12.212 cursos gratis
8.330.645 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Capítulo 7:

 Discípulos de Cristo

DISCÍPULOS DE CRISTO

INTRODUCCIÓN

En la Gran Comisión el Señor Jesucristo encargó a sus apóstoles  la predicación del evangelio diciéndoles: "Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo" (Mateo 28: 19). Por lo cual podemos concluir, que la obediencia al evangelio implica el hacerse discípulos de Cristo, por esto vamos a dedicar esta lección a analizar lo que significa ser un  discípulo.

DISCÍPULOS VERDADEROS

El mismo Señor Jesús, enseñó la diferencia entre un discípulo cualquiera y un verdadero discípulo en Juan 8: 31. La clave, entonces, esta en permanecer en la doctrina de Cristo (2 Juan: 9), razón por la cual el Señor, en la Gran Comisión, también mandó: "Enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo" (Mateo 28: 20). Entonces un discípulo verdadero es aquel que obedece al evangelio, cumpliendo con la parte que le corresponde para apropiarse de la salvación ofrecida por Jesucristo, es instruido en la doctrina del Señor  y permanece continuamente en la práctica de ésta

SEGUIR AL MAESTRO

No podemos hablar de un discípulo si hablar del maestro, pues un discípulo es uno que es como su maestro (Mateo 10: 24, 25). Así también un discípulo se define según el maestro a quién sigue, si decimos ser discípulos de Cristo debemos ser en todo imitadores de Cristo, pues para nosotros debe ser suficiente ser como Jesucristo y no debemos pretender algo diferente. Hoy hay muchos que pretende modernizar la enseñanza apartándose en poco o en mucho de la doctrina del Señor, negando con esto al verdadero Maestro, esto nunca debe acontecernos, porque cuando esto sucede estamos en el camino de la apostasía. Por el contrario debemos andar como Él anduvo (1 Juan 2: 6), siguiendo sus pisadas (1 Pedro 2: 21).

POR EL FRUTO SE RECONOCEN

Un verdadero discípulo de Cristo debe ser fácilmente identificado por su manera de vivir, en esto damos la gloria a Dios, demostrando por nuestros hechos que seguimos al Maestro, llevando mucho fruto (Juan 15: 7, 8). No basta decir ser Cristiano, los frutos que se den en nuestra vida lo confirmaran o lo negaran, pues por el fruto somos reconocidos (Mateo 7: 16, 17) y si nuestra vida esta acorde a las ordenanzas del Cristo entonces no importaran las circunstancias por las que tengamos que pasar, no habrá obstáculo demasiado grande que no podamos vencer, pues un discípulo verdadero tiene su fortaleza puesta en su Maestro y de nuestro lado esta el más poderoso, por eso podemos afirmar con Pablo: "Todo lo puedo en Cristo que me fortalece" (Filipenses 4:13).

EL PRECIO

Si verdaderamente se quiere seguir a Cristo, se debe estar dispuesto a pagar el precio, esto quiere decir estar dispuesto a hacer todo lo que el Maestro le demande.  Como ya estudiamos es bien claro que el precio por nuestra salvación estaba fuera de nuestro alcance y fue necesario que el mismo Hijo de Dios se sacrificara por nosotros, para pagar el precio para nuestra redención. Sin embargo debemos entender lo que Jesucristo mismo demanda de todo aquel que quiera ir en pos de Él (Mateo 16: 24):

§          Negarse a sí mismo. Esto implica una actitud mental donde nuestros pensamientos son sometidos a los pensamientos de Cristo, asegurándonos, de esta manera, que estamos haciendo lo correcto, pues como estudiamos en la lección No. 1, nuestros pensamientos no son una guía segura, mientras que  la palabra dada por >Dios es perfecta. Este es un punto que cuesta trabajo, porque muchas veces, se quieren las bendiciones pero no se esta dispuesto a someterse  a la ley de Cristo para recibirlas, sino por el contrario la propia volunta es la que prevalece. Pensemos que sería de nosotros si el Señor Jesucristo no hubiese sometido su voluntad a la del Padre para consumar el sacrificio (Mateo 26: 42)

§          Tomar su cruz. La cruz es un símbolo de sacrificio, de lo cual Jesucristo también nos dejó ejemplo, y si Él lo hizo sin tener porque cuanto más debemos nosotros estar dispuesto a sacrificarnos. Cada uno debe tomar su propia cruz, es decir asumir el sacrificio que le corresponda, y en esto cada cual lo va descubriendo en la medida que se va negando y va adaptando su vida a lo requerido por Dios, algunos tendrán que sacrificar la familia (Mateo 10: 37, 38), otros los bienes (Mateo 19: 21), otros sus trabajos (Lucas 14: 16 - 24), la misma vida(Mateo 10: 39), etc.

§          Seguirle. Debemos seguir en todo al Maestro, pues de nada sirve negarnos y llevar una vida de sacrificio si nos apartamos de la doctrina, es necesario guardar fielmente todo lo que el Señor Jesucristo dejó en su testamento.

LOS DESERTORES

Hay quienes tristemente abandonan el discipulado por diversas razones, entre los que están: Los que se apartan de la sana doctrina (Romanos 16:17), los que caen en el tiempo de la prueba (Mateo 13: 20, 21), los que mantienen ataduras terrenales (Mateo 13:22). Los que viven desordenadamente (2 Tesalonicenses 3: 6). Tristemente esto sucede, y es que el retroceder es tan lamentable que el apóstol Pedro lo menciona con crudeza, con el propósito de que meditemos bien en nuestras decisiones (2 Pedro 2: 21, 22). Pero nosotros no somos de los que retroceden para perdición, sino de los que tienen fe para preservación del alma. "Pero nosotros no somos de los que retroceden para perdición, sino de los que tienen fe para preservación del alma" (Hebreos 10: 39)

CUESTIONARIO

1.       ¿Cuáles son las características de un discípulo verdadero?

2.       ¿Quién debe ser nuestro Maestro?

3.       ¿Cómo debe andar un discípulo de Cristo?

4.       ¿Qué demanda Jesucristo de todo el que quiere ser su discípulo?

5.       ¿Existe alguna razón justificable para abandonar el camino?

6.       ¿Qué pasa con los desertores?

7.       ¿Esta dispuesto a negarse a sí mismo, dejado que la voluntad de Cristo sea su guía en todo ?

8.       ¿Esta dispuesto a tomar su propia cruz, sacrificando lo que sea necesario?

9.       ¿Esta dispuesto a seguir a Jesucristo a donde Él lo requiera?

COMENTARIOS

Capítulo siguiente - La iglesia
Capítulo anterior - La vida nueva

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:

Al presionar "Recibir" estás dándote de alta y aceptas las condiciones legales de mailxmail

Cursos similares a Fundamentos de la Doctrina de Jesucristo


  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. Discipulado de Jesucristo
Encuentra cómo hablar de Dios, de Jesús y de la Biblia. El método de discipulado... [06/07/09]
6.371  
2. Doctrina Social de la Iglesia
Reflexión de la Iglesia sobre temas sociales [13/09/05]
2.747  
3. El juicio de Jesucristo, un análisis jurídico
Un análisis pormenorizado sobre el juicio que se le hizo a Jesús de Nazaret,... [17/10/05]
15.727  

¿Qué es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail


¿Quieres recibir más cursos de Religión? ¡Son gratis!