12.170 cursos gratis
8.784.303 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Filocalia. La Oración de Jesús

Autor: Agustín Fabra
Curso:
10/10 (1 opiniýn) |207 alumnos|Fecha publicaciýn: 20/07/2011
Envýa un mensaje al autor

Capýtulo 6:

 La invocación del Nombre del Señor

Son muchos los Padres del desierto que parecen recomendar invocaciones semejantes a lo que sería finalmente la oración de Jesús. Un tal Macario, cuya precisa identidad todavía se discute, aunque algunos piensan que vivió en el siglo IV, sería uno de ellos. Diversas sentencias, escritos, y `cincuenta homilías´ son atribuidos a Macario sin que los expertos terminen de ponerse de acuerdo sobre la identidad del autor o autores ni sobre el alcance de las atribuciones. En el Ciclo copto de apotegmas de Macario (siglos VII-VIII) se puede leer:"Bienaventurado aquel que persevera, sin cesar y con contrición del corazón, en el nombre de Nuestro Señor Jesucristo".

Y, en una enseñanza que parece ir más allá de la mera plegaria monológica, se recomienda "poner atención en el nombre de Nuestro Señor Jesucristo cuando tus labios están en ebullición para atraerlo, pero no trates de conducirlo a tu espíritu buscando parecidos. Piensa tan sólo en tu invocación: Nuestro Señor Jesús, el Cristo, ten piedad de mí".

Ciclo copto, Macario le habría aconsejado a Evagrio Póntico (345-399), quien al parecer estuvo hacia el 383 en el desierto de Nitria y unos años después en el de Las Celdas, entre el Cairo y Alejandría, permanecer siempre firme en el Señor, "pues no es fácil decir a cada respiración: Señor Jesucristo ten piedad de mí; yo te bendigo mi Señor Jesús, socórreme". Existen algunos lugares comunes sobre la oración entre las sentencias del Ciclo copto y otros escritos atribuidos a Macario, salvo la expresa invocación del nombre del Señor como en ellas aparece y que por su formulación permitiría aceptar una fecha posterior al siglo IV para esas sentencias. "A cada respiración agregad una sobria invocación del nombre de Jesús y la meditación de la muerte y la humildad". El mismo texto aparece en un escrito de Hesiquio de Batos, del que se hablará más adelante. "Si un hombre empieza a progresar cumpliendo los mandamientos y llamando incesantemente al Señor Jesús, entonces el fuego de la gracia divina lo impregnará, incluso en los sentidos exteriores del corazón".

En otro pasaje afirma: "El intelecto, cuando hemos cerrado todas sus salidas por el recuerdo de Dios, exige, absolutamente, una actividad que ocupe su diligencia. Se le dará entonces el `Señor Jesús´ por única ocupación y para que responda por entero a su fin".

Las condiciones ascéticas y morales como requisito para el `ejercicio del Nombre´ se perciben, por ejemplo, cuando dice:"Si el alma es turbada por la cólera, oscurecida por los vapores de la ebriedad, o atormentada por una tristeza malsana, el intelecto no será capaz de convocar la viva memoria del Señor Jesús, ni aunque lo forcemos". oración de Jesús, sus reflexiones sobre el uso del nombre del Señor, así como su teología bautismal por la que el hombre recupera la plenitud de la imagen, y la cooperación a la gracia para alcanzar la semejanza perdida y la unidad de su ser, constituyen pasos que van haciendo el ambiente para el nacimiento de la oración. "Cuando durante la salmodia, la oración o la lectura, te viene un mal pensamiento, no le prestes atención sino más bien concéntrate más en la salmodia, la oración o la lectura. Si el mal pensamiento persiste esfuérzate en invocar el nombre del Señor y el Señor te auxiliará y suprimirá las astucias de los enemigos". Y en otra ocasión: "cuando el ardor de la batalla aumenta, también tú aumenta tu fuerza clamando: ¡Señor Jesucristo! ¡Tú ves mi debilidad y mi aflicción, ayúdame y líbrame de quienes me persiguen (Sal 142, 6); a Ti acudo para refugiarme (Sal 143, 9)!".

Al hablar de la dispersión de la mente, se lee que uno debe recogerse diciendo: "Señor, perdóname en consideración del santo nombre". A pesar de las características que hemos podido apreciar, como parece obvio, aún no estamos ante la fórmula que luego cristalizará sino ante una devoción oracional al nombre del Señor.

Según el mismo en un texto atribuido a Evagrio se dice:

Diadoco, obispo de Fótice (468), es partidario de la purificación interior por la sanadora memoria del Señor Jesús, meditando incesantemente en este glorioso nombre en las profundidades del propio corazón. En una ocasión enseña:

Aun cuando Diadoco no parece conocer la fórmula de la Barsanufio el egipcio y Juan de Gaza (s. VI), de quienes conservamos sus cartas espirituales, plantean una estrategia ascética para combatir los malos pensamientos mediante el recurso al nombre de Jesús, ya que el mejor medio de lucha es confiar, desde nuestra impotencia, en Aquél que nos da la victoria.

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratarý tus datos para realizar acciones promocionales (výa email y/o telýfono).
En la polýtica de privacidad conocerýs tu derechos y gestionarýs la baja.

Cursos similares a Filocalia. La Oración de Jesús



  • Výdeo
  • Alumnos
  • Valoraciýn
  • Cursos
1. La Filocalia. Un pequeño estudio
Pequeño estudio sobre la Filocalia , que ofrece una siempre interesantísima... [28/04/11]
186  
2. Religión. El poder de la Oración cristiana
La comunicación directa entre Dios y el hombre es la oración. Orar es... [04/02/11]
711  
3. Jesús y la samaritana. Religión
Hablamos sobre la historia de la Biblia de Jesús y la samaritana , siendo ella... [02/09/11]
31  

ýQuý es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail