12.185 cursos gratis
8.725.326 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Capítulo 17:

 Década Moderada. Práctica política (1/2)


- 1º El sistema de la doble confianza:

Que era una fórmula de parlamentarismo negativo, donde el nombramiento y separación de los ministros correspondía según la Constitución sólo a la Corona, y donde la responsabilidad de las Cortes sobre el Gobierno se limitaba a negarle su confianza, abriendo así un conflicto, ya que contaba con la confianza del Rey, pero no con la del Parlamento.

Un conflicto que tenía que resolver la Corona actuando como árbitro en el enfrentamiento entre Gobierno y Parlamento.

La Corona mantenía al Gobierno, disolviendo las Cortes, y convocando otras que dieran su confianza al Gobierno. O podía ser también lo contrario: mantener las Cortes y cesar al Gobierno, para nombrar otro que gozase de la mayoría parlamentaria.

En este contexto viene muy a mano el texto (MR1) del diario de las Sesiones de Cortes. Sesión 25 de marzo de 1847:

- Contexto histórico:

Estamos en el Gobierno de Carlos Martínez de Irujo, Duque de Sotomayor.

En enero de 1847 había sustituido al Ministerio Istúriz, que había resuelto el problema de las bodas reales.

Exactamente el 28 de enero de 1847 se hace cargo el Duque de Sotomayor. Le acompaña como ministro de Hacienda Ramón de Santillán, que luego, en 1856, fue el primer gobernador del Banco de España.

María Cristina, reina madre, y su marido Fernando Muñoz, tenían necesidad de engrandecer su patrimonio. Había que buscar una salida digna para los Siete Muñoces, como eran llamados los hijos de ambos.

El 10 de marzo de 1847, María Cristina y Fernando Muñoz, con los siete hijos, salían de Madrid hacia París, a vivir allí una temporada. Oficialmente, la antigua regente iba a visitar a la otra hija tenida con Fernando VII: Luisa Fernanda, que iba a casar con un descendiente del Rey de Francia.

Era sólo una excusa. Realmente, la reina madre sale de Madrid, por la incómoda situación creada desde inicios de 1847. Y es que Isabel II había dejado de seguir sus indicaciones. Ahora sólo seguía las de su amante: el General Serrano.

El matrimonio con su primo Francisco de Asís, se vio enseguida que había sido un error tremendo, y esto se hace notorio cuando el rey consorte abandona la residencia real y va a vivir al Pardo, en 1846.

En este contexto llegaba el Duque de Sotomayor al Gobierno, y se plantea unir a los cónyuges. Él quiere arreglar la situación de Palacio.

Isabel II, había manifestado públicamente desde finales de 1846, que quería separarse, que lo que quería era casarse con el General Serrano.

Todo este tema se lleva a Cortes, ya que interviene en la política del país.

Lo primero que se propone Sotomayor, es alejar a Serrano de la Corte, y para eso le nombra Capitán General de Navarra, cargo muy distinguido.

Pero Serrano ya había sido nombrado antes Senador, en 1846, y esto lo alega para no alejarse de Madrid, para desobedecer la orden del Gobierno.

El Gobierno Sotomayor lleva el asunto a Cortes, que les dan la razón.

Pero Serrano sigue sin obedecer, y se refugia en la embajada británica, haciéndole llegar a Isabel II, que cesara ese gobierno.

Al poco, el Gobierno cesó, concretamente el 25 de marzo de 1847.

Los rumores estos días previos sobre ese cese eran muy fuertes. Se sabía que el Gobierno Sotomayor caía.

Y es en esta jornada donde tenemos el discurso de Martínez de la Rosa hablando sobre las autorizaciones legislativas.

Esto venía con relación a que Sotomayor y Santillán querían acometer el arreglo de la deuda pública, que no se había solucionado en 1845.

El Gobierno intentó arreglarlo, y para ello, Mendizábal pide a las Cortes la necesaria autorización, y entonces Martínez de la Rosa le contesta, sabiendo ya que ese gobierno va a caer.

Martínez de la Rosa es el primer firmante de una proposición no de ley, en la que se le hace ver al Gobierno de Sotomayor, que seguiría contando con la confianza parlamentaria, siempre que contara con la confianza de la Corona.

Los moderados entendieron que Martínez de la Rosa quería decir que el sistema de la doble confianza estaba descompensado. Ellos entendían que la confianza parlamentaria era secundaria, y que la más importante era la de la Corona. Que la parlamentaria estaba subordinada a la confianza regia, donde había gobernado la Camarilla.

La siguiente es la Sesión de 12 de abril de 1847. Pidal:

La teoría de la doble confianza constitucional quedaba claramente expuesta.

Este 12 de abril, el cambio ya se había hecho realidad. Sotomayor había sido cesado a finales de marzo, y sustituido por Joaquín Francisco Pacheco, acompañado de Nicomedes Pastor Díaz, puritano de renombre en la Cartera de Fomento.
Son dos figuras muy destacadas entre los puritanos.

Benavides estaba al frente de la Cartera de Gobernación. Otro personaje importante es José de Salamanca, nuevo ministro de Hacienda. Hombre de negocios, bancario, mezclado en los negocios del ferrocarril. No respondía al perfil de puritano de moralidad intachable.
Pero si cumplía una más importante, era amigo del General Serrano.

Este Gobierno Pacheco, que dura desde el 28 de marzo de 1847 hasta el 31 de agosto del mismo año hace cambios políticos importantes. Cesa a unos y nombra a otros gobernadores civiles como Patricio de la Escosura en Madrid, o a Fernando Fernández de Córdoba, Capitán General de Madrid. A Narváez le hace embajador en París.

En Palacio el Gobierno hace también cambios, y la Marquesa de Santa Cruz, una absolutista manifiesta, es desplazada, al igual que Pedro Egaña, del mismo perfil que la anterior.

Son sustituidos por moderados más abiertos, y así se rehabilita la figura de Salustiano de Olózaga, firmada la rehabilitación por la propia Isabel II, pudiendo así entrar este en el Congreso.

Son medidas muy bien recibidas por los progresistas de la oposición. Dan una amnistía política que benefició sobre todo a los progresistas que habían tenido que exiliarse tras su pronunciamiento de 1846.
Como detalle, Godoy fue también amnistiado en este momento, aunque nunca volvió a España.

Son medidas muy celebradas que parecían demostrar según el Eco del Comercio, aquél periódico progresista, que la reina se había liberado de la influencia de su madre, que gobernaba ya libremente.

Y lo cierto es que la reina firma todas estas reformas, y gana popularidad en Madrid.

Este discurso de Pidal menciona unos lamentables sucesos acontecidos en Madrid aquellos días.

El historiador Jorge Vilches dice que se refieren al 11 de abril, un día antes de la Sesión, cuando la Reina, que gustaba entonces de andar sola con su carruaje por las inmediaciones de Palacio, es protagonista directa de manifestaciones a su favor, y de exaltaciones en contra de María Cristina y Narváez, de entonación del Himno de Riego, y no pasó nada más.

Pero los moderados hablan de atentados, y lo llevan a Cortes.

Los supuestos altercados son producidos por el pueblo radical, que según Vilches, son financiados por Patricio de la Escosura. Son en cualquier caso muestras del pueblo, intervenciones populares.

Los progresistas interpretaban estos acontecimientos como si el trono no fuese ya sólo del Partido Moderado, sino de toda la Nación.

Y así tenemos el Discurso de Pidal.

Le contesta el Ministro de la Gobernación del Reino (Benavides)

Y hay una última intervención de Pidal, donde se ve la doble confianza: regia y parlamentaria.

En realidad, estos moderados centristas, estaban preocupados por recuperar el poder político. La alternancia con los progresistas, es sólo una idea de los puritanos.
El resto de los moderados querían apartar a los progresistas del ejercicio político.

- 2º El papel de la Corona en el proceso político según los moderados:

Para los moderados, la Corona no sólo tenía que ejercer un poder de arbitraje, de árbitro entre Gobierno y Parlamento, sino ser una instancia políticamente activa, la impulsora del proceso político.

Para ellos la reina no sólo reinaba, sino que también gobernaba.
Y por eso los moderados, en su Constitución robustecieron el poder de la Corona de dos formas:

1. La hacen copartícipe de la soberanía junto a las Cortes. Esa era la residencia de la soberanía: la Corona y las Cortes.

2. El Senado de 1845 sería sólo de designación real.

Pero estos moderados centristas doctrinarios ponen unos límites, y es que el Gobierno sólo puede ser ejercido por gentes de su partido, y si la voluntad de la Corona no fuese esa, no se respetaba el poder de esa Corona.

Para ellos, los progresistas no entraban dentro del sistema político.

De alguna forma, los moderados centristas identificaban su partido político con la Corona y el sistema constitucional de 1845.

Para ellos la reina no era la reina de todos los partidos políticos, sino sólo de los moderados centristas doctrinarios; de ellos.

Estas gentes creen firmemente que la Nación se pierde si llegan al poder otros políticos que no fueran ellos.

- 3º Fragmentación del Partido Moderado:

Lo que hacía que las mayorías parlamentarias ministeriales fueran muy inestables.

Era una clase política donde faltaban los hombres de Estado y sobraban los políticos exclusionistas, que negaban ejercer el poder a la oposición, a la que presentaban como un enemigo a extirpar para la buena salud constitucional.

Prevalecían los intereses propios por encima de los demás, en segundo lugar interesaban los intereses del partido, y luego los de la Nación.

Es una concepción cuasi patrimonial del Estado unida a una moralidad muy deficiente.

Y esto lo afirma el Marqués de Miraflores en las Memorias de Isabel II.

Andrés Borrego, representante del Partido Moderado, fracción puritana, que es un hombre crítico, incluso con su propio partido, dice, que el Partido Moderado estaba bastante desacreditado y muy desarticulado, ya que al seguir a Narváez por todos los caminos porque este había querido llevarlo, "El Partido había cambiado sus principios por un hombre, al que ahora perdía, quedándose el Partido sin nada: sin creencias, sin fe, y sin conductor"

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:

Al presionar "Recibir" estás dándote de alta y aceptas las condiciones legales de mailxmail

Cursos similares a Historia de España. Siglo XIX (1/2)


  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. Historia de España. Siglo XIX (2/2)
La Historia de España en el siglo XIX está llena de matices y de hechos muy... [01/10/09]
2.244  
2. Historia de España
Descubre la historia de España en su totalidad, desde la época de los romanos hasta... [06/10/06]
27.107  
3. El crecimiento económico de España durante los siglos XIX y XX
La Revolución Industrial no afectó por igual a todas las economías, ya que algunas... [17/08/07]
3.264  

¿Qué es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail


¿Te gustaría visitar más cursos gratis de Historia?