12.176 cursos gratis
8.741.959 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Fundamentos teóricos de la gestión de personal

Autor: Sonia Sescovich
Curso:
9,08/10 (12 opiniones) |5940 alumnos|Fecha publicaciýn: 11/11/2009
Envýa un mensaje al autor

Capýtulo 8:

 Factores psico-sociales que condicionan el comportamiento laboral (3/8)

C. Las actitudes

Expresado en forma muy breve, la actitud es una predisposición a la acción, frente a objetos, personas o situaciones a las cuales la persona se enfrenta a diario.

Este factor es, por así decirlo, el eslabón inmediatamente anterior a la conducta. Vimos en el primer capítulo, el motor esencial de nuestra conducta: las necesidades y las motivaciones que derivan del impulso a satisfacerlas. Luego vimos el proceso a través del cual la persona se relaciona con el medio en el cual encontrará la satisfacción de esas necesidades: la percepción. Con ese motor interno y con el entorno ordenado de una determinada manera, la persona, frente a una situación, objeto u otra persona, tendrá una determinada predisposición a actuar, ya sea positiva o negativa. Aquí entra un problema de valoración que, en definitiva, la hará actuar en una u otra dirección. Por eso definimos la actitud como predisposición a actuar. Aún no es acción, es sólo la predisposición a orientar esa acción de una determinada manera.

Existen tres tipos de componentes en las actitudes: componente cognitivo, componente afectivo y componente conductual.

Componente cognitivo: es el conjunto de datos e información que el sujeto sabe acerca del objeto, persona o situación frente a la cual asume su actitud. Rol central juega aquí la percepción, proceso que vimos anteriormente y, además,  el bagaje normativo aprendido a lo largo de su vida que orienta a la persona en términos de la evaluación positiva o negativa -en términos racionales-  que la situación, persona u objeto tiene para ella, según lo aprendido socialmente.

Componente afectivo: comprende el conjunto de emociones y sentimientos que dicho objeto, persona o situación produce en el sujeto. En la configuración de este componente juegan importante papel los valores y las creencias. Y, obviamente, toda la historia y las vivencias de la persona frente a las situaciones similares.

Componente conductual: es el tipo de acción al cual la persona estará predispuesta, -frente al objeto, persona o situación y cuando esta se presente-  en función de los componentes anteriores. Este componente es el más importante porque diferencia a la actitud de otros procesos o factores parecidos, como las opiniones, por ejemplo. Estas también encierran una valoración positiva o negativa, pero su fundamento es esencialmente racional.  Si no existe predisposición a la acción, estamos en presencia de una mera opinión, la que frecuentemente puede estar muy lejos de la actitud.  Actitud es intención, es predisposición, es tendencia valorativa hacia un objeto, persona o situación. Es, en definitiva, el impulso a la acción con base en los dos componentes anteriores: cognitivo y emocional. Y este componente es que hace a la actitud un buen factor para predecir la conducta de las personas. Alguien puede tener muchas opiniones respecto de algo. Pero la opinión no nos dirá mucho sobre el tipo de conducta que la persona desplegará en una situación. Eso todos lo podemos observar a diario. Personas que en su discurso opinan de una manera y luego, orientan su conducta en una dirección distinta, incluso contraria. La actitud sí nos dirá mucho sobre el contenido de la acción que podemos esperar de una persona. Es eso, no indica una conducta probable.

Es interesante, como ejercicio para facilitar la comprensión, mostrar de qué manera se mide una opinión y una actitud. Frente al racismo, se le pregunta a una persona de raza blanca si piensa que los derechos de blancos y negros deben ser iguales. Tendremos una opinión de esa persona frente al problema del racismo. Pero si le preguntamos si le gustaría que su hijo se casara con una persona de otra raza, eso nos dará luz sobre su actitud frente al racismo. Y más aún si le preguntamos si permitiría o no esa situación.

Respecto de la formación de las actitudes, es el resultado de un  largo proceso de aprendizaje, que examinaremos en capítulos posteriores. Sólo digamos que, dada su naturaleza y componentes  -especialmente lo que se refiere al componente afectivo y emocional-  la actitud es difícil de cambiar, una vez consolidada. De opinión, con su componente esencialmente cognitivo, se puede cambiar después de algún ejercicio racional más o menos complejo. Pero la actitud tiende a mantenerse. Se puede cambiar, pero resulta mucho más complejo hacerlo.

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratarý tus datos para realizar acciones promocionales (výa email y/o telýfono).
En la polýtica de privacidad conocerýs tu derechos y gestionarýs la baja.

Cursos similares a Fundamentos teóricos de la gestión de personal



  • Výdeo
  • Alumnos
  • Valoraciýn
  • Cursos
1. Mejora la gestión de Recursos Humanos
Lo más importante que tiene una empresa está formado por las personas que trabajan... [27/09/07]
10.999  
2. Implementar gestión de cambio empresarial. Consejos
En la actualidad todas las organizaciones deben ser edificadoras de oportunidades... [13/02/12]
12  
3. Desarrollo de la gestión de talento humano en la empresa
De acuerdo a la situación actual del mercado, se ha podido establecer que el... [13/02/12]
9  

ýQuý es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail