12.212 cursos gratis
8.338.079 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

La evolución de los bebés

Autor: Mónica Parada Butnaru
Curso:
9,75/10 (4 opiniones) |19688 alumnos|Fecha publicación: 20/07/2006
Envía un mensaje al autor

Capítulo 2:

 El bebé de 0 a 12 meses

Los primeros meses de vida del bebé son fundamentales. Le suceden una serie de cambios que no se comparan con los que se pueden experimentar en edades más avanzadas.

De ser un recién nacido desvalido, pasa a convertirse en un niño cada vez más autónomo que anda, juega y se relaciona con los demás.

Su aspecto físico cambia, mejora su coordinación, adquiere nuevas habilidades motoras, empieza a relacionarse y a comunicarse, establece lazos afectivos.

Su curiosidad sin límites le impulsa a explorar el mundo y en su afán por descubrirlo todo, se encuentra también con frustraciones y obstáculos. Para que madure adecuadamente se le debe proporcionar un ambiente rico en cariño y en estímulos.

Con un adecuado desarrollo de la inteligencia, el bebé después del primer mes de vida deberá poder chupar sin problema; fijar la mirada (aunque sea por poco tiempo) ante un objeto; apretar objetos (los dedos por ejemplo); seguir con la mirada objetos; tratar de sujetar la cabeza cuando se la endereza; hacer algunos balbuceos; responder a los ruidos de alguna forma. Todo lo anterior se puede lograr ayudando al bebé con ejercicios, tiempo y amor.

EL DÍA A DÍA...

Cada día que pasa en la vida de un bebé se van fortaleciendo sus habilidades. Muchos padres pensarán ¿y cómo, si pasa durmiendo casi todo el tiempo?; el 10% del tiempo que pasan despiertos están sumamente atentos a todos los estímulos del medio. Este es el mejor momento que tienen los padres para conocer a su bebé y comenzar a estimular su desarrollo.

Los bebés durante el día pasan por varios estados de consciencia, cada una de ellas se acompaña de comportamientos muy específicos. Conocer estos estados ayuda a que los padres no se alarmen con algunos comportamientos de sus hijos.

Dentro de las etapas por las que pasan los niños durante el día, se pueden diferenciar varias:

Sueño tranquilo: es una etapa en la que el bebé se encuentra totalmente relajado. Su respiración es muy regular y no se perciben movimientos.

Sueño activo: A diferencia del anterior, los ojos del bebé se mueven por debajo de los párpados. También puede presentar movimientos de los brazos y las piernas. La respiración también puede ser irregular y más rápida. Hacen muecas. Se despiertan fácilmente.

Despierto calmado: Durante esta fase, los niños se mueven muy calmadamente. Tienen sus ojos muy abiertos. Siguen los estímulos, y se distraen observando el mundo que los rodea; imitan los gestos de los demás.

Despierto alerta: En esta fase el bebé se mueve constantemente. Mira en diferentes direcciones, hace ruidos. Esta fase se produce cuando se acerca la hora de alimentarlo.

Llanto: El llanto que puede llegar a desesperar a muchos padres por no saber qué es lo que le sucede a su bebé, tiene una finalidad muy importante, la de poder comunicarse, alerta a los padres que algo tiene el bebé.

LOS SENTIDOS DEL BEBÉ

¿Qué ven los bebés?

Desde las primeras horas de vida, el bebé diferencia unos objetos de otros, y algunos llaman más su atención. Cuando se detiene a mirar un objeto, abre los párpados y fija su mirada en el objeto.

A los bebés les llaman la atención los contrastes de luz y sombra, los cambios, no se detienen sobre un mismo objeto o que este no cambie por un período largo de tiempo; prefiere los colores vivos y que contrasten (rojo, blanco y negro); prefiere aquellos objetos que tienen muchos detalles, no los simples; le llaman la atención las superficies rugosas, más que las lisas y lo alertan los objetos con movimiento, no los estáticos.

Con base en esto, se puede evidenciar porque los bebés se quedan fijamente mirando el rostro de las personas, debido a que estos tienen muchos detalles, contrastes y son diferentes uno a otro.

Los bebés ven mejor los objetos que se encuentran a una distancia aproximada de 25 a 30 centímetros; distancia que coincide con la distancia que hay entre la madre y él cuando lo está alimentando; contacto que representa su primera forma de comunicación.

Por tanto, cuando un bebé se encuentra inquieto, se le puede tranquilizar mostrándole un objeto con muchos contrastes y que cumpla las características mencionadas anteriormente.

¿Qué oyen los bebés?

Los bebés oyen desde antes de nacer. Pueden diferenciar sonidos familiares o extraños, tonos agudos o graves.

Los bebés tienen preferencia por los sonidos agudos, por lo que se sugiere que los padres le hablen en este tono a sus hijos.

Los bebés pueden seguir sonidos diferentes a la voz humana, y giran su cabeza para buscarlos. Inicialmente, giran sus ojos y posteriormente el cuello, pueden emitir sonidos o hacer muecas, otra forma de comunicarse con su medio.

Los bebés identifican primero la voz de sus madres, aún cuando no la puedan ver, saben que esta allí y pueden empezar a llorar como forma de comunicarse con ella para que le preste atención.

A los bebés les agrada y tranquiliza los sonidos constantes, sin cambios bruscos. Para relajarlos se puede emplear música con sonidos de agua, lo que les produce la tranquilidad que sentían en el vientre materno.

El olfato de los bebés

Los bebés reconocen el olor de su madre. Se dirigen hacia su pecho por el olor, al igual que la madre también lo hace. Esta es otra forma de comunicación que profundiza el vínculo madre -hijo.

El sentido del gusto en el bebé

Los bebés prefieren los sabores dulces. La leche materna, cambia de sabor durante el amamantamiento, inicialmente es dulce y hacia el final es más rica en grasas.

El tacto del bebé

El sentido del tacto se desarrolla a lo largo de toda la piel del cuerpo. Este es un medio importante para estimular a los bebés, que son muy sensibles al contacto, la proximidad. Cuando los bebés están en contacto piel a piel con su madre y/o padre, su respiración se vuelve más lenta, se calman y relajan.

La piel es un medio extraordinario que tienen los bebés para explorar el mundo. Los bebés inicialmente tienen un gran número de receptores sensitivos en los dedos y en los labios; razón por la cual les gusta chuparse los dedos, estímulo que acompaña también a la lactancia.

Los masajes y las caricias son la mejor forma de estimular éste sentido; además, los provee de amor, favoreciendo el desarrollo de su afectividad.

A través del tacto, los bebés pueden aprender muchas cosas, reconocer texturas, sentir las formas, lo que les aporta una gran información sobre los objetos que los rodean.

La estimulación táctil en el bebé es uno de los aspectos más importantes para su desarrollo, por tal motivo, los juegos didácticos diseñados con esta guía son especialmente dirigidos además de otras cosas, a estimular el tacto del bebé con diferentes texturas, y formas.

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:

Al presionar "Recibir" estás dándote de alta y aceptas las condiciones legales de mailxmail

Cursos similares a La evolución de los bebés


  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. Ser. Razón y evolución del ser
Aprende con este curso a cerca de la filosofía de la razón de ser. Trataremos de... [18/02/09]
515  
2. Conoce la evolución de la vida
En este curso podrás conocer y comprender el origen de los seres humanos. Los... [05/03/08]
695  
3. Historia de la radiodifusión. Su evolución
Te presentamos un curso en el cual hablaremos de historia con relación a la... [27/12/11]
5  

¿Qué es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail


¿Recibir novedades de Educación? ¡No te costará nada!