12.180 cursos gratis
8.736.584 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Etnociencias y yagé

Autor: Hernàn Buitrago Ramirez
Curso:
7,50/10 (2 opiniones) |1394 alumnos|Fecha publicación: 02/03/2007
Envía un mensaje al autor

Capítulo 4:

 Etnopsicoanalisis: el problema etnopsicoanalitico de Edipo

POR:  HERNAN BUITRAGO RAMIREZ.  ANTROPOLOGO

El Edipo es la piedra miliar del Psicoanálisis.  Y el Psicoanálisis, junto a la filosofía nietzscheana y marxista, constituye el discurso de lo que se esconde tras la apariencia de los fenómenos.  Los tres son epistemes Occidentales.  Pero el mundo es grande y las Etnociencias irrumpen como corolario de una disciplina de síntesis, la Etnología, otra mirada que relativiza las anteriores y se relativiza a sí misma.  Nace así el Etnopsicoanalisis como pluriculturalismo sistemático y acercamiento a la diversidad cosmológica.  Todo en la vía de Psicología Profunda.  Una vía que se niega a sí misma en la dialéctica de su transformación.

A partir de esta transculturación de saberes es posible entonces construir una interfase a condición de establecer la mirada en las dos direcciones generatrices.  Surge entonces una luz en la oscuridad.  ¿Por qué no llamar mejor a esta simbiosis Chamanismo Transcultural?.  Se parte del principio de la misceginación cultural desde el Chamanismo, sistema estructurado y estructurante de la cosmovisión arcaica.  Esta opción, que no es simplemente una discusión metalinguística, significa que "el ver" se daría desde el "discurso del otro", lo cual puede en apariencia ocasionar una colisión con los simbolismos particulares involucrados.  Terence McKenna demostró la insulsez de esta falsa contradicción de una manera brillante y nuestro interés es solo aprovechar la interfase Occidental del discurso etnosicoanalítico para llegar a problemas fundamentales de las sociedades tecnocráticas capitalistas contemporáneas.

Ideas marcadamente etnocentristas sobre lo que constituye el carácter esencial de la Familia y el Estado, ameritan esta búsqueda de la globalización discursiva, lo que sin lugar a dudas traerá iluminación en el laberinto.

Las personas de nuestra cultura occidental son edípicas de manera compulsiva.  No podía ser de otra manera.  El Edipo es una estructura simbólica que opera desde inconsciente.  La cultura inserta el simbolismo con el recurso de la familia nuclear.  Es un software.  Repito: Es un software.  No es un símil, es "eso" exactamente, así suene extraño.  Esta programación edípica se constituye en el microcosmo individual en un mundo que lo reproduce.  Nadie sabe que está infeccionado por el Virus - software.  Gajes de los virus.  Parece algo natural.  Se transmite en la línea filogenética social al Dasein heideggeriano en la mitología freudiana.  Hablo de "Totem y Tabú".  Pero para esto necesitamos sociedades totémicas, matriliniales, que nieguen al padre.  Freud no tenía un mito del origen patrilineal, pero se deduce que sería el reverso del mito matrilineal.  O sea la negación del rol materno  en la procreación de los hijos.  Menudo problema J.W.M. Whiting hace el experimento.  Sin embargo no todas las sociedades patrilineales tienen rituales totémicos, ni todas niegan totalmente a la madre.  Además hemos abandonado la idea de la evolución social universal.  El asunto es más complejo.

Las pruebas etnográficas muestran que los grupos muy simples de cazadores y recolectores no tienen organización unilineal, la que aparece en el nivel tribal de desarrollo.  No es fácil demostrar una escala de evolución simple.  Compartimos eso sí con Freud que la incidencia del  tabú del incesto es distinta en los diferentes sistemas unilineales y su creencia que tales sistemas son invenciones humanas que constituyen una respuesta a sentimientos profundos hacia la madre, las hermanas, el sexo y el poder.  De paso el "totemismo" se marchitó en el proceso.  No se trata solo de o la estructura o el sentimiento.  Ambos son parte de un mismo sistema.

Pero sigamos con el virus edípico.  Este bicho se apodera del A.D.N. emocional.  Se integra al ámbito relacionante de las catexis de la libido.  Dirige sus bioenergías como pulsiones.  Bisagras somatopsiquicas.  Y su campo de batalla es la familia, el Estado, la religión.  Hablo por supuesto del Edipo clásico freudiano y su estructura triangular compleja.  La inversión del mito matrilineal, en sociedades patriarcales de filiación indiferenciada.  Sistema de parentesco Eskimo des-patrilineado.  Tour de force psicoanalítico.  Aquí uno se siente culpable de lo que desea o hace, acting out, y produce racionalizaciones.  Defensas para justificar su influjo.  Sin embargo, vistas desde fuera estas defensas tienen la forma delirante:  construcciones lógicas autolegitimantes.  Es el discurso del Amo y el Esclavo.  Del nombre del Padre, la metáfora fálica que establece La Ley y el hijo que la reproduce.  La norma familiar y estatal.  Y el Padre habla como una voz "externa", el delirio psicótico; o constituye entelequias divinas, las cosmogonías religiosas; o sus metáforas, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, siendo el Espíritu Santo el omnipotente deseo de la madre; o madre, hijo y Daimon, siendo el demonio el omnipotente deseo del padre.  Tres personas distintas y un solo Edipo verdadero.

¿De donde ha salido este "gadget" cultural, esta tecnología emocional que aparece como por arte de birlibirloque en el "Ser ahí arrojado al mundo?.  Uno nace y aparece el dispositivo oculto tras la Culpa universal en la enorme sala de espejos de la humanidad.  La sociedad inocula esta aberración mediante el expediente de la impronta parental.  El niño cae en la familia occidental cuya forma adoptada se declara eterna e universal y adopta el virus como "su realidad", la de su microcosmos ontológico.  El Edipo aparece "naturalmente" como la única vía para estructurar las emociones.  Anhela estatus de identidad.  Dice:  sin mí la debacle.  Es la Trampa.  Lo que ha sido una elección histórica desafortunada aparece como El Mundo, la Mundanidad y su corporización  los cuerpos han sido embrujados y surge Occidente como "La Civilización", el modelo para el resto del mundo:  familia nuclear, Estado Democrático, Dios Judeocristiano, confabulación hiperdimensionada.  ¿Será cierta tanta maleza?.

Veamos la contraparte étnica no explicitada por Freud.  La triangulación que se transforma en cuadratura.  Los grupos Papuo-Melanesios de Nueva guinea, el archipiélago de Coral de los Massim y la cuadrinidad de los matrilinajes estudiados por Bronislaw Kaspar Malinowski.  "El complejo Familiar" de las Islas Trobiand.  Malinowski resalta primero que el Complejo de Edipo se ha descubierto en una sociedad "patrilineal" y sobre la base de observaciones en una clase social particular de dicha sociedad.  Freud se haya preso de su época y de la burguesía en su teoría.  Otras épocas de la historia europea tuvieron en ámbitos no burgueses una actitud mas laxa acerca de la sexualidad.  Entonces decide el etnólogo polaco estudiar el Complejo en una sociedad experimental cuya organización social es completamente diferente de la europea, una cultura situada en las antípodas.  Busca contrastar culturas sobre la base del modelo edípico para confirmar su aserto de no universalidad del Complejo.  ¿Y que encuentra?.  Una nueva geometría:  el cuadrilátero de la madre, el padre, el hijo y el tío materno.  Ahora ya no se desea a la madre (el padre) y se quiere matar al padre (madre).  No, el parásito se ha transformado el deseo de la hermana y se quiere matar al tío materno.  Vicisitudes de los matrilinajes.  No nos la habemos con las pseudopatrilineas con el padre biológico. ¡El horror del incesto!.  Falso.  Aquí interviene la magia de los sistemas de parentesco. La prohibición del incesto se relativiza.  Si me acuesto con mi padre siendo la hija de sangre... pero no.  ¿Cómo podría serlo si mi padre no es mi padre, ¿cómo podría serlo aquel extraño que no pertenece a mi clan?.  Por lo tanto tal acto no constituye técnicamente un incesto, pues mi sistema de parentesco no lo admite como un consanguíneo.  La consanguinidad es sociológica.  ¿En donde queda el discurso ideológico de la consanguinidad, ideología genética occidental, así apele a la universalidad de su ciencia fisicalista?.  ¿Dónde queda la universalidad del incesto consanguíneo?.  ¡Fruslerías!.  Sobre el plano afectivo, la distribución de responsabilidad entre el padre y el tío uterino, que en Europa atañen a un individuo, implica distinciones claras en la actitud del niño sobre quien lo cuida, lo consuela o le imparte las enseñanzas corrientes de la cotidianidad.  La ambivalencia de sentimientos que experimenta el niño por su padre no es isomórfica con el modelo europeo.  Sus dos padres tienen funciones inversas y complementarias que no admiten confusiones.  Los adolescentes disfrutan de gran libertad sexual, los niños pueden dedicarse desde temprana edad a practicas eróticas sin censura previa.  Esto produce una diferencia marcada en los contenidos y matices de los fenómenos inhibitorios y en las identificaciones.  Por supuesto, uno puede decir que se transforma la estructura y permanecen sus lineamientos general, pero ¡a qué precio!.  Un cascaron que cambia las direcciones de las catexis en un contexto social no represivo de la sexualidad, lo que destruye las pretensiones de moral universal, "las sanas costumbres".

Pero alégrese (o laméntelo).  El virus no es eterno.  Cambió y quiere supervivir como exoesqueleto.  Sin embargo...  aparece en escena el llamado esquizofrénico, el discurso psicótico, representante de la disidencia con marbete psiquiátrico que estigmatiza los "desviados de la Norma", este sujeto que puede ser usted o yo, o cualesquiera que irrumpan e la trascendencia del Yo, en la negación del cuento edípico aparece como la pasa en la leche (o el negro en la sopa).

Aquí la revolución viene desde dentro del movimiento psicoanalítico, a austríaca Melanie Klein que centra su atención en las primeras semanas de la vida del niño y los procesos arcaicos de la proyección y la introyección.  Fenómenos subyacentes a las experiencias primitivas de frustración y gratificación.   Allí donde Freud define la función central del Falo y el Complejo de castración, que significan después de la experiencia traumática el conjunto de los objetos, Klein opera una inversión de la operación mediante sustituciones.  El destete pasa a ocupar el lugar de la castración.  El mundo de los objetos se origina a partir de una significación privilegiada del pecho materno, es la unidad de medida de los objetos del mundo kleiniano.  La relación dual madre-lactante, que produce como significado fundamental el pecho materno, sustituye en el triángulo imaginario del Edipo al Falo, El Nombre del Padre, la metáfora paterna.  Esta ausencia señala la desaparición del peso de la castración freudiana en la determinación del sujeto.  Recordemos que el Complejo de castración en el niño es entendido a la vez como angustia de ya no ser parecido al primer objeto de identificación que es la madre, el niño cree que la madre posee un pene al igual que el padre; y como angustia de ser castigado por el padre debido a su actividad sexual deseando seducir a su madre.  En la niña se presenta a la vez como angustia de reconocer lo que la hace diferente del niño y angustia de tener que adquirir una forma sustitutiva o compensatoria de lo que ella siente como una falta.  En este caso el clítoris es visto más como un pequeño pene que puede crecer que como un vestigio del pene.

Veamos entonces como operan los significantes en el esquema Kleiniano.  Un primer significante se articula con la operación presencia-ausencia de la madre.  La falla en la estructura simbólica queda obturada por la pérdida empírica y su reparación.  El otro significante corresponde a la introyección del pecho bueno idealizado, núcleo del yo, cuya estabilización es correlativa a la adecuada elaboración de la posición depresiva.  Estamos hablando por supuesto de La Cura y de los aspectos topodinámicos de la estructura de relación objeta el desarrollo psicológico; las posiciones depresiva, esquizo-paranoide y paranoide que aparecen en la primera fase del desarrollo después del nacimiento y que resurgen durante los primeros años de la niñez y posteriormente bajo ciertas condiciones.  La posición paranoidde característica de los cuatro primeros meses de la vida define relaciones de objeto en donde predominan las pulsiones agresivas, el carácter parcial del objeto, la escisión entre lo bueno y lo malo, los procesos de proyección e introyección.  La angustia de persecución aparece, lo que caracterizará los estados paranoicos y esquizofrénicos posteriores.  La posición depresiva, alrededor del cuarto mes, es consecuencia de la anterior.  Concierne a la angustia de la pérdida del objeto amado, como consecuencia de la agresividad sádica del sujeto.  Esta angustia se defiende por medio de la omnipotencia maníaca mediante la identificación proyectiva con el objeto amado, y se resuelve mediante los procesos de inhibición de la agresividad y represión del objeto.

En la teoría de Klein la metáfora paterna es sustituida por la posición depresiva, en la separación del objeto en bueno y malo lo cual crea una fantasmática de los primeros objetos el deseo de niño sobre los cuales se proyectan sus pulsiones sexuales eróticas y agresivas.  Las cualidades de estos objetos no están tanto constituidas por el objeto mismo como por la relación imaginaria con la gratificación y la frustración, o con la fusión y la separación.  Es la pérdida del pecho materno la que incita al lactante en la búsqueda de sustitutos del objeto primordial, búsqueda que culmina en el descubrimiento del pene y por ende del padre.  En suma, El Edipo se adopta como una forma de elaborar la posición depresiva.  Es parte de la cura.  Es el retorno a la normalidad y por lo tanto, la adaptación a la dialéctica del Amo y el esclavo.  Todo buen hijo vuelve al seno de su familia, de lo cual no se escapan los buenos psicoanalistas.

Recapitulemos el triángulo edípico clásico y su herejía Kleiniana.  Ahora ya no en el terreno de los sujetos - objetos sino de sus significantes.   Donde está el falo aparece el pecho materno.  Donde está la metáfora paterna aparece la posición depresiva.  Donde aparece el nombre del padre aparece el significante de la madre.  Estos son los articuladores simbólicos.  Por lo tanto el falo introduce la metáfora paterna de la misma manera que el pecho introduce la posición depresiva.  Así el nombre del padre representa el símbolo fálico, de la misma manera que el significante de la madre representa el pecho y por lo tanto la escisión del objeto.

Melanie Klein transformó los significantes convencionales.  Reivindicación feminista del representante simbólico. El pecho - falo frente a la boca - vagina es el estructurante simbólico primario del desarrollo psicótico (o neurótico).  Frente a la frustración que acarrea la no-cosa (el pecho imaginario) hay dos respuestas posibles:  elaborar la ausencia mediante el desarrollo de la simbolización y el pensamiento o escapar de ella recurriendo a la  alucinación.   La primera es la respuesta neurótica, la segunda la psicótica.  Y la cura posteriormente pasa como en el lecho de procusto por el complejo de Edipo.  Es la solución de M.A. Sechehaye en su famosos texto "La realisation symbolique".  Lo que no ven los reformadores es que el Antiedipo psicótico, las cargas de libido que aterrizan en el si-mismo y en la trascendencia de la despersonalización, ponen en entredicho la estructura dominante, el orden universal.  Lo que es el resultado de la patología social se constituye para la clínica psicoanalítica en al patología de la enfermedad individual o sea, en la psiquiatrización de la respuesta fallida que busca la liberación del ser mutilado en su realidad.

El terror ante la desestructuración antiedipiana asusta al ejercito de verdugos de la psique (léase  psiquiatras y psicoanalistas), quienes corren presurosos a "tratar" la "enfermedad" que cuestiona su seguridad burguesa.  Una brizna realidad en medio de la carroña civilizatoria se constituye en objeto de intervención intrusiva de las ficciones científicas de las tecnologías simbólicas de la mente.  Todo en nombre de la ciencia imperialista occidental.  Lo que constituyó avances revolucionarios en la comprensión de las motivaciones profundas de la humanidad se convierte en la defensa reaccionaria del Orden imperialista del capitalismo.  La adaptación castrante a los discursos mistificadores sobre el padre, Dios, la familia, el Estado.  La esclavitud ante los representantes empíricos de la metáfora paterna, los representantes visibles de las burocracias tecnocráticas del mundo, el cura, el maestro, el patrón, el policía, Bush, el Papa, los magistrados de las cortes, los políticos, los banqueros, los psiquiatras, los académicos, etc., todos los ejércitos de hechiceros de magia negra, que disparan los dispositivos de la hechicería universal, que adoran el becerro de oro de la Tasa de Ganancia del capital.

El llamado psicótico, decía David Cooper, zambulléndose en su particular locura, sale de ella en poco tiempo.  Si otra persona puede permanecer con la que se supone que está sufriendo la experiencia de la locura, absteniéndose de pedir ayuda de forma sospechosa, sostendría que la primera persona podría elaborar naturalmente su experiencia y luego quizá volver en busca de ulteriores esclarecimientos.  Esto es algo que he comprobado en mi propia experiencia.  Personas a las que se ha clasificado como esquizofrénicas han vuelto de su viaje en mi presencia y no abrigo la duda que esto ocurra con frecuencia.  El problema consiste en esquivar el tratamiento psiquiátrico, en donde todas las llamadas enfermedades se homogenizan en procedimientos rutinarios y altamente peligrosos, sean o no farmacológicos.  Esto implica que quienes poseen el poder autoritario de cercenar mentes no solo afecta el equilibrio autocurativo de las corrientes vegetativas de los cuerpos sino que abortan lo que constituye el germen de un proceso autoestructurante libertario.

Hagamos entonces una síntesis parcial.  Hemos demostrado que el camaleón edípico asume variadas formas:  el triángulo clásico freudiano, la variante Kleiniana y el cuadrilátero Massim de loa Papuo - Malanesios de Nueva guinea.  Podemos agregar el último formato:  el Antiedipo Deleuziano, la Maquina deseante que rechina con sus tuercas desajustadas, el cuerpo sin órganos que lanza rayos espeluznantes en el trasfondo de sombras chinescas del capitalismo esquizofregenizante.  La ruptura del orden simbólico del Edipo en su negativo delirante.  Puesto que el espíritu Deleuziano permea de alguna manera este ensayo, junto a la Muerte de la familia de David Cooper, solo me resta una última transformación para dar paso a la opción liberadora del Chamanismo.  Así las cosas, la liberación y muerte del Leviatán Edipiano para por la teoría Orgónica de Wilhelm Reich quien vió la luz al final del laberinto.

El Viejo Reich, quien además de médico psicoanalista estudió astronomía, electrónica, la teoría del quantum de Plank, la teoría de la relatividad de Einstein, los conceptos de Heisember y Bohr, el Peer Gynt de Ibsen, etc.; es decir, quien vivió al día en su época y con el criterio tradicional de la ciencia, logró avanzar más allá de sus limitaciones históricas hasta llegar a una reformulación del pensamiento freudiano que le costó no pocos sin sabores.  Fue calificado como delirante por la ortodoxia psicoanalítica.  Fue acusado de estafador por los norteamericanos y sometido a la cárcel en donde murió.  Fue invisibilizado por los historiadores del movimiento psicoanalítico.  Algo tenebroso se esconde, sin lugar a dudas, detrás de esto.  Conocí de Reich a partir de una conferencia que dio su hija Eva Reich en un auditorio de la Universalidad Nacional cuando era estudiante de antropología a principios de los años ochenta.  Me llamó mucho la atención lo que dijo la señora Reich en aquel pequeño auditorio de la facultad de ciencias humanas de la Nacional de Bogotá.  Habló de la interpretación que hizo su padre de las energías biológicas que evidenciaban la libido en los cuerpos.  Además, exhibió mostrándolo en su propio cuerpo una serie de ejercicios corporales diseñados por su padre para tratar la coraza caracterológica.  A partir de allí me interese por el tema y encontré su obra sobre la Función del Orgasmo.  Para Reich, los sujetos llamados esquizofrénicos, de acuerdo a la teoría de la neurosis narcisista, se enfrentan a la irrupción del inconsciente en la conciencia.  Las personas pierden la barrera y entran al caos de su propio inconsciente.  El derrumbe mental se anuncia con fantasías sobre el fin del mundo.  Para poder aferrarse a algo habían creado un imaginario mundo en el cual podían existir.  Aparece aquí el delirio como un intento de reconstruir el Yo perdido.  Freud pensaba que la fijación en el período del narcismo primario durante la infancia constituía la disposición a la esquizofrenia.  A Reich estas aseveraciones se parecían ciertas pero incompletas.  En el niño, el yo y el mundo exterior se vivencian como una unidad.  Si durante ese período en que se está orientando a sí mismo el niño experimenta una fuerte sacudida emocional, los límites permanecen vagos, confusos, inciertos. Pero Reich también tenía muchas cosas claras.  Simplemente somos una complicada máquina eléctrica que tiene su estructura propia y se halla en acción recíproca con el universo.  Además, estos extraños seres llamados psicóticos tienen un pensamiento mas profundo de lo que parece a primera vista, lo que permite una lectura por contraste de los modos de ser narcisista de los ultranacionalistas del fascismo alemán.  Los esquizofrénicos tienen por lo menos una sospecha de cómo es el universo, los últimos tienen por lo menos una sospecha de cómo es el universo, los últimos tienen sus ideas de grandeza centradas alrededor de la constipación y de su potencia disminuida.  Sigue a esto que el hombre práctico pequeño burgués teme lo infinito y se aísla en un pedacito de territorio en donde hace la Seguridad una certeza.  Cumple con el deber y no abre la boca.

Pero sigamos.  Las sensaciones vegetativas que experimentan los psicóticos están basadas en corrientes eléctrica, energía biológica.  Lo que experimenta como su perseguidor es la expresión en su cuerpo de la persecución real de la sociedad, pero que el sufriente o puede elaborar para enfrentar la irrupción de sus propias corrientes vegetativas.  Infiere de esto que el ser humano termino medio de su contemporaneidad ha perdido contacto con su naturaleza verdadera, con su núcleo biológico, y lo experimenta como algo hostil y extraño; de ahí que por fuerza odie cuando trate de ponerlo en contacto con él.  Entonces el problema del cómo y el dónde de las incrustaciones y rigideces de la vida emocional humana impulsa a Reich a la investigación del as bioenergías.  Biologización del psicoanálisis para muchos.  Aparición de una metodología psicoterapéutica de enormes alcances heurísticos para nosotros.  Es en esta dirección que descubre lo que llamó miedo a la excitación placentera (angustia de placer) e incapacidad orgánica para el placer.

En Septiembre de 1.922 tuvo lugar en Berlín un congreso psicoanalítico Internacional.  Freud propuso como tema de concurso en dicho congreso el problema de la relación entre teoría y terapéutica.  La Orgon terapia Caractero - Analítica de 1.940 es la contestación a largo plazo del problema formulado.  Esto le significó a Reich la pérdida de su calidad de miembro de la Sociedad Psicoanalítica.

Las investigaciones que siguieron sobre economía sexual demostraron que el inconsciente freudiano era realmente tangible en forma de impulsos vegetativos y corrientes corporales.  Es la corporización del espíritu.  Las corrientes psíquicas inconscientes que se materailizan en la coraza muscular.  Se produce el fenómeno del anclaje psicológico, o sea la alteración duradera en un órgano.  Incluso la investigación económico sexual del cáncer parte del concepto de anclaje psicológico de los conflictos libidinales.  El cáncer aparece como producto del asesinato del amor.

Pues bien, lo que ocurre en la mente del llamado psicótico, es que su conciencia se encuentra invadida por todas aquellas ideas sexuales que en circunstancias ordinarias se mantienen cuidadosamente secretas e inconscientes o que solo se mantienen muy vagamente conscientes.  Si un individuo ha admitido en su conciencia la sexualidad reprimida y al mismo tiempo ha retenido sus defensas contra ella, comenzará a sentir el mundo exterior como extraño.  Y ocurre un fenómeno maravilloso:  al individuo psicótico la sexualidad se le hace inmediatamente cercana.  Él vivencia realidades, no fantasías sobre las realidades.  Así las cosas los polimorfos perversos son los otros.  Y también lo son su moral e instituciones.  Los llamados normales han erigido diques poderosos contra lo que llaman la suciedad y la antisocialidad.  Internamente experimentan sus actividades moralistas y sus inhibiciones; externamente defienden la policía que controla los instintos desbocados, y mantienen las "buenas costumbres", la "sana opinión pública".

Para poder subsistir los hombres deben negarse a sí mismos, adoptar actitudes artificiales.  Lo que es realmente extraño y constituye una enorme carga lo denomina "la esencia moral y eterna del ser humano", "lo verdaderamente humano en contraste con lo animal".  Tales contradicciones explican el comportamiento frecuente de los llamados esquizofrénicos en los hospitales psiquiátricos y en los reformatorios:  los así llamados pacientes quieren encerrar las enfermeras y  a los médicos porque los perciben como los verdaderos enfermos, considerándose así mismos como personas sanas.  Idea que recoge la verdad de la miseria social.

Wilhelm Reich agrega una hermosa declaración:  cuando uno puede finalmente hablar con el llamado psicótico descubre la humanidad natural detrás de la pantalla delirante.  Pro lo tanto, la dispersión y desvalidez esquizofrénicas, la confusión y desorientación, el bloqueo catatónico y la deterioración hebefrénica aparecen solo como manifestaciones de uno e idéntico proceso, la participación progresiva de la función normalmente unitaria del aparato vital.

Es aquí en donde Wilhelm Reich afirma lo que constituye un golpe contundente contra la psiquiatrización de la liberación regresiva de la locura:  al comprender la conciencia psicótica gracias a las teorías más revolucionarias del pensamiento freudiano, la teoría de la sexualidad infantil y la teoría de los instintos reprimidos se obtuvo claridad sobre la función de la psiquiatría oficial.  Este esperpento pseudocientífico solo busca desviar la atención del problema real de la sexualidad reprimida, de la miseria social y la paranoia estatal asesina.  La institución psiquiátrica busca "demostrar" apelando a todos los medios posibles y en nombre de la ciencia, que la psicosis es causada por la herencia, por trastornos de la función cerebral o de las glándulas de secreción interna.

Postura que se conserva actualmente en las instituciones académicas y estatales constiuyéndose en una manifestación de la criminalidad oficial puesto que opera como asesinato del mayor logro de la filogenía humana:  su conciencia.

Que Reich haya centrado sus investigaciones en la radicalización de la teoría de la sexualidad freudiana hasta construir sus modelos sobre la función del orgasmo, mas que una limitación es la muestra fehaciente del cómo a partir de procesos puramente biológicos se puede encontrar conexiones con la patología social.  la represión sexual es de origen sociológico y no biológico.  Es una acción contra natural.  Como prueba adicional a sus experiencias clínicas, Reich también presenta los trabajos de Malinowski sobre las Trobriand.  La sociedad trobriandesa no conocía en la tercera década del siglo XX ni perversiones sexuales, ni psicosis funcionales, ni psiconeurosis, ni crímenes sexuales; no tiene ninguna palabra para designar el robo.  Los niños trobriandeses desconocen el obsesivo y estricto control de esfínteres; Niños y jóvenes tienen espacios institucionales para el ejercicio generacional del sexo y la comunidad duerme tranquila su sueño antiedípico.  A pocas millas de las islas Trobriand había otras islas llamadas Amphlet, en donde una tribu con visos patriarcales y régimen autoritario campeaba con los rasgos culturales del europeo medio:  angustia, neurosis, suicidios, etc.  Esta diferencia mostraba que el factor determinante de la salud mental de la población depende del estado de su vida de amor natural.  Como corolario Reich elimina a Tánatos como un instinto y declara la primacía absoluta de Eros en las relaciones humanas.  Las tendencias destructivas no tienen existencia real como instinto vital sino que aparecen como formación reactiva que se esconde detrás de la humildad y la caridad judeocristiana y la falacia ideológica de los discursos familiares y estatales.

El patriarcalismo autoritario de la historia humana, mediante compulsivas restricciones morales intenta mantener frenadas las tendencias secundarias que evidencias los impulsos contrarios a la solidaridad entre los pueblos.  Veamos entonces lo que para Reich constituyen las tres capas o estratos de la estructura viviente humana.

Los individuos de nuestra cultura occidental llevan en la superficie la mascara artificial del autocontrol, de la amabilidad compulsiva y falsa socialidad.  Esta capa cubre la segunda, el inconsciente freudiano caracterizado por el sadismo, la codicia, la lascivia, la envidia; se mantiene sujeto, contenido, aunque no por ello pierde su poder.  Esta capa es producto de una cultura que niega los instintos; conscientemente solo se vivencia como un abismal vacío interior.  En las profundidades, la tercera capa comprende la sociabilidad y la sexualidad naturales, el goce espontáneo del trabajo creativo, la capacidad de amar.  Esta capa representa el núcleo biológico de la estructura humana, es inconsciente y muy temida.  Está en desacuerdo con la educación y el régimen autoritario.  Es el núcleo a partir del cual se podrá realizar alguna vez la liberación de la miseria social.  de esta manera Reich llega a la conclusión básica de su teoría del orgasmo, la que por supuesto solo hemos esbozado en sus implicaciones sociológicas.  La psique y el soma forman una unidad funcional, teniendo al mismo tiempo una relación antitética.  Ambos funcionan según leyes biológicas.  La desviación respeto de estas leyes es el resultado de factores sociales en el medio ambiente.  La estructura psicosomática es el resultado de un choque entre las funciones sociales y las biológicas.  La función del orgasmo es el patrón de medida del funcionamiento psicofísico, porque en ella se expresa la función de la energía biológica.  Los hombres han hecho grandes progresos en la construcción y dominio de la máquina.  No obstante la plaga psíquica campea en el orbe terrestre.  Esta situación será insuperable sin una economía planificada de la energía biológica humana.

Desde esta óptica, para Reich las revoluciones culturales de la humanidad del futuro que sean significativas se instalarán en la lucha por el restablecimiento de las leyes naturales de la vida en el amor.  Esa lucha cristalizará lo que ahora se expresa como la reintegración de la unidad entre naturaleza y cultura y que se expresa como formas de anhelo místico, fantasías cósmicas, sensaciones oceánicas, hecatombe, destrucción y recreación del mundo, búsqueda de la liberación sexual.  Una humanidad que durante milenios se vio forzada a actuar en contradicción con sus leyes biológicas fundamentales, ha adquirido una segunda naturaleza, o mejor, contranaturaleza; por lo que cae en el frenesí irracional de las guerras fratricidas; en la matanza de poblaciones civiles inermes; en el engaño ideológico de las masas; en la aniquilación del trabajo creativo; en el hambre generalizado de la mayoría de la humanidad; en la negación del amor y el consumismo caníbal.  Es en esta ignominia en donde el Estado pretende representar el interés del pueblo.  Esta danza de la muerte solo continuará mientras los poseedores del conocimiento y el trabajo no consigan desarraigar, tanto dentro como fuera de sí mismos, la neurosis de masas que se denomina "política" y que prospera a base de la desvalidez caraterológica de los seres humanos.

Llegamos aquí a la parte positiva de este ensayo, a la propuesta metodológica para la liberación antiedipiana.  Para esto recurrimos a los procesos de transformación de la conciencia formulados por David Cooper en la Muerte  de la Familia y el recurso a los psicotrópicos vegetales de las culturas chamánicas ampliamente estudiados por etnofarmacólogos, etnobotánicos y antropólogos entre los cuales sobresale Terence Mckenna; y por mí mismo mediante experiencias personales, viajes a la selva amazónica y trabajos con grupos de profesionales y estudiantes y el acompañamiento de chamanes, trabajos ejecutados en el contexto de seminarios de la Fundación CINMA y el apoyo de la Universidad Nacional sede Palmira.

Estas experiencias y seminarios, que se hicieron con la liana Yagé (Banisteriopsis Caapi s.p.), nos han permitido ver la inocuidad de los procedimientos chamánicos, la eficacia de sus procedimientos y el profundo valor heurístico de la transculturación de saberes, lo que posibilita la formulación de alternativas a los procedimientos intrusivos y extremadamente peligrosos de la psiquiatría, la psicología y el psicoanálisis oficiales.

Para Cooper, el problema fundamental se sitúa en el papel de la familia como inductora de conformismo y "normalidad" mediante la socialización del niño.  Criar un niño equivale a hundir una persona, de la misma manera que educar a alguien es alejarlo lejos de sí mismo.  Para acabar con el lastre edipiano, Cooper explica una serie de pasos utilizando la terminología griega.  Veamos entonces el proceso de transformación de la conciencia liberadora.

El proceso de transformación hacia la liberación Antiedipiana pasa por cuatro estados de conciencia mediante metanoias sucesivas.  Metanoia quiere decir un cambio que sale de las profundidades de uno mismo y va hasta la superficie de la propia experiencia social.   El primer estadio del proceso lo constituye la Eknoia, un estado de conciencia normal del bien condicionado e infinitamente obediente ciudadano común.  Es un estado en el cual se está enajenado de cada aspecto de la propia experiencia, de cada impulso espontáneo para la acción, de la conciencia de tener un cuerpo para sí mas que un cuerpo de inspección por parte de los demás en el mundo.  Uno está tan alejado de todas las posibilidades de provocar un cambio que se puede decir que se encuentra fuera de su mente.  La mayor parte del mundo occidental se somete apenas sin protestar a este asesinato persistente.  La recompensa que se recibe por este modo de perder la propia mente es importante para muchos:  la opulencia, el bienestar consumista, un empleo fijo, una empresa y obreros a cargo; o andar en juerga en medio de la devastación ecológica.  En realidad, parece que lo mejor es estar por fuera de sí mismo, no importa la enorme pérmida que supone.  Mediante una primera metanoia se puede salir de la posición Eknoia.  Después de la primera metanoia se ingresa en una región de Paranoia, la esquizofrenia, la psicosis, o que constituye un acercamiento al sí mismo; es un estar al lado del sí mismo, la regresión narcisista frediana. La paranoia es casi una proximidad con el sí mismo, proximidad que puede llegar a tornarse efectiva.  Si la Eknoia es un estado del ser producido por el condicionamiento social que se inicia en la familia, la paranoia es el comienzo de la existencia activa, que abarca la posibilidad de dar vida a nuevos proyectos.  Por eso es necesario ahora hacer una distinción entre las fantasías y las realidades persecutorias.  A través de las fantasías exploramos la realidad de modo proyectivo mediante la inconsciente, luego semiconsciente superimposición de estructuras experienciales edípicas en el presente.  Si es suficientemente radical esta exploración en el contexto de nuestras relaciones afectivas más significativas, empezamos a desarrollar un sentimiento objetivo de realidad persecutoria; que es real, pues existe en e "afuera" como panoptismo voyeurista del Estado policíaco persecutorio; este sentimiento es real y transpersonal, traspasa las superimposiciones de nuestra primaria experiencia familiar durante el primer año de vida, la que condiciona las fantasías persecutorias de base.

La segunda metanoia produce la Noia (En - Noia), la que engendra los signos de la depresión y el duelo e implica una labor sobre el Sí mismo en el sentido de una labor total; es la noción psicoanalítica de elaboración mediante la cual accedemos a la coherencia personal, al estar dentro de nuestra propia mente; lo que nos diferencia de los demás en una soledad abierta al mundo.  Es posible así dar vigor al sí mismo inventándolo más que trasplantándolo, por lo cual nos convertimos en libres para dar salida generosa del sí mismo al mundo (movimiento Noico).  Una vez alcanzada esta posición, podemos abandonar el sentimiento del sí mismo reducido a un yo finito.

La metanoia final, la Anoia, consiste en el movimiento fluido entre el sí mismo activo y autónomo (En-Noia) y el sí mismo y el mundo - Trascendencia (Anoia), el trance chamánico, que pasa por la liquidación de la autopreformación en un momento de Antinoia.  En este momento ya no se puede hablar de "estados del ser" y de la ilusoria seguridad representada por esos estados.

Aquí es necesario mostrar la posibilidad de confundirse acerca de la situación relativa de esos estadios de la conciencia en el proceso de la cura chamánica; en donde puede ocurrir el desastroso intento de pasar de Eknoia, el estado de normalidad alienada y la Paranoia, el inicio de la liberación, a la Anoia, la trascendencia de la mimesis con el cosmos, sin antes conseguir la imprescindible autonomía autorregulada de la Noia (En-Noia).

El empleo sin la guía de Payés, Curacas, jaivanas y Tewalas, para el caso colombiano, de sustancias psicotrópicas vegetales genera formas pánicas de lo que parecen "rupturas psicóticas".  Aquí el individuo se encuentra todavía en la red familiar interna y externa y solamente busca réplicas menos restrictivas del sistema familiar.

Es entonces en este lugar en donde se hace necesario aclarar algunas cosas con respecto al chamanismo.  Este sistema de conocimiento arcaico se extiende a lo largo del tiempo desde la Edad de Piedra hasta nuestros días en las selvas del Amazonas y el Chocó Biogeográfico y se encuentra bajo diferentes formas en el resto de América del Sur y del Norte, en Australia y la Polinesia en Oceanía, en la Siberia Rusa y en Korea en el continente asiático; es decir, en muchos lugares del mundo.  Aquí las culturas que lo han preservado le dan una gran importancia a los estados no ordinarios de conciencia.  Las fases importantes de la vida de una persona, nacimiento, pubertad, muerte, están conectadas a períodos de purificación interna y los individuos que son adecuadamente preparados y en un estado claro de mente, sin ser distraídos por los proceso y recuerdos habituales, pueden progresar hacia una existencia nueva y liberada.  Esta purificación puede tener, según muchos autores e información que recolecté en el Noroeste amazónico con etnias Tukano Orientales, el dolor del látigo del ritual de las Flautas Yuruparí, vómitos, ayunos, la transpiración de los estados febriles, la limpieza del cuerpo en fuentes de agua, o un aislamiento psíquico intenso, durante el cual e borra el recuerdo de la constitución del propio yo, un agotamiento extremo que interrumpe el funcionamiento regular de la psique y el organismo, una enfermedad real que hace aflorar obstáculos e impurezas a la superficie; las que se expulsan, todo lo cual produce la sensibilidad necesaria para afrontar los cambios que se avecinan.

La enfermedad, la que se considera como un proceso de purificación con un crecentamiento de los poderes psíquicos, lo que permite acceso a los potenciales ocultos de la mente y a una nueva conciencia, muestra la enorme diferencia con el criterio occidental con respecto a fenómenos de conciencia calificados como patológicos, sobre todo mediante la soberbia ignorancia de la psiquiatría, sicología y psicoanálisis oficiales y privados.

Para las culturas tradicionales chamánicas, la enfermedad, el sufrimiento y la muerte son manifestaciones de la sabiduría inherente del cuerpo, de las que podemos redituar áreas de percepción inimaginadas capaces de revelarnos el verdadero fundamento de nuestra existencia.

La palabra Chaman probablemente viene de la familia de lenguas tungusi hablada en Siberia central y Oriental y en Manchuria, familia que está relacionada con las culturas de los Tungus de descendencia mongólica, incluyendo los Manchú que viven al este del Yenisei en la cuenca del Amur siberiano.  También se le atribuye origen del Prakrit, una lengua común usada en la India antes de nuestra era; o del Sanscrito, la lengua clásica indú cultivada tres siglos antes de nuestra era y aun usada en las iglesias norteñas del budismo.  Esta palabra hace referencia a un sacerdote o sacerdotisa dedicados a la medicina y que entra regularmente en estados no ordinarios de conciencia para curar, obtener información valiosa para incrementar su sabiduría o para resolver problemas de abastecimiento de piezas de caza y pesca o conflictos comunitarios incluyendo la guerra, así como para dirigir rituales para controlar el estado del tiempo o propiciar la obtención de recursos bioenergéticos.

Las experiencias del candidato a chaman incluye vivencias de descenso al mundo subterráneo, ataques de entidades espirituales malignas, torturas y ordalías inhumanas, seguidas por una serie de experiencias de muerte y renacimiento, con el consiguiente hacen a la vía láctea y su mimesis con el Cosmos.  Durante ese período preparatorio, el futuro chaman puede experimentar una amplia gama de emociones extremas y mostrar comportamientos extravagantes.  Estos estados son considerados por la psiquiatría occidental como patologías esquizoides o psicosis funcionales o en el mejor de los casos, como una grave perturbación con mal pronóstico.  Sin embargo, cuando se completa y supera esta crisis, produce una curación personal, un mejor funcionamiento social y el desarrollo de capacidades chamánicas.  La persona es aceptada a partir de allí como un miembro muy importante y útil y habitualmente se le mira con respeto o miedo por los poderes que alberga.  Hay que realzar que las culturas chamánicas distinguen muy bien entre las crisis de transito a condición chamánica y la locura.

Después de haber completado las fases inicíaticas, el chaman aprende a entrar en estados alterados de conciencia y a salir de ellos.  Se vuelve un viajero psíquico.  Esto se hace con fines terapéuticos para obtener visiones mas profundas de la realidad y recibir inspiración estética para la producción artística.  Esta destreza adquirida permite al chaman inducir estados similares en otras personas, lo que le permite realizar curaciones de diversos estados emocionales y psicosomáticos.

Para Terence Mckenna, un estudioso norteamericano de la etnofarmacología de la transformación de la conciencia y especialista en etnomedicina de la Cuenca Amazónica, la capacidad de nuestra especie de trascender de su propia historia enferma deriva principalmente del impacto mundial del Chamanismo Botánico.  La especie humana evolucionó hasta su actual estado dominante con el uso de alucinógenos nativos, y no avanzará más allá de su primitivismo actual ni alcanzará una conciencia expandida sin el uso de estos medios naturales.  Para el caso americano los vegetales psicotrópicos mas conocidos por nuestras etnias los constituyen el Yagé, los hongos, el Peyotle, el Catus San Pedro entre muchos otros.  Entre los hongos más conocidos están el Psilocybe Cubensis, el Psilocybe mexicana, el P. Aztecorum y el P. maztecorum.

Lo anteriormente expuesto significa que incluso los modelos más recientes de la Nueva Psicología Transpersonal no obtendrán frutos verdaderos a menos que utilice estos instrumentos chamanicos.  La técnica principal de los chamanas es la inducción controlada del éxtasis, lo que significa plantas alucinógenas.  O mejor, plantas visiógenas para evitar el equívoca de la expresión "alucinógeno" que oblitera el significado de profunda realidad obtenido por el uso de estas plantas.  Vamos en camino hacia el filo de la catástrofe global sin emplear las herramientas que tenemos a la mano, herramientas que realmente funcionan.

Mckenna descubrió la DMT (Dimetiltriptamina) a comienzos de 1.967.  La DMT es un compuesto vegetal natural sintetizado en laboratorio, es el más poderoso de os psicodélicos y de acción extremadamente breve.  En 1.981 fue a Iquitos en el extremo este del Perú con una expedición etnobotánica compuesta por personas de Harvard y de la Universidad de la Columbia Británica.  Lo acompañó su hermano Dennis Mckenna, etnoquímico de la Universidad de Columbia Británica.  Andaban detrás del yagé o Ayahuasca (Banisteriopsis caapi s.p.), que se toma en una zona muy amplia de las selvas del Amazonas.  El Yagé es panamazónico.  También buscaban otro visíogeno, el Ukuhey o Kurikú utilizado por Witotos, Boro y Muinanes.  En ambos casos estas etnodrogas se basan en DMT y otras sustancias que potencian la experiencia.  Se utilizan no solo por indígenas sino por poblaciones mestizas.  Lo que llamó la atención de Mckenna fue que la experiencia con yagé incluye entelequias organizadas con información que no parece provenir de la historia personal del individuo; ni siquiera de la experiencia humana colectiva.  Esto también ocurría con la Psilosibina de los hongos visiógenos.  Era un efecto de las triptaminas.  Estas sustancias "Hablan".  Uno ve entidades que le hablan.  No estamos reparados esto.  Esperamos que todo caiga dentro de las mallas recionales que nos proporciona la ciencia occidental.  Y la ciencia no describe un universo hiperdimensional desbordante de inteligencias tan fantásticas que se asimilan a seres extraterrestres.  Es la locura delirante para el bien condicionado ciudadano medio.  Los chamanes dicen que estas entidades que hablan les enseña la botánica.  Esta etnociencia la enseña el Yagé mismo.  Son plantas maestras.  No es otro chaman el que les enseña.  Es el espíritu de la planta.

Los viajes que realizara a Nepal, a la india y a muchos otros sitios del mundo no le produjo a Mckenna tanto asombro como su experiencia con las triptaminas.  No, ni siquiera el mezcal mexicano.  La realidad no es estática, estamos en transito a una dimensión de la existencia más elevada.  Mckenna no cree que el universo esté formado por Quarks y ondas electromagnéticas, o estrellas y planetas o ninguna de esas cosas.  Cree que el mundo está formado por lenguaje.  En el Amazonas se ve transportado a muchos sorprendentemente distintos pero más reales que lo real.  El objeto trascendental es materia que se comporta como pensamiento.  Es una entrada a la imaginación.  Allí es donde viviremos todos.  La experiencia psicotrópica anticipa el futuro de la humanidad instalada en la imaginación.  ¿Cómo será tal cosa?. Mckenna formula una hipótesis.  Supongamos que se descubriera el modo de integrar la inteligencia humana y de la máquina para crear una cultura en la que los humanos y las máquinas fueran psicológicamente indistinguibles.  Estos nos permitiría influir en las dimensiones de esa interacción. Si creamos otra dimensión, bien podría ser el paraíso.  La integración de los etnofármacos, los programas de computador y las personas.

Por supuesto, el mono que somos aun conserva gran parte de su estructura lingüística originaria.  Si se disolviera podríamos convertirnos en información pura.  Solo lenguaje.  Es una verdadera hiperdimensión.  Por supuesto, tendremos todo el formato que ahora tenemos como materia viviente.  Solo habremos agregado una interfase tecnológica para posibilitar la hiperdimensión de la conciencia desde ahora.  Es una manera de acortar el camino hacia el maravilloso futuro.

Mackenna incluso va más allá en estas declaraciones que le hiciera a Jay Levin en la revista L.A. Weekly en mayo de 1.988.  Mckenna incluso visualiza la naturaleza del programa de computación que facilitará el acercamiento a este proceso para la obtención de la conciencia superior.  Es un intento heroico contra el tiempo a fin de detener el aparentemente ineluctable viaje de la humanidad hacia la extinción como especie.  A este programa lo denomina Timewave Zero (Onda de tiempo Cero).  Es una onda fractal que muestra que todos los tiempos son en realidad modelos de interferencia creados por otros tiempos que interactuan entre sí y que todos estos tiempos se originan en un único estado final.  Tal vez pudieran crearse versiones avanzadas de esta clase de programas en los años que nos quedan hasta el año 2.012, fecha que pone como límite para lograr este desarrollo biotecnológico.

No se trata de algo que los seres humanos deben decidir hacer, es algo que está sucediendo.  El asunto e imaginar lo que sucederá que nos permita relacionar.  Los psicodélicos ayudan en tanto anticipan el objeto trascendental.  Todas las mitologías anticipan el  objeto trascendental.  Todas las grandes personalidades espirituales anticipan y corporizan el objeto trascendental.  Ya no está a siglos de distancia.  Está aquí mismo y ahora.  Lo que explica la precipitada caída de la innovación que caracteriza nuestra era.  Lo que hacemos no tienen ningún sentido a menos que finalice  con una transformación completa de la especie.  La muerte nuclear y los factores que afirman la vida están entrelazados de manera inextricable, lo que será una carrera de caballos hasta el último momento.

La vida es fundamental para la carrera de organización en la materia.  Esta situació