12.176 cursos gratis
8.742.066 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

El euro

Autor: Adriana Guevara
Curso:
10/10 (1 opiniýn) |6304 alumnos|Fecha publicaciýn: 27/12/2004
Envýa un mensaje al autor

Capýtulo 14:

 La unión económica y monetaria europea, UEM: el Tratado de Maastricht

En el presente capítulo se describirá el proceso de integración monetaria, resaltando los criterios de convergencia del Tratado de Maastricht y el desarrollo de la moneda única europea, estableciendo el calendario del euro, así como los conceptos generales sobre su aplicación.

La retórica citada a continuación se ha tomado en su mayoría de los textos, revistas y documentos citados en las Referencias Bibliográficas, con algunos aportes e interpretaciones de la autora.

El 10 de diciembre de 1991, en la ciudad holandesa de Maastricht, ultimó el Tratado de la Unión Europea, que fue suscrito el 7 de febrero de 1992.  Sin duda, el convenio más comentado de todos los tiempos.

El acuerdo refrendado por los parlamentos nacionales con notables dificultades, engrosa el derecho originario de la Comunidad como continuación del Tratado de Roma de 1957, y de su primera reforma de gran envergadura, el  Acta Única Europea de 1986.  Esos dos nuevos acuerdos-marco comunitarios, son textos a consolidar dentro del Supertratado Fundacional de Roma.

El sentido del Acta Única Europea de 1986, fue impulsar el MIU, y ser base para nuevos avances de cooperación, esencialmente en lo relativo al entorno ambiental y a la política exterior; con algunos primeros atisbos de acción comunitaria en el área de la seguridad y la defensa.

En esa larga senda de la unidad europea, el Tratado de Maastricht supone un paso importante, al formularse el proyecto de la UEM reforzándose las instituciones.

El controvertido Tratado de la Unión Europea, su nombre oficial (en correspondencia a que la Comunidad Europea,  CE pasó a llamarse  precisamente Unión Europea, UE), tuvo serios problemas para verse ratificado.  Primero fue el referéndum danés de 2 de julio de 1993, que resultó negativo por unas décimas.  En cuanto a la consulta francesa, de 20 de septiembre del 92 sí resultó positiva; aunque fuera  por un breve márgen de 2 puntos.  Ambas convocatorias electorales, reflejaron  el profundo descontento de las poblaciones europeas; más que por lo suscrito en Maastricht, por la grave recesión económica en toda la UE; y especialmente por el aumento del desempleo y las crisis industrial y agraria.[1]

La UEM es un proceso que tiene como objetivo la armonización de las políticas económicas y monetarias de los estados miembros de la Unión con el fin de instaurar una moneda única.  Fue necesario esperar hasta 1988, para que en el Consejo  Europeo de Hannover se reactivara el proyecto de creación de la UEM creando un grupo de expertos bajo la autoridad de Jacques Delors.  La misión del grupo de expertos era la de examinar los medios y las bases para una realización de la Unión Económica y Monetaria.[2]

El Consejo Europeo de Madrid en 1989 aprobó el informe Delors y decidió por una parte, comprometerse en la primera fase de la UEM el 1 de julio de 1990 y, por otra parte, preparar una conferencia intergubernamental dedicada exclusivamente a este respecto.  Esta conferencia desembocó en las decisiones de la Cumbre de Maastricht que aprobó el Tratado  sobre la UEM con los criterios económicos de convergencia que deben respetarse para llegar a la realización de este objetivo y a la introducción de una moneda única en 1999 a más tardar.[3]

El Tratado de Maastricht aporta elementos para la nueva etapa  del proceso creativo de una unión más estrecha entre los pueblos de Europa, con los objetivos de progreso técnico y social, una identidad propia en el ámbito internacional, la llamada ciudadanía de la unión y el desarrollo de una más armoniosa cooperación en los ámbitos de la justicia y del resto del acervo comunitario.[4]

Conforme a una propuesta hecha por España durante su presidencia del primer semestre de 1.989, en Maastricht nació la Ciudadanía de la Unión, para todos los nacionales de cualquier estado miembro. Lo cual comporta el derecho de sufragio activo y pasivo en las elecciones municipales, con una previsión análoga respecto del Parlamente Europeo. La ciudadanía europea permite, además, el derecho de petición ante el parlamente así como el de dirigirse al Defensor del Pueblo.[5]

En Maastricht hay toda una serie de modificaciones al Tratado de Roma, referentes a la libre circulación de mercancías, capitales, pagos, transportes, fiscalidad, política económica en general, etc., a fin de actualizar los fines de la antigua Comunidad; ahora ya Unión. Y sobre todo, se avanza en la política monetaria común, sentándose las bases de la Unión Monetaria.

Se pone también mucho énfasis en temas como la juventud y su educación, la cultura y la salud pública, la protección de los consumidores, las futuras redes transeuropeas para dinamizar el transporte, y la cohesión económica y social; sin olvidar nuevas previsiones sobre medio ambiente y cooperación al desarrollo.

Merece también mención especial el nuevo procedimiento colegislativo, con el refuerzo de las capacidades del parlamento, en relación con el Consejo; creándose un Comité de Conciliación, de carácter paritario de ambas instituciones, a fin de resolver posibles conflictos. En esa misma línea se autoriza al parlamento para que establezca comisiones de investigación de asuntos en que entienda, es necesario profundizar.

Las disposiciones relativas a la Política Exterior y de Seguridad Común, PESC, marcan los objetivos de una cooperación sistemática, y de preparación de acciones comunes. En esa línea de mayor coordinación se pide que la UEO que forme parte integrante de la Unión Europea; al tiempo que se plantea el respeto a las obligaciones para determinados estados miembros con la OTAN, todo ello, sin perjuicio que en la trayectoria de cooperación, algunos estados miembros pueda adoptar decisiones conjuntas (como el  caso del Cuerpo de Ejército Franco-Alemán).[6]

[1]Embajada de Francia. Revista Noticias de Francia No. 55. Santa Fe de Bogotá: 1999.

[2]Ministerio de Economía y Finanzas de Italia.  Inforeuro  No. 5. Roma: 1999.

[3]Ministerio de Economía y Finanzas de Italia.  Inforeuro  No. 6.Roma: 1999

[4]Comisión de las Comunidades Europeas.  La Unión Económica y Monetaria. Bruselas: 1997.

[5]Ministerio de Economía, Finanzas e Industria Francés. La Unión Económica y Monetaria. París:  1999.

[6]Ministerio de Economía y Finanzas de Italia.  Inforeuro  No. 2. Roma:1999.

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratarý tus datos para realizar acciones promocionales (výa email y/o telýfono).
En la polýtica de privacidad conocerýs tu derechos y gestionarýs la baja.

Cursos similares a El euro



  • Výdeo
  • Alumnos
  • Valoraciýn
  • Cursos
1. Guía urgente del euro
Estamos viviendo un acontecimiento histórico: la sustitución de la peseta por el... [10/12/01]
1.706  
2. Cómo invertir bien en Bolsa
Mucha gente ve la Bolsa como el dominio de los amantes de las cifras que hablan en... [04/06/02]
47.072  
3. Introducción a los mercados financieros
A la hora de realizar una inversión financiera es necesario conocer los distintos... [11/06/02]
58.938  

Capýtulos del curso


ýQuý es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail