12.176 cursos gratis
8.739.463 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

La envidia. Psicoanálisis

Autor: Felix Larocca
Curso:
10/10 (1 opinión) |81 alumnos|Fecha publicación: 02/08/2011
Envía un mensaje al autor

Capítulo 1:

 ¿Qué es la envidia?

La envidia instaurada en el carácter del adulto es, por lo general, una reacción ante las experiencias de pequeñez y desvalimiento de la infancia. Esto da cuenta de su universalidad y su frecuente irracionalidad. En cada persona, la intensidad de la envidia estará presente en proporción a sus sensaciones reprimidas de la insignificancia del ser infantil. Las manifestaciones de la envidia generalmente nos dirán más de los sentimientos de inseguridad del envidioso que de la personalidad del envidiado.
psicoanalisis
La envidia es mal-adaptadora porque estropea y, en ocasiones, anula completamente el placer de la admiración, el gozo de la amistad, la utilidad del compañerismo y la solidaridad; el júbilo por los logros de otros, la contemplación de la belleza, de la habilidad, del ingenio y, también a veces, el simple deseo de emular al mejor. La envidia, entonces, puede suponer un impedimento psicológico muy serio y siempre es fuente de sufrimiento.

En boca de Don Quijote, "Todos los vicios, Sancho, traen un no sé qué de deleite consigo; pero el de la envidia no tal, sino disgusto, rencores y rabias".

Otros "vicios" conllevan ese "no sé qué de deleite" porque satisfacen alguna tendencia instintiva (aunque después pueda esto resultar reprobable a la conciencia). Sin embargo, la envidia es en sí una defensa; a saber, una defensa contra la percepción de la propia inferioridad: se odia a otro para no sentir odio contra uno mismo. Astuta y algo cínicamente, Unamuno dijo que en este mundo de envidia proverbial bien podría existir un precepto que rezase, "Odia a tu prójimo como a ti mismo". Así que, por una parte, tenemos la mortificación narcisista inherente a la sensación de inferioridad; por otra, el odio a los semejantes, que es censurable para el Súperego. Aquí no hay deleite. En palabras de Baltasar Gracián, el envidioso "Guarda su presa y llora lo que el vecino alcanza. / Ni pasa su infortunio ni goza su riqueza".

Por consiguiente, el penoso sentimiento de la envidia ha de ser objeto, a su vez, de otra defensa psicológica. Una de ellas es la proyección. Por medio de ésta, el sujeto logra convencerse de que el sentimiento envidioso le es ajeno y de que él es el envidiado; pero, ¡ay!, entonces temerá que los males que le deseó al prójimo se vuelvan a modo de bumerán contra él. A propósito de este mecanismo, Sigmund Freud (1919) hizo la siguiente reflexión: “Quien posee algo precioso, pero perecedero, teme la envidia ajena, proyectando a los demás la misma envidia que habría sentido en lugar del prójimo”. No significa esto que a veces no se tengan razones realistas para temer las consecuencias de la envidia del prójimo; lo que significa es que, frecuentemente, ésta se debe a razones idiosincrásicas y, por lo general, inconscientes.

Capítulo siguiente - Psicología. Formas de envidia

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratará tus datos para realizar acciones promocionales (vía email y/o teléfono).
En la política de privacidad conocerás tu derechos y gestionarás la baja.

Cursos similares a La envidia. Psicoanálisis



  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. Sentimiento de envidia
Sentimiento de envidia , todo estudio serio sobre autoayuda y superación... [11/12/09]
826  
2. Neurociencia. La envidia
La envidia , es lo que hablaremos hoy en nuestro curso sobre las relaciones... [08/08/11]
54  
3. Las Intuiciones. Psicoanálisis
En la lección que tenemos hoy para ti hablaremos sobre la intuición , todas las... [05/09/11]
182  

¿Qué es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail