12.170 cursos gratis
8.755.078 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Forex y Bolsa. Disciplina para operar con éxito

Autor: Sergio Forex
Curso:
6,67/10 (3 opiniones) |2538 alumnos|Fecha publicaciýn: 03/06/2009
Envýa un mensaje al autor

Capýtulo 6:

 Cinco enemigos básicos de la disciplina del operador de Forex y Bolsa

El primero de los enemigos es el miedo a fracasar

El miedo es uno de los grandes enemigos de la disciplina. Tenemos miedo a todo, aunque no seamos conscientes de ello. Tenemos mucho miedo a no poder desarrollar nuestras habilidades, pero también lo tenemos a que nuestras habilidades una vez desarrolladas no cumplan con nuestras expectativas o las de los demás. Tenemos miedo intentarlo y preferimos no arriesgarnos porque tememos fallar. Y tenemos mucho miedo, aunque parezca paradójico, a triunfar.

Uno de los miedos más comunes, es el que tenemos a fallar. Muchas veces ni siquiera comenzamos la persecución de un objetivo porque tenemos miedo de no poder alcanzarlo, no lograrlo y no tenemos el coraje ni siquiera de intentarlo. ¿Por qué cuando nos enfrentamos a una situación extrema somos capaces de sacar una fuerza que ni siquiera sabíamos que teníamos? En ese momento tenemos un sólo propósito: el de sobrevivir y es un objetivo demasiado fuerte. Si estuviéramos, por ejemplo colgados de una soga a veinte metros de altura lucharíamos hasta el final para no soltarnos, porque si lo hiciéramos no mataríamos. Seguramente si la cuerda estuviera a sólo dos metros del suelo, duraríamos una cuarta parte del tiempo colgados. Eso quiere decir que cuando el objetivo es fuerte, saca lo mejor de nosotros, nos potencia. Lo que tenemos que lograr es que todas nuestras metas sean vividas de esa manera, como si estuviéramos colgados a veinte metros de altura y lucháramos firmemente por sobrevivir.

El segundo miedo: Temor al éxito

Puede resultar paradójico, increíble, pero uno de los miedos que tenemos que superar es el miedo al éxito. Hay que prepararse psicológicamente para el éxito ya que éste no es fácil de asumir y estamos "adoctrinados" para no alcanzarlo nunca, para ser simplemente uno más. Nosotros también, sin embargo, podemos llegar a ser una persona exitosa. No estoy hablando de una persona famosa, no es lo mismo, el éxito va mucho más allá de la fama; son dos caminos distintos. Y para esto tenemos que ser capaces de lograr nuestros objetivos sin tener miedo al fracaso ni al éxito. Tenemos que aprender a no conformarnos con lo mediocre.

El tercero de los miedos: a lo desconocido

Es inherente a la raza humana tener miedo a lo desconocido, miedo al cambio porque no sabemos lo que puede llegar a pasar, que hay más allá de lo que podemos ver. Por ejemplo se experimenta cuando estamos conduciendo y nos perdemos en un lugar desconocido, es de noche y no sabemos dónde estamos, es un terreno nuevo para nosotros, inexplorado. Pero en definitiva ¿qué puede llegar a pasar? En realidad no pasa nada, podemos preguntar, podemos dar otras vueltas hasta orientarnos; sin embargo no pensamos en otra cosa que lo malo que nos puede llegar a suceder.

Cuando nosotros sucumbimos a estos miedos, lo que estamos haciendo es sentirnos más confortables porque no nos ponemos en el conflicto que supone enfrentarnos al temor. Eso nos relaja y nos hace sentir bien. ¿Por qué? Porque nuestra psicología, nuestra forma de ser, de pensar y de actuar, no se encuentra acorde con lo que estamos diciendo de la necesidad de trabajar duro para cambiar. Por ejemplo, si tenemos que operar y tenemos miedo a enfrentarnos al mercado, a lo desconocido que nos pueda deparar una posición, a lo que nos puede llegar a pasar en nuestra cuenta; y no apretamos el botón, nos sentimos cómodos. Pensamos "qué bueno que no operé", sobre todo si la posición finalmente no hubiera salido positiva. Si somos vendedores y tenemos que hacer una llamada a un cliente, a un encargado de compras que seguramente nos cancelará una suscripción o una venta y no la hacemos, nos sentimos más tranquilos porque evitamos afrontar la situación. Sin embargo lo que estamos haciendo es dejarnos vencer por uno de los grandes enemigos de la disciplina: el miedo. Esto es lo que tenemos que evitar a toda costa. Esto es lo que tenemos que trabajar en nosotros mismos.

Otro de los grandes enemigos es la distracción

Esta acción puede ser fatal en muchos casos, por ejemplo si estamos conduciendo. No podemos conducir y distraernos ya que podemos causar un accidente muy grave. Sin embargo si pensamos que podemos distraernos cuando estamos haciendo algo de menor importancia que no implique directamente el riesgo de vida o la integridad física de nadie. La distracción en general, como concepto, no es mala siempre. Es como el ejemplo anterior de enemigos de la disciplina; el miedo en sí mismo, le ha servido la humanidad históricamente para conservar la especie. No hablamos de todos los miedos sino de ciertos tipos de miedos que tenemos que superar.

En el caso de la distracción es lo mismo: no hablamos de toda la distracción, si no la que nos distrae de nuestros objetivos, de nuestras operaciones, de ser disciplinados. Por ejemplo en una jornada de trabajo, ahora que están muy de moda los videojuegos, hay mucha gente que hace una pausa y se pone a jugar con sus ordenadores. Alguno puede llegar a pensar "que indisciplinado" o "mira lo que está haciendo éste el lugar de trabajar". Sin embargo, esto no es malo en sí mismo y puede llegar a ser una excepción sana. Ahora, si este tiempo que nos tomamos para jugar con el ordenador, excede un período razonable y ya comenzamos a pensar todo el día en el momento en que vamos a poder jugar un rato a nuestro juego favorito, evidentemente se convierte en algo negativo. Yo personalmente soy una de las personas que siempre tiene que desconectar cada media hora o cuarenta y cinco minutos. Siempre lo he hecho y nunca me fue mal. Desde mi época de estudiante, en la que le dedicaba sólo ese tiempo por sesión y siempre hacía una pausa. Y nunca me perdí un examen por no llegar con el estudio. De hecho a mí me sirve muchísimo, ya que cuando vuelvo me siento mucho más fresco mentalmente como para continuar con la actividad. O sea que hay que entender qué grado de distracción nos hace bien y a partir de qué momento comienza a ser negativo. Tenemos que ser capaces de darnos cuenta de eso.

Una vez que controlamos ese punto y entendemos cuál es la frontera, lo que tenemos que lograr es algo que muchos queremos hacer pero pocos lo logran: varias cosas a la vez. No digo que no podamos hacer varias cosas en un mismo período de tiempo pero sí no podemos realizarlas todas juntas. Parece confuso pero no lo es. Lo que hacemos muchas veces es: estar haciendo algo, mientras pensamos en lo otro que tenemos que hacer. En lugar de a dedicarnos el 100% a lo que estamos haciendo y luego pasar al siguiente tema, lo hacemos a un 60% y mientras pensamos en lo otro que tenemos que hacer. Incluso podríamos dejar a medias un trabajo y empezar otro, luego volver al primero, terminarlo y finalmente volver al segundo y concluirlo. Inclusive eso podemos hacer, pero nunca estar en un trabajo pensando en otro. Lo único que vamos a lograr con eso es distraernos y tardar más en acabarlo y definitivamente no hacerlo bien. Sin embargo lo que tenemos que entender es que no hace falta ni siquiera que tenemos que hacer dos cosas a la vez.

Recapitulemos entonces cuáles son los enemigos de la disciplina pensando directamente en Forex.
El primero es el miedo a operar. Aquí englobamos todos los temores, tanto el de ganar como el de perder así como a lo desconocido. Esto quiere decir ver una posición ya sea que pueda comprarse o venderse, y no animarse a entrar al mercado y se nos pasa la posición. Tuvimos miedo de entrar al mercado y perder la posición, o de ganarla (sé que suena raro pero muchas veces es así) o simplemente nos venció el miedo de no saber qué podía llegar a pasar con la posición.

El segundo es la distracción. Muchas veces estamos en el mercado mirando si hay una posible entrada, quizás hace una hora que estamos analizando el euro a ver si compramos o vendemos y de pronto vemos que otra divisa por ejemplo el usd/jpy se ha movido ya 100 pips. Entonces nos preguntamos ¿por qué no vi ese movimiento? porque justo en ese instante no estábamos concentrados en más que en el euro y nos olvidamos de ver las correlaciones, nos distrajimos y ese es precisamente el segundo enemigo.

El tercer enemigo es el delay. A veces tenemos una posición que pensamos que es buena, otras veces nos sucede que algunas personas de nuestro servicio durante las noticias escuchan compra o venta y no pueden entrar, o dudar un segundo y ya no logran entrar al mercado. En ese momento, comenzamos a leer en el Chat frases como "¿todavía será posible entrar?", y frases por el estilo. Esto quiere decir que alguna persona, no ha podido entrar o ha dudado.

Nosotros tenemos que superar esos obstáculos, esos enemigos que tiene la disciplina, porque quizás por distracción, por no haber visto el movimiento de un par de divisas, o por haberlo visto y haber tenido miedo de apretar el botón, o por haber dudado al momento antes de hacerlo, nos frustramos. Y la frustración nos conduce a lo contrario de la disciplina. Entonces si nos enfocamos concretamente en que éstos son los enemigos de la disciplina, tenemos que saber que van a estar incluidos en nuestro plan de trabajo, tienen que estar contemplados en nuestro plan de trabajo porque aparecerán, pero tenemos que tener la inteligencia suficiente como para superarlos.

Tenemos que ser conscientes de que nuestro plan de trabajo no puede ser solamente lo positivo; también tenemos que tener en cuenta todas las cosas negativas que pueden suceder mientras operamos. Tenemos que entender que por ejemplo si tuvimos delay y no pudimos entrar al mercado, ya vendrán otras posiciones. De lo contrario lo único que vamos a lograr es tener desesperación. Precisamente este es el siguiente enemigo, pero es la consecuencia de los otros tres. Si tenemos miedo, si nos distraemos, si tenemos delay, tendremos seguramente desesperación. Todos estos puntos que acabamos de mencionar, sabemos que son negativos para la disciplina, entonces tenemos que identificarlos. Una vez que somos conscientes de estos problemas, quizás podamos entender un poco más acerca de nuestra forma de operar.

Son como un trauma y como tal, mientras no los comprendamos no los podemos superar. Un trauma es un problema que nosotros tenemos, pero no sabemos el por qué ni hasta qué punto estamos traumados. Por ejemplo, un día cualquiera nos planteamos ¿por qué les tengo miedo a los pájaros? No sé por qué tengo esa fobia, no lo entiendo. Pero tratándome con un profesional posiblemente descubra que se deba a que cuando era pequeño quizás tuve un problema con un pájaro y me creo ese miedo. Y fue creciendo, creciendo y creciendo, me olvidé de ese percance, pero nunca me olvidé del miedo que padecí. Entonces el profesional, me hizo comprender que hoy, muchos años después, no tiene sentido tenerle miedo a un pájaro, por un susto que sufrí cuando era pequeño. Es recién ahí, cuando uno entiende el trauma, que puede comenzar a superarlo.
Entonces tenemos que entender cuáles son nuestras frustraciones. Por eso hablamos de los enemigos de la disciplina, para que los entendamos, para que los conozcamos, para que los asumamos y sobre todo para que los superemos para poder seguir adelante.

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratarý tus datos para realizar acciones promocionales (výa email y/o telýfono).
En la polýtica de privacidad conocerýs tu derechos y gestionarýs la baja.

Cursos similares a Forex y Bolsa. Disciplina para operar con éxito



  • Výdeo
  • Alumnos
  • Valoraciýn
  • Cursos
1. Cómo invertir bien en Bolsa
Mucha gente ve la Bolsa como el dominio de los amantes de las cifras que hablan en... [04/06/02]
47.072  
2. Interpretación de patrones en la Bolsa de Valores
Muchos inversionistas toman su desición de adquirir o vender una accion... [27/01/06]
4.025  
3. Forex y Acciones. Mirada técnica y mirada fundamental
Conoce las herramientas y conceptos que son de utilidad en la administración... [09/07/10]
1.447  

ýQuý es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail