12.170 cursos gratis
8.781.571 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Capýtulo 20:

 Procesos emocionales

Los conocidos estados de pre- arranque que no solamente se manifiestan en la actividad deportiva, sino también en los exámenes, situaciones de stress, etc., se caracterizan porque predominan procesos excitatorios o inhibitorios de la actividad psíquica, desorganizando la conducta, produciendo una pérdida temporal de la forma deportiva haciendo que merme su rendimiento.

Este obstáculo depende de la intensidad con que se representa el fenómeno, aquí la tarea del psicólogo debe estar dirigida hacia el descubrimiento de las causas: personales o ambientales, dentro o fuera del entrenamiento. posteriormente debe evaluar adecuadamente  que tipo de estado emocional predomina en el atleta para luego regularlo.

Para ello se valdrá de diferentes métodos y medios que pueden ser desde el simple método de la observación, cuestionarios, equipos electrónicos e infinidad de otros métodos y medios.

Estado de Pre - Arranque

El estado de pre- arranque surge muchas horas e incluso días antes del inicio de las competencias, el estado propiamente de arranque es una continuación y en la mayoría de los casos un incremento de las reacciones  del pre- arranque.

En los estados de pre- arranque y particularmente en la arrancada, aumenta la ventilación pulmonar y el intercambio gaseoso, aumenta la temperatura del cuerpo, la frecuencia de los latidos del corazón, varía el estado funcional del aparato motor.

Las reacciones durante el pre- arranque y la arrancada, están condicionadas por las emociones que surgen antes de la actividad. Estas reacciones se manifiestan  marcadamente antes de las grandes competencias.

El mecanismo fisiológico que permite el surgimiento del estado de pre- arranque, se basa en los reflejos condicionados. Estos  pueden ser específicos e inespecíficos. Los primeros están condicionados por las particularidades de la actividad muscular inminente (mientras mayor sea la potencia del trabajo, con mayor crudeza se expresan los desplazamientos del pre- arranque), los segundos no son un carácter del trabajo próximo a suceder sino el significado que para el deportista tiene una competencia dada.

En cada caso durante el pre- arranque puede predominar las reacciones específicas o inespecíficas. si las reacciones específicas son mayormente manifiestas, entonces el grado de las variaciones del pre- arranque se corresponden con la dificultad del trabajo inminente. Por ejemplo cuando los boxeadores realizan los entrenamientos, la frecuencia de los latidos del corazón, la presión sanguínea y el intercambio gaseoso aumentan considerablemente más antes del trabajo con el bolso que antes de trabajar la pera.

En caso de que prevalezcan las reacciones inespecíficas, las variaciones del pre- arranque pueden no corresponder a aquellas reacciones vegetativas  que surgen  directamente durante el trabajo.

Por ejemplo, antes de la arrancada, la frecuencia de los latidos del corazón en los corredores y lanzadores pueden ser igual aunque el carácter de la actividad muscular es diverso en estos ejercicios físicos. Al mismo tiempo, los desplazamientos durante el pre- arranque pueden ser diversos antes de la ejecución de un mismo trabajo. Estos  hechos se deben a que durante la actividad física deportiva tienen una gran importancia las reacciones de pre- arranque inespecíficas.

De esta forma, las reacciones del pre- arranque no solamente están condicionadas por la potencia del trabajo a realizar, sino también por otros factores. A estos se relacionan la importancia que tenga las competencias, las particularidades de su realización, el nivel de preparación del deportista y el tipo de actividad nerviosa superior del mismo.

Cuando existe una correlación favorable de estos factores, las reacciones del pre- arranque transcurren a un nivel óptimo, correspondiendo al aumento de la capacidad de trabajo del organismo. Cuando las circunstancias son desfavorables puede surgir una excitación excesiva o una inhibición de las funciones fisiológicas, lo que conlleva a una disminución  de la capacidad de trabajo.

En la psicología se contemplan tres formas de manifestación de las reacciones del pre- arranque:

1.   Pre- arranque combativo o Normal

2.   Pre- arranque Exaltado

3.   Pre- arranque Apático.

 Las investigaciones fisiológicas confirman la existencia de estas formas de estado de pre- arranque. El pre- arranque combativo o normal se caracteriza por las variaciones óptimas del estado funcional del sistema nervioso central del deportista. Esto va acompañado por reacciones vegetativas y somáticas moderadas: se incrementa la labilidad del aparato motor, la actividad de los órganos de la respiración y la circulación sanguínea.

El pre- arranque exaltado se caracteriza por los procesos bruscamente  manifiestos de la oxidación en el sistema nervioso central, lo que disminuye la capacidad del deportista para la diferenciación en los estímulos y puede conducir a errores tácticos que afectan el resultado deportivo.

Frecuentemente tales errores surgen en los juegos deportivos, pero a veces también se producen durante el trabajo de carácter cíclico. Las alteraciones  vegetativas durante el pre- arranque exaltado son muy grandes, la aceleración de los latidos del corazón, el aumento del intercambio gaseoso y de la temperatura del cuerpo, pueden ser considerables.

El pre- arranque apático se caracteriza por el predominio de los procesos de inhibición en el sistema nervioso central. Los cambios de las funciones somáticas y vegetativas tienen poca manifestación. El pre- arranque apático surge cuando el deportista no está suficientemente entrenado. A veces esta apatía se observa al esperar un encuentro con un contrario muy fuerte o cuando el comienzo de la pelea se aplaza para algo más tarde.

las reacciones del proceso de pre- arranque pueden ser controladas. En el proceso de entrenamiento el deportista debe aprender a controlar sus emociones. Además es preciso una organización correcta del descanso en el día y las horas que preceden a la competencia deportiva.

Una larga permanencia en espera  del inicio de las competencias (directamente en la sala o en el estadio) puede conducir a efectos negativos.

En estos casos, para poder mantener una capacidad de trabajo elevada, es preciso cambiar la atención del deportista hacia otra actividad.

Uno de los elementos que regulan la reacción del pre- arranque es el calentamiento.

Al seleccionar  los ejercicios a realizar durante el calentamiento es preciso tomar en consideración las particularidades de las reacciones del pre- arranque.

Si durante el estado de pre- arranque prevalecen los procesos de inhibición, un buen calentamiento puede disminuir o eliminar completamente esta inhibición. Cuando prevalecen los procesos de excitación, con los ejercicios de calentamiento al incrementar la exaltación(excitación) en el analizador motor permiten una disminución de esta excitación en otros centros.

De esta forma sus efectos favorables en todas las formas de pre- arranque, están relacionadas con el establecimiento de las correlaciones óptimas entre los procesos de excitación e inhibición en el sistema nervioso central.

También la regulación de las reacciones del pre- arranque se puede efectuar por medios de influencias verbales.

Antes de comenzar la pelea el masaje tiene una cierta importancia para la regulación de las reacciones de pre- arranque, al incrementar el flujo de los impulsos aferentes desde el aparato motor y la piel.

El masaje actúa de manera análoga al calentamiento, similar efecto a estos mencionados produce la realización de inspiraciones profundas, las cuales deben ser realizadas antes de salir a pelear.

Procesos Motivacionales

La motivación constituye el motor de la conducta del ser humano, relacionado profundamente con las necesidades primarias, intelectuales y estéticas. El largo y complejo proceso  de la formación atlética así como la aplicación constante de cargas máximas de trabajo, necesitan de una fuerte base motivacional en el deporte.

Evaluar y crear los medios para su mejor desarrollo es la tarea central durante el entrenamiento deportivo, fundamentalmente en los deportes acíclicos. Por otra parte la motivación se relaciona con la vocación y está confirmado que sus orígenes son de carácter educacional, tanto en el seno familiar en las edades tempranas, como en el proceso formativo posterior en la vida adulta.

Capýtulo anterior - Psicología del deporte

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratarý tus datos para realizar acciones promocionales (výa email y/o telýfono).
En la polýtica de privacidad conocerýs tu derechos y gestionarýs la baja.

Cursos similares a Entrenamiento deportivo de Karate Do y Tae Kwon Do



  • Výdeo
  • Alumnos
  • Valoraciýn
  • Cursos
1. Tae Kwon Do. Defensa personal
Tae Kwon do (o Taekwondo). En este curso aprenderás autodefensa personal así como... [24/04/09]
13.094  
2. Protocolo deportivo
Deportes. Protocolo deportivo . Conoce las competencias de un responsable de... [08/07/09]
430  
3. Cómo ser un buen profesor deportivo
Ser profesor, a simple vista, puede resultar una tarea divertada y fácil de hacer... [17/01/03]
5.844  

ýQuý es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail