12.176 cursos gratis
8.741.921 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Capítulo 5:

 La batalla de Richmond comienza

      Una joven de la ciudad:

      Cuando, en la tarde del 31 de mayo, se supo que la batalla de Seven Fines había comenzado, las mujeres de Richmond continuaron ocupándose tranquilamente de sus quehaceres cotidianos, sin dejar traslucir la angustia que las oprimía. Había suficientes cosas que hacer para prepararse a recibir y curar a los heridos. Sin embargo, como lo probaron los acontecimientos, todo lo hecho se consideró francamente insuficiente. La noche trajo un cese en el bombardeo. La gente se tendió vestida sobre su cama, sin poder dormir, mientras que los combatientes, al límite de sus fuerzas, dormitaban apoyados contra sus armas. Al día siguiente, desde el alba, toda la ciudad estaba en las calles. Ambulancias, camillas, carretas, todo lo que podía rodar iba y venía con su espantoso cargamento.

      Mujeres de rostro desencajado se deslizaban con la cabeza descubierta a través de las calles, en busca de sus muertos o de sus heridos. Las salas de lectura de los diferentes templos estaban llenas de damas que ayudaban como voluntarias en tareas de costura y tan rápidamente como sus dedos y sus máquinas se lo permitían, improvisaban las sábanas que reclamaban los cirujanos. Hombres demasiado viejos o inválidos para poder batirse iban al encuentro de las ambulancias, a caballo o también a pie. Llegó a suceder que algunos escoltaron de este modo a sus hijos agonizantes.

      La tarde del día siguiente, las calles de Richmond presentaban el espectáculo de un vasto hospital. A fin de proteger a los heridos, algunos edificios deshabitados se volvieron a abrir.

      Recuerdo sobre todo el hotel San Carlos. El frescor de sus enormes y lúgubres salas hacía bien; pero ¡qué espectáculo! Hombres sufriendo todas las heridas y mutilaciones imaginables estaban tendidos hasta sobre el piso con una mochila o una manta a guisa de almohada, a veces. Algunos agonizaban; todos sufrían horriblemente esperando que los curasen. Íbamos de uno a otro y, tratando de aliviarlos mediante algún ligero cuidado, escrutábamos sus rostros, temiendo reconocer al que buscábamos. Al día siguiente, ese estado de cosas fue mejorado un poco mediante la donación de los almohadones de las iglesias que, cosidos extremo a extremo, formaron camas confortables.

      Para aprovisionar esos hospitales, toda la ciudad vació el contenido de sus despensas en canastos. Ese impulso de solidaridad hizo salir a la luz las botellas selladas y polvorientas, escondidas desde tiempo atrás en las bodegas de las viejas familias de Virginia, finas conocedoras de los vinos Oporto y Madera.

      Hasta allí, todas las jóvenes habían sido consideradas de más en los hospitales; pero, el lunes, al encontrar dos de nosotras dos salas en las cuales quince heridos yacían en camastros apoyados sobre el mismo suelo, ofrecimos nuestra ayuda a los cirujanos de servicio. Nos sentimos orgullosas de ser aceptadas y designadas como enfermeras bajo la dirección de una mujer más experimentada. La gran actividad que nos demandó nuestra tarea era una especie de alivio después de la tensión provocada por la batalla de Seven Pines. Pasado el primer aturdimiento, los huéspedes de las bellas moradas que se levantaban en medio de jardines llenos de rosas pusieron su cocinera a trabajar, o, mejor todavía, fueron ellos mismos a confeccionar platos deliciosos para los heridos, según las suculentas recetas de la vieja Virginia. Negros sonrientes, con casaquillas blancas, transportaban fuentes de plata cubiertas por platos de finas porcelana conteniendo sopas, cremas, flanes, bizcochos livianos, huevos a la crema, pollo asado, etcétera, bajo las gruesas servilletas adamascadas, y el todo adornado con flores recién recogidas.

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratará tus datos para realizar acciones promocionales (vía email y/o teléfono).
En la política de privacidad conocerás tu derechos y gestionarás la baja.

Cursos similares a Guerra de secesión Norteamericana. Documentos del conflicto (4/5)



  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. Guerra de secesión Norteamericana. Documentos del conflicto (2/5)
En este curso tendrás facilitados algunos documentos; publicaciones, diarios y... [14/06/11]
15  
2. Guerra de secesión Norteamericana. Documentos del conflicto (3/5)
En este curso tendrás facilitados algunos documentos escritos durante la guerra... [15/06/11]
21  
3. Guerra de secesión Norteamericana. Documentos del conflicto (1/5)
En este curso tendrás facilitados algunos documentos, previos a la guerra civil de... [14/06/11]
48  

¿Qué es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail