12.176 cursos gratis
8.740.889 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Fotografía y retrato. Ensayo (1/2)

Autor: Pedro Taracena
Curso:
8,89/10 (9 opiniones) |18470 alumnos|Fecha publicación: 09/06/2009
Envía un mensaje al autor

Capítulo 11:

 Miedo al retrato

Miedo al retrato

Jeanloup Sieff

Una sesión fotográfica debe ser concebida como un acontecimiento irrepetible. Un proceso que transforma un rechazo radical a la cámara en defensa del YO, en una relajación capaz de descubrir el NARCISO que todos llevamos dentro. Pasando por la complicidad entre el fotógrafo y el modelo, donde cada evento se convierte en un hito. Se debe de entender, también, la fotógrafa y la modelo. La creatividad y el arte nacen de la agresión que ejerce el objetivo sobre el rostro huidizo a captar. Algunos aspectos configuran el marco en el cual se obtendrá la eficacia de plasmar instantáneas únicas:

1. Un clima de respeto, confianza y libertad.

2. El ambiente emocional y atmosférico.

3. Escenarios ergonómicos, naturales y seguros.

4. Iniciativas compartidas entre el modelo y el fotógrafo, donde fluya la comunicación.

5. El silencio, la música o el ruido de ambiente, deben ser factores para apoyar el éxito de la sesión.

Una vez prisioneros en la clausura de la sesión fotográfica, el modelo y el retratista, son dueños y protagonistas de todo el acontecer que allí tenga lugar. Nada está decidido a priori. Es el devenir del proceso fotográfico el que marcará la etapa siguiente. Ambos deben preparar el lugar o los lugares que servirán de estudio o plató. En paralelo surgirá la confianza y la complicidad. Las tomas de primeros planos sobre el rostro, potenciarán los ojos, la mirada, la boca y los perfiles y texturas de la piel. En estas secuencias los primeros desafíos entre ambos protagonistas, arrojan los primeros frutos. El retratista, en todo momento, debe narrar lo bello que observa a través del visor de la cámara. La fuerza de la mirada, el poder sensual de los labios o ese gracejo en el gesto. Es el momento en el cual se debe comenzar a tomar fotos del busto, apoyándose el modelo en sus propias manos o en algún soporte. La variación en el vestuario muestra aspectos con los cuales puede identificarse el retratado y que el fotógrafo puede sacar provecho. El modelo despojado de medio cuerpo, con el torso desnudo, proporciona imágenes de mucha reafirmación femenina o varonil. Postrado o de pie. De frente o de perfil. Más tarde se pueden hacer tomas con los pies descalzos y de cuerpo entero. Tendido en el suelo o sobre un sofá o cama. Aquí las posturas deben ser consensuadas, en las cuales, el modelo, se sienta lo más expresivo y cómodo posible.

Es el momento de contemplar si el reportaje se encuentra en situación de saltar la línea de la intimidad y sobre todo si el modelo sigue siendo cómplice. Estas escenas pueden dar paso a otra toma donde, el tipo de ropa interior establezca las pretensiones del modelo en la intimidad. En el caso de que éste desee ser fotografiado desnudo de forma integral, comienza el trabajo más importante para el retratista. Debe de llenar su desnudez de contenido para que el modelo deje de verse desvalido, impotente y se le debe de prestar todo tipo de soporte, apoyo, ayuda hasta que la desnudez sea ágil, elástica, relajada, libre... Atención a las huellas dejadas por la ropa, es preciso esperar envueltos de batas, albornoces o toallas. El profesional del retrato debe de aportar todo tipo de complementos de apoyo, para que la modelo o el modelo, se sientan seguros. Como lienzos, objetos, ropa de cama, etc. El sexo sólo se dejará ver si el modelo lo cree conveniente. Las tomas se harán de pie y postrado, buscando ángulos estéticos y creativos, llenos de insinuaciones vivas. Si es posible, ambos actores, el fotógrafo y el modelo no deben de renunciar a la utilización del agua, como motivo añadido y en muchos casos esencial. El agua cayendo sobre un cuerpo en camiseta, por ejemplo, donde se marcan las formas femeninas o masculinas, supone un plus de erotismo nada despreciable. Utilizando flash, el agua paraliza la imagen y el cuerpo filtrado presenta una percepción impresionista. Bajo el agua, ducha o baño, las posibilidades son innumerables y los resultados sorprendentes.

Las fotos en el campo sobre un terreno agreste, contrastando la desnudez del cuerpo, presentan una alegoría de la fusión con la naturaleza. El hombre y la tierra. También se puede elegir escenarios de ambiente antiguo, decorados, paredes, puertas y estancias rurales. Siempre y en cualquier escenario, el fotógrafo y el modelo, deben de compartir la complicidad. Ésta es la garantía de que la identificación es total.

De esta forma una sesión fotográfica, es algo más que una secuencia profesional en un plató de publicidad, donde haya alguna transacción económica. Sin embargo puede convertirse en un punto de partida amical, más allá de la pura anécdota de ser fotografiado. Por ejemplo, un ejercicio muy saludable para el fotógrafo, es que deje de serlo y pase a ser modelo agredido por aquel que antes era su víctima. Utilizar el blanco y negro es potenciar la magia de la imagen. Sin despreciar el color. La escasez de luz bien aprovechada, nos proporciona imágenes muy sugerentes.

Continuando con la sesión fotográfica, el siguiente paso para seguir avanzando en el terreno de la exhibición erótica, sólo debe darlo la persona a retratar. La imagen de un ser humano es privada y nadie tiene el derecho a ella, sin el consentimiento y la complicidad del sujeto a fotografiar. Y en este terreno poco se puede añadir. Son los actores los que deben decidir. Puede ser una disculpa para ser protagonistas de una experiencia llena de belleza y sensualidad. Preñada de sensaciones y expresiones de un sinfín de sentimientos en libertad. No obstante, una vez abordada una sesión fotográfica en la intimidad, todo vale a partir del pacto de complicidad y ausencia de temores entre los protagonistas. La creatividad romperá la timidez. Entre las lecciones magistrales dictadas por maestros de la fotografía, una de las que más puede ayudar al fotógrafo que aborde el desnudo, es la ausencia de prejuicios. Este tipo de reportajes no se pueden abordar coaccionado por los tabúes del pasado y del presente. Es un acto en libertad que rompe cualquier paradigma.

Del retrato al autorretrato, pasando por el mutuo reportaje, es un camino muy saludable para estimular la autoestima. Amarse a uno mismo para dejarse amar por los demás.

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratará tus datos para realizar acciones promocionales (vía email y/o teléfono).
En la política de privacidad conocerás tu derechos y gestionarás la baja.

Cursos similares a Fotografía y retrato. Ensayo (1/2)



  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. Fotografía y retrato. Ensayo (2/2)
Fotografía y retrato, la tecnología ha propiciado que la fotografía sea de uso... [16/06/09]
2.691  
2. Fotografía digital. Fotografía submarina
Todo el mundo siente fascinación por la vida submarina. Alguna vez hemos pensado en... [02/09/08]
5.222  
3. Fotografía digital
Queramos o no cada uno de nosotros tiene un pasado que influye en el que hacer... [27/04/05]
158.605  

¿Qué es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail