12.176 cursos gratis
8.741.808 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Esoterismo científico

Autor: Francisco . Palacio B.
Curso:
10/10 (2 opiniones) |1155 alumnos|Fecha publicación: 28/05/2010
Envía un mensaje al autor

Capítulo 3:

 La constitución humana

A. Composición energética humana.

Todos los seres humanos, de acuerdo con los principios básicos de la ciencia milenaria de los Sabios Vedas de la India, se agrupan en 3 grandes grupos, los cuales son el resultado de la combinación natural de los 5 elementos, de la siguiente manera: el éter, combinado con el aire, da como resultado le estructura energética denominada VATA; los elementos fuego y agua se manifiestan juntos en el cuerpo bajo la denominación PITTA y, finalmente, el agua se une con la tierra para dar la estructura energética KAPHA.

 

Estos 3 elementos - Vata, pitta y kapha –gobiernan todas las actividades biológicas, psicológicas y patológicas del cuerpo, la mente y la conciencia; ellos actúan como constituyentes básicos y barreras protectoras del cuerpo en condiciones fisiológicas normales, pero, cuando están desequilibrados, contribuyen al proceso de la enfermedad.

Esta trilogía es responsable de las “necesidades naturales” y preferencias individuales en cada comida: sabor, temperatura, etc., como se verá mas adelante; ella gobierna la creación, mantenimiento y destrucción de tejidos, al igual que la eliminación de desperdicios del cuerpo; también es responsable del comportamiento psicológico, emocional, mental, en otras palabras, dicha trilogía es la base de la existencia sicosomática del ser humano (Tabla 2).

 
 eso2


La constitución básica de cada individuo se produce en la concepción: en el momento de la fertilización, la unidad masculina - el espermatozoide - se une con la unidad femenina - el óvulo -, como resultado de lo cual se determina la constitución energética del individuo, debido a las permutaciones y combinaciones del éter, aire, fuego, agua y tierra en el cuerpo de los padres. Como resultado de lo anterior se generan 7 tipos de constitución, a saber: vata, pitta, kapha, vata - pitta, pitta – kapha, vata – kapha, vata – pitta – kapha: no obstante, existe una innumerable cantidad de variaciones sutiles que dependen de la proporción de vata, pitta y kapha, lo cual se analizará mas adelante.

En el cuerpo, la constitución básica de la persona permanece fija durante toda la vida, pues la combinación de los elementos presentes en el nacimiento es constante y está genéticamente determinada, pero el comportamiento patológico del cuerpo se altera en respuesta a los cambios del medio ambiente.

Durante la vida existe una interacción incesante entre el medio ambiente interno, gobernada por la trilogía, y el externo, controlada por las fuerzas cósmicas; las fuerzas internas que funcionan en cada individuo se pueden equilibrar modificando la dieta y los hábitos, según sea necesario, para contrarrestar los cambios de su ambiente externo.

B. Constituciones energéticas Vata, Pitta y Kapha (Tabal 3).

 

Vata es el principio del movimiento, asimilado al elemento aire, diferente al aire de la atmósfera; el aire corpóreo (vata) se caracteriza por la energía sutil que gobierna el movimiento biológico, el cual engendra todos los cambios sutiles en el metabolismo. Vata gobierna la respiración, el parpadeo, las pulsaciones del corazón, el movimiento de los músculos, del citoplasma, de las membranas celulares, de los impulsos nerviosos, además de los sentimientos, tales como miedo, ansiedad, nerviosismo, temblores, espasmos y el dolor. La energía vata tiene su asiento físico en el intestino grueso, la cavidad pélvica, los huesos, la piel, los oídos y los músculos; cuando el cuerpo desarrolla vata en exceso, esta energía se acumulará en estas áreas.

Tabla 3

 
 eso3


Pitta, literalmente, significa fuego, pero, a diferencia del de una vela, la energía - calor del cuerpo -, que se manifiesta como metabolismo, no es visible; pitta gobierna la digestión, la absorción, nutrición, metabolismo, temperatura del cuerpo, color de la piel, lustre de los ojos, además de la inteligencia y el entendimiento, así como los sentimientos de ira, furia, odio y celos. La energía pitta, tiene su asiento en el intestino delgado, las glándulas sudoríparas, el estómago, la sangre, el tejido adiposo, los ojos y la piel; cuando el cuerpo desarrolla pitta en exceso, esta energía se acumula en dichas áreas.

Kapha significa agua biológica, es la energía que consolida las sustancias del cuerpo, generando los elementos que determinan su estructura física, además; mantiene la resistencia natural de los tejidos del mismo; kapha lubrica las articulaciones, provee humedad a la piel, ayuda a sanar las heridas, llena la mayoría de los espacios vacíos del cuerpo, da fortaleza, vigor y estabilidad físicas, mantiene la inmunidad, suministra energía al corazón y a los pulmones, además de coadyuvar al desarrollo de la memoria y es responsable de las emociones de apego, avaricia, posesividad, envidia y, también, se expresa en actitudes de calma, pasividad y tolerancia. La energía kapha tiene su asiento en el pecho, garganta, cabeza, nariz, senos paranasales, boca, estómago, articulaciones, citoplasma, plasma y las secreciones seromucosas del cuerpo.

El equilibrio de la triada es necesario para la salud, por ejemplo, el principio del aire en exceso puede encender el fuego del cuerpo, necesitándose el del agua para controlarlo, pues de otra manera el fuego quemaría los tejidos; ella gobierna las actividades metabólicas de la siguiente manera: el anabolismo es kapha, el catabolismo es vata y el metabolismo es pitta.

Durante la niñez, el anabolismo (metabolismo constructivo) kapha es predominante, puesto que es el tiempo del crecimiento físico; en la edad madura el metabolismo (reposo físico y mental) pitta es el más importante dado que, en esta época, el cuerpo ya ha alcanzado su madurez y estabilidad; durante la vejez, el catabolismo (metabolismo degenerativo) vata se hace evidente porque el deterioro físico es notorio.

Cuando vata está desequilibrada, el metabolismo se perturba, provocando el proceso de deterioro del cuerpo; por el contrario, cuando el anabolismo se aumenta, se produce un incremento en el crecimiento y reparación de los órganos y tejidos. Kapha en exceso crea gordura (obesidad) y Vata en exceso genera enflaquecimiento (anorexia).

Pitta y kapha tienen en común lo aceitoso.

Pitta y vata - la ligereza.

Vata y Kapha - el frío. 

C. Cómo determinar las constituciones energéticas.

Existen varios métodos para determinar la constitución energética de una persona, pero me limitaré a las características físicas más relevantes de una energía preponderante en un 45% o más.

Si observamos el tronco del cuerpo desde las caderas hasta las clavículas vemos como los Kapha son cuadrados, o sea, igual de anchas que de largas; los Pitta son aproximadamente tres de largo por uno de ancho y los Vata, dos de largo por uno de ancho. El cuello de los Kapha es muy grueso y, a veces, inclusive no lo tienen, estando unida la base de la cabeza con los hombros, como es el caso del boxeador Mike Taison; el de los Pitta es largo y delgado, como el de Sofía Loren y el de los Vata es corto y armonioso, como el de Charles Chaplin. Las extremidades de los Pitta son muy largas, las de los Vata - cortas y las de los Kapha - intermedias. Las uñas Kapha son largas, gruesas y fuertes, las Vata -.cortas, delgadas y débiles y las de los Pitta - intermedias. La piel Kapha es suave y suntuosa y las venas casi no se notan; en los Vata es áspera y seca y las venas se brotan mucho, sobre todo en las manos; en los Pitta es intermedia. En cuanto a la estructura, los Vata son de baja estatura, los Pitta - muy altos y los Kapha - intermedios.

Para una mejor compresión doy a continuación el nombre de algunos personajes ampliamente conocidos, por estructuras: Vata: NAPOLEÓN, BOLÍVAR, CHAPLIN, ATILA, EL CHAVO, PALOMA SAN BASILIO. Pitta: DON QUIJOTE, SANTANDER, CHURCHIL, EL PROFESOR GIRAFALES, SINDY CRAFOR Kapha: SANCHO PANZA, TURBAY AYALA, SHARON, ÑOÑO (en el Chavo del ocho), MERCEDES SOSA.

Les recomiendo que empiecen por visualizar a personas con estructuras energéticas predominantes y después ir buscando combinaciones cada vez más sutiles en sus diferencias y, seguramente, irán descubriendo otras cualidades.

 

D. Estructuras del carácter.

“Estructura del carácter” es la expresión que sirve para describir determinados tipos físicos y sicológicos; Wilhelm Reich las agrupó en cinco categorías, cada una de las cuales desarrolla un mecanismo de defensa que se vuelve habitual y que nos impulsa a bloquear los sentimientos y, por lo tanto, el flujo energético durante toda la vida, a no ser que mediante una correcta terapia se logre entender y superar; una valiosa y poderosa ayuda son los Mantrams, los cuales paulatinamente van llenando las carencias energéticas de las Estructuras del Carácter.

La primera estructura (Esquizoide) que se puede generar se debe al rechazo a que fue sometida la persona en el vientre materno o al nacer, lo cual hará que durante toda la vida se tenga el temor a ser rechazado, motivo por el cual evitará enfrentarse decididamente al mundo, desarrollando una conducta intelectualizante que le permita esconder su miedo. Físicamente se reconocen porque, con frecuencia, ponen los ojos en blanco, dando a entender que se quieren volar de este mundo o evadir las confrontaciones. Los Mantrams que se deben pronunciar permanente y mentalmente son: “Estoy aquí en este mundo y estoy seguro”.

 

La segunda (Oral) está relacionada con la pérdida, real o ficticia, de la madre durante los primeros cuatro o cinco años de edad, lo cual desencadena un sentimiento de abandono, que lleva a alejarse instintivamente de todo lo que perciba que lo va a dejar; en la vida tratará por todos los medios de obtener energía succionándola de los demás, mediante una mirada fija y penetrante. Físicamente se reconocen por dicha mirada que ni siquiera parpadean. El Mantram es “Soy abundante”

 

La tercera (Psicopática) es la conocida como el mal de Edipo y de Electra, que corresponden al enamoramiento de los hijos del progenitor de sexo contrario; se pueden reconocer porque presentan caderas y/o senos grandes; mientras mas grandes, mas psicopático se es (en el caso de los hombres es muy frecuente que al fallecer la madre se presente cáncer de estómago en solo 4 o 5 meses). El Mantram es “Soy bueno”

 

La cuarta (Masoquista) se desarrolla cuando la madre es muy controladora y no permite que el niño desarrolle su personalidad; en la vida, normalmente esperan a que los demás tomen las decisiones por ellos. Físicamente se pueden reconocer porque son muy quejumbrosos y cuando hablan, frecuentemente interrumpen las frases, esperando que el interlocutor la termine. El Mantram es “Soy libre”

La quinta (Rígida) se desarrolla cuando a los hijos se les corrige con rigidez, pero sin violencia; son excelentes profesionales, cumplidores de sus obligaciones; físicamente se reconocen por tener una espalda recta, a veces, incluso doblada hacia atrás. Los Mantrams son “Soy real y soy espíritu”

 

E. El cuerpo humano bio - electro - magnético.

 

La materia llamada densa está conformada por protones y electrones, los cuales son cargas eléctricas de signo contrario; entre ellos existe una fuerza llamada electrostática que se acumula y, eventualmente, da origen al fenómeno de personas que tumban objetos sin tocarlos y sin mayor esfuerzo. En 1820 Hans Cristian Oersted demostró que al introducir una corriente eléctrica por un conductor se genera un campo magnético perpendicular al conductor, es decir, que toda corriente eléctrica genera unos efectos  magnéticos. El resultado es un imán con sus polos norte(positivo) y sur(negativo) a través de los cuales se ponen en movimiento las cargas eléctricas, surgiendo entre ellas una fuerza magnética mediante la cual se pueden explicar todas las manifestaciones de fenómenos magnéticos. Se generan, entonces, unas líneas llamadas de inducción magnética, paralelas entre sí, las cuales salen por el polo norte y regresan por el polo sur, creando circuitos cerrados, como se puede ver en la figura20(los polos contrarios de los imanes se atraen). Una característica importantísima consiste en la propiedad de los imanes de dar nuevos imanes, con sus dos polos, al ser partidos.

Se sabe, además, que todos los cuerpos físicos, en estado natural, presentan pequeñas corrientes eléctricas, las cuales generan campos magnéticos caóticos, que se anulan mutuamente. Si un cuerpo es expuesto a la acción de un imán, sus cargas son orientadas a lo largo de líneas de flujo, dando origen a una fuerza magnética adicional, que modifica el campo electromagnético original del imán y del cuerpo expuesto a su influencia, lo cual se denomina magnetización (figuras 1, 2, 3, 4). Como resultado, se puede obtener un campo magnético centenares e, incluso, miles de veces mayor que el campo magnético inicial, en el cual prácticamente todos sus imanes elementales se encuentran alineados en una misma dirección, momento este cuando se alcanza el máximo valor posible de magnetización, así sea que se aumente el valor del campo magnético aplicado.

La fuerza magnética (F) es directamente proporcional a la velocidad(v) de la carga eléctrica(q) inducida en una dirección y sentido del campo magnético en el punto P1, con un magnitud B, regulada por la siguiente ecuación:

F = v q B sen 0

En la figura 4 se hace una representación, utilizando la palma de la mano.

eso4
A finales del siglo XX, el físico alemán Heinrich Hertz demostró la existencia de ondas electromagnéticas (hertzianas), las cuales, al contrario de las ondas mecánicas, como el sonido, no necesitan de un medio material para propagarse; demostró, igualmente, que la luz es, en realidad, una onda electromagnética, la cual se desplaza a una velocidad de 300.000 Km/Seg.

Veamos ahora como funciona el cuerpo humano, de acuerdo con los conocimientos científicos alcanzados por la física. Dado que los seres humanos estamos conformados por átomos bipolares, en el plano físico, somos, de hecho, cuerpos bioelectromagnéticos, regidos por las mismas leyes del electromagnetismo que gobiernan a todas las manifestaciones de la esencia en el mundo de las formas. Si consideramos la columna vertebral como un conductor eléctrico convertido en un imán, el chakra 7 es el polo norte, con carga positiva y el chakra 1 es el polo sur, con carga negativa; como los polos contrarios se atraen, tenemos que:

Chakra 7 = positivo

Chakra 6 = negativo

Chakra 5 = positivo

Chakra 4 = neutro

Chakra 3 = negativo

Chakra 2 = positivo

Chakra 1 = negativo.

Lo anterior implica que, cuando el flujo de energía es armonioso, las líneas de inducción electromagnética se forman como en la figura, saliendo del chakra 7 y entrando por el chakra 1, formando una especie de mariposa que atraviesa los campos aurales, limpiándolos y, de paso, repercutiendo en la salud física.

Cuando, por medio de la Meditación del Alma, logramos elevar las vibraciones al plano de conciencia de la cuarta dimensión (el puente entre las dimensiones de conciencia densas y sutiles), creamos un campo de ondas electromagnéticas que podemos percibir como luz. Ya en el siglo XIX, Nikola Tesla, en su laboratorio de Colorado Springs, USA, demostró como un simple ser humano puede cogenerar un campo electromagnético de increíble intensidad mientras esté calmado y en resonancia con el universo, como se verá en el capítulo  siguiente.

Por lo tanto, un Sanador lo que realmente hace es canalizar la energía cósmica en proporción a la capacidad de subir sus propias vibraciones a planos cada vez mas altos, lo cual se va logrando a medida que se presta el servicio a los demás y se vive en meditación. Al crear un poderoso campo electromagnético e inducirlo al paciente, el campo de éste también se alinea y participa  de los actos benéficos propiciados por el Sanador, limpiando el aura, despejando(movilizando) energías estancadas, restableciendo el flujo energético interrumpido entre células, devolviendo la salud física, la armonía y la paz.

Analicemos ahora lo que sucede con las palmas de las manos y el efecto causado o inducido al paciente. Si la palma de la mano se coloca sobre el o paralela al cuerpo del paciente, la fuerza magnética actúa perpendicular al cuerpo físico, bien sea para extraer o inyectar energía, produciéndole una sensación de calor, siendo este mas intenso mientras mas cerca del cuerpo del paciente esté la mano del Sanador. Por lo tanto, el “sana que sana” utilizado por las madres para aliviar los dolores de los hijos cuando se lastiman no es un hecho mágico sino real, verificable y cuantificable. La línea dibujada por la fuerza F atraviesa perpendicularmente las capas aurales y el cuerpo físico del paciente; la energía, por el contrario, se moviliza paralelamente. Si los dedos de la mano se dirigen hacia el paciente, entonces se produce la polarización o reequilibrio de las polaridades Yin – Yang del cuerpo, dando una sensación de frío y/o cosquilleo, la dirección del flujo de las fuerzas magnéticas F y B en este caso son inversas al anterior.

Cuando una persona decide convertirse en Sanador, se ve abocado al hecho de que su campo electromagnético entra en interacción con el campo del paciente; si el Sanador presenta un campo débil, inferior al potencial del chakra 4, no podrá canalizar energía cósmica al paciente, limitándose a ceder su propia energía, motivo por el cual se verá afectado en su salud. La canalización de energía cósmica no puede tener una intención específica y debe limitarse a servir como un puente que permite el paso sin condicionar al peatón; como dice el Tibetano: “El Sanador no tiene derecho, ni si quiera, a desear que el paciente se cure”. Los designios del Alma de cada ser no pueden someterse a los caprichos de la mente colectiva; ya es hora de liberar las cargas eléctricas mentales para ponerlas al servicio de la misión magnética cósmica de la transmutación del cuerpo en luz.

El conocimiento de las leyes del electromagnetismo nos permite incursionar en campos muy prácticos de la vida cotidiana, como la electricidad, los computadoras, los cajeros electrónicos, los hornos microondas, etc.; ya es hora de convertir nuestros cuerpos bioelectromagnéticos en lo que nos puede proporcionar el ”POTENCIAL DE TODO LO QUE ES Y SERÁ”; como dicen los sabios Vedas: “Somos potencialidad pura”. La especialización de las células del cuerpo ha llevado a que la sangre contenga un porcentaje alto de glóbulos rojos, conformados en buena parte por átomos de hierro; como se sabe, el hierro es un elemento químico altamente susceptible a la acción de los campos electromagnéticos, motivo por el cual las dolencias que tienen que ver con problemas de la sangre(anemia, leucemia, gangrena, etc.), líquido corpóreo abundante en hierro, son muy receptivas a los tratamientos de canalización de energía cósmica, propiciada por sanadores, debido al hecho de que el campo bioelectromagnético se restablece rápidamente.

En marzo de 1997 llegó a nuestro consultorio una joven de 14 años, quien desde los 5 años sufría Anemia Aplástica; debía consumir permanentemente una droga, a pesar de que la causaba molestias adicionales; en mayo se le practicaron exámenes médicos y el resultado fue: ya no tiene problemas relativos a la anemia.

Como dice José Argüelles en el Factor Maya “: Cada uno de nosotros, cuando haya regresado a su simplicidad, podrá canalizar directamente las corrientes alternantes del la galaxia, para que se adapten a nuestra situación. Para que esto ocurra necesitamos invertir nuestra visión. Lo importante no es el cuerpo físico, sino el cuerpo de luz”.

 

F. Los chakras y las capas del Aura

Un Chakra es un vórtice o cono por donde entra la energía cósmica al cuerpo humano o sale de éste hacia el exterior. Los Chakras principales son 7, de los cuales 5 están ubicados a lo largo de la columna vertebral; el chakra 1, localizado en el Coxis y el 7 ubicado en la Coronilla de la cabeza son impares, en tanto que los otros cinco son pares, situados uno en la parte delantera del cuerpo y otro en la parte posterior.

Cada Chakra es la expresión de la energía de c/u de los 7 cielos o estados de conciencia en que se encuentra cada SER en su proceso evolutivo. “El cielo al que iréis al desencarnar lo determinan las actitudes que expresasteis emocionalmente sobre este plano” (Ramtha).

El cuerpo humano posee 7 capas aurales e igual número de chakras principales, relacionadas entre si de la siguiente manera: chakra 1 con capa aural 1, 2 con 2, 3 con 3, etc. Existen otros 21 chakras menores, siendo de relevada importancia los situados en las palmas de las manos, porque son los utilizados para la curación.

La Relatividad Generalizada afirma que la trayectoria espacio - tiempo descrita por un cohete de aceleración espacial respecto del resto del universo tiene la forma de dos conos unidos por el vértice (fig. 5), girando en sentido contrario, como lo hacen los chakras en el cuerpo humano; este punto de coincidencia de los dos vértices es la clave de todo el sistema en movimiento(correspondiendo en el cuerpo humano al Chakra 4 o Cardíaco), como enseñan los sabios milenarios Vedas de la India, al afirmar que ”el entero Ser de todas las cosas creadas se equilibra en un solo punto”; los acontecimientos que ocurren en el dominio del cono espacio – tiempo de la nave espacial suceden simultáneamente en el punto común de los dos conos; en otras palabras, el pasado y el futuro carecen de sentido en ese punto: todo cuanto ha sido, es ahora; todo cuanto será, es ahora también.

eso5

Los chakras principales son torbellinos situados a lo largo de la columna vertebral, por donde se intercambia energía con el CEU (campo energético universal) y por los cuales fluye hacia y desde el Aura (Figura 6); cuando están trabajando correctamente, metabolizan una gran cantidad de energía, la cual es llevada a la conciencia, aumentando el flujo de energía de uno mismo a través de cada chakra. Un bloqueo o desequilibrio del flujo energético provoca la enfermedad, deforma nuestras percepciones y embota nuestras sensaciones, interfiriendo así una experiencia serena de la vida; psicológicamente no estamos preparados para permanecer todo el tiempo abiertos sin haber realizado un trabajo de evolución espiritual.

Los chakras tienen tres funciones principales: revitalizar cada cuerpo aural y, con ello, el cuerpo aural total, provocar el desarrollo de distintos aspectos de la autoconciencia y transmitir energía entre las capas aurales. Cada chakra está relacionado con una glándula endocrina y un plexo nervioso mayor (tabla 4), así: el aura –o capas aúricas – es lo que sostiene el cuerpo físico, manteniendo unidos los átomos y células y no desaparece por causa de la desintegración atómica; el aura es mas que un medio o campo energético, es la vida misma.

 
 eso6


Tabla 4

CHAKRA

GLÁNDULA

ENDOCRINA
ÁREA DEL CUERPO GOBERNADA

1

Rojo

SuprarrenalesEspina dorsal, riñones, vejiga.

2

Naranja

GónadasSistema reproductor.

3

Amarillo

PáncreasEstómago, hígado, vesícula,  sistema nervioso.

4

Verde

TimoCorazón, sangre, nervio vago, intestino delgado.

5

Azul

TiroidesAparato bronquial y  bucal, pulmones, canal alimentario,  intestino grueso.

6

Violeta

PituitariaCerebro inferior, ojo izquierdo, orejas, nariz, sistema nervioso.

7

Blanco

PinealCerebro superior, ojo derecho.

Las 7 capas aurales se agrupan en tres planos, a saber: el plano físico que corresponde a las tres primeras capas de la siguiente manera, la 1 correspondiente al cuerpo etéreo(cuerpo etéreo mas bajo), la segunda - al cuerpo emocional(aspecto emocional mas bajo), la 3 - al cuerpo mental(aspecto mental mas bajo); el plano astral (puente) y el plano espiritual correspondiente a las tres capas superiores, así, la 5 - al patrón etéreo (aspecto físico), la - 6 - al cuerpo celeste(aspecto emocional) y centro cetérico (aspecto mental). Cada capa del aura presenta una coloración específica, siendo la 1, la 3, la 5 y la 7 de un solo color y las pares son multicolores; toda persona puede desarrollar la capacidad de ver los colores del aura, de ese éter llamado la última forma de materia inferior, donde esta termina y comienza la mente.

Madre tierra, un grupo de investigación y Bárbara Ann Brennan, Sanadora estadounidense, afirman que el aura humana posee nueve capas, que las octava y novena (el Plano Cósmico), están asociadas con los chakras octavo y noveno, los cuales están fuera del cuerpo y se sitúan por encima de la cabeza; cada nivel parece ser cristalino y estar compuesto por vibraciones muy altas y finas; estas capas se relacionan con quienes somos mas allá de esta vida: almas que se reencarnan una vida tras otra, progresando lentamente (a veces muy rápidamente) en nuestro camino evolutivo que nos aproxima cada vez más a la Esencia de donde una vez partimos; se sabe muy poco por ahora de estos niveles.

De acuerdo con la sabiduría antigua, la energía en forma de luz es atraída a la parte inmaterial del cuerpo, la cual actúa como un prisma, descomponiéndola en siete corrientes que corresponden a las bandas de frecuencia del espectro de colores. Cada una se atrae mediante resonancia a un chakra cuyas vibraciones estén en la misma frecuencia. Estas vibraciones se vuelven cada vez más densas, pesadas y de menor frecuencia a lo largo del eje vertical del cuerpo hacia abajo. En su base, se fusionan y surgen de las energías de la tierra, representadas en el pensamiento hindú como una serpiente enrollada (Kundalini) y en el pensamiento chino por un dragón. El movimiento en espiral hacia arriba de estas energías en torno al eje central de la columna vertebral también se representa en el caduceo, el símbolo tradicional de las artes curativos en la antigua Grecia, que aún se retiene como el emblema de la medicina occidental moderna.

Los chakras son transmisores o transformadores de energía, vibran a una frecuencia característica mientras distribuyen energía a todo el cuerpo. Los patrones de energía en torno a cada chakra, aunque siempre cambiantes, en su mayor parte son de un cierto color, cuyas vibraciones corresponden con su frecuencia básica: DO para el chakra 1, RE para el 2, MI para el 3, Fa para el 4, SOL para el 5, LA para el 6 y, finalmente, SI para el 7. El color más frecuente de un chakra índica lo bien o mal que su energía se está transformando y transmitiendo en un momento dado y, en consecuencia, refleja la experiencia vital actual de la persona.

 

Hace poco, los chakras también se asociaron con la ubicación y el funcionamiento de los plexos nerviosos importantes del cuerpo, cada uno de los cuales está conectado con una de las glándulas del sistema endocrino.

Así que se cree que el más ligero desequilibrio de la energía en cualquier chakra influye en la glándula correspondiente, dando lugar a fluctuaciones en las hormonas que se secretan directamente al torrente sanguíneo, produciendo cambios inmediatos en el estado de ánimo, apariencia, tensión, respiración, digestión, intuición e inteligencia. La acción correcta y equilibrada de los siete chakras se expresa como salud absoluta y perfecta en todos los niveles.

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratará tus datos para realizar acciones promocionales (vía email y/o teléfono).
En la política de privacidad conocerás tu derechos y gestionarás la baja.

Cursos similares a Esoterismo científico



  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. Periodismo científico. Crear opiniones
Periodismo científico. Creación de opiniones , la historia de la humanidad camina... [26/06/09]
572  
2. Geometría básica
La Geometría es una de las ramas de las Matemáticas más atractivas para estudiar.... [24/07/02]
211.029  
3. Claves de la historia de la Biología
La Biología se ha desarrollado a lo largo del tiempo gracias a las aportaciones de... [23/12/02]
31.448  

¿Qué es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail