12.176 cursos gratis
8.741.216 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Capítulo 1:

 Higiene en la persona dependiente

El mantenimiento de un buen aseo es la mejor muestra de que se están desempeñando unos cuidados de calidad al paciente.

No siempre es sencillo, en especial si la persona no tiene hábitos higiénicos anteriores, y hacerle cambiar de costumbres a este respecto lleva tiempo, paciencia y muchos esfuerzos del personal de cuidados.

La cuestión suele ser distinta según que el paciente sea válido o relativamente dependiente, pues la segunda circunstancia se puede adoptar una actitud más activa por parte del equipo asistencial, que puede incluir un aseo correcto entre sus normas asistenciales obligatorias.

En la conservación de una adecuado aseo personal de la persona dependiente se tropieza no sólo con obstáculos de impedimentos físicos, sino también con oscilaciones del estado de ánimo, pues cualquier tendencia depresiva, o contrariedad, repercuten en su interés por cuidar su presentación, higiene íntima y vestuario.

La piel es el órgano más externo de los seres humanos. Recubre el cuerpo y tiene la particularidad de renovarse a sí misma. Sus principales funciones son:

-         Receptor sensorial.

-         Regulador de la temperatura corporal y el equilibrio electrolítico.

-         Barrera defensa frente a las agresiones externas.

Está compuesta de tres capas diferenciadas que, de fuera hacia dentro, son la epidermis, la dermis y el tejido subcutáneo.

 

Higiene corporal

Dentro de la higiene están todas las actividades que tienden a conservar la salud. Para el cuidado de la piel sana, la principal actividad es su limpieza e hidratación.

Consiste en asear completamente al enfermo incapacitado, para conseguir una higiene correcta. Sirve para:

-         Eliminar suciedad de la piel (sudor, orina, heces, secreciones).

-         Evitar que aparezcan úlceras por presión e infecciones.

-         Estimular la circulación sanguínea.

-         Proporcionar confort y mejorar el estado psicológico.

o  Instrumental, medicación, otros útiles

§ Guantes desechables, bata impermeable.

§ Esponjas desechables, jabón neutro, palangana con agua templada, toalla, empapador.

§ Crema hidratante, peine, colonia, espejo.

§ Ropa de cama limpia: funda de colchón, 3 sábanas, colcha, funda de almohada.

§ Ropa limpia para el enfermo, absorbente si se precisa.

§ Bolsa de plástico para la ropa sucia.

§ Biombo.

§ Material para la higiene ocular: gasas estériles, suero fisiológico.

§ Material para la higiene bucal: cepillo de dientes, dentífrico, vaso antiséptico bucal, gasas estériles, depresor.

§ Material para la higiene del cabello: champú, secador.

§ Material para la higiene de la región genital: antiséptico de mucosas, gasas estériles, cuña.

o Instalaciones, espacio físico

§ Habitación del paciente o baño.

o Protección especial

§ Uso de guantes desechables y bata impermeable.

§ Funda de plástico para no mojar el colchón.

o  Procedimiento

§ Requisitos previos

·        Preparación del material.

·        Información al paciente.

·        Temperatura del agua y ambiental agradables.

·        Cerrar puertas y ventanas.

·        Colocación de un biombo si fuera preciso

§ Protocolo de actuación

·        Ponerse los guantes, tras el lavado de las manos.

·        Desnudar al paciente, cubriendo con una sábana las zonas del cuerpo que no se estén aseando.

·        Colocar debajo del paciente una toalla o empapador.

·        Lavar sucesivamente las diversas partes del cuerpo, secándolas cuidadosamente de forma inmediata. aplicar un masaje con crema hidratante, insistiendo en las zonas de fácil escoriación (talones, espalda, glúteos…). Se siguen los pasos siguientes:

o  Con el enfermo en decúbito supino (boca arriba) ligeramente incorporado, lavar la cara con agua sin jabón y cuan compresa.

o  A continuación, limpiar con una esponja enjabonada brazos, manos, axilas, tórax, región submamaria, abdomen, piernas y pies, insistiendo en los espacios interdigitales. Aclarar con agua.

o  Colocara al enfermo en decúbito lateral y con otra esponja enjabonada y agua limpia lavar el cuello, espalda, glúteos y parte posterior de las piernas, aclarando después.

o  Poner al enfermo en la posición inicial y llevar a cabo la higiene de áreas específicas: genitales, boca, ojos y cabello.

·        Peinar al paciente.

·        Cambiar la ropa de la cama.

o  Colocar la sabana bajera:

§ Enrollar hasta la mitad de la cama las dos sábanas sucias (cruzada y bajera) y si es necesario la funda del colchón; a continuación, colocar las sábanas limpias remetiéndolas y estirándolas hacia el centro de la cama. Voltear al enfermo hacia el lado donde está la ropa limpia, retirar las sábanas sucias y tensar las nuevas todo lo posible par ano dejar arrugas. Se aprovechará para poner el empapador, la entremetida y el absorbente si el enfermo lo precisa.

§ En algunos pacientes con patología respiratoria, fracturas pélvicas o hemiplejías, se procede al cambio de ropa manteniendo al enfermo en decúbito supino, incorporándole primero el tórax y bajando la sábana enrollada transversalmente desde la cabecera hasta los pies.

o  Cubrir con la sábana de arriba, la manta y la colcha.

o  Cambiar la funda de la almohada.

·        Poner la ropa limpia al enfermo (pijama, camisón, bata…).

·        Dejar al paciente cómodo y en la posición correcta.

·        Retirar los guantes y lavarse las manos

§ Cuidado de los recursos materiales

·        Recoger la ropa sucia.

·        Desechar el material de un solo uso.

·        Limpieza y desinfección de la palangana, el peine y la cuña.

·        Ordenar la habitación.

§ Riesgos

·        Derivados del procedimiento

o  Lesiones musculoesqueléticas por la movilización inadecuada.

o  Erosiones cutáneas por limpieza demasiado agresiva.

o  Maceración de la piel por un secado incorrecto.

o  Enfriamiento por corrientes de aire o temperatura baja.

·        Derivados del paciente

o  Infecciones en pacientes inmunodeprimidos.

·        Relaciones con la seguridad del cuidador

o  Infecciones cruzadas por mala práctica (no uso de guantes, bata…)

§ Puntos clave

·        Evitar corrientes de aire.

·        Mantener al enfermo destapado el menor tiempo posible.

·        Mojar sucesivamente zonas poco extensas del cuerpo, secándolas de forma inmediata para evitar que el paciente sienta frío o se produzcan irritaciones cutáneas.

·        Secar bien los pliegues y espacios interdigitales.

·        Utilizar toallas suaves, evitando la fricción excesiva.

·        No utilizar por rutina alcoholes o derivados, pues resecan la piel y , de hacerlo, aplicar después cremas hidratantes.

·        No mojar los apósitos que cubren heridas o vías venosas.

·        Prevenir la desconexión accidental de sondas nasogástricas, vesicales, etc., durante la movilización.

o  Complicaciones

§ Inmediatas

·        Erosiones e irritaciones cutáneas

·        Dolor durante la movilización

§ Tardías

·        Úlceras por presión

·        Infecciones (cutáneas, urinarias, respiratorias…)

o  Garantía de calidad

§ Recomendaciones generales

·        Guardar las medidas de asepsia.

·        Utilización de material desechable.

·        Lso útiles de aseo deben ser de uso personal.

·        Actuar de forma rápida y cuidadosa.

·        Realizar la higiene una vez al día y siempre que la situación lo requiera.

·        Aprovechar el momento de la higiene para realizar curas y cambios posturales.

·        Vigilar el estado de la piel, para detectar precozmente problemas cutáneos: dermatitis, úlceras, etc.

·        Respetar la intimidad. Tener especial cuidado cuando se realice la higiene genitoanal.

·        Estimular al enfermo para que colabore, según su capacidad.

§ Autoevaluación

·        ¿Se preparó todo el material antes de comenzar?

·        ¿La temperatura del agua fue la adecuada?

·        ¿Se siguió el orden correcto para la higiene de las distintas zonas corporales?

·        ¿Se hidrató la piel del paciente?

·        ¿Quedaron arrugas en la ropa de la cama?

·        ¿Se colocó al paciente en una posición cómoda?

·        ¿Colaboró el enfermo durante el procedimiento?

·        ¿Se lavó y desinfectó el material no desechable?

·        ¿Se recogió la ropa sucia?

·        ¿Se lavaron las manos y cambiaron los guantes entre cada paciente?

·        ¿Se guardó la intimidad del paciente?

o  Información al paciente y los familiares

La información sobre el procedimiento mejora la colaboración y disminuye la ansiedad del enfermo y su familia.

o  Educación para la salud

§ Conviene enseñar a la familia a realizar la higiene del paciente inmovilizado, para dar continuidad a los cuidados.

§ Debe explicarse la importancia de una buena higiene diaria para prevenir complicaciones, como úlceras por presión e infecciones y la necesidad de cambiar la ropa interior todos los días.

§ El enfermo consciente y colaborador puede intervenir en su propio aseo, por lo que se estimula su participación en tareas como el lavado de la cara, el afeitado, la higiene bucal, de los genitales, etc.

Capítulo siguiente - Aseo de cabeza y cara

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratará tus datos para realizar acciones promocionales (vía email y/o teléfono).
En la política de privacidad conocerás tu derechos y gestionarás la baja.

Cursos similares a Higiene personal de la persona discapacitada y/o dependiente



  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. Higiene de las manos
Una de las partes de nuestro cuerpo que mayor limpieza requiere son nuestras manos,... [27/01/12]
3  
2. Higiene y seguridad ocupacional
La higiene y la seguridad ocupacional forman parte de la salud pública, es decir... [05/12/05]
9.974  
3. Higiene, protección y manipulación de alimentos
Higiene, protección y manipulación de alimentos es un curso para quienes quieren... [25/05/10]
5.801  

¿Qué es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail