12.176 cursos gratis
8.741.981 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

La envidia. Psicoanálisis

Autor: Felix Larocca
Curso:
10/10 (1 opiniýn) |81 alumnos|Fecha publicaciýn: 02/08/2011
Envýa un mensaje al autor

Capýtulo 6:

 Psicología. Envidia y odio

Es odio lo que, de forma natural, sentimos hacia aquéllos que nos maltratan o nos humillan. El odio es, o así nos parece, una pasión reactiva a una ofensa y, como tal, nos resulta más admisible que la envidia. Así, con frecuencia, procuramos hacer pasar a ésta por aquél, del modo en que Yago, alférez de Otelo, intentó disfrazar su envidia al gran moro de Venecia de odio "justificado". Los malos deseos resultan entonces mucho más tolerables al Súperego y se reducen los sentimientos de culpa.

El Schadenfreude

Este concepto de mucha aceptación universal deriva del alemán. Significa el placer depravado y secreto, que muchos sienten frente a los infortunios de otros.

En el odio puede haber un componente muy importante de placer, sobre todo si se perpetra una venganza que creemos que reparará alguna situación de indignidad. La envidia, sin embargo, como se ha visto, no constituye nunca una experiencia placentera: nos pone en contacto con nuestras sensaciones de inferioridad de forma demasiado directa.

La envidia siempre supone sufrimiento.

En su Sueño de la muerte, Quevedo (1622) retrata así a la envidia: "[Estaba] en ayunas de todas las cosas, cebada en sí misma, magra y exprimida. Los dientes, con andar siempre mordiendo de lo mejor y de lo bueno, los tenía amarillos y gastados. Y es la causa de lo bueno y lo santo, para morderlo, lo llega a los dientes; más nada bueno le puede entrar de los dientes adentro". Quevedo estaba señalando una de las características que hacen tan dolorosa y mal adaptadora a la reacción envidiosa: no resulta en provecho o, en terminología psicoanalítica, no consigue la incorporación del objeto bueno; antes bien, aspira a aniquilarlo. Sin embargo, a pesar de su naturaleza eminentemente destructiva, la envidia es parte de la condición humana y, de un modo u otro, y en mayor o menor grado, se manifestará por doquier. Su presentación puede variar mucho en cuanto a forma y a consecuencias en la práctica, pero es completamente utópico el anhelo de no ser "Ni envidiado ni envidioso", de que hablara Fray Luis de León en una célebre décima.

freud

Ocurre, tanto con el odio como con la envidia, que tienden a ser más intensos cuanto más conocidas o próximas son las personas objeto de dichos sentimientos.

“Acerrima proximorum odia", dijo Tácito en una frase que por la contundencia peculiar del latín suena mejor sin traducir. Es entre familiares que suelen darse las pasiones más fervientes, y no sólo las amorosas, sino, efectivamente, también las rencorosas y envidiosas. Vienen aquí a la memoria las estrofas lorquianas del Romancero gitano (1924-27), " ¿Quién te ha quitado la vida / Cerca del Guadalquivir? /-Mis cuatro primos Heredias, / Hijos de Benameji. / Lo que en otros no envidiaban, / Ya lo envidiaban en mí".

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratarý tus datos para realizar acciones promocionales (výa email y/o telýfono).
En la polýtica de privacidad conocerýs tu derechos y gestionarýs la baja.

Cursos similares a La envidia. Psicoanálisis



  • Výdeo
  • Alumnos
  • Valoraciýn
  • Cursos
1. Sentimiento de envidia
Sentimiento de envidia , todo estudio serio sobre autoayuda y superación... [11/12/09]
826  
2. Neurociencia. La envidia
La envidia , es lo que hablaremos hoy en nuestro curso sobre las relaciones... [08/08/11]
54  
3. Las Intuiciones. Psicoanálisis
En la lección que tenemos hoy para ti hablaremos sobre la intuición , todas las... [05/09/11]
182  

ýQuý es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail