12.170 cursos gratis
8.769.822 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Hijos de padres con psicosis severas

Autor: Centre Londres 94
Curso:
10/10 (1 opiniýn) |243 alumnos|Fecha publicaciýn: 13/04/2010

Capýtulo 2:

 Ejemplos clínicos de partida

Caso 1: La triple A familiar: Es remitida, desde la Unidad de Salud Mental de Adultos, a la Unidad de Salud Mental Infantil la niña Arancha de 3 años y medio para su valoración. Arancha es la única hija de Ana, que se encuentra en tratamiento psiquiátrico con el diagnóstico de Psicosis. Azucena ha planteado una denuncia contra su hermana Ana para que le sea retirada la patria potestad sobre Arancha, ya que piensa que no recibe los cuidados pertinentes. A su vez Azucena ha emigrado a otra nacionalidad del Estado muy distante, también se encuentra en tratamiento psiquiátrico y sus contenidos paranoides son muy evidentes, según consta en la historia clínica de la Unidad de Salud Mental de Adultos. Ana vive con otra hermana y un hermano en la vivienda familiar, tras el fallecimiento de sus propios padres. Ana es una mujer joven, con aspecto desaliñado, acné quístico con señales faciales muy evidentes, gesto y actitud general inexpresivas, contacto frío, mirada vacía de expresividad y opaca, es una mirada que atraviesa y escudriña. La estructura de su lenguaje se encuentra muy alterada: sigue mal las conversaciones, pasa a razonamientos abstractos fuera de todo contexto, es difícil configurar la estructura de las frases, habla con frases hechas y refranes, hace referencia continua a la Constitución y sus derechos y Leyes. En la sala de espera ana permanece como una estatua, sentada e inexpresiva; mientras Arancha busca una figura conocida a la que sigue en todo su trayecto, vaya donde vaya, y cuando nos percibimos de su presencia nos mira y nos sonríe con una expresión que trasmite ternura y un cierto grado de complicidad. Los Servicios sociales del área también se encuentran involucrados y no terminan de decidirse sobre la actitud a tomar. En este contexto se solicita la intervención de la Unidad de Salud Mental Infantil, el objetivo era la evaluación del proceso desarrollo de Arancha con el fin de evaluar los posibles riesgos evolutivos de la niña. Sorprende la defensa que Ana hace la de la relación con su hija, así mismo Arancha busca a la madre pero también intenta buscar una respuesta afectiva de otras figuras adultas. El embarazo de Arancha ocurrió "porque tenía que pasar y yo lo buscaba, no importa quien fuera el padre". Acudir a la escuela infantil es vivido por la madre como "un atropello a mis derechos constitucionales". Hacer que siga una conversación es todo un éxito, pero tampoco existe una presencia de signos de actividad psicótica muy evidentes, es una psicosis "fría". El diseño de la intervención fue complejo: trabajo de apoyo con Ana con una periodicidad quincenal en la unidad de salud mental adultos; trabajo semanal con Arancha que acudía a la unidad de salud mental infantil con otras dos niñas de edades similares y que eran también hijas de madres psicóticas; trabajo grupal de las madres psicóticas de estas niñas en la unidad de salud mental infantil para trabajar la función materna. El Juez hizo caso de la denuncia presentada por Azucena y de forma repentina una pareja de policías "recoge" a Arancha de la escuela infantil a la que acudía y, por imperativo institucional, la ingresa para "observación" en un centro de infancia de la Comunidad Autónoma, a pesar de lo trabajado con los Servicios sociales acerca de los 3 cuidados que había que tener en este supuesto. Al final, tras un recurso, Azucena se hace con la guarda y custodia de Arancha y Ana se vuelve a quedar embarazada a los pocos meses.

Caso 2: ¡Sálvese quien pueda! Javier es un niño varón de nueva años de edad, remitido por el Pediatra de Atención Primaria de su centro de Salud, por absentismo escolar con clínica de somatizaciones diversas. Acude a la Unidad de Salud Mental Infantil acompañado de su padre: "la madre no está para venir". El padre tiene una presencia física extraordinaria, pero es pensionista, nos explica que porque tuvo "un coágulo en el cerebro", poco a poco vemos que está demenciado: bradipsiquia, dificultad para hilar una conversación, lagunas en la memoria, afasia. El trabajo con otras instituciones del área nos pone de manifiesto que el padre había sido un alcohólico y que había tenido un problema vascular cerebral de cierta importancia. El nivel social era de clase media, ya que el padre había sido un buen representante de comercio en la zona, apreciado y conocido hasta su "actual problema". La madre de Javier tenía contenidos paranoides y celotípicos muy importantes con relación al padre, es una persona joven y bien parecida, se niega a salir de casa, por la noche recorre las habitaciones de los hijos, despierta a Javier y le cuenta sus "pensamientos", impide que Javier vaya al colegio porque "se va a contaminar", porque "está muy enfermo"; se ha intentado que acuda a la Unidad de salud mental de adultos correspondiente, pero no se ha conseguido. Los dos hermanos mayores, son también varones, bien parecidos, con buen nivel de desarrollo: el mayor de ellos dice que ya veía venir lo de su madre, pero ha aprendido a "estar así, lo dejo pasar y me encierro en mi habitación o me voy de casa"; por contra el hermano intermedio apenas habla y su rictus es de cierta tristeza e intenta defender a su madre. Javier presenta abdominalgias y cefaleas, es el que permanece junto a la madre todo el día. Es difícil que Javier consiga hablar de algún tipo de sentimientos, está como a la defensiva. Tras una entrevista conjunta con todos los hermanos y el padre se consigue abordar el "ya estamos acostumbrados" derrotista inicial y se trabaja sobre el "estar mal de mamá", ello favorece que se consiga una intervención más precisa por parte de la unidad de salud mental de adultos; simultáneamente se inicia una psicoterapia individual con Javier y se completa con una sesión de terapia familiar con periodicidad mensual.

Caso 3: Las malditas prioridades. Manuel es un niño de diez años que acudió a la Unidad de Salud Mental Infantil remitido por el Colegio por presentar retraso escolar, falta de concentración, labilidad atencional y una gran inhibición. Es el mayor de tres hermanos. Es un niño de mirada perdida, parece que las cosas no van con él. La madre es joven y tiene una expresión de persona atormentada, contesta de forma concisa a las preguntas y apenas presenta asociaciones. El padre es una persona peculiar, está a la defensiva, intenta llevar la voz cantante, presenta una gran labilidad emocional con oscilaciones del humor muy extremistas: "el guaje ye como yo", es la frase que más repite. Manuel pide ayuda en silencio, su inhibición es muy evidente y apenas trasmite afectividad, pero la oferta de acudir periódicamente no le desagrada. De forma repentina dejan de acudir a consulta, el contacto con la familia nos pone de manifiesto que el padre ha sufrido una nueva descompensación con ingreso en la Unidad de Hospitalización de Psiquiatría del Hospital General, posteriormente dice la madre que va a intentar ayudar a su marido. La 4 Unidad de salud mental infantil le plantea la necesidad de trabajar con Manuel y no obstante la disposición para cuando ella lo crea conveniente, ante la reiterada negativa en el momento actual. Tras un periodo de tres años la madre vuelve a solicitar consulta para Manuel: el padre ha empeorado sensiblemente, se ha vuelto violento con la madre y ha originado que los padres se hayan separado hace dos años; la madre se ha marchado del domicilio familiar con los otros dos hijos y Manuel ha permanecido viviendo con el padre. Durante este periodo se ha vuelto "más raro: apenas habla y cuando lo hace dice cosas muy raras, parece que está en un mundo aparte", no sale de casa ni tiene amigos, en el colegio "va mal, pero me parece que lo que sabía lo ha perdido" dice la madre. Durante este periodo el crío nos mira casi sin parpadear, en silencio, presenta musitaciones, está retraído e inhibido. El contacto presenta una gran dificultad, pero se consigue un atisbo tras mucho tiempo y varias entrevistas sucesivas. Existe, en esta ocasión, un grito ahogado de: "Ayúdeme, en esta ocasión". Se podría decir que Manuel fue un niño que enloqueció esperando que su madre se decidiese qué hacer con la locura del padre.

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratarý tus datos para realizar acciones promocionales (výa email y/o telýfono).
En la polýtica de privacidad conocerýs tu derechos y gestionarýs la baja.

Cursos similares a Hijos de padres con psicosis severas



  • Výdeo
  • Alumnos
  • Valoraciýn
  • Cursos
1. Hijos de padres con enfermedad afectiva
Hijos de padres con enfermedad afectiva , se estima que a la edad de unos 18 años,... [07/04/10]
264  
2. Aspectos paidopsiquiátricos. Hijos de padres separados
Aspectos paidopsiquiátricos de la atención a hijos de padres separados , las... [25/03/10]
391  
3. Evolución del autismo y psicosis infantil
Con este curso sobre autismo y psicosis infantil conoceremos la evolución de la... [08/09/10]
399  

ýQuý es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail