12.176 cursos gratis
8.742.341 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Espiritualidad. Ángeles, creencias y amor (2/2)

Autor: Paola Wlack
Curso:
10/10 (1 opinión) |1255 alumnos|Fecha publicación: 12/11/2010
Envía un mensaje al autor

Capítulo 15:

 Luz de Dios. Arcángel Uriel

Cuando eliges este arcángel te estás comunicando con el ser cuyo nombre significa “Luz de Dios” o “Fuego de Dios”.

Uriel es el Protector del Este, del sol naciente, de la mañana y los nuevos principios, de la primavera y el color amarillo.

Uriel trae la mente energías transformativas y es el guardián del reino mental.

Bajo su dominio cae la ciencia, la economía y la política. Esto lo incluye todo, desde la limpieza de tóxicos a los problemas del hambre, la falta de vivienda y las reformas políticas.

La obra de Uriel incluye sistemas, organizaciones y todos los temas relacionados con el trabajo. Uriel es el arcángel que cuida las tierras y los templos de Dios.

Su misión es realizar favores para los seres humanos que pasan por etapas de duros aprendizajes en el destino. Cuida de su integridad y alivia a quienes se fatigan con el trabajo diario.

Invócalo cuando tengas problemas económicos o cuando vivas procesos e aprendizaje exigentes y difíciles.


ORACIÓN

¡OH! Dios que con inefable providencia te dignas enviar a tus santos ángeles para nuestra guarda, accede a nuestros ruegos y haz que seamos siempre defendidos por su protección.
Señor, que nos confías a tus ángeles para que nos guarden en todos nuestros caminos, concede propicio que la intercesión de tu glorioso arcángel San Uriel nos veamos libres de los peligros presentes y asegurados contra toda adversidad.

Glorioso arcángel San Uriel, poderoso en fortaleza, imploro tu continua custodia para alcanzar la victoria sobre todo mal espiritual o temporal. Protector mío, concédeme la gracia que te solicito (se pide la gracias deseada) si es conveniente para el bien de mi alma, acompáñame y guía todos mis pasos hasta alcanzar la vida eterna. Amén.

Su nombre significa "Fuego de Dios". Junto a Miguel, posee las llaves del Infierno y los Abismos, y no abrirá estas puertas hasta el Día del Juicio Final. Se le representa con el Fuego.

El Arcángel que cuida las tierras y los templos de Dios. Su misión es la de alcanzar favores a los seres humanos que pasan por etapas de duros aprendizajes en el destino. Cuida de su integridad y alivia a quienes se fatigan con el trabajo diario.

Jueves Arcángel Uriel y el Maestro Jesús, vela naranja.
Amado Arcángel Uriel y Jesús el Cristo cúbrenos con un manto de
paz a todos nosotros que vivimos en la tierra, otórganos el suministro divino, actúa en cada uno de nosotros on tu bendita presencia. Gracias Dios mío porque siempre me escuchas.

Arcángel Uriel, invoco tu protección divina OH! Príncipe de los Tronos, Guardián del Futuro, para que me acompañes en los planes que el Señor tiene para mí.

No permitas que me desvíe y dame fuerza Espiritual y muéstrame el camino correcto a seguir. El Nombre de Uriel significa "el Fuego de Dios."

Uriel es llamado "El Ángel de Arrepentimiento."
Uriel es el Ángel que sostiene las llaves de las verjas de Infierno.

Capitulo 15

Meditación

Cimentación en tu cuerpo físico

Aunque muchas personas gustan sentarse de piernas cruzadas, hemos descubierto que es preferible hacer estos ejercicios sentado o en una silla o en un sofá, con la espalda recta y los pies bien apoyados en el suelo. Esto te ayudará a sentir tu conexión con al tierra.

1.- siéntate en una posición cómoda y cierra los ojos. Pon las manos en los muslos.
2.- centra la atención en tu cuerpo. Comienza por los pies. Luego, lentamente y a fondo, mueve tu conciencia hacia arriba, por las piernas, el torso, los brazos, el cuello y la cabeza. Presta mucha atención al acto de aspira y exhalar.
3.- Imagina que estás rodeado de luz. Cuando aspires, inhala esa luz y siente que te llena el cuerpo.
4.- Cuando expires, exhala cualquier tensión, cualquier dolor que puedas sentir en la mandíbula, la cara o los hombros. Exhala cualquier tensión que sientas en cualquier parte de tu cuerpo.
Continúa inhalando luz, exhalando tensión. Inhala luz, exhala tensión, hasta que estés relajado y sereno.
5.- si tu mente comienza a divagar o a charlar, vuelve suavemente la atención a tu respiración.
6.- Ahora comienza a imaginar pequeñas raíces que brotan de la planta de tus pies y la base de tu columna. Siente cómo crecen y crecen. Extiéndelas hacia abajo, a través de la silla y del suelo, hasta la tierra que está debajo de ti, por muchos pisos que haya bajo.
7.- Continúa aspirando luz y exhalando tensión. Mientras tanto, visualiza tus raíces que se adentran profundamente en el suelo, afirmándose allí y conectándote muy firmemente al centro de la Tierra.
8.- En la siguiente inhalación, imagina que puedes respirar por medio de tus raíces. Extrae la energía de la tierra para que suba por tu cuerpo, hasta que llene tu corazón y empiece a circular por todo tu ser.
9.- Ahora fija tu atención en el centro de tu cabeza, en la coronilla. Visualiza ese punto, que mide unos cuatro centímetros de diámetro, como si comenzara a abrirse. De esa abertura emergen fibras, largos filamentos que se estiran como ramas a través del techo, atravesando todo el edificio hacia arriba, extendiéndose hasta l cielo. Imagina que esos filamentos te conectan con el sol, con todos los planetas y las estrellas.
10.- Cuando inhales, aspiras la energía de los cielos y tráela por esas fibras hasta tu cuerpo, haciendo que entren por la parte superior de tu cabeza. Lleva esa energía hasta tu corazón, dejando que lo llene con la radiante luz del cielo. Siente cómo circula por todo tu ser.
11.- Ahora aspira ambas corrientes de energía: hacia arriba, desde la tierra, y hacia abajo, desde el cielo, todo al mismo tiempo.
Permite que esas dos energías se entretejan en tu corazón y llenen tu cuerpo. Continúa aspirando la energía del cielo y de la tierra. Del cielo y de la tierra. Ahora estás firmemente anclado entre el Cielo y la Tierra.
12.- Cuando estés dispuesto, cobra nuevamente conciencia de tu cuerpo, del sitio donde estás sentado. Siente cómo sube y baja tu respiración. Percibe el latir de tu corazón. Escucha los sonidos que te rodean. Lenta, lentamente, en el tiempo que necesites, abre los ojos.

Mira a tu alrededor. Repara en cualquier diferencia que haya en las sensaciones de tu cuerpo. En general se percibe que uno está más alerta, más presente. Si así lo deseas, ahora puedes registrar tus sentimientos e impresiones en un cuaderno.
Luz en tu camino.

Capítulo siguiente - Los chacras
Capítulo anterior - El sendero de Cristo

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratará tus datos para realizar acciones promocionales (vía email y/o teléfono).
En la política de privacidad conocerás tu derechos y gestionarás la baja.

Cursos similares a Espiritualidad. Ángeles, creencias y amor (2/2)



  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. Espiritualidad. Ángeles, creencias y amor (1/2)
Espiritualidad es el grado de adaptación de una persona sobre el conjunto de... [12/11/10]
1.003  
2. Espiritualidad. La ceguera espiritual
La ceguera espiritual , la pérdida de la espiritualidad , es el aspecto de la... [12/10/10]
586  
3. Espiritualidad. Discernimiento espiritual
Espiritualidad . El discernimiento espiritual es el arte por el cual se reconoce... [03/12/10]
640  

¿Qué es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail