12.174 cursos gratis
8.742.531 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Espiritualidad. Ángeles, creencias y amor (2/2)

Autor: Paola Wlack
Curso:
10/10 (1 opinión) |1255 alumnos|Fecha publicación: 12/11/2010
Envía un mensaje al autor

Capítulo 1:

 La oración. Comunicación con los ángeles(1/2)

Para qué nos sirve entablar contacto con los ángeles

Además de brindarnos su Amor, su inspiración, su apoyo y su agradable compañía, los ángeles nos pueden guiar mediante sincronicidades, o sea, el encadenamiento "casual" de hechos significativos que vienen en nuestra ayuda para que podamos lograr nuestros más elevados propósitos. Los ángeles también nos dan señales, pistas e incluso consejo directo a través de canalizaciones o telepatía para conducirnos hacia lo que es mejor para nosotros en las distintas encrucijadas vitales, allanando así nuestro camino de regreso a la divinidad. Entablar contacto con ellos es un preciado regalo y un potente catalizador en nuestro proceso evolutivo. Son los mejores psicólogos, pues nos ayudan a descubrir nuestras respectivas trabas y bloqueos; los mejores médicos porque nos develan el verdadero origen de nuestras enfermedades y los mejores asesores, pues nos ayudan a modificar nuestro presente para elegir los más luminosos futuros.

Ángel de la guarda

Oh Ángel benignísimo de mi guarda, tutor mío!
Maestro, guía, ayo, defensor y sapientísimo consejero y fidelísimo amigo mío, a quien estoy encomendado por la bondad del Señor desde el punto en que nací, hasta la postrera hora de mi vida,
¡Cuanta reverencia os debo, sabiendo que estáis presente donde estoy!
¡Y cuanta devoción os debo servir, por el amor con que miráis por mí!
¡Y qué gran confianza debo tener teniéndoos a mi lado, para mi defensa!

Pues, enséñame Ángel Santo: amparadme y guiadme por el camino derecho y seguro a esa santa ciudad y no permitáis que yo haga en vuestra presencia cosa que os ofenda y que no me atreviera a hacer sin vergüenza delante de otro hombre como yo; representad mis deseos y miseria al Señor,
alcanzadme el remedio de ellas, en su infinita bondad. Amén.

Oración para el domingo
Líbrame Señor, yo te lo ruego de todo corazón, de cuantos males pasados, presentes y futuros, tanto del alma como del cuerpo, puedan aquejarme, concediéndome por vuestra bondad la paz, la salud, la tranquilidad y cuanto pueda redundar en la honra y gloria vuestra. Sedme propicio, Dios y creador mío, y acordarme la paz y la salud durante mi vida, haciendo que esta vuestra criatura logre siempre estar asistida del socorro de vuestra misericordia y que no sea jamás esclava del pecado ni del temor de ninguna turbación; por el mismo Jesucristo vuestro hijo, nuestro Señor, que siendo Dios vive en la unidad del Espíritu Santo por todos los siglos de los siglos. Así sea. Que la paz del Señor sea siempre contigo. Así sea. Que esta paz celeste, Señor, que has dejado a tus discípulos, permanezca siempre firme en mi corazón y sea siempre entre mis enemigos y yo como muralla infranqueable. Que la paz Señor, su cara, su cuerpo me ayuden y protejan mi alma y mi cuerpo. Así sea. Cordero de Dios, nacido de la Virgen María, que al estar en la cruz has lavado al mundo de sus pecados, ten piedad de mi alma y de mi cuerpo; Cristo Cordero de Dios, inmolado por el bien del mundo, ten deidad de mi alma y de mi cuerpo; Cordero de Dios, por el cual todos los fieles han sido salvados, dadme tu paz eterna así en la vida de la muerte como en la muerte de la vida. Así sea.

Oración para el lunes
OH gran Dios! Por quien todo se ha librado, líbrame del mal. ¡OH gran Dios!, que has concedido tu consuelo a todos los seres, otórgamelo a mi también. ¡OH gran Dios!, que has socorrido y asistido a quien te ha suplicado, ayúdame y socórreme en todas mis necesidades, miserias, empresas y peligros: líbrame de todos los obstáculos que me pongan mis enemigos, tanto visibles como invisibles, en el nombre del Padre, que ha creado el mundo entero; en el nombre del Hijo, que ha cumplido la ley en toda su perfección; yo me inclino ante tus pies y me acojo a tu protección. Así sea. Que la bendición de Dios Padre, cuya sola palabra ha hecho todo, sea siempre conmigo, que la bendición de Nuestro Señor Jesucristo, Hijo de Dios vivo, sea siempre conmigo; que la bendición del Espíritu Santo, con sus siete dones, sea siempre conmigo; que la bendición de la Virgen María, con su Hijo divino, sea siempre conmigo. Así sea.

Oración para el martes
OH, Dios creador, salvador y glorificador! Haz, Señor, que la bendición de los Santos Ángeles, Arcángeles, virtudes, poderes, tronos, dominaciones, querubines, y serafines, sean siempre contigo. Amén. Que la bendición de todos los cielos y la de Dios sean siempre conmigo. Amén. Que la bendición de los Patriarcas, Profetas, Apóstoles, Mártires, confesores, vírgenes y de todos los Santos sea siempre conmigo. Amén. Que la amistad de Dios Todopoderoso me sostenga y proteja; que su bondad eterna me conduzca; que su caridad sin límites me inflame; que su divinidad suprema me guíe; que el poder del Padre me conserve y fortifique, porque el Padre es paz; que la sabiduría del hijo me vivifique y esclarezca, porque el Hijo es la vida; que la virtud del Espíritu Santo me consuele y alivie, porque el Espíritu Santo es la salud. Que la divinidad de Dios me bendiga; que su piedad me de ánimo, que su amor me conserve; que esté siempre entre mis enemigos visibles como invisibles. Así sea. ¡OH, Jesucristo hijo de Dios vivo, ten piedad de este pecador!. Amén.

Oración para el miercoles
¡OH, Manuel! Defiéndeme contra el enemigo común y malo, y contra todos mis enemigos visibles e invisibles, y líbrame del mal. Jesucristo rey, vino en paz y la guerra encendida de su casa es la paz de las almas, que nunca la conocieron.

Jesucristo triunfa, Jesucristo reina, Jesucristo manda; que Jesucristo me aleje de todo mal y de la paz que ansío. He aquí la cruz de nuestro Señor Jesucristo. Huyan, pues, mis enemigos a su vista, que el León de la tribu de Juda ha triunfado; raza de David, Aleluya, Aleluya. Salvador del mundo, sálvame por tu preciosa sangre; socórreme por tu cruz bendita. Dios misericordioso, Dios inmortal, sé mi guía, protégeme Dios mío. ¡OH, Agios Otheos, Agios Ischyros, Agios Athanatos, Eleyson Himas, Dios Santo, Dios Fuerte, Dios Misericordioso e inmortal, tened piedad de mí, que soy criatura viestra, sed mi sostén y mi guía. Señor, no me abandoneis, no desoigáis mis plegarias; Dios de mi salvación, ayudadme siempre. Dios mío. Amén.

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratará tus datos para realizar acciones promocionales (vía email y/o teléfono).
En la política de privacidad conocerás tu derechos y gestionarás la baja.

Cursos similares a Espiritualidad. Ángeles, creencias y amor (2/2)



  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. Espiritualidad. Ángeles, creencias y amor (1/2)
Espiritualidad es el grado de adaptación de una persona sobre el conjunto de... [12/11/10]
1.003  
2. Espiritualidad. La ceguera espiritual
La ceguera espiritual , la pérdida de la espiritualidad , es el aspecto de la... [12/10/10]
586  
3. Espiritualidad. Discernimiento espiritual
Espiritualidad . El discernimiento espiritual es el arte por el cual se reconoce... [03/12/10]
640  

¿Qué es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail