12.176 cursos gratis
8.742.118 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

El euro

Autor: Adriana Guevara
Curso:
10/10 (1 opiniýn) |6304 alumnos|Fecha publicaciýn: 27/12/2004
Envýa un mensaje al autor

Capýtulo 21:

 La moneda única europea, el euro (5)

Recientes oleadas de recuperación económica en Europa pueden retrasar la necesidad de reforzar los beneficios del euro, pero hay que tener cuidado, no tardará en aparecer  en la región la necesidad de igualar la integración política mucho mayor.  Una Europa integrada verdaderamente promete un brillante futuro, no solo para sí misma sino para el resto del mundo.  Desgraciadamente, el proceso de una integración verdadera y de las reformas que esta requiere apenas comienza.

Los euroescépticos insisten en que el riesgo de una unión monetaria es mucho mayor que cualquiera de sus ventajas. Como el intercambio de cotizaciones no se puede utilizar para contrarrestar las diferentes condiciones económicas que prevalezcan en los distintos países miembros, los problemas de crecimiento y empleo serán inevitables, dicen los escépticos.[1]

Agregan que las resultantes presiones políticas llevarán a exigencias de mayores transferencias de pagos dentro de la UE  Y como la resistencia política a este tipo es inevitable, los escépticos ven al euro como una amenaza para la verdadera integración europea.

Las críticas al euro no tienen cimientos.  Los países que muy pronto van a renunciar formalmente a su derecho para ajustar sus cotizaciones nominales no están cediendo voluntariamente nada que no hayan cedido voluntariamente para preparar esta unión monetaria.  En los últimos años, ninguno de los 11 países fundadores del euro ha devaluado su moneda para aumentar la competitividad.  ¿Qué mejor prueba  de la determinación de estas naciones de tener una unión económica y monetaria?

Los alegatos de los euroescépticos de que los países aspirantes a participar en el euro han sacrificado crecimiento y empleos para cumplir con las normas y los criterios de las asociación no tienen tampoco cimientos firmes.  En realidad, gastos gubernamentales por más del 50% de su PIB e impuestos, y contribuciones  de beneficios sociales por más del  40%, son evidencias claras de que muchos países dejaron de ser economías de mercado.  Es verdad, el plan para una unión monetaria forzó a muchos países a poner sus finanzas públicas en orden, pero esto hubiera sido necesario de todas maneras.  Sólo con una  moneda común la UE y su mercado único podrán desarrollar su potencial.  El euro hará que la política de precios sea más transparente haciendo que haya más competencia, y un crecimiento más fuerte. [2]

Aquellos días en los que, para ser competitivas, las economías se Europa de volvieron duras  e inflexibles, están a punto de terminar.  Para aquellas economías de orientación de mercado, una mayor presión competitiva es negativa.  La competencia es el motor de desarrollo económico, un motor que será afinado con el euro. La transparencia en los precios, la desaparición de los riesgos en los intercambios de cotizaciones y el ahorro de los costes en estas transacciones, impulsarán el intercambio comercial entre los países miembros de la UE, lo que vendrá a reforzar la integración europea.[3]

Ya está preparado el camino de tener mercados europeos, en lugar de nacionales, para automóviles, computadores y golosinas.  No obstante, en muchos de ellos los precios varían todavía considerablemente.  Tal como la incertidumbre de los  intercambios comerciales ha creado las diferencias de precios, el euro simplificará el camino.

Además, la moneda única facilitará al consumidor comparar precios.  Sin embargo, es difícil pensar que los precios vayan a ser totalmente uniformes, ya que las diferencias en los costes de transportación y en las preferencias del público, marcarán pequeños cambios en el precio.

A pesar  de que el euro aclarará la perspectiva del crecimiento a medio plazo, no reducirá automáticamente el desempleo.  De hecho, al principio, la UEM puede incrementar ligeramente el  número de desempleados, ya que las compañías racionalizarán sus recursos para volverse más competitivas.  Por otra parte,  la  demanda puede verse comprimida si el BCE  aumenta sus tasa de interés para hacerse una reputación de ser duro contra la inflación.[4]

El temor de transferencias de euro inducidas es injustificable.  Ya hubo en la UE pagos y transferencias antes de que se hablara de euro, en los sectores de agricultura, fondos regionales y estructurales.  El volumen de éstas es mucho menos que los equivalentes a las transferencias en los países individuales.  En esta nueva Europa, si un país  vive más allá de sus medios y tiene un déficit público excesivo, el pacto de estabilidad lo  forzara a promulgar políticas más razonables y económicas.  El Tratado de Maastricht dice claramente que si un país socio gasta mas de lo que corresponde, no tienen derecho legal a recibir ayuda de ninguno de otros países.[5]

[1]Op. cit

[2]Op. cit

[3]Op. cit

[4]Op. cit

[5]Op. cit

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratarý tus datos para realizar acciones promocionales (výa email y/o telýfono).
En la polýtica de privacidad conocerýs tu derechos y gestionarýs la baja.

Cursos similares a El euro



  • Výdeo
  • Alumnos
  • Valoraciýn
  • Cursos
1. Guía urgente del euro
Estamos viviendo un acontecimiento histórico: la sustitución de la peseta por el... [10/12/01]
1.706  
2. Cómo invertir bien en Bolsa
Mucha gente ve la Bolsa como el dominio de los amantes de las cifras que hablan en... [04/06/02]
47.072  
3. Introducción a los mercados financieros
A la hora de realizar una inversión financiera es necesario conocer los distintos... [11/06/02]
58.938  

Capýtulos del curso


ýQuý es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail