12.185 cursos gratis
8.725.372 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Capítulo 10:

 La obra de los moderados en el poder: 1844-1854


Se les debe en gran medida la constitución del Estado-Nación Liberal.

Ellos hacen la Constitución de 1845, las leyes de administración territorial de 1845, la Ley Electoral de 1846. Forman así un modelo de Estado unitario, uniforme y centralista.
Las únicas provincias que se salen de este centralismo son las vascas y navarras que van a recuperar sus fueros administrativos.

Unos notables controlaron el poder, patrimonializaron el Estado, mantuvieron las relaciones clientelares, e hicieron de la administración un campo propio suyo.
Restringen la participación política de los españoles y marginan sistemáticamente a progresistas y demócratas.

Pero este modelo de Estado no fue una alternativa única. Hubo otras propuestas de cómo organizar el Estado español. Si fue esta la alternativa mayoritaria, la más moderna, pero no la única.

Hay ejemplo: los progresistas defendían un Estado descentralizado, algunos demócratas republicanos defienden unos criterios federalistas.
No se discutía en Cataluña, ni en las provincias vascas, ni en Galicia su pertenencia al Estado español en absoluto. Estaban integradas en el Estado uniforme. Lo que querían es que sus identidades culturales fuesen respetadas.

Fradera estudió la cultura catalana, y a él se le debe una idea: el doble patriotismo, no hay incompatibilidad entre patriotismo local y español.
Destaca la doble lealtad de estas gentes a su región y a España.

Este Estado unitario y centralista se implantó gracias a la alianza de los moderados con la Corona. Fue una alianza decisiva para asegurar su permanencia en el poder. Se hablaba de exclusivismo.

Esa identificación entre Corona y moderantismo reportó beneficios políticos importantes a los moderados, pero a la larga, esa identificación resultó nefasta, ya que sirvió para desnaturalizar el modelo político de Monarquía Constitucional con Gobierno Parlamentario.

La sistemática marginación de progresistas y demócratas, condujo a una grave crisis como fue la de 1868. Estalla entonces una revolución que trae como consecuencia la caída del gobierno de turno de los moderados, y la caída también de la reina.

A esos moderados se debe también la Reforma Fiscal de mayo de 1845, algo propio del Estado Liberal.
Mon presenta estas nuevas contribuciones. Es una reforma basada en principios de justicia, equidad y universalidad.
El sistema va a durar todo el siglo XIX, y entra en el XX salvo con algunas modificaciones a fines del XIX que hace Raimundo Fernández Villaverde.

Los moderados hacen también un sistema educativo uniforme y centralista basado en tres principios:

- Ley de Instrucción Primaria de 1838:

Se establece en 1838, durante la Regencia.

El Reglamento de Escuelas es de este mismo año, y es muy interesante porque describe la realidad escolar de manera muy viva, día a día, la práctica diaria de la docencia a través del reglamento.

- Reglamento de la Enseñanza Secundaria y Universitaria de 1845 - 1857 de Pidal

Los dos reglamentos pasan íntegros a la Ley Moyano de 1857, que tiene el mérito de recoger todo lo legislado en materia educativa anteriormente y ser aprobada por todas las fuerzas políticas.

La ley de 1857 tiene pocas novedades. Entre ellas está la obligatoriedad de cursar la primera enseñanza, que hasta entonces era sólo una recomendación.

Otra novedad que introducen estos liberales post-revolucionarios es que abandonan el principio de la gratuidad absoluta de los primeros liberales. Sólo va a ser gratuito el nivel primario, y sólo a los que demuestren que no tienen recursos para pagarla.

Se mejora la maquinaria del Estado con las secretarías de despacho. En 1844 cuando Narváez sube al poder son las seis clásicas.
En 1847 se crea la Secretaría de Comercio, Instrucción Pública y Obras Públicas.
En 1851 cambia de nombre y pasa a ser el Ministerio de Fomento. Muy importante, con competencias en materia económica, sanidad, educación, vivienda.
Y ya en 1863 se crea el Ministerio de Ultramar para atender Cuba, Filipinas y Puerto Rico.

Todo esto va acompañado con un aumento de la gente empleada en la administración. Desarrollo modesto, pero que da pie a una crítica costumbrista del tiempo.

Hay que destacar una iniciativa sin futuro de Juan Bravo Murillo que siendo presidente del gobierno (1851-1852) es un reaccionario. Él entiende que gobernar es administrar, y en esa idea quiere formar a las gentes que se van a dedicar a la administración del Estado. Quiere que están bien formados, y esto lo deja bien definido en el Real Decreto de 18 de junio de 1852.

Quería independizar la administración de la política, quiere que la gente se mantenga en sus puestos con indiferencia de quién esté en el poder.

Busca evitar la figura del cesante que acompañaba al empleado activo.

Es un decreto que nunca fue observado, algo lamentable, y esto se sufre en la administración territorial.

Es un modelo de Estado unitario que se inspira en el modelo francés, mientras que los progresistas se inspiran en el inglés.

Los moderados importan también de Francia el modelo de administración, pero no pasa de ser una mala copia. ¿Por qué? Porque en 1849 el jefe político, aquí llamado gobernador civil, hereda las competencias de las antiguas intendencias, que son suprimidas.

Pero estos gobernadores civiles, tenían un fuerte contraste en comparación con sus homólogos franceses; los Preceptos. Les separa sobre todo, que mientras el gobernador civil español, jefe de la administración central y representante del gobierno central, es sólo una figura política, el precepto francés, aunque también figura política nombrada por el gobierno central, allí lo eligen de entre gentes de la administración. Es decir, que el prefecto francés es siempre un buen administrador, y se impone entre los demás porque es el mejor administrador de todos sus subordinados.

Otra de las actuaciones de los liberales es la unificación del Derecho, de la jurisprudencia en 1843. Estando Gonzalo Bravo en el gobierno se hace una comisión para establecer unos códigos comunes para todo el país.
Así se aprueba el Código Penal en 1848.

Se hace también un proyecto de código civil en 1851 de la mano del jurista navarro García Goyena. No tuvo éxito pero es interesante analizarlo:

- Suprimía totalmente los fueros y asimilaba esas provincias con el resto de las españolas. Sirvió de inspiración a los autores del Código Civil de 1889.

La defensa del orden público es en los moderados otro de los puntos prioritarios. Se sacrifican las libertades para robustecer el orden público: vigilancia de carreteras, persecución del bandolerismo y contrabando, defensa de la propiedad privada.
Se avanza en estas defensas gracias a la creación de la Guardia Civil.

Pero es el orden público, estos moderados y muchos progresistas cometieron dos errores:

1. Entendieron el conflicto sociolaboral en términos de orden público, cuando era algo normal de una economía que está cambiando. Por ejemplo Barcelona está en plena Revolución Industrial Catalana entonces. Y por eso es en Barcelona donde más conflicto social hay.

2. La adscripción del orden público al poder militar. Hay un recurso a la declaración de Estado de Sitio y sometimiento a la autoridad militar. Y por eso Barcelona que era la ciudad más industrializada está en Estado de sitio permanente toda esta época.

Además persiguen la oposición política e ideológica. Los intentos de pronunciamiento son abortados por estos moderados en el poder. La expresión máxima de este autoritarismo fue la experiencia de 1848, que en Francia había levantado movimientos revolucionarios democráticos socialistas.

Hay un fuerte temor a que eso se reproduzca aquí. Estamos en el tercer gobierno de Narváez, que en las Cortes aprueba una ley de poderes excepcionales (27 de febrero de 1848) donde suspende las Cortes y gobierna por decretos, declarando el Estado de sitio (se habla de dictadura legal de Narváez)

Cuando se reabren las Cortes en diciembre de 1848, se reanudan las sesiones parlamentarias. Esta ley dio origen a un debate a favor y en contra de esa decisión. Se pronuncia entonces el primero de lo que Sagasta llamó los Tres Grandes Discursos Oratorios:

El primero es este de Donoso Cortés de enero de 1849 sobre la dictadura legal de Narváez.
Los otros dos son los de las Cortes de 1869: el de Canovas del Castillo sobre el sufragio universal, y los de Castelar sobre la tolerancia religiosa.

Otra actuación importante de los moderados fue la conciliación con la Iglesia, que alcanzan con el Concordato de 1851.

Hay también una política de mejoras de las infraestructuras, de las vías de comunicación. Aquí destaca Bravo Murillo.
Elaboran las leyes de puertos, y a los moderados se debe la primera normativa sobre construcción de ferrocarril en España, la introducción del sello postal, o el tendido telegráfico.

Capítulo siguiente - Constitución de 1845
Capítulo anterior - El Partido Progresista

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:

Al presionar "Recibir" estás dándote de alta y aceptas las condiciones legales de mailxmail

Cursos similares a Historia de España. Siglo XIX (1/2)


  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. Historia de España. Siglo XIX (2/2)
La Historia de España en el siglo XIX está llena de matices y de hechos muy... [01/10/09]
2.244  
2. Historia de España
Descubre la historia de España en su totalidad, desde la época de los romanos hasta... [06/10/06]
27.107  
3. El crecimiento económico de España durante los siglos XIX y XX
La Revolución Industrial no afectó por igual a todas las economías, ya que algunas... [17/08/07]
3.264  

¿Qué es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail


¿Te interesa? ¡Te enviamos gratis las novedades de Historia!