Muchos de ellos van a pasar a la Unión Liberal cuando sea creada por O´Donnell en 1858. Esta unión se va a nutrir de moderados puritanos y progresistas legales. Se constituye en 1858 desde el poder.

En marzo de 1856 estos progresistas legales se acercan a los moderados puritanos y crean el Centro Parlamentario que ha sido visto como el origen de la futura Unión Liberal.

Son conocidos también como los Resellados. A la altura de 1861 van a abandonar esa Unión Liberal, y van a regresar de nuevo al progresismo. Es el caso más famoso el de Prim.

Vuelven porque se encuentran con una Unión Liberal que tiene muchos proyectos liberales, pero que se quedan en eso, en proyectos.
Hay una derechización de la Unión Liberal que provoca el abandono de muchos de estos liberales.

* Fracción Centro:

Son los progresistas puros. Hombres muy conocidos como Joaquín María López, Pascual Madoz, Fernández de los Ríos, Sagasta, Olózaga.

Son partidarios de hacer la revolución liberal hasta el final de sus consecuencias, pero sin rebasar en absoluto el horizonte liberal burgués. Su periódico es "La Iberia" que nace en 1843.

Esta fracción de centro contó siempre con un líder; Espartero.

Sin embargo, Vilches dice que hay una falta de liderazgo en el Partido Progresista. Así como el Partido Moderado tenía un líder claro en la figura de Narváez, el Progresista no lo tuvo.

Es cierto que Espartero fue muy carismático, y eso fue aprovechado por los progresistas puros, y por el resto de progresistas. Aprovechan su tirón entre las clases populares. Esa popularidad estaba cimentada en su origen social muy modesto que no le impide llegar a lo más alto; llega a Regente (1840-43) (En 1869 otro militar llegaría a ser Regente. Se trata de Serrano)

Otra razón es que Espartero hace una carrera militar espléndida arrancando desde la tropa.

La Guerra Carlista fue su encumbramiento definitivo para su carrera política. Gracias a Él, se levanta el Sitio de Bilbao en la Batalla de Luchana. Es el general que negocia la paz con Maroto en 1839. Es en definitiva el que pone fin a la calamidad de la guerra.

Todo esto es innegable, pero también lo es que fue un mal político y un mal hombre de Estado. Durante su regencia dio prioridad a sus leales por encima de la gente civil progresista más preparada. Por eso inician el movimiento anti-esparterista.
Hombre muy simplista al igual que Franco. "Cúmplase la voluntad nacional" era su lema.

Pero a diferencia de Narváez, que se hace liberal cuando su aprendizaje militar, Espartero lleva una trayectoria ideológica variante.
Es absolutista, delator de liberales. En la Guerra Carlista Espartero queda marcado por la lealtad a la Constitución y a la voluntad nacional. Y otra lealtad tiene que nunca incumplió; la lealtad a Isabel II.

Ese liderazgo del Partido Progresista no lo pudo consolidar Espartero. Bien lo pudo consolidar Salustiano Olózaga, pero su reputación y su carrera política quedaron quebradas siendo presidente del gobierno. Él quiere que la reina firme una disolución de Cortes, algo que era normal en ese momento, pero los moderados lo presentan como que fuerza a la reina, y es desprestigiado.
Si lo fue más tarde Juan Prim, muy avanzado ya el Partido Progresista, a mediados de 1860. Es el hombre clave del Partido Progresista, y muy respetado por las fuerzas de la revolución. Su asesinato en septiembre de 1870 fue nefasto para la trayectoria política del Sexenio.

Estos progresistas puros se aproximan a los demócratas y configuran juntos el Centro Progresista para dar respuesta al Centro Parlamentario.

El Centro Progresista estaba formado por progresistas puros y demócratas. Es ya el anuncio del frente revolucionario de 1868. Es la respuesta a la Unión Liberal.

Cuando cae O´Donnell en el Gobierno Largo, los progresistas toman la decisión de adoptar un retraimiento electoral, y se alían con las fuerzas democráticas de oposición que van a traer la revolución triunfante.

* Fracción Izquierda:

Son de origen social muy diverso. Destaca Nicolás María Rivero. Abandonado por la familia en una inclusa, es llamado por ello el Inclusero. Es adoptado por una familia artesana que va a darle dos carreras: Medicina y Derecho. Están también José María Orense futuro marqués de Albaida, Manuel Becerra.
Son personajes que se encuentran ya incómodos en el Partido Progresista en 1836, cuando las restantes fracciones han abandonado el modelo gaditano y han promulgado la Constitución de 1837.

Sus señas son la defensa a ultranza de los derechos individuales de los españoles:

- Sufragio universal masculino
- Derecho de Asociación.

Esta fracción de Izquierda, incómoda ya en ese temprano 1836, aprovecha las revoluciones europeas de 1848, para hacer intentos semejantes de revolución. Pero se encuentran con el rechazo del resto.

En abril de 1849 se hace oficial la separación de estas gentes del Partido Liberal y la formación de un partido político nuevo; el Partido Demócrata que data de abril de 1849.

* Bases sociales de los Progresistas:

Es más heterogéneo sociológicamente hablando que el Partido Moderado.
Sin embargo la base sociológica más firme está formada por las clases medias urbanas, representadas por muchos profesionales liberales, juristas, hombres de letras, médicos, cuadros medios de comercio e industria, cuadros intermedios del ejército: sargentos, niveles medios de la administración civil.
Hay también algunos aristócratas de título rancio, y otros concedidos por Isabel II como José Manuel Collado.

Hay también financieros, hombres de negocios, apoyos en la burguesía rural, y cuentan además con el apoyo de las clases populares, sólo hasta la experiencia del Bienio Progresista. A partir de esa experiencia se van a volcar con el Partido Demócrata.

Esto último fue señalado por los moderados isabelinos que destacan una contradicción del Partido Progresista: invocan el apoyo de las clases populares, los incitan a la revolución, y una vez llegados al poder estos progresistas traicionan la revolución y no dan respuesta a las demandas populares. No debe olvidarse que ante todo son burgueses.

Mari Cruz Romeo ha trabajado en el estudio de estos progresistas. Ella dice que no hay contradicción, que se apoya a las clases populares porque las quieren integrar junto a las clases medias en la Nación política mediante patriotismo y reformas.

La aspiración de los progresistas era convertir a las masas primero en pueblo virtuoso, trabajador y respetuoso de la ley, y más tarde convertirlos en clases medias.

* Bases ideológicas de los progresistas. Programa político:

Fueron siempre acusados por los moderados de no tener un programa ideológico elaborado, de defender unas ideas abstractas, antiguas y poco modernas. Y esto parece cierto.

Los moderados tienen una plantilla de ideólogos descomunal respecto a estos progresistas.

Joaquín María López y Carlos Rubio son dos de los más destacados ideólogos progresistas. Pero en general son folletos, intervenciones en la prensa; libros densos hicieron poquísimos.

Algunos historiadores dicen para justificar esa falta de programa ideológico definido, que el Partido Progresista fue interclasista. Son clases muy diversas.

Jover Zamora dice que el hecho de que estos progresistas no tuviesen fácil el acceso al poder, el no contar con la voluntad de la Corona, ni con la limpieza electoral, hizo que en el Partido Progresista primase el hombre de acción, el hombre de agitación, la burguesía de agitación.

Y sí es cierto que el hombre de acción prevalece aquí sobre el de reflexión.

Su seña de identidad son las reformas, es el partido de las reformas.
Y calificativo expresivo de esta vocación reformadora es su propio nombre: Partido Progresista. Parece que esta ocurrencia fue de Salustiano Olózaga antes de que su carrera política fuese defenestrada. En 1836 propuso el calificativo de "progresista" para diferenciarlos de los "moderados".

Antón Costas Comesaña ha analizado el pensamiento económico de los progresistas y saca algunas conclusiones. Dice Comesaña, que estos progresistas isabelinos hacen suyas las ideas de la Europa del XIX, pero que son ideas que vienen de tiempo atrás:

- El hombre se perfeccionaba, se busca la perfectibilidad humana.

- La idea optimista del progreso, que se tradujo en ventajas para toda la sociedad, como la fe en el conocimiento científico, en la tecnología, la educación, la construcción del ferrocarril...

* Puntos básicos de la ideología progresista:

A partir de 1836 defienden el modelo de Monarquía Constitucional con Gobierno Parlamentario. Lo defienden y lo establecen. Pero ya tenían entonces diferencias con el Partido Moderado.

Los progresistas fundamentan este modelo en:

- Soberanía Nacional

- Sufragio Censitario

- Concepción de la Corona de manera distinta que los moderados. Para ellos la Corona tiene que cohesionar a todos los españoles.

La Corona tiene que ser un poder moderador, de arbitraje para resolver conflictos entre Gobierno y Parlamento. La Corona tiene que estar por encima de los partidos, y por eso denuncian ese ventajismo de los moderados. Por encima de los partidos políticos, pero nunca por encima del Parlamento que representa a la Nación Soberana.
- Estos progresistas incorporan también en 1845 como parte de su programa fundamental la reforma constitucional. Lo aprueban durante el Bienio Progresista (1854-56) Es una Constitución que nunca fue sancionada, nunca fue promulgada ni puesta en vigor.

- Hacen también la reforma fiscal, quieren reforzar la contribución directa que afecte a todos.

- Defienden una administración territorial subordinada y sometida a la administración central, al gobierno central. Pero ellos defienden la descentralización.

- Defienden que el cuerpo electoral elija a todos los miembros del ayuntamiento.

* Programa económico de los progresistas:

Es también muy destacado el programa económico. Lo analiza Costas Comesaña, y dice que los progresistas fueron el motor del cambio económico. Para Él, la economía liberal se consolidó en España en 3 etapas de gobierno progresista:

1º Mendizábal-Espartero:

Destacan dos medidas muy importantes:

- Desamortización de la Iglesia

- Ley Arancelaria de 1841: importantísima ya que se acababa así en España con el prohibicionismo que caracterizaba a la economía anterior. Se pasa del prohibicionismo al proteccionismo. A partir de ese 1841 no hay prohibido ningún artículo, todos se pueden importar. Esto, hasta la llegada del Arancel Figuerola de 1869 es lo más parecido al Librecambismo en España sin llegar a serlo.

2º Bienio Progresista (1854-56):

Fueron las reformas económicas más duraderas. Los progresistas hacen la reforma económica. Los progresistas hacen las reformas económicas, y los moderados capitalizan esos beneficios que han hecho los progresistas en la Unión Liberal de 1858.

- Ley de Desamortización General
- Ley General de Ferrocarriles
- Ley de Bancos de Emisión
- Ley de Sociedades de Crédito
- Ley de Colonias Agrícola

3º Sexenio Democrático (1868-1874):

Son los años de la iniciativa de Laureano Figuerola:

- Ley de Minas, que significa la explotación del subsuelo. Viene a ser lo que la desamortización en el suelo, pero ahora en el subsuelo

- Reforma del Sistema Monetario

- Arancel Figuerola en política de comercio

Moderados y progresistas gastaron de diferente manera el dinero público. Los progresistas invierten más en atender los compromisos de la deuda pública.

* Periódicos Progresistas:

Son la Nación, Eco del Comercio, la Iberia, el Clamor Público, las Novedades.

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:

Al presionar "Recibir" estás dándote de alta y aceptas las condiciones legales de mailxmail

Cursos similares a Historia de España. Siglo XIX (1/2)


  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. Historia de España. Siglo XIX (2/2)
La Historia de España en el siglo XIX está llena de matices y de hechos muy... [01/10/09]
2.244  
2. Historia de España
Descubre la historia de España en su totalidad, desde la época de los romanos hasta... [06/10/06]
27.107  
3. El crecimiento económico de España durante los siglos XIX y XX
La Revolución Industrial no afectó por igual a todas las economías, ya que algunas... [17/08/07]
3.264  

¿Qué es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail


¿Te gustaría visitar más cursos gratis de Historia?