12.170 cursos gratis
8.774.197 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Hanzi para recordar. Chino simplificado

Autor: Herder Editorial
Curso:
|140 alumnos|Fecha publicación: 28/10/2011
Envía un mensaje al autor

Capítulo 2:

 Caracteres chinos. Prejuicios del aprendizaje (1/3)

PREJUICIOS SOBRE EL APRENDIZAJE DE LOS CARACTERES

Uno de los prejuicios que circulan entre profesores y estudiantes del idioma chino es que el significado, la pronunciación y la escritura de un caracter deben aprenderse al mismo tiempo. Los libros de texto de chino suelen incluir estas tres facetas de cada caracter o término compuesto a la vez que lo presentan, y además proporcionan detalles sobre su función gramatical e incluso ejemplos de uso. Por supuesto, todo esto es muy importante, pero tener que aprenderlo simultáneamente supone una carga tremenda para la memoria. No es de extrañar que el cerebro se ralentice o incluso se detenga por completo. Los chinos no tienen que enfrentarse a este problema. De niños se encuentran primeramente inmersos en el lenguaje hablado y van aprendiendo como asociar sonidos con significados. Cuando llega el momento de aprender a leer, ya tienen a su disposición una solida base de palabras cuyos sonidos y significados conocen perfectamente; lo único que les queda por hacer es asociar esas palabras con formas escritas. Esto les abre las puertas al mundo de los textos escritos, lo que a su vez les ayuda a asimilar nuevas palabras y caracteres. Los que llegamos al idioma como adultos podemos conseguir una ventaja similar asociando cada una de las formas de los caracteres a una unidad particular de pronunciación y significado, una <<palabra clave>> en español que ya conozcamos de antemano.

Antes de que descartes del todo la idea de asociar palabras españolas a caracteres chinos, considera esto: todos los dialectos chinos, aunque sean ininteligibles entre ellos de forma oral, usan los mismos caracteres en su forma escrita. Estos caracteres contienen el mismo significado sea cual sea su pronunciación. Por si fuera poco, cuando los japoneses usan caracteres chinos, ellos les asignan otras pronunciaciones distintas. Dicho de otro modo, no existe nada en la naturaleza de un caracter que dicte que debe ser verbalizado de una forma o de otra. Contrariamente a los estudiantes cuyo idioma se escribe con un alfabeto, los japoneses que empiezan a estudiar chino ya conocen el significado y la escritura de muchos de los caracteres. Para cuando termines este curso, te encontraras en una posición similar a la suya. Evidentemente, tarde o temprano tendrás que aprender las pronunciaciones chinas, al igual que lo hacen los estudiantes japoneses. Pero agregar sonidos complicados y poco familiares a unos conocimientos sólidos sobre formas de caracteres es una tarea mucho más asequible que la de pretender memorizar significado, pronunciación y escritura al mismo tiempo.

Si no es tan descabellado realizar cierta separación de tareas de aprendizaje, porque no procurarse primero un vocabulario consistente de pronunciaciones y significados primero y luego aprender a escribir, como hacen los niños chinos? Después de todo, el lenguaje oral es el medio de comunicación más antiguo, universal y ordinario que existe. De aquí viene el prejuicio de que si se debe posponer algo, este algo debe ser la introducción al sistema de escritura. Lo cierto es que los caracteres escritos proporcionan un grado muy alto de claridad respecto a la multiplicidad de sentidos que provocan los homófonos en el lenguaje oral. Por ejemplo, en cualquier diccionario de bolsillo de mandarín, por muy de andar por casa que sea, se pueden encontrar unos 60 caracteres que se pronuncian yi en una u otra de sus variantes tonales, 30 de las cuales corresponden solamente al cuarto tono. Cada uno de estos caracteres tiene su propio significado o significados, y la simple silaba yi, por si sola, no los puede comunicar. Empezar por los propios caracteres y sus significados contribuye a reducir vastamente esta ambigüedad.

La idea de que la escritura debe interiorizarse después de aprender a hablar se sustenta sobre otro prejuicio aun más generalizado: la escritura de los caracteres es la parte del idioma más difícil de aprender. De hecho, se trata de una tarea mucho más simple de lo que se suele suponer, como estos libros esperan demostrar. Además, empezar con la escritura permite al estudiante obtener unidades solidas de forma y significado a las que acoplar luego las pronunciaciones chinas. Y lo que es aun mas importante, terminar en primer lugar la tarea que normalmente se percibe como la más complicada, y hacerlo en un periodo de tiempo relativamente corto, consigue motivar al estudiante para ponerse inmediatamente a estudiar el idioma en vez de dejarlo para otro momento. Viendo los altos porcentajes de desgaste entre estudiantes de chino en Occidente, el papel de un refuerzo positivo como este no debe ser menospreciado.

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratará tus datos para realizar acciones promocionales (vía email y/o teléfono).
En la política de privacidad conocerás tu derechos y gestionarás la baja.

Cursos similares a Hanzi para recordar. Chino simplificado



  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. Chino tradicional. Hanzi (caracteres básicos)
Curso de chino tradicional básico, con método mnemotécnico de aprendizaje de... [25/02/11]
3.495  
2. Kanji para recordar I. Japonés, método mnemotécnico
Curso de Japonés en base al excelente método mnemotécnico . El aprendizaje de los... [28/10/11]
108  
3. Recetas de cocina. Pollo al limón chino
Te invitamos a entrar a nuestro curso de cocina donde enseñamos a preparar una... [18/05/11]
715
Curso con video

Capítulos del curso


¿Qué es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail